¿Qué es la Terapia Breve Centrada en Soluciones?

¿Qué es la Terapia Breve Centrada en Soluciones?

La terapia breve centrada en soluciones es un tipo de terapia que no requiere un gran número de sesiones. Normalmente, no excede las 10 sesiones –a diferencia de las largas terapias que solían llevarse a cabo en el pasado

Es una modalidad de terapia breve desarrollada en el Brief Family Therapy Center de Milwaukee por Steve de Shazer , Insoo Kim Berg y su equipo. Sus premisas teóricas y planteamientos técnicos están muy influidos por el trabajo terapéutico de autores como Milton H. Erickson, así como por el enfoque clínico desarrollado en el Mental Research Institute de Palo Alto (Fisch, Weakland y Segal, 1982).

terapia breve centrada en soluciones

Por tanto, la terapia breve centrada en soluciones nace del trabajo de numerosos terapeutas, entre los que también cabe mencionar a Harry Stack Sullivan y sus técnicas de hipnosis y su visión de un futuro sin problemas.

Historia

Aunque esta nueva terapia no se ayuda de las técnicas de hipnosis, ni es sugestiva –el terapeuta no utiliza métodos para trabajar la parte inconsciente de la persona-, se adoptó la técnica de visualizar un futuro en el que la persona no tenía el problema de consulta.

Otra gran influencia que recibe la terapia breve centrada en soluciones la encontramos de la terapia familiar o sistémica, incluso en aquellos casos en los que acude a terapia una única persona, en vez de una familia o pareja.

Esta terapia sistémica aporta la visión del individuo como perteneciente a grupos amplios, ya sea la familia, la pareja o la sociedad en la que vive.

La TBCS concibe al individuo del mismo modo, poniendo énfasis a las formas en las que se relaciona con los demás y con el ambiente en el que vive.

Otras teorías que han influido ampliamente en el nacimiento de la terapia breve centrada en soluciones son aquellas que tienen una visión constructivista.

El constructivismo parte de la base de que los problemas del individuo no los generan las situaciones y circunstancias específicas, sino la visión que la persona tiene de ellos.

De igual modo, la TBCS concibe el sufrimiento psíquico como la causa de la deformación de la realidad.

Por tanto, basta cambiar esta percepción distorsionada de la realidad para que las personas logren aumentar su bienestar psicológico.

Por ejemplo, cuando una persona considera que no tiene las habilidades necesarias para superar algún problema –como montar en un ascensor-, sería necesario hacerle ver que es capaz de lograrlo, por lo que pasa de considerarse como un fracasado a autopercibirse como una persona exitosa-.

Esta nueva terapia, como podemos ver, concibe la distorsión de la percepción como la causante de la mayoría de los trastornos mentales.

El límite del ser humano, por tanto, son sus propias percepciones, las cuales provocan que se sienta inferior, aislado, incapaz, inexperto, etc.

Aunque a veces llegue a producirse una realidad completamente subjetiva, como en el caso de las psicosis, lo más frecuente es que sólo se trate de una distorsión de la percepción, como sucede en las neurosis.

La terapia breve centrada en soluciones realiza un proyecto en el que analizan y persiguen las soluciones disponibles en función del problema concreto.

Características de la Terapia Breve centrada en Soluciones

Esta nueva forma de hacer terapia está caracterizada, especialmente, por los siguientes aspectos:

  • Como su propio nombre indica, se trata de un tipo de terapia que no requiere un gran número de sesiones. Normalmente, no excede las 10 sesiones –a diferencia de las largas terapias que solían llevarse a cabo en el pasado-.

  • Otra característica fundamental es que el terapeuta se centra en el aquí y ahora, solucionando todos aquellos problemas que afectan negativamente a la vida del paciente. Esto no significa que no se traten temas del pasado, simplemente que no son de interés aquellos problemas que tuvieron importancia anteriormente pero no afectan a la vida actual de la persona.

  • No se interesa por hacer un diagnóstico (“neurosis obsesiva”, “anorexia nerviosa”, “ambigüedad en los roles parentales”, etc.). Lo importante en esta terapia es sacar a la luz los ámbitos en los que el paciente tiene dificultades, buscar soluciones y aplicarlas.

  • El terapeuta no asume una posición de experto. Esta terapia no se centra en destacar todo aquello que la persona, pareja o familia está realizando inadecuadamente. No educa ni corrige los defectos de los pacientes.

  • Puede trabajar con individuos aislados, parejas o familias, en función del motivo de demanda y de las necesidades concretas del paciente. Por ejemplo, cuando se estima que una persona de su alrededor está acentuando o manteniendo sus dificultades, puede invitarse a acudir a consulta para que pueda ayudar en el proceso terapéutico.

Para llevar a cabo esta terapia, el terapeuta se ayuda de un equipo o consultantes con los que analiza las dificultades concretas del paciente.

En la terapia breve centrada en soluciones, es muy común preguntar al paciente cómo sería su vida si no tuviera los problemas que lo han traído a la terapia.

Centran su atención en que el paciente pueda visualizar esta nueva vida, sin su problema o problemas actuales, a través de la descripción minuciosa y en detalle.

De esta forma, la persona logra imaginarse cómo sería su vida y las diferencias que supondría con respecto a su situación actual.

Para conseguir que el paciente logre responder a esta pregunta tan poco común, el terapeuta lo plantea del siguiente modo:

"Supongan que esta noche, mientras están durmiendo, sucede una especie de milagro y los problemas que les han traído aquí se terminan de resolver del todo, no como en la vida real, poco a poco y con el esfuerzo de todos, sino de repente, de forma milagrosa. Como están durmiendo no se dan cuenta de que este milagro se produce. ¿Qué cosas van a notar diferentes mañana que les hagan darse cuenta de que esta especie de Milagro se ha producido?"

Aquí encontramos una diferencia fundamental con respecto a las terapias tradicionales, en las cuales se centraban en detallar ampliamente el problema, resaltando los efectos negativos que conllevaban, de forma que aumentaban la percepción de gravedad y potenciaban la dependencia del paciente hacia el terapeuta.

La terapia breve centrada en soluciones define operacionalmente los objetivos terapéuticos, lo cual marcará el camino que debe tomar la terapia y constituyendo un indicador del éxito terapéutico.

Dicho con otras palabras, los objetivos terapéuticos son los que guían y ayudan a evaluar la eficacia que está teniendo la terapia, dándola por finalizada cuando se han alcanzado dichos objetivos.

Este método de proceder tiene 3 ventajas fundamentales con respecto a las terapias precedentes:

  • Acorta la duración de las sesiones.

  • Le da confianza al paciente, puesto que el cambio que busca depende de él en gran medida.

  • Permite obtener los resultados deseados en pocas sesiones –a veces, menos de cinco-.

Procedimiento de la terapia Breve centrada en Soluciones

Los procedimientos que se llevan a cabo en la terapia breve centrada en soluciones pueden resumirse en 5 puntos fundamentales.

1. Planificación de la sesión que va a llevarse a cabo y emisión de una hipótesis posterior, en función de la información recogida.

2. Introducción de la sesión. Se suele comenzar estableciendo una relación cómoda en la que se le pregunta al paciente por sus actividades favoritas, sus puntos fuertes y otros aspectos positivos que hay en su vida actualmente.

3. Extracción de información a través de preguntas circulares. El equipo anota, en términos positivos, todo lo que ocurre en la sesión, los comportamientos que lleva a cabo el paciente, etc.

4. Se produce una pausa en la que se analiza la información extraída y se redefine el problema.

5. Tras la pausa que se ha llevado a cabo, se comienza elogiando a la persona, familia o pareja y se proponen cambios a realizar en un futuro próximo.

En una sesión posterior, podremos comprobar si han llevado a cabo los cambios propuestos, lo cual nos indicará si el/los paciente/s se están involucrando en la terapia como deberían.

Esta forma de trabajo se asemeja al encuadre de la Escuela de Milán, aunque el estilo terapéutico es más cálido y cercano en la terapia breve centrada en soluciones.

Aunque puede dar la sensación de que la TBCS es un procedimiento simple y de fácil aplicación, lo cierto es que tras ella puede encontrarse una amplia fundamentación teórica, que resultan indispensables para que la terapia tenga buenos resultados.

Al tratarse de una terapia ágil, dinámica y que persigue la consecución de sus objetivos terapéuticos en pocas sesiones, consiguen que sean los propios pacientes los agentes activos de cambio, atribuyéndose ellos mismos la mejora de sus problemas y evitando la dependencia hacia el terapeuta –dependencia que se ha promovido durante mucho tiempo con terapias tradicionales, como el psicoanálisis-.

Premisas de la terapia breve centrada en soluciones

1. “Construccionismo social”

Esta premisa hace referencia a la capacidad que tienes los clientes de construir la realidad, de contárselas a sí mismos y, lo más importante, a poder modificar estas construcciones por otras más útiles, negociándolas en el seno de la interacción social.

Siguiendo a Wittgenstein, estas construcciones pueden entenderse como “juegos de lenguaje”, de forma que la terapia se consideraría un proceso en el que

los clientes modifican su lenguaje desadaptativo por otro más centrado en las soluciones.

2. Se pretende “leer las líneas”, no “entre líneas”

En esta terapia no se trata de descubrir una verdad ni realidad absoluta, por lo que no se usan técnicas como “leer entre líneas”.

Como afirma De Shazer, en este tipo de terapia se opta por “leer las líneas”, quedarse deliberadamente en la superficie de las cosas.

