Trastorno por Atracón: Síntomas, Causas y Tratamiento

Trastorno por Atracón: Síntomas, Causas y Tratamiento

El trastorno por atracón es un trastorno de la conducta alimentaria que se caracteriza por episodios de ingesta compulsiva de forma recurrente.

Es decir, una persona que sufre trastorno por atracón presenta una forma incontrolada de comer, lo cual se transforma en un aumento notable del peso.

trastorno por atracón

La persona con trastorno por atracón pierde el control sobre su conducta de comer y continúa ingeriendo grandes cantidades de comida a pesar de no tener más hambre o incluso sentirse llena.

Así pues, el origen de este trastorno alimentario reside en un problema psicológico, ya que la persona pierde el control de su conducta, y a pesar de que su cuerpo le indica que ya no quiere más comida, continúa ingiriendo alimentos en abundancia.

Si alguna vez has vivido de cerca un trastorno alimentario, ya sea en primera persona o a través de familiares o amigos, ahora mismo seguramente te esté realizando una pregunta... ¿Este trastorno llamado trastorno por atracón es lo mismo que la famosa bulimia nerviosa?

Es un trastorno muy parecido pero distinto ya que se diferencia principalmente por la ausencia de conductas compensatorias.

Dicho de otra forma: en la bulimia nerviosa, también existen episodios de atracones, en los que se come desmesuradamente, con mucha ansiedad y sin poder parar de ingerir grandes cantidades de comida.

No obstante, una vez termina el episodio del atracón, aparece la culpa y la ansiedad por haber realizado una conducta no deseada, ya que el objetivo de una persona que padece bulimia es reducir su peso debido al desagrado de su físico y su imagen corporal.

Esta culpa y ansiedad por haber comido mucho hace que la persona haga conductas compensatorias, ya sean purgativas, como inducirse el vómito o utilizar laxantes, o no purgativas, como practicar el ayuno o realizar ejercicio de forma extrema para perder peso.

En cambio, el trastorno por atracón se diferencia en estos dos últimos aspectos:

  1. Después del atracón no se realiza ningún tipo de conducta compensatoria.

  2. Al no haber conducta compensatoria existe un aumento de peso mayor producido por los episodios de atracón.

Síntomas del trastorno por atracón

síntomas del trastorno por atracón

Como acabamos de mencionar, las personas que sufren de trastorno por atracón suelen padecer un aumento de peso, por lo que normalmente presentan sobrepeso u obesidad.

Sin embargo no siempre es así. Se puede tener un trastorno por atracón y estar en un peso normal.

Por ello, vamos a ver cuáles son los síntomas que mejor definen al trastorno por atracón, y que si se presentan, hacen más que probable que se esté sufriendo esta problemática.

  1. Ingerir grandes cantidades de comida (atracón).

  1. Seguir comiendo cuando se está saciado.

  1. Comer de forma compulsiva y a gran velocidad durante el atracón.

  1. Comer hasta el punto que la gran cantidad de comida ingerida produce malestar.

  1. Consumir normalmente alimentos altos en calorías durante los atracones.

  1. Realizar los atracones en solitario o incluso a escondidas de forma frecuente.

  1. Realizar los atracones de forma normal y habitual, no en ocasiones especiales como fiestas o celebraciones.

  1. El atracón puede producirse en distintos lugares (por ejemplo empezar en un restaurante y continuar comiendo en casa).

  1. Sentir que uno mismo no puede controlar su conducta de comer y no puede parar de hacerlo.

  1. Presentar estados de ansiedad o situaciones de estrés debido a ideas relacionadas con el peso, la silueta, la realización de una dieta, etc.

  1. Utilizar los atracones para reducir esa ansiedad.

  1. Presentar sentimientos de culpa, disgusto, autodesprecio o depresión por haber realizado el atracón.

  1. Tener dificultades para explicar y compartir con los demás los sentimientos respecto al atracón.

  1. Realizar dietas de forma frecuente sin éxito, ganando y perdiendo en varias ocasiones (dieta yo-yo).

Diagnóstico del trastorno por atracón

A pesar de que los síntomas que acabamos de comentar son típicos del trastorno por atracón, ¿cómo podemos saber realmente si una persona lo sufre o no?

Y es que presentar o haber presentado alguno de esos síntomas no tiene por qué conducir a un trastorno por atracón.

A veces podemos presentar algún episodio por atracón de forma aislada, debido al estrés o problemas personales, pero no debido a un trastorno psicológico.

