Vivir la vida

Imprimir

Parálisis del Sueño: Síntomas, Causas, Tratamientos

Vivir la vida | 29 de junio de 2015

La parálisis del sueño es un trastorno que se da en la transición entre el sueño y la vigilia. La persona está totalmente consciente de sus sueños, pero no puede moverse.

En este artículo te explicaré sus causas, tratamiento, síntomas, consecuencias y mucho más.

La parálisis del sueño es un problema que se puede solucionar. Los episodios pueden evitarse siguiendo algunos sencillos pasos o con la medicación adecuada.

parálisis del sueño

Características de la parálisis del sueño

Cuando se sufre un ataque de este trastorno, es como si estuvieras atrapado en tu propio cuerpo, sin poder realizar ningún movimiento voluntario. Se pueden ver alucinaciones, incluso de demonios. Esto puede causar mucha angustia.

Además, como esto sucede cuando estás en un estado intermedio entre el sueño y la vigilia, es posible que tengas algunas alucinaciones auditivas o visuales que provocan una intensa sensación de presencia y movimiento en torno a tu cuerpo.

En resumen, un episodio de parálisis del sueño es como una pesadilla de la cual eres consciente, y mientras la sufres, te das cuenta de que no puedes moverte ni hablar. Una experiencia que puede causar mucho miedo.

Esto puede suceder cuando comienzas a dormir, en las primeras dos horas generalmente, o cuando estás por despertar.

¿Qué causa la parálisis del sueño?

El sueño tiene diferentes fases, y una de ellas se denomina REM (movimiento ocular rápido, por sus siglas en inglés).

En esta fase, que es la del sueño profundo, el cerebro inhibe el movimiento de la mayoría de los músculos, para que no te puedas mover durante tus sueños, pues podrías hacerte daño.

Lo que pasa en la parálisis del sueño es que hay una intrusión de la fase REM en estado de vigilia o semi-vigilia.

Es decir que, a pesar de estar medio despierto o medio dormido, sientes que no puedes mover ni un músculo, lo cual puede resultar aterrador. Además, es frecuente que aparezcan pesadillas, como te explicaré más adelante.

Las personas con buena salud en general que están pasando por momentos de mucho estrés, cansancio o jet-lag, pueden tener episodios de parálisis del sueño.

Esto se debe a que alcanzan la fase REM en poco tiempo (menos de dos horas), antes de que la consciencia se debilite lo suficiente como para que no se den cuenta de lo que está sucediendo.

Si éste es tu caso, descansar adecuadamente seguramente solucionará tu problema. Si tienes problemas de insominio, te puede interesar este artículo

El estado de estrés provoca una alerta continua en todo el organismo, lo que puede alterar los patrones de sueño.

Algunos circuitos neuronales siguen sobreexcitados, se producen pesadillas y cuando el cuerpo quiere despertarse, no puede hacerlo del todo y el cuerpo no responde.

La falta de respuesta se debe a que el cerebro se encontraba en un estado de sueño profundo y de total relajación de los músculos, estado del cual no es posible salir rápidamente.

Los episodios de parálisis del sueño sólo aparecen recurrentemente durante largos periodos en pacientes con trastornos de ansiedad, depresión, pacientes bipolares o con estrés postraumático.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden variar ligeramente de una persona a otra, pero generalmente incluyen los siguientes:

  • Inmovilidad: es el principal síntoma. Sientes que a pesar de estar despierto, no puedes moverte voluntariamente.

  • Incapacidad para hablar: por supuesto, si no puedes mover tus músculos voluntariamente, tampoco puedes hablar o abrir los ojos.

  • Alucinaciones: además de la angustiante sensación de no poder mover ningún músculo, es posible que tengas alucinaciones, generalmente siniestras. Muchas personas han descrito que sienten como si un ser grotesco se les hubiera sentado sobre el pecho y les impidiera moverse o respirar.

  • Presencia: es cuando sientes que hay alguien en la habitación, aunque no puedas verlo. En general, tienes la sensación de que es una presencia malévola, peligrosa, que ha venido para hacerte daño.

  • Miedo: la gran mayoría de las personas sienten mucho miedo cuando sufren una parálisis del sueño. Imagínate: no puedes moverte y además sientes que hay un intruso en tu dormitorio, queriendo hacerte mal. Realmente puede causar terror.

