Vivir la vida

Imprimir

9 Consejos para Superar una Infidelidad (Masculina o Femenina)

Vivir la vida | 30 de marzo de 2015

En este artículo te mostraré cómo superar una infidelidad masculina o femenina, de tu esposo/a, en el matrimonio o relación de pareja. Con estos consejos podrás continuar con la relación saludablemente o para terminar con esta pareja y poder generar en el futuro un vínculo sano con otra persona.

La infidelidad puede significar algo muy distinto para diferentes parejas. Si bien muchos pueden considerar que mantener relaciones sexuales con otra persona es la única infidelidad posible, otras también opinarán que mantener una relación afectiva sin contacto físico, a través de internet por ejemplo, también es una forma de infidelidad.

cómo superar y afrontar una infidelidad

Sea cual sea el caso, descubrir una infidelidad es difícil de afrontar, ya sea por parte de un esposo, esposa, en el matrimonio o en una pareja de hecho. Sin embargo, esto no significa que la relación de pareja deba terminar.

Según datos de la empresa Sondea (2012), en España una de cada dos personas han sido infieles alguna vez, ya sea del sexo masculino o femenino. 

En cuanto a Latinoamérica, la empresa GFK realizó una encuesta con 4800 personas de cada país y obtuvo los siguientes resultados: Colombia (29%), Ecuador (27%), Brasil (26%), Costa Rica (22%), México y Venezuela (21%), Panamá (19%).

Cómo superar la infidelidad

1-Deja que se vayan la rabia y el dolor

Descubrir una infidelidad es un golpe emocional muy fuerte. Naturalmente, sentirás una gran tristeza y mucho dolor, y en esos momentos no podrás pensar claramente.

Es probable que tengas sentimientos encontrados: por un lado, amas a tu pareja y la perspectiva de terminar con la relación te abruma ,y por otro lado, el enojo y la decepción son enormes y no puedes imaginar que esto pueda terminar bien de alguna manera.

Por eso, lo primero que debes hacer es tomarte un tiempo para ti y dejar pasar los primeros momentos después de descubrir la infidelidad sin tomar ningún tipo de decisión.

No debes decidir nada “en caliente”, es decir, mientras tu mente está dominada por estas emociones tan fuertes. Cuando hayan pasado algunos días o incluso, algunas semanas, podrás comenzar a pensar en qué camino es el que tu pareja y tú deseáis seguir.

2-Reconoce cuáles son tus sentimientos

Una vez que el dolor ha pasado aunque sea un poco, debes comenzar a pensar en qué es lo que sientes y cómo podrás manejarlo.

Algunas personas se sienten tan humilladas tras una infidelidad que su autoestima cae abruptamente y piensan que no valen nada.

Otras tienen sentimientos de venganza, o de culpa. Es importante considerar que probablemente no hiciste nada que provocara al infidelidad, el que es infiel toma la decisión de serlo, así que los sentimientos de culpa en realidad no deberían tener lugar.

La venganza tampoco te hará sentir mejor. Es importante identificar cuáles son tus sentimientos respecto de esta situación para poder procesarlos, plantearlos si corresponde en una charla tranquila con tu pareja y para poder manejarlos adecuadamente, tal vez con apoyo profesional si lo necesitas.

3-Habla con tu pareja

El siguiente paso sería tener una larga conversación con la otra persona, para analizar lo ocurrido sin reproches y siempre con respeto mutuo.

Seguramente él o ella podrían dar una explicación de cómo fueron sucediendo las cosas, qué es lo que sintieron o sienten en este momento y tal vez tú puedas expresar cuán dolorosa es para ti esta situación.

Y luego, tendrás que decidir si deseas continuar con la pareja o no. Porque afrontar una infidelidad no significa necesariamente que la pareja deba continuar o deba terminarse.

Si decides seguir junto a tu pareja, hay un largo camino para recorrer, en el que se renovarán los compromisos de la pareja y poco a poco se restablecerá la confianza necesaria para un vínculo saludable.

Pero si deciden separarse, quedarán heridas que deben cicatrizar para superar la infidelidad y la ruptura, para volver a amar y para volver a confiar, desterrando aquel famoso concepto de que “todos/as son iguales”.

Esta decisión es muy importante y debe ser tomada en conjunto, tras una charla honesta donde ambos deben intentar dejar de lado las emociones que genera esta dolorosa situación.