Para que esos síntomas formen parte de un trastorno por atracón se deben cumplir los siguientes criterios:

1- Los episodios recurrentes de los atracones se caracterizan por:

A. Comer en un periodo inferior de dos horas, una cantidad de comida mayor que la que come normalmente la gente en ese mismo periodo (es decir, mayor a lo que sería una comida copiosa o una cena abundante).

B. Durante el atracón, la persona presenta una pérdida total de control sobre su conducta: aunque quiera no puede parar de comer o controlar los alimentos que ingiere.

2- Mientras sucede el atracón, la persona presenta un mínimo de los siguientes indicadores de pérdida de control:

A. Comer hasta sentirse extremadamente lleno

B. Comer mucha comida cuando no se tiene hambre.

C. Comer grandes cantidades de comida durante todo el día, sin planificar lo que se come ni cuando se come.

D. Comer a escondidas de los demás al sentir vergüenza de su propia conducta de comer.

E. Presentar sentimientos depresivos, de culpa o disgusto justo después de comer.

3- Los atracones producen un importante malestar.

4- Los atracones son al menos 2 veces por semana durante un mínimo de 6 meses.

Características de las personas con trastorno por atracón

mujer atracón

Se considera que las personas que sufren trastorno por atracón están a medio camino entre las que sufren bulimia nerviosa y las que presentan obesidad.

Suelen presentar altos niveles de disforia y malestar psicológico debido a su problema, así como un tipo de personalidad perfeccionista, minuciosa,

controladora y con gran preocupación al fracaso.

Suelen tener una elevada predisposición a la depresión, por lo que es probable que hayan sufrido anteriormente algún episodio de este tipo.

Así mismo, también es frecuente que presenten ataques de pánico y ansiedad.

Presentan alteración sobre su imagen corporal, sobreestimando su peso y su talla, aunque de una forma mucho menor a lo que puede suceder en personas con anorexia o bulimia nerviosa.

No obstante, el hecho de que normalmente presenten sobrepeso u obesidad, produce que tengan insatisfacción con su apariencia física y una sobreestimación de su obesidad (se ven más gordos de lo que realmente son).

Complicaciones del trastorno por atracón

Además del malestar psicológico que este trastorno en la persona que lo sufre, también puede ocasionar problemas serios de salud.

Estas alteraciones suelen ser producidas por la obesidad y incluyen entre otras:

  • Diabetes Mellitus.
  • Hipertensión.
  • Colesterol alto.
  • Trastornos del bazo.
  • Problemas cardíacos.
  • Problemas respiratorios.
  • Cáncer de colon.
  • Trastornos de la menstruación.
  • Movilidad reducida.
  • Trastornos del sueño.

¿Cuánta gente lo sufre?

Los datos de prevalencia son hoy en día confusos, ya que hace pocos años que se conoce a este trastorno como a entidad psicopatológica,

Sin embargo, los datos que se poseen en la actualidad indican que es el trastorno alimenticio más común entre la población de todo el planeta.

Actualmente se refiere que este trastorno afecta aproximadamente a un 2% de la población mundial.

Lo que sí que está claro es que la prevalencia de este trastorno es muy alta entre las personas obesas, ya que más de un 20% de las personas que presentan obesidad, presentan también trastorno por atracón.

Así pues, este trastorno representa uno de los mayores factores de riesgo para la obesidad, ya que dos de cada diez personas obesas lo son debido al trastorno por atracón.

Así mismo, se ha identificado una mayor prevalencia de esta problemática en mujeres que en hombres.

Causas del trastorno por atracón

Actualmente no se conoce todavía cuál es la causa específica de este trastorno, aunque parece claro que existen varios factores asociados en su desarrollo.

Al igual que otros trastornos alimenticios, parece claro que el trastorno por atracón resulta de la combinación tanto de factores biológicos, como psicológicos y ambientales.

Por lo que refiere el aspecto psicológico, parece que hay una cierta correlación entre la depresión y la aparición de este trastorno.

Y es que prácticamente la mitad de las personas que sufren trastorno por atracón, presentan o han presentado algún episodio depresivo.

No obstante, la relación entre depresión y trastorno por atracón no ha estado ampliamente estudiada, y se desconoce si los estados depresivos actúan realmente como una causa para sufrir trastorno por atracón.

Del mismo modo, síntomas como la tristeza, la ansiedad, el estrés, u otros sentimientos de descontento personal, también parecen estar muy relacionados con este trastorno alimentario.

Además, la impulsividad y el abuso de sustancias parecen ser factores que pueden actuar como precipitantes del trastorno por atracón.

Todo esto nos indicaría que este trastorno tiene un fuerte componente emocional, por lo que alteraciones de este tipo podrían favorecer su aparición.

Sin embargo, una alteración emocional no explica ni mucho menos la aparición de este trastorno, parece haber muchos más factores en juego.

Hoy en día se está investigando la vinculación de ciertos genes con esta patología, hecho que indicaría que el trastorno por atracón contiene también un componente hereditario.

Y es que esta psicopatología suele ser más frecuente entre esas personas que tiene familiares que ya lo han sufrido anteriormente.

Del mismo modo, parece que hormonas como la serotonina también pueden estar involucradas en su desarrollo.

Finalmente, por lo que respecta a los factores ambientales, se ha connotado que las personas que sufren este trastorno, muchas veces provienen de familias con malos hábitos alimentarios.

Suelen ser familias que comen demasiado y que ponen poco énfasis en la importancia que tiene llevar una alimentación y un estilo de vida saludable, y no valoran el componente nutricional de los alimentos.

Así pues, parece que no existe una única causa para este trastorno, sino que se origina debido a la conjunción de factores psicológicos, genéticos y ambientales.

¿Se puede prevenir?

Aunque no todos los trastornos por atracón se pueden prevenir, las causas de esta psicopatología que acabamos comentar nos indican que podemos realizar ciertas acciones para intentar que no aparezca.

Así pues, recibir una buena educación alimentaria durante la infancia y la adolescencia, adquiriendo el valor que tiene la nutrición y la salud física, parece ser un factor importante para prevenirlo.

Del mismo modo, atajar a tiempo y tratar de forma adecuada problemáticas relacionadas con alteraciones del estado del ánimo, problemas de autoestima, u otros problemas emocionales, también nos podría salvar de acabar sufriendo un trastorno por atracón.

Tratamiento del trastorno por atracón

El trastorno por atracón es un patología grave por lo que si la sufres es muy importante que recibas el tratamiento adecuado y hagas todo lo posible para intentar reconducir tu conducta alimentaria.

A nivel farmacológico, medicamentos como la desipramina y la imipramina (antidepresivos triciclicos) han demostrado ser eficaces para disminuir la frecuencia y la duración de los atracones.

Del mismo modo, el tratamiento cognitivo conductual (psicoterapia) , suele ser útil para mejorar los patrones alimenticios.

El tratamiento psicológico debe ir encaminado a modificar y mejorar todas las esferas de la persona que no funcionan adecuadamente.

Así pues, se debe trabajar para mejorar el estado físico y reducir el exceso de peso, a través de la instauración de hábitos de ingesta adecuados y actividad física saludable.

Del mismo modo, se debe trabajar directamente sobre los atracones para conseguir que estos no aparezcan, y realizar estrategias de manejo de la ansiedad y la impulsividad.

Finalmente, muy probablemente sea necesario realizar una reestructuración cognitiva sobre la imagen corporal, para que esta deje de estar distorsionada, y trabajar para conseguir una estabilidad emocional que permita que los atracones no vuelvan a aparecer.

¿Sabes algo más sobre el trastorno por atracón? Compártelo con nosotros para ayudar a los lectores. ¡Muchas gracias!

Referencias

  1. Caballo, V.(2011) Manual de psicopatologia y trastornos psicológicos. Madrid: Ed. Piramide
  2. DSM-IV-TR Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (2002). Barcelona: Masson
  3. Hawkins RC & CIement ~ «Development and construct validation of a seIf-report measure of binge eating tendencies». Addictive Behaviors,1980,5,219-226.
  4. Kolotkin RL. Revis ES, KirkIey BG & Janick L. «Binge eating in obesity: Associated MMPI eharaeteristics». Journal ofConsulting and clinical Psychology, 1987,55,872-876.
  5. Spitzer RL, Devlin M, Walsh BT, Hasin D, Wing R, Marcus M, StunkardA, Wadden T, Yanovski S, Agras S, Mitchell J & NonasC. «Bingeeatingdisorder:Amultisitefieldtria! ofthediagnostic
  6. The Cleveland Clinic 1995-2006. El Trastorno por Atracón. Vallejo, J. (2011). Introducción a la psicopatología y psiquiatría. (7ª Ed.) Barcelona: Masson.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW