Vivir la vida

Imprimir

¿Qué son los Primeros Auxilios Psicológicos?

Vivir la vida | 22 de abril de 2016

En el mundo ocurren diferentes eventos estresantes como guerras, desastres naturales, accidentes, incendios, violencia o terrorismo. Ante estas situaciones pueden resultar afectados numerosos individuos, familias o comunidades enteras que es posible que hayan perdido sus hogares o a sus seres queridos, haber sido separados de sus familias o ser testigos de un acto de gran violencia, destrucción o muerte.

Estos hechos traumáticos afectan a las personas de maneras muy distintas, presentando reacciones y sentimientos muy variados. Mucha gente puede sentirse confundida, superada por la situación o muy insegura acerca de lo que está ocurriendo.

Primeros Auxilios Psicológicos

Los Primeros Auxilios Psicológicos (PAP) están orientados a ayudar a personas que han sido víctimas de grandes desastres, en el momento inmediatamente posterior al suceso. El objetivo es reducir el malestar inicial causado por un evento traumático, propiciando las conductas adaptativas a corto, medio y largo plazo, facilitando a las víctimas las habilidades de afrontamiento oportunas.

Consisten en brindar ayuda y apoyo de manera no invasiva a estas personas, atender sus necesidades básicas (comida, agua, orientación e información), escucharlas sin presionarlas y reconfortarlas hasta llegar a un estado de calma.

Los PAP los deben aplicar personas que tengan formación específica para ello, no teniendo que ser necesariamente personal sanitario. De hecho, en el caso de niños y adolescentes, las mejores personas para aplicar PAP son sus adultos de referencia, es decir, sus padres o los adultos más cercanos.

Los primeros auxilios psicológicos implican una intervención inmediata. Esto significa que para que sean efectivos deben aplicarse dentro de las 72 primeras horas tras el incidente, puesto que, según los expertos, a partir de ese momento se reduce su efectividad. Esto no quiere decir que una vez transcurridas estas 72 horas las personas víctimas de la catástrofe no vayan a necesitar apoyo psicológico.

Los PAP ayudan a que el impacto del incidente crítico sea menor, evitando profundas secuelas psicológicas en las víctimas desde el primer momento. La OMS recomienda que, tras la aplicación de los PAP, se continúe con la atención psicológica un mínimo de varias semanas (unas 4).

¿Qué debes hacer antes de aplicar PAP?

Para poder servir de ayuda real a las personas afectadas por el desastre, como persona que llevas a cabo PAP, debes estar bien informada acerca de la naturaleza del evento, las circunstancias actuales y el tipo y disponibilidad de los servicios de socorro y apoyo.

Antes de ir al lugar donde ha ocurrido el desastre, debes tener claras las siguientes cuestiones:

  • ¿Cómo es el entorno donde ha ocurrido el desastre?
  • ¿Cuál es el grado de afectación del lugar del incidente crítico? ¿Cuántas víctimas hay aproximadamente? ¿Cuál es la gravedad de los afectados?
  • ¿Cuál es el protocolo de actuación? (Los pasos que seguirán los colectivos de emergencias y de ayuda comunitaria).
  • ¿Quién está asistiendo a los afectados?
  • ¿Dónde se está retirando a los afectados para ayudarles?
  • ¿Quiénes son las personas autorizadas para ayudar? Puedes informar de tu formación, y tu disponibilidad para ayudar.

Si no estás lo suficientemente informado de los recursos disponibles y la organización de los agentes colaboradores, en vez de ayudar es posible que entorpezcas.

Lo que nunca debes hacer

  • No debes obligar a nadie a compartir sus sentimientos ni a hablar contigo.
  • No le digas que “todo va a ir bien” o “al menos has sobrevivido”.
  • No le digas lo que deben hacer, sentir o pensar.
  • No le digas que deberían haber actuado antes.
  • No hagas ninguna promesa que no puedas cumplir.
  • No critiques a los servicios comunitarios de ayuda o las actividades de socorro, que son una de las fuentes que aportarán seguridad y esperanza a los afectados.

¿Cómo se actúa en los Primeros Auxilios Psicológicos?

A continuación, te mostramos el protocolo de actuación en los PAP en 8 fases.

  1. Contacto y acercamiento

Es el primer contacto con los afectados y el objetivo principal es tantear quiénes necesitan asistencia psicológica. El primer contacto con las personas afectadas es esencial, puesto que será determinante en la capacidad de ayuda de la persona que las atienda.

Para que este primer contacto sea efectivo, tu acercamiento debe ser respetuoso y servicial, lo que ayudará a que la víctima esté más receptiva a la hora de recibir ayuda. Debes tener en cuenta que no todas las personas quieren que se les ayude.

En ese caso, se les hace saber que tienen ayuda disponible si desearan obtenerla. Una pequeña muestra de interés sincero y seguridad puede que sea suficiente para que ayudes a personas que en esos momentos se sienten abrumadas y confundidas.

  1. Seguridad y confort

La restauración del sentimiento de seguridad y calma de las personas afectadas es el objetivo primordial en una intervención de PAP. Debes buscar promover la seguridad y la comodidad, ya que éstas son claves para reducir la angustia y la preocupación propias de una situación de tan alto estrés emocional.

Para asegurar la seguridad y el confort de los afectados, puedes:

  • Proponer que los afectados lleven a cabo actividades dinámicas (en vez de esperar pasivamente), prácticas (utilizando los recursos disponibles) y familiares (basándose en experiencias pasadas).
  • Obtener información actualizada y precisa, evitando que los supervivientes estén expuestos a información confusa o excesivamente perturbadora.
  • Establecer conexiones con fuentes de recursos prácticos disponibles.
  • Conseguir información sobre cómo las personas pertinentes están mejorando las condiciones de seguridad.

  1. Contención y estabilización

Esta fase de la intervención de PAP no siempre es necesaria, ya que no todas las personas que viven una situación traumática de este tipo presentan niveles tan altos de activación que necesiten la estabilización.

Las personas que necesitan la estabilización pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Ojos cristalinos, mirada ausente o perdida.
  • Ausencia de respuesta a preguntas u órdenes verbales.
  • Comportamiento desorganizado no intencionado.
  • Respuestas emocionales intensas como llanto desconsolado, comportamiento agresivo, hiperventilación o movimiento mecedor.
  • Reacciones físicas incontrolables.
  • Comportamiento de búsqueda desesperada.
  • Sentimiento de incapacidad a causa de la preocupación.
  • Participación en actividades de alto riesgo.

En el caso de que vayas a atender a alguien que necesite que se le haga contención, debes hablarle de manera tranquila y pausada, dejando que la persona se exprese a su ritmo. Debes respetar siempre la privacidad de la persona, aunque mostrándole apoyo y disponibilidad para ayudarle en el momento que lo precise.

En algunas ocasiones puede que sea necesario que orientes a la persona en el tiempo y el espacio, porque presente claros síntomas de desorientación. Para que se relaje, puedes aconsejarle que camine o beba agua. Esto ayudará a estabilizar sus emociones.

  1. Información. Identificar las necesidades y preocupaciones actuales

Tienes que recabar toda aquella información que pueda ser útil a la hora de intervenir: Qué le preocupa a la persona, sus necesidades inmediatas, conocer si ha tenido algún otro acontecimiento vital importante, saber si tiene miedo, dónde estaba en el momento del desastre, si hay conocidos afectados, etc.

Este proceso comienza desde el momento de primer contacto y continúa durante todo el proceso de PAP.

  1. La asistencia propiamente dicha

Aquí es donde tienes que planificar cómo vas a intervenir en la persona a partir de las necesidades detectadas, estableciendo un orden de prioridades y siguiendo unos pasos específicos para ello.

Es común que las personas que han experimentado un incidente crítico experimenten un proceso de desesperanza agudo. En este sentido, debes trabajar en aumentar sentimientos de empoderamiento, esperanza y dignidad a través de la facilitación de estrategias de afrontamiento y resolución de problemas.

  1. Conexión con la red de apoyo

El apoyo social se relaciona con el bienestar emocional y la recuperación después de un incidente crítico. El apoyo social puede venir dado de muchas formas: Sentirse escuchado, los abrazos, la comprensión, la aceptación, sentirse parte de un colectivo…

Pero en especial, las personas que han vivido estas situaciones traumáticas presentan una gran necesidad de reunir al núcleo familiar. Por eso debes priorizar la búsqueda de conexión con su principal red de apoyo, la familia, que será muy útil en favor de su seguridad y recuperación.

  1. Pautas de afrontamiento

Este es el momento en el que informas al afectado de las conductas que son normales que aparezcan en su situación, para que no se preocupe en exceso y sepa lo que le puede estar ocurriendo o cómo irán sucediéndose sus síntomas. De este modo, sabrá qué le ocurre y cómo puede gestionar sus reacciones emocionales.

Es de vital importancia que facilites herramientas que ayuden a afrontar dichas reacciones emocionales, puesto que irá comprobando que funcionan y ayudarán en el empoderamiento de la situación por parte de la persona afectada.

Las reacciones más típicas del estrés postraumático son:

  • Reacciones intrusivas: que son pensamientos recurrentes que recuerdan el evento traumático.
  • Reacciones de evitación y retraimiento: como evitar hablar, pensar y tener sentimientos acerca del evento, como modo de autoprotección.
  • Excitación física: como sudoración, nerviosismo excesivo, temblores, como si el suceso traumático aún no hubiera acabado.

  1. Conexión con los servicios externos

Por último, debes facilitarle el contacto con servicios colaboradores externos, como la policía, los servicios médicos o la asistencia primaria.

¿Qué es el estado de crisis?

Una persona se encuentra en estado de crisis activo cuando presenta un desequilibrio debido a una gran tensión emocional. Este estado tiene una duración de entre 2 y 6 semanas, durante las cuales es posible que se den las reacciones anteriormente mencionadas, incluyendo alta excitación, inmovilización, trastornos del pensamiento o un inadecuado funcionamiento intelectual.

Este estado de malestar suele ir acompañado de una preocupación excesiva por la experiencia traumática, hasta conseguir un estado de reajuste “natural”, que consiste en la habituación a la nueva situación.

Las reacciones que aparecen ante una crisis son:

  • Confusión y desorientación
  • Dificultad en la toma de decisiones
  • Problemas para dormir
  • Cuestionamiento de las creencias
  • Preocupación por el desastre
  • Pensamientos desordenados e intrusivos
  • Dificultades de concentración
  • Preocupación por detalles insignificantes
  • Pasividad
  • Aislamiento
  • Sentimiento de culpabilidad
  • Evitación o negación
  • Impulsividad
  • Dependencia
  • Cansancio generalizado
  • Ansiedad e hiperventilación
  • Cambio en el apetito
  • Empeoramiento de la salud física general
  • Tristeza, desesperanza
  • Miedo
  • Hipersensibilidad
  • Distanciamiento emocional
  • Baja autoestima
  • Depresión

Las fases de una crisis

Fase 1: Ocurre la situación traumática

Se da el evento percibido como amenazante, que provoca un estrés agudo en la persona. Se pueden dar respuestas de negación o estados de shock.

Fase 2: Se dan unas primeras respuestas desorganizadas

Aparecen los primeros comportamientos de respuesta a la situación traumática. Aflicción, angustia, desorientación… Estas respuestas no son más que un intento por comprender lo sucedido.

Fase 3: Explosión

Pérdida de control de los pensamientos, las emociones y la conducta. Pueden aparecer conductas inapropiadas o destructivas.

Fase 4: Estabilización

Comienza a estabilizarse el desorden interno del individuo a partir de la comprensión de lo que ha sucedido. Es una fase muy sensible, pues aún puede volverse a la fase 3 al rememorar lo sucedido.

Fase 5: Adaptación

Se consigue una conciliación entre el evento traumático y la realidad actual de la persona. Se consigue tomar el control de la situación.

¿Cómo pueden evolucionar las reacciones y síntomas a lo largo del tiempo?

Cuando se da una situación estresante aguda como es vivir un desastre natural o un accidente, las reacciones de crisis son la respuesta normal y esperable. Es una reacción del organismo para protegerse y afrontar lo sucedido, que busca la conducta adaptativa.

Tanto en niños, como en adolescentes y adultos, la respuesta última debe ser la adaptación. Poco a poco, las personas se irán habituando, aprenderán a vivir con lo sucedido e incluso sacarán aprendizajes de ello.

Normalmente, se considera que este proceso de aceptación durará unas 4 semanas desde la ocurrencia del evento traumático.

En algunos casos, las personas no consiguen recuperarse completamente. Si los síntomas persisten durante más tiempo, aumentan en intensidad o comienzan a interferir en la vida diaria de la persona, será necesario que acuda a tratamiento psicológico.

Referencias

  1. Australian Red Cross (2013). Psychological First Aid. An Australian Guide to supporting people affected by disaster. National Library of Australia: Victoria.
  2. AIPC Article Library (2016). What is Psychological First Aid? Recuperado 20 abril 2016 desde: http://www.aipc.net.au/articles/what-is-psychological-first-aid/
  3. National Center for PTSD (2015). Psychological first aid (2ed).
  4. New York City Department of Health and Mental Hygiene (2016). Providing psychological first aid(PFA).
  5. Minnesota Department of Health (2016). Psychological first aid. Recuperado 20 abril 2016 desde: http://www.health.state.mn.us/oep/responsesystems/pfa.html
  6. Treatment and Services Adaptation Center (2016). Psychological First Aid—Listen, Protect, Connect. Recuperado 20 abril 2016 desde: https://traumaawareschools.org/pfa
  7. World Health Organization (2011). Psychological first aid: Guide for workers. WHO: Geneva.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/trastornos-mentales-psicopatologia/primeros-auxilios-psicologicos/20160422110207009139.html


© 2019 Vivir la vida

Plataforma Opennemas - CMS for digital newspapers

OpenHost, S.L.