4-Asume tu responsabilidad

Si eres quien ha sido infiel, entonces debes asumir las consecuencias de tus actos. No intentes culpar a la otra persona, que si bien seguramente ha cometido equivocaciones y sus actitudes tal vez no han sido las mejores, la decisión de ser infiel ha sido tuya.

Asume tu responsabilidad y piensa bien en cuál es el camino que deseas seguir. Si quieres recuperar tu pareja, será un proceso largo y difícil, pero si de verdad enfrentas la situación con la responsabilidad que te corresponde, la relación se puede recomponer.

Y si la relación termina, también debes asumir la responsabilidad de lo sucedido y sus consecuencias, para que tu vida pueda continuar de un modo emocionalmente saludable.

Por otro lado, si la otra persona es quien te ha sido infiel, tal vez tengas una cierta responsabilidad en ello. Es posible que hubiera falta de comunicación, poco tiempo para compartir juntos, ciertos problemas de pareja, un estilo de vida muy rutinario, en fin, varios pueden ser los factores favorezcan una infidelidad, pero no debes sentirte culpable.

Hay una gran diferencia entre asumir una responsabilidad y sentirse culpable. Asumir la responsabilidad significa que te das cuenta de que cometiste un error y haces algo al respecto, mientras que sentirse culpable implica que te sientes devaluado como persona por haber cometido ese error.

5-Busca apoyo

Muchas personas sienten el deseo de contar lo sucedido a sus familiares y amigos, y en general es una muy buena idea, porque el dolor compartido es menos dolor.

Incluso es probable que algunos de estos seres queridos hayan pasado por situaciones similares y puedan brindarte un cierto apoyo contándote sus propias experiencias.

Pero cuidado, porque también puede suceder que algún miembro de la familia o algún amigo, con la mejor intención, intente influir sobre ti para que tomes la decisión de continuar o terminar la relación con tu pareja.

Esto es algo que no debes permitir. Si necesitas un consejo objetivo, lo mejor tal vez sea consultar a un terapeuta profesional, a algún familiar a algún buen amigo.

No dejes que nadie influya en tu decisión. Tómate tu tiempo para sentir, para pensar y deja de lados los prejuicios. Que la pareja continúe o no depende sol de ti y de la otra persona.

En resumen, el apoyo de la familia y los amigos siempre es bueno, pero ellos no pueden ayudarte a elegir el camino que la pareja debe seguir tras una infidelidad.

6-Lo que pasó, que quede en el pasado

Este es un consejo muy importante, que se debe tener siempre presente. El pasado es justamente eso, algo que sucedió y que no se puede cambiar.

Nada se gana con continuar mencionando el tema de la infidelidad cuando surge una discusión, reprochando a la otra persona lo sucedido.

Hay que buscar la manera de dar vuelta la página y continuar la vida en común (o separados), mirando hacia delante e intentando que esta dolorosa situación del pasado no influya negativamente en el presente.

El dolor e incluso el enojo, no desaparecerán por arte de magia, pero el tiempo ayudará a curar estas heridas, si no estás constantemente “metiendo el dedo en la llaga”.

En otras palabras, no te mortifiques con el pasado. ¿Sabes que hay una gran diferencia entre el dolor y el sufrimiento? El dolor es un sentimiento natural en los casos de infidelidad y remitirá con el tiempo y con una actitud positiva.

En cambio, el sufrimiento es opcional. Puedes intentar dejar el pasado atrás y comenzar un nuevo capítulo en tu vida o puedes continuar flagelándote con pensamientos e imágenes de la desagradable situación que estás viviendo.

7-Perdona a quien te engañó y perdónate a ti mismo

Este es otro de los retos más importantes que deberás enfrentar para superar la infidelidad: el perdón.

Tanto si ambos deciden continuar con la relación de pareja como si ésta se termina, el perdón es fundamental para que puedas seguir con tu vida sin estar anclado a los sentimientos negativos que te ha generado la infidelidad.

Y el perdón debe ser por partida doble: debes perdonar a quien te fue infiel y también perdonarte a ti mismo/a por los errores que puedas haber cometido.

Y por supuesto, si has sido tú quien ha engañado, tendrás que perdonarte la equivocación y asumir sus consecuencias. Tal vez la relación se arruinó para siempre o tal vez el dolor y el resentimiento impidan mejorar esta relación durante un buen tiempo si deciden continuar juntos, pero sea como sea, tendrás que lidiar con ello y el perdón te ayudará.

En cualquier situación, el perdón es liberador. Es probable que lleve un tiempo, pero si trabajas sobre ello, hablando de tus sentimientos con la otra persona, buscando apoyo en los seres queridos o en terapia, con el tiempo podrás perdonar y perdonarte, y el dolor o el rencor por la infidelidad cometida o sufrida se habrán marchado para siempre.

8-Procesa tu duelo

Descubrir una infidelidad provoca una gran decepción: en ese momento, se ha quebrado la confianza en la pareja, el dolor es inmenso y para recuperarse emocionalmente de este golpe, se debe dar un cierto tiempo al proceso de elaboración del duelo.

El duelo por la confianza perdida se elabora reconociendo y canalizando los sentimientos de rabia y enojo que aparecen al principio, comunicándose con la otra persona para hacerle saber sobre estos sentimientos y dando tiempo al tiempo, como dice el refrán.

Es importante dejar la culpa y el rencor de lado, asumir la responsabilidad que corresponde y tratar de decidir en conjunto el futuro de la pareja.

Si deciden separarse, habrá un periodo de duelo por las ilusiones y los proyectos en común que se han perdido. Y si deciden seguir juntos, también habrá un proceso de duelo tras el cual ambos deberán trabajar con gran compromiso para reconstruir una relación saludable, basada en la confianza mutua.

9-Recuperar la confianza

Este será sin dudas otro gran desafío en el largo camino de la superación de una infidelidad.

Si la pareja decide continuar con la relación, debe haber confianza de ambas partes, para que el vínculo se desarrolle saludablemente.

Para recuperar la confianza es necesario seguir los pasos anteriores: dejar lo sucedido en el pasado, perdonar y asumir nuevos compromisos para poder continuar con la relación.

De nada servirá permanecer juntos si no hay confianza, pues pronto aparecerán los celos, la necesidad de control e incluso, la falta de respeto a la privacidad de la otra persona.

Es difícil recuperar la confianza después de una infidelidad, pero no es imposible y si ambos consideran que vale la pena recuperar la relación, entonces hay que trabajar en ello.

10-Terapia de pareja

La terapia de pareja, llevada a cabo por un profesional especializado en este aspecto, con experiencia en infidelidades, puede ser un excelente apoyo para terminar este capítulo y supera definitivamente esta situación.

La terapia puede ser útil para poner la infidelidad en perspectiva, identificar los problemas que puedan haber contribuido para que esto sucediera, puede brindar consejos sobre cómo fortalecer la relación en el futuro y evitar el divorcio, si es que ambos están de acuerdo en continuar juntos, por supuesto.

El terapeuta seguramente les pedirá a ambos que expresen sus sentimientos respecto de esta situación y los ayude a determinar las necesidades y objetivos futuros, tanto si optan por continuar con la relación como si no.

Si deciden continuar juntos, el consejero matrimonial puede ayudarles a descubrir su nivel de compromiso con la relación, ayudar a recuperar la confianza y al proceso de sanación de esta dolorosa herida.

También puede evaluar la relación que ambos tienen para establecer cuáles son sus fortalezas y debilidades. Si existieran patrones poco saludables, como codependencia, abuso emocional o infidelidades repetidas en el tiempo, el terapeuta los descubrirá y cuestionará.

Si la pareja decide separarse, la terapia aún puede ayudarlos a ambos. Quien fue engañado puede apoyarse en la terapia para canalizar su rabia y su dolor no solo por la infidelidad, sino también por la pérdida de la pareja.

Quien cometió la infidelidad puede sentirse culpable o arrepentido. Si los sentimientos de insatisfacción respecto de la relación de pareja fueron determinantes para que se cometiera infidelidad, el terapeuta puede ayudar a la persona a expresar y comunicar mejor sus sentimientos la próxima vez, con el objetivo de evitar que la infidelidad se repita.

En resumen, siempre es posible superar una infidelidad, pero lleva tiempo y también mucho trabajo y compromiso, especialmente si la pareja decide continuar a pesar de todo.

¿Y tú qué estas intentando para superar la infidelidad?

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/relaciones/como-superar-una-infidelidad/20150330090312008435.html


© 2019 Vivir la vida

Plataforma Opennemas - CMS for digital newspapers

OpenHost, S.L.