  • Experiencias extracorpóreas: durante este tipo de episodios, algunas personas se ven a sí mismas como si estuvieran fuera de su propio cuerpo, flotan cerca del techo de la habitación mientras miran su cuerpo tendido en la cama.

  • Sensaciones inusuales: se pueden producir debido al estado de semi-consciencia en la que se encuentra el cerebro, a pesar de que esta en etapa REM del sueño. Es posible que sientas olores o sonidos extraños, o que percibas una entidad esotérica.

  • Sentirse atrapado: es una sensación asociada a la incapacidad para moverse. Como no eres capaz de mover ni un músculo, te sientes atrapado en tu propio cuerpo.

  • Percepción del entorno: algunas personas son capaces de percibir ciertos estímulos reales del entorno. Recuerda que cuando sucede la parálisis del sueño, se está dormido y medio despierto al mismo tiempo.

  • Dificultad para respirar: como se mencionaba anteriormente, también es posible que sientas una opresión en el pecho que te impide respirar normalmente, aunque en realidad no es así, eso no está sucediendo realmente.

A partir de lo que relatan las personas que han sufrido este tipo de episodios, se han podido describir tres factores característicos de los mismos:

  • Factor intruso: es cuando sientes una presencia cercana a ti, un intruso, una persona extraña que te causa temor.

  • Factor incubus: es la sensación de que alguien te ha tocado o presiona alguna parte de tu cuerpo (como ya se dijo antes, generalmente es sobre el pecho). Puedes sentir también dificultad para respirar, como si te asfixiaran, y tal vez tengas la sensación de muerte inminente.

  • Experiencia de movimiento ilusorio: parece que te mueves, caes, vuelas, flotas o tienes experiencias extracorpóreas.

De todas maneras, hay que destacar que la parálisis del sueño no es una emergencia médica, es decir, tu vida no corre riesgo.

Puede ser una experiencia desagradable, pero no es peligrosa.

¿Cuánto puede durar un episodio?

En general, un episodio de parálisis del sueño puede durar entre uno y tres minutos. Los síntomas desaparecen espontáneamente, después de hacer un imperioso esfuerzo, por levantarte o después de que otra persona te sacude para que te despiertes del todo.

Una vez que te has despertado totalmente, lo mejor es que te levantes y te muevas un poco antes de volver a dormir (si esto sucedió al comienzo del sueño), para que no te suceda nuevamente.

¿Qué frecuencia tiene?

Para que te sientas más acompañado en esto, fíjate en lo siguiente:

Algunas investigaciones señalan que un porcentaje muy alto de la población general sufre parálisis del sueño al menos una vez en sus vidas, entre un 50% y un 60%.

Por otro lado, un 7% de la población sufre estos episodios con una cierta regularidad, y un 30% de las personas con trastorno bipolar, ansiedad o depresión, tienen parálisis del sueño frecuentemente durante periodos prolongados.

La parálisis del sueño es más frecuente en adolescentes y adultos jóvenes.

Tipos de parálisis del sueño

Si estos episodios ocurren cuando al poco tiempo de quedarte dormido, se dice que sufres parálisis del sueño predormicional o hipnagógica.

Por el contrario, si esto te sucede al despertar, entonces se dice que tu parálisis es posdormicional o hipnopómpica.

Formas aisladas

Como ya habrás leído anteriormente, muchas personas totalmente sanas pueden tener episodios aislados de parálisis del sueño, los cuales pueden ser provocados por altos niveles de estrés o ansiedad, o alteraciones en el horario del sueño.

Esta sería la forma asilada del trastorno, cuyos episodios aparecen solo muy de vez en cuando, generalmente al despertar.

Si los episodios son más frecuentes, pero no se asocian a ninguna otra enfermedad, se dice que es una parálisis del sueño aislada recurrente.

Forma asociadas

Existen dos formas más de parálisis del sueño.

Una es la forma familiar, que se presenta en varios individuos de la misma familia sin estar asociada a otras enfermedades, aunque esta variante es muy rara.

La segunda, es la forma asociada a otras patologías del sueño. La enfermedad más frecuentemente asociada a la parálisis del sueño es la narcolepsia. Se cree que el 40% o 50% de las personas que sufren narcolepsia también presentan episodios de parálisis.

Es posible que sufras narcolepsia si además de tener esa sensación de inmovilidad al despertar o cuando te estás durmiendo, tienes otros síntomas tales como:

  • Tendencia a quedarte dormido/a repentinamente

  • Dificultar para permanecer despierto y alerta durante el día

  • Debilidad muscular repentina

La narcolepsia es un trastorno del sueño que puede y debe tratarse con medicación.

Comorbilidad

Además de estar frecuentemente asociada a la narcolepsia, la parálisis del sueño aparece con más frecuencia en las personas que padecen trastornos de ansiedad, como ataques de pánico o estrés pos traumático.

Si tienes mucha ansiedad, estrés o miedo crónico, es más probable que sufras episodios de parálisis del sueño.

Cuándo debes consultar al médico

Si los síntomas te causan ansiedad o miedo, si te sientes muy cansado durante el día o tienes problemas de insomnio además de los episodios de parálisis, entonces debes consultar al médico.

Primero te hará algunas preguntas sobre tus síntomas y revisará tu historia clínica.

Es probable que te pida que lleves un diario del sueño durante algunas semanas, donde anotarás a qué hora te fuiste a la cama, cuántas horas dormiste y si hubo episodios de parálisis, entre otras cosas.

Si los síntomas lo ameritan, también es posible que te realicen una polisomnografìa, que es un estudio del sueño.

Para realizarlo deberás dormir una noche en el hospital. Mientras duermes, los médicos registrarán y controlarán la actividad de tus ondas cerebrales, y también tu ritmo cardio-respiratorio, entre otros signos.

De esta manera, el médico obtendrá datos para poder diagnosticar si sufres alguna otra alteración del sueño, además de los episodios de parálisis.

Tratamiento para la parálisis del sueño

Los síntomas de parálisis del sueño, si se presentan esporádicamente, desaparecen solos sin necesidad de ningún tipo de tratamiento. Tampoco tiene efectos físicos a largo plazo.

De todas maneras, si sufres estos episodios con una cierta regularidad o frecuencia o si están asociados a otros síntomas, debes realizar una consulta médica.

Para reducir la frecuencia de los episodios de parálisis del sueño o para evitarlos por completo, puedes seguir estos consejos:

  • Haz ejercicio con regularidad (pero no cerca de la hora de ir a dormir)

  • Acuéstate y levántate aproximadamente a la misma hora siempre, esto también puede ayudar a reducir la cantidad de episodios.

  • Crea un entorno adecuado para dormir: ambiente fresco, oscuro y sin ruidos

  • Duerme suficiente cantidad de horas (6 u 8). La parálisis del sueño puede presentarse con más frecuencia sin no descansas lo suficiente.

  • Trata de evitar el estrés.

  • No duermas boca arriba. Esta posición favorece los episodios.

  • Evita beber café u otras bebidas estimulantes durante la noche.

  • No tomes alcohol, especialmente antes de dormir.

Si la parálisis del sueño está asociada a alguna otra enfermedad, seguramente el médico te recetará medicación.

Al mejorar el trastorno de fondo, es probable que los episodios disminuyan su frecuencia o desaparezcan.

Un tratamiento de corto plazo con ciertos antidepresivos pueden ayudar a mejorar los síntomas en los casos de parálisis del sueño severa.

Los antidepresivos cambian las concentraciones de ciertos neurotransmisores en el cerebro, los cuales se encargan del control de la etapa REM del sueño, haciendo que ésta sea más corta y menos profunda.

De esta manera, es menos probable que comiences a despertarte cuando la etapa REM aún no ha terminado totalmente o que aún estés semiconsciente cuando la etapa REM comienza. Y así, es posible evitar el episodio de parálisis.

En resumen, si has tenido algunos episodios de parálisis del sueño pero no han sido muy frecuentes, entonces sólo trata de reducir el estrés y mejorar tus hábitos de sueño, y esto será suficiente para evitarlos.

Si por el contrario, los episodios son frecuentes y severos o se asocian con otros síntomas, tal vez necesites recibir medicación, consulta a tu médico de confianza a la brevedad.

¿Cuál es tu experiencia con la parálisis del sueño?

Referencias

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Par%C3%A1lisis_del_sue%C3%B1o
  2. http://www.webmd.com/sleep-disorders/guide/sleep-paralysis
  3. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3156892/
  4. http://www.nhs.uk/Conditions/Sleep-paralysis/Pages/Treatment.aspx
  5. Fuente imagen.



© 2019 Vivir la vida

Plataforma Opennemas - CMS for digital newspapers

OpenHost, S.L.