¿Qué es el Síndrome del Cuidador Quemado?

¿Qué es el Síndrome del Cuidador Quemado?

El síndrome del cuidador quemado implica un agotamiento físico y psicológico de la persona que se hace cargo del cuidado de otra, generalmente un anciano, que se vuelve dependiente después de padecer algún tipo de lesión cerebral o enfermedad degenerativa.

Si cuidas de una persona con algún tipo de lesión o enfermedad cerebral, es probable que estés agotada física y psicológicamente. Es más, tal vez te sientas culpable por sentirte así de mal, pues se supone que es tu deber cuidar de esta persona y deberías poder hacerlo sola.

sindrome del cuidador

Características del síndrome del cuidador

Aparece con frecuencia en personas que cuidan a un familiar con Enfermedad de Alzheimer o que han quedado con graves secuelas luego de sufrir un accidente cerebro-vascular.

El cuidado de este tipo de pacientes es muy exigente, pues dependen completamente de otra persona para tener cubiertas sus necesidades básicas.

Hay que ayudarlos a comer, hay que vestirlos, darle los medicamentos, ayudarlos a ir al baño y un largo etcétera, durante todo el día, todos los días.

Sin dudas es un trabajo agotador para quien asume la responsabilidad del cuidado de una persona tan dependiente.

Este estrés continuado a lo largo del tiempo comienza a provocar síntomas físicos y psíquicos en el cuidador, síntomas que en conjunto conforman el denominado síndrome del cuidador.

Perfil del cuidador

En muchos casos, el cuidador es una mujer de edad promedio que:

  • Es familiar muy cercano al enfermo: es la esposa, la madre o la hija.

  • Es muy voluntariosa y responsable con sus tareas.

  • Trata de combinar las actividades de su vida con el cuidado de este familiar de la mejor manera posible

  • Cree que podrá cuidar de esta persona por sí sola y además continuar con tus actividades cotidianas

¿Qué ocurre con la persona que cuida de otra?

cuidador

Con el tiempo, la persona va asumiendo una gran carga, física y psíquica. Al encargarse personalmente de todo lo relativo al cuidado del enfermo, el cuidador va perdiendo paulatinamente su independencia, pues todo su tiempo está dedicado al cuidado de su familiar.

Así, el cuidador se desatiende así mismo. Deja sus actividades recreativas, su vida social se ve muy mermada, deja de salir y al cabo de un tiempo, la calidad de vida del cuidador se ve muy afectada.

Señales de alarma

Si cuidas de un enfermo que es muy dependiente, no necesariamente vas a sufrir el síndrome del cuidador.

Pero debes estar muy atenta a estos síntomas, porque el estrés físico y emocional puede comenzar a afectarte en cualquier momento.

Además, el síndrome no aparece de un día para otro, sino que se va instalando poco a poco.

Las señales de alarma a las cuales debes prestar mucha atención son las siguientes:

  1. Alteraciones del sueño

    Una cosa es que una noche no duermas bien, pero si comienzas a tener problemas para dormir bien la mayoría de los días, entonces seguramente tienes un problema para solucionar. Visita este artículo para aprender a dormir mejor.

  1. Síntomas de ansiedad

    Tal vez te sientas más ansiosa que antes, y esta puede ser una señal de que el síndrome del cuidador se está instalando en tu vida.

  1. Si has adoptado conductas excesivas y compulsivas

    Si has comenzado a fumar o lo haces más que antes por ejemplo, puede ser un indicador de que estás padeciendo el síndrome. El consumo excesivo de alcohol y los cambios de humor repentinos también constituyen señales de alerta.

  1. Problemas de memoria, falta de concentración

    ¿Te cuesta concentrarte en tus tareas cotidianas? ¿Con frecuencia te olvidas de lo que tenías que hacer? El estrés intenso, continuado en el tiempo puede ser la causa.

  1. Has dejado de salir.

    Una persona que está cuidando a tiempo completo un familiar poco a poco va dejando de lado su vida social. Si has dejado de ver a tus amigas y ya ni piensas en salir de noche, entonces tal vez estés comenzando a sufrir el síndrome del cuidador.

Que te sientas identificada con algunos de estos síntomas no significa que necesariamente tengas el síndrome. No obstante, debes estar atenta pues sin duda te encuentras en una situación muy vulnerable.

Etapas del síndrome del cuidador

persona cuidando

Como suele ocurrir con los trastornos de tipo psíquico o psicológico, estos se instalan poco a poco, mediante un proceso que lleva un cierto tiempo.

Te explicamos brevemente ese proceso, con el fin de que puedas comprender mejor lo que te puede estar ocurriendo.

Etapa 1. Asumiendo el liderazgo

Muchas veces un accidente vascular es el causante de la lesión cerebral que deja minusválida a la persona, y en otros casos, se trata de enfermedades degenerativas que un buen día el médico diagnostica.

Después de conocer la noticia, y de manera natural, alguien asume el liderazgo y si bien toda la familia podrá colaborar, solo una persona será el referente principal, y esa persona eres tú. Ese día comienza tu gran camino de esfuerzo y dedicación.

Etapa 2. Gran demanda y pocos recursos

Es posible que ya en los primeros días de cuidado te des cuenta de que la demanda de tiempo y de otros recursos es realmente muy grande.

Tratas de cubrir todas las necesidades del enfermo, dedicándole más tiempo y más cuidados. Muchas veces el enfermo ni siquiera está en condiciones de colaborar mínimamente en sus cuidados, lo cual resulta muy desgastante para el cuidador.

Etapa 3. Reacción a la sobredemanda

Después de cierto tiempo de gran dedicación de tu parte, de mucho estrés y esfuerzo, tu cuerpo comienza a reaccionar ante la sobredemanda.

Pronto te sentirás agotada, física y mentalmente. Es posible que te sientas ansiosa y deprimida. Como se mencionaba anteriormente, probablemente aparezcan cambios de humor repentinos, alteraciones del sueño y aislamiento social.

Tal vez te sientes culpable por estar realmente cansada y por desear (aunque sea por un momento) abandonar al enfermo y tener un tiempo para ti.

En esta etapa se puede decir que estás padeciendo el síndrome del cuidador.

Etapa 4. Sensación de alivio

Algunas personas no se atreven a expresar su sensación de alivio, una vez que la persona ha fallecido. El alivio y la sensación de liberación es completamente natural, en la medida que el cuidador estaba preso de esa situación.

El síndrome del cuidador en la demencia senil

El síndrome del cuidador puede presentar señales mucho más marcadas en personas que cuidan enfermos con trastornos degenerativos del sistema nervioso, cuyos procesos cognitivos se van deteriorando más y más con el tiempo.

Imagina lo que significa cuidar a una persona muy querida, que en realidad ya ni siquiera te conoce, no sabe quién es, dónde está o en qué época está viviendo. Tampoco es capaz de decir dos frases coherentes seguidas.

Es psicológicamente agotador y muy frustrante. Y además, el cuidador sabe que la enfermedad es irreversible, y que no hará más que empeorar. Al mismo tiempo, tampoco sabe cuánto tiempo va a durar.

Según datos de la OMS, actualmente hay más de 36 millones de personas que viven con demencia senil. Por otra parte, se prevé ante la mayor expectativa de vida, que dentro de dos décadas este número será sustancialmente mayor.

La gran cantidad de enfermos hará que aumenten los casos de síndrome del cuidador. Esto significa que habrá que dedicar recursos no sólo al cuidado de los enfermos, sino también al cuidado de quienes cuidan a estos enfermos.

Distintos tipos de cuidador

Existen diferentes tipos de cuidador, y el síndrome afecta de manera distinta a cada uno de ellos.

Los cuidadores formales son aquellos que pertenecen a alguna institución, como puede ser un hospital o un hogar de ancianos.

Luego están los familiares que son cuidadores informales, y que solo cuidan de vez en cuando al enfermo, pero no todo el tiempo.

Y luego está el familiar que vive con el enfermo y que lo cuida casi todo el tiempo, en general es la esposa, la hija o la madre. Estos son los cuidadores con más riesgo de sufrir síndrome del cuidador.

De los afectados, el 63% son mujeres y el 37% son hombres.

Para atender a esta situación, hoy en día hay programas de contención, formación y asistencia a este tipo de personas.

¿El síndrome del cuidador se puede prevenir?

persona dependiente

Siempre que exista una enfermedad o un accidente que genere dependencia de un ser querido hacia otra persona, habrá efectos negativos.

No serías humana si no sintieras tristeza, impotencia, y hasta lo que es mucho peor: un sentimiento de gran culpa. ¿Por qué? Porque ese ser querido está dependiendo de ti para vivir, y en ocasiones tú sentirás la necesidad de salir a distraerte o cuidarte a ti misma.

Todo eso que sientes es completamente normal. Pero además de ello, debes saber que existen herramientas y medidas que puedes tomar, que te ayudarán a mitigar los efectos del síndrome, o lo que es mejor aún: evitar que esa situación se transforme en un trastorno para ti.

A continuación van algunas recomendaciones que pueden ayudarte:

  • Reconoce el problema

    Efectivamente la enfermedad de ese ser querido ha generado un problema. Como tal tienes que asumirlo, y planear las estrategias para enfrentarlo exitosamente.

Muchas personas, ya sea por vergüenza o porque les preocupa el “qué dirán” minimizan la situación y la esconden.

  • No confundas el liderazgo con la responsabilidad

    Puede ser que por distintas razones tú seas el líder de esta gran misión que es cuidar del enfermo, pero ello no significa que seas la única responsable.

Tal vez creas que si no de las la comida o los medicamentos tú misma nadie más podrá hacerlo bien. Debes aprender a compartir estas tareas e involucrar a otros familiares y amigos en el cuidado del enfermo.

  • Habla del tema

    Habla de lo que sientes con una amiga u otro familiar. Cuando un problema se comparte, la perspectiva cambia completamente. Compartir aliviará tu carga.

También es importante comunicar a los profesionales de la salud, si has notado avances o retrocesos en la situación del enfermo que cuidas.

Nunca des por sentado, que tal o cual cambio es propio de la enfermedad. Confía en las personas especializadas.

  • ¿Nuevos hábitos de vida?

    Quizás hayas descuidado tu alimentación o tus actividades, por dedicar más tiempo al cuidado de la persona enferma.

Pero es importante que tu alimentación sea equilibrada, sana y natural y que tengas actividad física moderada, para que tu cuerpo pueda mantener su buena salud.

  • Dedica tiempo para ti

    En cierta medida es natural que dejes de lado tus deseos, gustos o incluso tu rutina por cuidar de esa persona.

Sin duda, cuando cuidas a alguien tienes más responsabilidades pero no puedes dejar de atenderte a ti misma. Si lo haces, te sentirás mal, enfermarás y dejarás de ser una buena cuidadora.

Tómate un tiempo para ir al cine con una amiga, para ir a la peluquería o para ese hobbie que tanto te gusta. Esto te ayudará a despejar tu mente, te sentirás mucho mejor y podrás cuidar mejor también al enfermo.

  • Trata de evitar la sobreprotección

    En ocasiones y de forma totalmente inconsciente, proteges demasiado a ese ser especial que estás cuidando.

Tú misma te puedes escuchar repitiendo: “tal cosa no la puede hacer porque le hace mal” o “tengo miedo que le pase algo y entonces prefiero hacerlo yo”. Lo cierto es que te estás colocando sobre tus hombros más carga de la necesaria. Además de que no le hace bien a la otra persona.

  • Mantente bien informada 

    A veces te puedes sentir irritada y frustrada porque piensas que la persona enferma no hace nada para contribuir a su rehabilitación o crees que actúa así solo para fastidiarte.

Aprende sobre el daño cerebral de esa persona y así comprenderás mejor la forma en que se comporta.

Este síndrome del cuidador es mucho más frecuente de lo que crees. Debes estar alerta ante los primeros síntomas y compartir las responsabilidades del cuidado del enfermo con otras personas, para evitar el agotamiento y el deterioro en tu vida.

¿Cuál es tu experiencia con el síndrome del cuidador? ¿Cómo lo estas afrontando? Tu experiencia ayudará a otras personas con el mismo problema. ¡Gracias!

Referencias

  1. http://www.fundacioncaser.es/el-sindrome-del-cuidador-quemado-sintomas-de-alarma.
  2. http://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-el-sindrome-del-cuidador-los-14332.
  3. https://en.wikipedia.org/wiki/Caregiver_stress.
  4. http://www.mayoclinic.org/healthy-lifestyle/
  5. http://www.helpguide.org/articles/stress/caregiving-stress-and-burnout.htm.
  6. http://womenshealth.gov/publications/our-publications/
  7. http://www.alz.org/care/alzheimers-dementia-stress-check.asp.
  8. Fuente imagen 3.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW