Vivir la vida

Imprimir

¿Qué es la Cromoterapia y Cómo Funciona?

Vivir la vida | 11 de noviembre de 2015

La cromoterapia es una terapia alternativa que aplica luz de diferentes colores (distintas longitudes de onda) en pacientes con ciertas afecciones, para aliviar sus síntomas.

Hoy en día existen diversas técnicas relacionadas con la cromoterapia, como la aplicación de luces LED, la cromo-puntura y la terapia fotodinámica, entre otras, con resultados científicamente comprobados.

luces de colores

Historia de la cromoterapia

La cromoterapia encuentra sus orígenes en las antiguas culturas de China, Grecia y Egipto, aproximadamente 4000 años Antes de Cristo.

Aunque al parecer los médicos egipcios fueron los pioneros en la utilización del color con fines curativos, en realidad fueron los griegos los primeros en documentar tanto sus teorías como sus prácticas de cromoterapia.

En Heliópolis, ciudad del Antiguo Egipto, existían muchos templos dedicados a curaciones, en los cuales la luz solar entraba a raudales en sus diferentes espectros, siendo cada color utilizado para un problema médico específico.

Paracelso, médico del periodo del renacimiento, pensaba que la luz y los colores jugaban un rol muy importante en la salud humana y aplicaba ciertas técnicas de cromoterapia para el tratamiento de diversas enfermedades.

paracelso

La ciencia moderna reconoce el valor de la luz aplicada a la salud y muchos creen que es la medicina del futuro. Albert Szent-Györgyi, descubridor de la vitamina C y ganador de un premio Nobel, ha reconocido cuan profundamente somos afectados por la luz y el color.

Más tarde, en 1876, el Dr August Pleasenton descubrió los efectos de los colores en plantas, animales y humanos. Un año más tarde, el Dr. Edwin Babbitt escribía una teoría completa sobre el poder sanador de los colores.

Pero lo que hoy conocemos como cromoterapia se debe en buena parte a los trabajos del Dr. Ghadiali, médico investigador, químico y físico, quien creó una enciclopedia de tres tomos publicada en el año 1933, llamada “Enciclopedia de Espectro-Cromo-Metría” .

En dicha publicación, este médico describe cómo los colores son capaces de curar enfermedades, describiendo el tratamiento para 316 afecciones diferentes.

Los aspectos científicos y médicos de la cromoterapia fueron explicados en 1940 por el Dr. Krakov, un médico ruso que estableció teóricamente los efectos de los diferentes colores sobre el sistema nervioso simpático y parasimpático, teorías que posibilitaron un rápido desarrollo de la fotobiologíacronobiología.

En 1958, el Dr. Gerard descubrió los efectos psicotrópicos (psicoactivos) de los colores sobre el estado de ánimo y el comportamiento humano.

En 1970, los investigadores de la NASA estudiaron los efectos de las luces LED y dieron origen a la terapia fotodinámica, que hoy en día tiene muchas aplicaciones que veremos más adelante.

Pero para que te vayas haciendo una idea, las luces LED rojas son capaces de reducir el dolor en pacientes con cáncer de mama que han sido sometidas a radioterapia.

Fundamentos básicos de la cromoterapia

cromoterapia

El mecanismo fundamental de la acción de la luz y sus campos electromagnéticos sobre los diversos procesos fisiológicos humanos se basa en que las diferentes frecuencias que producen los colores pueden influir sobre diferentes moléculas que están presentes en todas las células del organismo.

Por ejemplo, el ADN, ARN, diferentes proteínas (como queratina, elastina y colágeno), porfirinas y otras moléculas absorben la energía aportada por la luz de color y luego la liberan, activándose de esta manera diferentes mecanismos, como replicación de ADN, activación de enzimas, etc.

Para que vayas pensando en qué tan poderoso es este efecto, fíjate en lo siguiente:

Hay estudios que demuestran que la aplicación de luz de diferentes colores (dentro del espectro visible) es capaz de influir sobre la secreción de hormonas y neurotransmisores, regulada por el hipotálamo.

¿Esto suena un poco extraño para ti?

Piensa en esto:

Ya son conocidos los efectos de ciertas ondas electromagnéticas sobre el cuerpo humano, por ejemplo, la luz infrarroja, las microondas, los rayos ultravioletas, los rayos X y los rayos Gamma.