Se rechaza, por tanto, la idea de que existen diferentes niveles de profundidad (inconscientes, traumas infantiles reprimidos, etc.).

O’Hanlon (1994) también hace referencia a esta premisa cuando afirma que "el problema no es la persona (o la familia); el problema es el problema".

La tarea de la terapia breve centrada en soluciones no es buscar claves ocultas por debajo de lo que los clientes dicen, sino simplemente ayudarles a hablar o narrar el problema de tal forma que puedan encontrar vías de solución, alternativas más positivas y productivas que la queja.

3. Rechazo del normativismo

Desde la terapia breve centrada en soluciones, no se concibe un único modelo de persona “sana” o familia/pareja “funcional”. Se entiende, por el contrario, que existen múltiples formas de actuar y comportarse, no siendo ninguna de ellas, a priori, superior a las demás.

Por tanto, no se pretende que los clientes sigan una línea de actuación establecida de antemano (como hacer que la familia aumente su nivel de comunicación, o que la persona logre madurar).

Ejemplos de objetivos que se pretenden conseguir con esta terapia podrían ser:

  • Hacer que el cliente vuelva a disfrutar con sus hijos antes de sufrir un accidente de tráfico.

  • Lograr que una pareja recupere la pasión en las relaciones sexuales.

  • Conseguir que un adolescente abandone el consumo de sustancias.

4. Problema y solución se conciben como categorías discontinuas

Esta premisa hace referencia a la creencia de que dos personas, ante una queja similar, pueden generar alternativas de soluciones muy diferentes entre sí.

Por ejemplo, en el caso de dos personas que han recibido el mismo diagnóstico por un psiquiatra, como depresión, en esta terapia, una de ellas puede solucionar sus problemas apoyándose en sus seres queridos mientras que la otra decide involucrarse más en el trabajo.

También puede darse el caso opuesto, en el que dos soluciones similares pueden llevarse a cabo en dos personas con un diagnóstico muy diferente.

Como puede observarse, en la TBCS no resulta necesario conocer el problema a fondo para poder solucionarlo, ni su frecuencia, ni la forma en la que se generó.

Basta con buscar soluciones, detectar los recursos de los clientes (personales, sociales y profesionales), encontrar formas de conseguirlo y mantener los logros.

5. Los clientes disponen de los recursos necesarios

Según esta última premisa, los clientes pueden conseguir sus objetivos por sí mismos –aunque en el momento presente necesiten una ayuda externa para guiarles o recordarles sus capacidades-.

La forma de encontrar esos recursos que han quedado olvidados es a través de la conversación que, como ya hemos venido comentando, no se centra en ahondar en el fondo de los problemas, sino detectarlos y actuar sobre ellos.

Críticas que ha recibido la TBCS

La terapia breve centrada en soluciones, a pesar de que en la actualidad goza de gran auge e interés y respaldo científicos, no deja de recibir críticas negativas.

Watzlawick (1992), por ejemplo, afirmaba que se trata de una terapia reduccionista de la compleja realidad, puesto que no se centra en conocer a fondo a la persona y el entorno en el que se desenvuelve. Por tanto, se trataría de técnicas que se llevan a cabo sin la certeza de que son las más adecuadas para la persona en cuestión.

Hoffman (1990), por su parte, afirmaba que se trata de "lentes coloreadas" a través de las cuales vemos lo que nos rodea. Según este autor, por mucho que la terapia breve centrada en soluciones se revista del ropaje de la objetividad, este modelo teórico dicta qué es lo que podemos ver y qué no, es más, determinan dónde buscar y dónde no, de qué hablar y de qué no, etc.

Otros autores, por su parte, han tachado esta forma de hacer terapia como “radical” o “tajante”, puesto que no se suele complementar con otros métodos de trabajo.

Esperamos que este artículo te haya resultado interesante y te haya ayudado a tener una visión más profunda y objetiva de las características de la terapia breve centrada en soluciones.

Referencias

  1. Beyebach, M. (2010). Introducción a la terapia breve centrada en las soluciones. Disponible en: Código Penal de la República de Bolivia, Ley,

    (1768).

  2. Espina Barrio, J. A., & Cáceres Pereira, J. L. (1999). Una psicoterapia breve centrada en soluciones. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría., 19(69), 023-038.
  3. Sáez, M. T. (2006). Las terapias posmodernas: una breve introducción a la terapia colaborativa, la terapia narrativa y la terapia centrada en soluciones.Psicología conductual, 14(3), 511-532.
  4. Weakland, J., Fisch, R., Watzlawick, P. A. U. L., & Bodin, A. (1974). Terapia breve: centrada en la resolución de problemas. Family Process, 13, 141-68.

¿Qué es la Terapia Breve Centrada en Soluciones?
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW