Onicofagia: Síntomas, Causas y 7 Soluciones

Onicofagia: Síntomas, Causas y 7 Soluciones

La onicofagia es el hábito de morderse las uñas y cortarles pedacitos con los dientes. Algunas personas también muerden la piel alrededor de sus uñas. Se da tanto en niños como en adultos.

Seguro que conoces a alguien con esta desagradable costumbre. Tal vez estás buscando soluciones para dejar de comerte las uñas o información para ayudar a alguien que tiene este hábito.

onicofagia

En la mayoría de los casos -tanto en niños como en adultos- la onicofagia puede controlarse y curarse, aunque hay que actuar a consciencia y ser perseverante.

Qué es exactamente la onicofagia

 

Para algunos la onicofagia es tan sólo una mala costumbre que se puede corregir con algunos trucos y fuerza de voluntad, mientras que para otras personas puede llegar a ser un impulso incontrolable.

Como suele suceder con cualquier manía, las personas que padecen este trastorno muchas veces no son conscientes del hecho y aunque se lo propongan, distraídamente vuelven a comerse las uñas en cuanto se distraen.

Lo más frecuente es que las uñas de las manos sean las principales “víctimas” de esta mala costumbre. Aunque se han registrado casos de personas que han llegado a comerse las uñas de los pies. ¿Puedes creerlo?

¿Por qué las personas se muerden las uñas?

 

En general la onicofagia es la respuesta a otro problema. Es decir, la persona que se come las uñas de manera incontrolable, tiene por lo menos dos problemas: el de no poder controlar ese mal hábito y un segundo problema que es el que desencadena esta costumbre.

Cuando se consulta a profesionales de la salud, estos coinciden en que las causas de la onicofagia son principalmente psicológicas.

  •  

    Ansiedad y estrés: cuando una persona se siente muy nerviosa o atraviesa un cuadro de gran ansiedad necesita naturalmente una válvula de escape.

 

Para calmar los nervios, algunas personas fuman, otras mascan chicle y otras se muerden las uñas.

Generalmente las personas que tienen este hábito y no lo pueden controlar son personas que por sí solas no pueden manejar la cuota de presión o estrés que reciben en su vida cotidiana.

El acto de morderse las uñas ayuda a liberar esa tensión y causa un cierto placer, aunque sea durante algunos segundos. Por reiteración, la onicofagia llega a transformarse en un hábito.

  •  

    El aburrimiento también es una causa muy frecuente. ¿Nunca te pasado de estar esperando en un consultorio y sin darte cuenta te estás comiendo las uñas? El simple hecho de tener que esperar algo o no tener nada qué hacer puede favorecer la onicofagia.

 

  •  

    En el caso de los niños puede haber una causa extra: imitación. Todos los niños tienden a imitar a los mayores de su entorno. En los hogares en los que los padres se comen las uñas, los niños tienen más posibilidades de adquirir este hábito también.

 

  •  

    Causas psicosomáticas: si bien es muy difícil agrupar bajo un mismo patrón a los distintos factores psicosomáticos, muchas personas canalizan aspectos de su vida no resueltos a través de la onicofagia.

 

Por ejemplo, habrás escuchado muchas veces que una persona comienza a perder el pelo, o a adelgazar rápidamente a causa de un shock sufrido.

Es frecuente que muchos niños o adolescentes, frente a la pérdida temprana de un ser querido por ejemplo, adquieran hábitos o conductas inusuales. Una de esas posibles conductas, es morderse las uñas de manera descontrolada.

Si bien las razones por las cuales puedes somatizar un problema y comenzar a comerte las uñas son varias, los psicólogos destacan las siguientes: frustraciones que se acumulan desde la infancia, baja autoestima y timidez extrema.

Más allá de las razones que llevan a una persona a comerse las uñas, hay que destacar que en la mayoría de los casos no es consciente de lo que está haciendo o no lo puede controlar fácilmente.

Muchas veces las personas se muerden las uñas mientras están realizando otra actividad, como mirar televisión por ejemplo, distraídamente y sin darse cuenta siquiera.

Las consecuencias de la onicofagia

 

Además de las claras alteraciones estéticas ¿sabías que la onicofagia puede tener graves consecuencias sobre la salud dental?

En efecto, hay muchas personas que desconocen las importantes alteraciones que puede provocar la onicofagia.

Por un lado las propias uñas y la mano en general se ven comprometidas, y por otro lado también se ve afectada la salud bucal.

Finalmente hay estudios, que demuestran que los niños que se comen las uñas sufren consecuencias a la hora de relacionarse con otros niños.

  • Consecuencias en las uñas y las manos: el comerse reiteradamente las uñas va generando lesiones a nivel de la cutícula. Con el tiempo, estas lesiones van siendo más profundas y pueden aparecer infecciones.

 

Cuando te comes las uñas, tus dientes rompen las distintas capas que la componen. Pero dado que el corte no es homogéneo, esas capas no se rompen de manera uniforme.

Con el tiempo la uña comienza a deformarse y se altera su crecimiento. En algunos casos, las uñas de quienes padecen onicofagia severa dejan de crecer.

  • Infecciones que pueden aparecer en la uña o en la piel de los alrededores.

 

Dado que en la boca y en la propia saliva se encuentran cientos de miles de bacterias, estas entran en contacto directo con la zona dañada.

Las infecciones causadas por hongos también son frecuentes, y son difíciles de eliminar. En algunos casos, el tratamiento para una infección micótica en una uña puede llevar muchos meses hasta lograr una cura total.

  • Consecuencias en los dientes: comerse las uñas puede generar varios problemas en tu salud bucal.
  • Deformación de la arcada: dado que el movimiento es repetitivo, tanto la arcada como el propio paladar pueden deformarse. Esto es realmente crítico en niños y adolescentes. Se puede llegar al límite de tener que recurrir a tratamientos de ortodoncia para corregir estos efectos.
  • Lesiones en las encías: el morder reiteradamente un material duro como la uña puede dañar las encías. Cuando esto sucede, las mismas se pueden inflamar, causando una enfermedad llamada gingivitis.
  • Infecciones en la boca: las uñas son una fuente importante de gérmenes y bacterias. Así como los mismos se transmiten desde la boca a las uñas, también puede ocurrir lo mismo en el sentido inverso.
  • Aparición de caries: el hecho de comerse las uñas puede afectar el esmalte de los dientes y favorecer la aparición de caries.
  • Daños en el material de las restauraciones: si tienes arreglos de porcelana o resina en alguno de los dientes, estos pueden estar en riesgo al comerte las uñas. Al ser reiterativo el movimiento y la fuerza que el diente ejerce sobre la uña, gradualmente las restauraciones se van aflojando.
  • Consecuencias en las relaciones personales: un estudio mostró que los niños que se muerden o se comen las uñas tienen menos habilidades sociales en comparación con los que no lo hacen.

 

Los niños con onicofagia pueden tener ansiedad excesiva, o baja autoestima, lo cual es una limitante al momento de relacionarse adecuadamente con sus pares. También pueden tener problemas en su rendimiento académico o ser víctimas de acoso escolar.

La onicofagia no es la causante de estos problemas, pero si tu hijo tiene este hábito, tal vez deberías revisar en profundidad cuál es su causa.

¿Cómo es de frecuente la onicofagia?

 

Se calcula que aproximadamente el 30% de los niños de entre 5 y 10 años tiene la costumbre de morderse o comerse las uñas.

Es un trastorno bastante común, de modo que si tu hijo tiene onicofagia no debes alarmarte demasiado, aunque será bueno ayudarle a dejar esa costumbre.

Sin embargo, son los adolescentes quienes más padecen onicofagia. Se cree que hasta un 50% de los jóvenes se comen las uñas, aunque después de los 18 años la cifra comienza a descender, especialmente entre las chicas.

En la población adulta, la onicofagia afecta a un 15% de las personas, en su mayoría hombres. De todas maneras, en muchos casos se trata de un mal hábito (que de todos modos habría que corregir) y no de una manía (para superar la misma se necesitaría ayuda profesional).

Los tratamientos más efectivos para combatir la onicofagia

 

Como habrás leído en el párrafo anterior, lo mejor siempre es combatir el hábito de morderse las uñas para evitar las desagradables consecuencias estéticas, las infecciones y para cuidar tu salud bucal.

