Vivir la vida

Imprimir

Síndrome Amotivacional: Síntomas, Causas y Tratamientos

Vivir la vida | 29 de octubre de 2015

El síndrome amotivacional se caracteriza por síntomas como la disforia, la disminución de la atención, intensa anhedonia, alteraciones en la memoria y pocas ganas de competir, trabajar o realizar cualquier actividad.

Dicho de otra forma: es un estado en el que se experimenta pasividad, falta de motivación, conformismo, aislamiento e inactividad total.

hombre desmotivado

La persona que sufre este síndrome nunca tiene ganas de hacer nada. Es decir, en ningún momento encuentra nada que le motive lo suficiente como para levantarse del sofá y hacerlo.

Así pues, el síndrome amotivacional convierte a la persona en alguien totalmente incapaz de hacer nada, totalmente incapaz de disfrutar nada, y que sólo realizará esas actividades que esté totalmente obligada a hacer.

La persona con este síndrome permite perder su trabajo por incapacidad de ir a trabajar, y es capaz de dejar de realizar cualquier actividad por muy importante que sea.

Este estado hace que la persona se vaya aislando poco a poco, pierda sus ideales y ambiciones, deje de experimentar emociones o sentimientos por completo, y presente una total indiferencia por lo que ocurre en su alrededor.

Para que se entienda bien: si a una persona que sufre de síndrome amotivacional le tocara la lotería, a esta le daría totalmente igual, no tendría ninguna capacidad de experimentar ninguna emoción de felicidad o entusiasmo, y ni siquiera se alegraría por ello.

Y es que el síndrome amotivacional no es sinónimo de ser perezoso, no tener ganas de esforzarse o ser conformista.

El síndrome amotivacional es un estado en el que la persona es totalmente incapaz de experimentar emoción, motivación, interés, entusiasmo y afecto, por lo que predomina la indiferencia y inactividad.

hombre cansado en autobus

Porque si paramos un momento a pensar... ¿Si tienes que hacer una cosa pero no encuentras ningún motivo para hacerla, la harás?

Muchas veces hacemos cosas que no tentemos ganas de hacer como ir a trabajar, ponernos a estudiar, ayudar a alguien, etc. Pero aunque no tengamos ganas de hacerlo siempre hay un motivo por lo que lo hacemos.

Trabajamos para ganar dinero, estudiamos para aprobar los exámenes y ayudamos para demostrar nuestro compromiso o amistad, puede no haber ganas o motivación... Pero siempre hay un motivo.

Y es precisamente esto lo que le sucede a alguien con síndrome amotivacional, no tiene motivos. No es capaz de encontrar el motivo que tiene ir a trabajar, estudiar o ayudar, no es capaz de encontrar el motivo de nada, por lo que termina por no hacerlo.

Síntomas del síndrome amotivacional

mujer tirada en sofá

Ahora ya sabemos qué es el síndrome amotivacional, vamos a ver un poco más detalladamente todos los síntomas que se experimenta o puede experimentar una persona con este problema.

1. Pasividad

La persona con síndrome amotivacional se convierte en alguien totalmente pasivo respecto a todos los estímulos de su alrededor.

Le cuesta centrarse y prestar atención a las cosas, actuar de forma activa y realizar cualquier tipo de tarea.

2. Apatía

La apatía es un estado de desinterés en el que hay una falta total de motivación.

Así pues, la persona con este tipo de alteración, no es que simplemente esté pasiva hacia los estímulos de su alrededor, sino que no tiene ningún interés en ellos.

3. Conformismo

Los dos síntomas anteriores hacen que la persona adopte un estado de conformismo respecto a todo.

Así pues, cualquier cosa que le digas no le parecerá ni bien ni mal, simplemente le dará igual todo.

4. Aislamiento

Del mismo modo, este estado de conformismo y desinterés hará que la persona se vaya aislando de todo irremediablemente.

No se interesará por nada ni por nadie, por lo que se irá separando de todo y no se involucrará ni participará en ninguna cosa.

5. Introversión

Adoptará una actitud que se caracterizará por concentrarse en sus procesos internos, en sus pensamientos y en su mundo interior.

No se concentrará en las cosas ni pensamientos de los demás, ni en actividades, eventos o estímulos exteriores.

6. Pérdida de ideales

La falta de interés por todo hará que pierda también la inquietud por sus propios ideales.

Estos dejarán de tener sentido, ya que como con todo, no encontrará ningún tipo de motivación en ellos.

7. Falta de emoción

Así mismo, será totalmente incapaz de experimentar emociones y sentimientos hacia nada y hacia nadie.

Como hemos dicho antes, si a una persona con esta problemática le tocara la lotería o le dieran una muy buena noticia, ni se inmutaría.

8. Indiferencia

Presentará un estado de ánimo marcado por la indiferencia absoluta.

Nunca se inclinará ni por una cosa ni por otra, ni por lo bueno ni por lo malo.

9. Tristeza

Se sentirá la mayor parte del tiempo triste y deprimido, pero no sabrá decir el por qué se siente así.

El hecho de que nada le guste, nada le motive y nada le interese hará que se sienta triste sin saber identificar el motivo.

10. Falta de afecto

Del mismo modo, no sentirá afecto por nadie o tendrá muchas dificultades para hacerlo.

La incapacidad de experimentar emociones y sentimientos que tiene la persona con síndrome amotivacional hacen que para ella el afecto tampoco tenga ningún sentido.

11. Abandono del cuidado personal

Nada le motivará lo suficiente como para hacerlo y el cuidado personal no es una excepción.

No encontrará ningún motivo para asearse, cuidarse o arreglarse, por lo que no lo hará si no se le insiste mucho.

12. Deterioro de las habilidades sociales

Durante el síndrome amotivacional a penas se relacionará o se comunicará con otras personas, ya que no tendrá ganas de hacerlo.

Esto hará que poco a poco vaya perdiendo las habilidades sociales que tenía anteriormente, y cada vez le cueste más relacionarse con los demás.

13. Inhibición o disminución del impulso sexual

Tampoco tendrá interés por las relaciones sexuales ni por su propia sexualidad.

Por ello, su impulso sexual irá disminuyendo, hasta poder llegar a inhibirse totalmente y ser incapaz de mantener relaciones sexuales.

14. Incapacidad de desarrollar planes para el futuro

Su estado también hará que no tenga ninguna interés ni ninguna preocupación por su propio futuro o por el de los demás.

No será capaz de desarrollar planes ni de proyectar cómo será su vida en el futuro.

15. Disminución de la atención

El síndrome amotivacional también produce alteraciones cognitivas (referentes a nuestra capacidad para pensar y procesar información).

De todas ellas, la más notoria es la disminución de la atención, ya que la persona con este síndrome tendrá dificultades para centrarse en los estímulos de su alrededor (principalmente porque no tiene interés en ellos).

16. Disminución de la concentración

Del mismo modo tendrá enormes dificultades para concentrarse y mantener su atención en cualquier cosa.

17. Disminución de la capacidad de cálculo

Su capacidad de cálculo también se verá empobrecida y su funcionamiento será más lento de lo habitual.

18. Disminución de la capacidad de juicio

Como se muestra indiferente hacía la mayor parte de las cosas, tendrás dificultades para juzgar o interpretar las cosas como buenas o malas, incluyendo sus propio actos.

19. Disminución de los reflejos

Así mismo, en el síndrome amotivacional se presencian alteraciones psicomotoras, principalmente relacionadas con los reflejos, los cuales son más lentos.

20. Lentitud de movimientos

Finalmente, en la persona con este problema se connotará una mayor lentitud generalizada de todos sus movimientos.

Características de una persona con síndrome amotivacional

María es una mujer de 39 años, casada y con una hija de 7 años. Viven los tres en un humilde barrio de Barcelona.

síndrome amotivacional

Consume Marihuana de forma habitual desde los 15 años, y a pesar de que intentó dejarlo cuando se quedo embarazada, nunca lo ha conseguido.

Actualmente se siente mucho más cansada de lo normal, con dificultades para conciliar el sueño pero con muchos problemas para levantarse de la cama.

Nunca tiene ganas de hacer cosas, no encuentra ninguna motivación en nada e incluso las cosas que antes le gustaba hacer ahora las encuentra aburridas.

Trabajaba como administrativa en una empresa multinacional de productos alimentarios pero hace 3 meses que perdió su puesto de trabajo.

Se siente culpable por haber sido despedida porque le rescindieron el contrato laboral por faltar a su puesto de trabajo de forma recurrente, ya que como ella mismo indica, era totalmente incapaz de levantarse por las mañanas para ir a trabajar.

En la actualidad, la única actividad que realiza es ir a buscar a su hija al colegio, ya que a pesar de tener dificultades económicas, ha contratado a una mujer para que realice las tareas del hogar.

Se pasa todo el día sentada en el sillón de su casa viendo la televisión o leyendo algún libro de forma ocasional.

Esta situación le ha causado serios problemas con su pareja, con quien asegura tener una crisis matrimonial, así como con sus padres, los cuales no entienden su situación actual.

Dice sentirse profundamente triste y desanimada sin poder identificar un motivo. Hace dos semanas que ha dejado de fumar Marihuana obligada por su marido.

---

Este caso que acabo de narrar, sería un claro ejemplo de síndrome amotivacional, es decir:

Cuando una persona pierde las ganas por cualquier cosa, no tiene motivación por absolutamente nada y es incapaz de hacer otra cosa que estar pasiva, quieta y sin realizar ninguna actividad.

Puede sonar raro que una persona de golpe pueda llegar a este estado, pero este síndrome es más frecuente de lo que puedes imaginar, sobre todo entre esas personas que consumen Marihuana.

¿Es lo mismo que una depresión?

Con lo que has leído hasta ahora quizá te esté viniendo una pregunta a la mente... ¿La persona que tiene síndrome amotivacional tiene una depresión?

La vedad es que muchos de los síntomas son prácticamente idénticos a los que puede experimentar una persona depresiva, pero no ¡El síndrome amotivacional no es una depresión!

La diferencia principal entre ambas está en la consciencia que tiene la persona sobre su estado.

Una persona con depresión es plenamente consciente de que tiene un estado depresivo y sabe cuáles son sus pensamientos que le hacen estar triste.

Sin embargo, una persona con síndrome amotivacional no es plenamente consciente de su estado y no sabe identificar por qué se siente así, por lo que difícilmente buscará ayuda.

Causas del síndrome amotivacional

Hoy en día todavía no se conoce con exactitud cuál es el origen de este síndrome pero sí que está claro que el consumo de drogas (especialmente Marihuana) está muy relacionado

Y es que la mayoría de casos de síndrome amotivacional que se han registrado son consumidores de Marihuana.

Parece que el efecto que tiene la Marihuana en las partes frontales de nuestro cerebro implicados en funciones como el comportamiento social, la motivación o la capacidad de razonamiento, es la principal causa de síndrome amotivacional.

Sin embargo, hay profesionales que creen que el este síndrome responde a un tipo de personalidad previa al consumo de la Marihuana, por lo que el hecho de consumir la droga no sería la causa, sino un síntoma de que hay alguna alteración en la forma de ser de la persona.

Así pues, a pesar de que está clara la relación entre consumo de Marihuana y Síndrome Amotivacional, no se ha demostrado del todo que esta problemática esté directamente causada por el Cannabis.

Tratamiento del síndrome amotivacional

El primer objetivo de tratamiento debe ser el abandono del consumo de drogas, ya que si tienes síndrome amotivacional y consumes marihuana o algún psicofármaco similar, difícilmente revertirás la situación.

La adicción se puede superar a través de psicoterapia y a través de psicofármacos si es necesario.

Además de centrarse en superar la adicción, el síndrome amotivacional en sí también se puede tatar, ya que muchas veces este persiste a pesar de haber dejado de consumir.

El tratamiento de primera elección deben ser los fármacos ISRSS (antidepresivos) junto a terapia cognitivo conductual, para incitar al enfermo a retomar actividades diarias, mejorar las relaciones con los familiares y trabajar sobre el estilo de pensamiento que conduce a la inactividad.

Referencias

1. Ashizawa T1,Saito T,Yamamoto M,Shichinohe S,Ishikawa H,Maeda H,Toki S,Ozawa H,Watanabe M, Takahata N. A case of amotivational syndrome as a residual symptom after methamphetamine abuse]. 1996 Oct;31(5):451-61.

2. Andrews WN, King MH. Amotivational syndrome: the real management problem of schizophrenia. Can Med Assoc J. 1972 Jun 10;106(11):1208–passim.

3. Cadet JL, Bolla K, Herning RI. Neurological assessment of marijuana users. Methods Mol Med 2006; 123: 255-68.

4. Tunving K (1985). Psychiatric effects of cannabis use. Acta Psychiatr Scand; 72:209-217.

5. Tziraki S. Trastornos mentales y afectación neuropsicológica relacionados con el uso crónico de cannabis. Rev Neurol 2012; 54: 750-60.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/trastornos-mentales-psicopatologia/sindrome-amotivacional/20151029101646008696.html


© 2019 Vivir la vida

Plataforma Opennemas - CMS for digital newspapers

OpenHost, S.L.