Por lo tanto, no es extraño que las ondas electromagnéticas de la luz visible (en sus diferentes longitudes de onda, es decir, en sus diferentes colores), pueda tener un efecto sobre distintas funciones de nuestro organismo.

Técnicas de aplicación de la cromoterapia

técnicas cromoterapia

Como ya habrás leído en las líneas anteriores, existen varias técnicas que aplican los principios de la cromoterapia para aliviar los síntomas de distintas enfermedades.

Estos son algunos ejemplos.

Cromo-puntura

La cromo-puntura es una técnica que se basa en principios similares a los de la acupuntura. Se trata de estimular ciertos puntos energéticos en el cuerpo, solo que en lugar de agujas, se utiliza un rayo de luz de un determinado color, generado por un equipo especializado.

En un estudio llevado a cabo por médicos cubanos en el año 2003, se tomaron 100 pacientes con problemas de asma, alergias, alteraciones en la piel, entre otras enfermedades, y se les aplicó cromoterapia con un equipo especial llamado Cromoter.

Este equipo es capaz de generar rayos de luz en colores verde, amarillo, rojo, y también infrarrojo cercano.

Antes de comenzar el tratamiento, los pacientes fueron evaluados según los criterios diagnósticos de la medicina tradicional asiática, para determinar qué puntos era necesario estimular.

Luego, se realizaron 15 sesiones de tratamiento diario con Cromoter. El equipo se colocó en contacto directo con la piel, en los puntos adecuados, para evitar perder energía luminosa.

Al finalizar este primer ciclo de tratamiento, en el 87% de los pacientes se observó la reducción o eliminación de los signos y síntomas iniciales.

Sin duda se trata de resultados muy alentadores, aunque hay que señalar que este estudio carece de grupo control y por lo tanto, tiene menor validez desde el punto de vista estrictamente científico.

Terapia fotodinámica

Esta técnica fue desarrollada en las últimas dos décadas, y se basa en el hecho de que ciertas sustancias químicas fotosensibles son capaces de identificar células cancerígenas y aniquilarlas.

Estas sustancias son inyectadas en el torrente sanguíneo del paciente, quien luego es expuesto a luz ultravioleta o infrarroja, según se necesite. De esta manera, los químicos fotosensibles se transforman y destruyen las células alteradas.

Thomas Dougherty, creador de la terapia fotodinámica, realizó un estudio experimental con 3000 pacientes quienes tenían diversos tipos de cáncer, obteniendo resultados muy positivos.

Para que tengas un ejemplo concreto:

La terapia fotodinámica es un tratamiento efectivo para ciertos cánceres de piel, como el carcinoma basocelular superficial, y también es útil para la eliminación de lesiones precancerosas.

Para iniciar el tratamiento, se aplica sobre la piel una crema conteniendo metil-aminolevulinato (un agente foto-sensibilizante). Se cubre la lesión con un apósito y se espera 3 horas.

Luego se retira el apósito y la región se ilumina con una lámpara que emite una luz especial, en determinada longitud de onda. Esta luz activa las porfirinas que se encuentran dentro de las células, liberándose una serie de radicales libres e iniciándose la eliminación de la lesión a tratar.

La terapia fotodinámica también puede ser muy útil en el combate de infecciones. El rayo de luz actúa sobre una sustancia fotosensitiva aplicada previamente y en presencia de oxigeno, se conforman moléculas citotóxicas que eliminan a las bacterias presentes en una herida, por ejemplo.

La terapia fotodinámica presenta una gran ventaja: que es doblemente selectiva. El agente fotosensitivo es específico para determinado tejido o grupo de células y además, la luz puede ser dirigida específicamente al área en la que se presenta la infección.

Ya se han realizado algunos experimentos en animales, con muy buenos resultados, y los científicos creen que esta técnica es realmente muy prometedora, pudiendo incluso combatir las bacterias resistentes a múltiples antibióticos.

Terapia LED

La aplicación de luz LED de diferentes colores también es una técnica de cromoterapia con resultados científicamente comprobados para el tratamiento de ciertas afecciones.

El uso de espectros de luz roja o infrarroja cercana para el tratamiento de ciertas lesiones en la piel y para rejuvenecer los tejidos de la dermis y epidermis, es un buen ejemplo de ello.

En un estudio se tomaron 30 personas con presencia de arrugas en su rostro, quienes fueron sometidas nueve sesiones de tratamiento con luz de entre 633 y 830 nanómetros de longitud de onda (rojo e infrarrojo cercano), utilizando un equipo llamado Omnilux LED.

Después de 9 a 12 semanas de tratamiento, se evaluó la presencia de arrugas en la piel de estas personas. Se encontró que en el 81% de los casos hubo mejoras significativas, especialmente en las arrugas presentes en la piel alrededor de los ojos.

En conclusión, la combinación de luz roja e infrarroja cercana es un método efectivo para el foto-rejuvenecimiento de la piel.

Otro estudio demostró también la utilidad de esta técnica en la aceleración del proceso de cicatrización en pacientes que habían sido sometidos a blefaroplastia y cirugía láser en los tejidos alrededor de sus ojos.

LLLT-LED

La técnica LLLT aplica una luz láser de baja intensidad con el objetivo de modular o estimular la función de ciertos tejidos.

Esta técnica fue descrita por Ohshiro y Calderhead en 1988, mencionando ya sus posibles efectos de foto-bio-modulación o foto-activación, refiriéndose a los cambios que estas luces con capaces de provocar en la actividad celular, a nivel molecular.

Hasta los años 90 la fototerapia estaba dominada por los láser; aunque las luces LED ya existían, no era posible generar luces LED a una longitud de onda (color) específica constantemente, como para que tuviera un buen efecto clínico.

Todo cambió en 1998, cuando los investigadores de la NASA desarrollaron fuentes de luz LED estables y poderosas.

Hoy en día, los tratamientos que combinan luces LLLT y LED, en las longitudes de onda de 633 y 830 nanómetros tienen múltiples aplicaciones, entre ellos, control del dolor de cualquier etiología.

Por ejemplo, el tratamiento con luces LED a 830 nanómetros (infrarrojo cercano) es capaz de reducir el dolor agudo y crónico en atletas profesionales.

También ha demostrado su utilidad en el control del dolor en casos de neuralgia post-herpética y en el tratamiento de diversas afecciones dermatológicas, como dermatitis de contacto y rosácea atópica, entre otras.

Por otro lado, las luces LED en los espectros azules tienen un efecto antibacteriano que puede utilizarse para combatir el acné.

La luz azul aplicada sobre la superficie de la piel afectada causa la liberación de radicales libres que matan a la bacteria causante del acné, Propionibacterium acnes, sin dañar la piel sana.

Efecto del color en el comportamiento humano

colores de lapices

Las investigaciones llevadas a cabo en esta área han demostrado que los colores del entorno también pueden influir sobre el estado de ánimo y el comportamiento de los seres humanos.

Por ejemplo, se sabe que el color rosa tiene un efecto tranquilizante, calmante, capaz de suprimir actitudes agresivas y hostiles incluso en personas criminales privadas de libertad.

Al parecer, si el entorno que rodea a una persona la mayor parte del tiempo es rosado, las actitudes hostiles tienden a desaparecer.

Por el contrario, la presencia del color amarillo parece tener el efecto contrario. Se ha relacionado la presencia de este color en las luces de las calles con una mayor ocurrencia de crímenes violentos.

Según lo que se ha podido observar, los colores cálidos resultan estimulantes en personas con depresión o neurastenia. Por otro lado, los colores fríos tendrían la capacidad opuesta.

Las personas ansiosas se calman, al menos desde el punto de vista psicológico, cuando se encuentran en entornos con estos colores.

Fisiológicamente, todos los colores tienen efectos tangibles. Los tonos cálidos aumentan el ritmo respiratorio, la frecuencia del parpadeo y la conductancia en la palma de la mano (debido al efecto sobre el sistema nervioso autónomo).

Los colores fríos bajan la presión arterial, alivian las tensiones, los espasmos musculares y reducen la frecuencia del parpadeo.

Como ves, los colores realmente pueden influir en nuestras vidas.

Por lo tanto, la cromoterapia puede ser un tratamiento muy útil en diversas afecciones, aunque aún es necesario realizar más investigaciones al respecto.

Referencias

  1. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16414908.
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Cromoterapia.
  3. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3799034/.
  4. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16581685.
  5. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1297510/.
  6. http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=30400410.
  7. hrcak.srce.hr/file/55497.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/trastornos-mentales-psicopatologia/cromoterapia/20151111132243008727.html


© 2019 Vivir la vida

Plataforma Opennemas - CMS for digital newspapers

OpenHost, S.L.