Si tu caso no es muy severo, solo necesitas revertir este hábito desagradable con mucha fuerza de voluntad y aplicando también los siguientes consejos para ayudarte a superarlo:

1-Analiza en detalle la situación o las circunstancias en las que te comes las uñas

 

Cuando te encuentres mordiendo tus uñas, identifica que es lo que te ha llevado a ello. Trata de definir cuál es tú estado anímico en ese momento, pues de esa forma sabrás con qué debes enfrentarte.

Si por ejemplo, cuando estás aburrido es cuando te comes las uñas, entonces asegúrate de tener siempre a mano un pasatiempo: puede ser un crucigrama, un sudoku, o cualquier otra cosa que tengas que hacer con las manos y que te distraiga. Eso sí, si vas a hacer un crucigrama, no mordisquees el lápiz.

En el caso de que tengas que pasar tiempo en la sala de espera del médico, lleva juegos en tu smartphone y aprovecha para divertirte.

De esa forma no solo pasarás mejor tu tiempo sino que aliviarás a tus uñas. Piensa que en la medida en que vas disminuyendo la frecuencia de comértelas, menos seguido lo harás.

Por otra parte, es necesario que vivas más el presente para darte cuenta de cuando empiezas a comertelas.

2-Evita el consumo de sustancias estimulantes

 

Sustancias como el café, el té o bebidas estimulantes, alteran tu sistema nervioso.

Dado que la ansiedad es uno de los principales desencadenantes de la onicofagia, si estimulas tus nervios es probable que aumente tu ansiedad y tus ganas de morderte las uñas.

3-Usa productos especiales en tus uñas

 

Se encuentran disponibles en el mercado algunos productos para pintarse las uñas que tienen un mal sabor. Cuando lleves tus uñas a la boca notarás este desagradable sabor e inmediatamente alejarás tus dedos de allí.

Si no quieres comprar ningún producto, tienes una alternativa natural: prepara una solución de aceite de oliva, vinagre y dientes de ajo.

Sumerge en ella todas tus uñas y manténlas sumergidas durante 15 minutos. El ajo cumplirá el rol del producto que mencionamos anteriormente por su sabor, el aceite de oliva suavizará tus lastimadas cutículas y el vinagre desinfectará posibles heridas.

4-Busca otras maneras de calmar tu ansiedad

 

Cuando sientas ganas de morder tus uñas, busca algún otro modo de calmar esa ansiedad. Por ejemplo, puedes mascar un chicle o comer palitos de zanahoria. Si vas a elegir un refrigerio, busca uno saludable.

5-Aplica técnicas de relajación

 

La Sociedad Española para el Estudio del Estrés y la Ansiedad también recomienda aplicar técnicas de respiración o de yoga para disminuir las tensiones y que de este modo evites comerte las uñas.

Aquí puedes aprender varias de ellas.

6-Usa accesorios que te ayuden

 

Los guantes son una excelente opción. En la época del año que puedas usarlos, te van a ayudar mucho. Especialmente busca un modelo que te resulte difícil de sacar.

Y si a pesar de seguir todos estos consejos, aún no puedes contener tu impulso y continúas mordiendo tus uñas, entonces es el momento de buscar ayuda profesional. La terapia psicológica puede ser un buen recurso en este sentido.

7-Usa tiempos muertos

 

Esta técnica es muy sencilla, aunque a la vez requiere esfuerzo: cada vez que te des cuenta que te entran ganas de comerte las uñas, levántate y haz otra cosa que lo olvide.

También puedes hacer otra cosa que te impide comerte las uñas.

8-Pensar en consecuencias y motivación

 

Cuando te entren ganas de comerte las uñas, piensa en las consecuencias negativas de hacerlo. También en las consecuencias positivas si dejas de comértelas.

Encontrar una motivación para tener unas uñas limpias sanas es quizás lo más importante.

¿Y tú que experiencias tienes con la onicofagia? ¿Qué has intentado para superarla?

Referencias

 

  1. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3556753/
  2. Fuente imagen.

 

Onicofagia: Síntomas, Causas y 7 Soluciones
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW