¿Qué es el Trastorno de Personalidad Paranoide?

¿Qué es el Trastorno de Personalidad Paranoide?

Las personas con el trastorno de personalidad paranoide se caracterizan por ser excesivamente desconfiadas y suspicaces de otros sin ninguna justificación.

Tienden a no confiar en otras personas y a pensar que quieren hacerle daño. Aunque quizá sea adaptativo ser un poco cauteloso de los demás y de sus intenciones, ser desconfiado en exceso puede interferir con la vida personal o el trabajo.

Distímia Trastorno distímicoIncluso los sucesos que no están nada relacionados con ellos son interpretados como ataques personales.

A las personas con este trastorno les cuesta normalmente llevarse bien con los demás y suelen tener problemas al establecer relaciones personales cercanas.

Estas personas son muy sensibles a la crítica y tienen una gran necesidad de ser autosuficientes y autónomos.

También necesitan tener un alto nivel de control sobre los que están a su alrededor. A menudo son rígidos, críticos de otros e incapaces de colaborar.

Síntomas del trastorno de personalidad paranoide

El trastorno paranoide suele comenzar en la adultez temprana y se presente en una variedad de contextos, con síntomas como:

  • Sospecha, sin suficiente base, de que otros le están explotando, dañando o mintiendo.
  • Preocupación por dudas injustificadas sobre la lealtad o desconfianza de amistades o gente cercana.
  • Reacio a confiar en otros por miedo injustificado de que la información será usada contra él/ella.
  • Rencor persistente.
  • Percibe ataques a su carácter o reputación.
  • Impulsividad al reaccionar.
  • Sospechas recurrentes sin justificación, en cuanto a la fidelidad de la pareja sexual.

Causas

Los teóricos cognitivos creen que este trastorno es el resultado de una creencia de que otras personas son mentirosas o malévolas, en combinación con una falta de autoestima.

Esta es una forma desadaptativa de ver el mundo que domina cualquier aspecto de la vida de estos individuos. 

Han sido propuestas otras posibles causas. Por ejemplo, algunos terapeutas creen que el comportamiento ha podido ser aprendido en experiencias de la infancia. De acuerdo a esto, los niños que están expuestos al odio adulto y no tienen forma de predecir o escapar, desarrollan rasgos paranoides de pensamiento en un esfuerzo por afrontar el estrés

Por otra parte, ciertas investigaciones sugieren que el trastorno quizá sea ligeramente más común entre los parientes de personas con esquizofrenia, aunque la asociación no es muy sólida.

Estudios con gemelos monozigóticos o dizigóticos sugieren que factores genéticos pueden jugar también un importante rol. 

También se han relacionado factores culturales con este trastorno; se piensa que ciertos grupos de personas, como prisioneros, refugiados, personas con dificultades auditivas o ancianos son más susceptibles de desarrollarlo.

Diagnóstico

Debido a que el trastorno paranoide de la personalidad describe patrones de comportamientos a largo plazo, se diagnostican más a menudo en la edad adulta.

Criterios diagnósticos DSM-IV

A) Desconfianza y suspicacia generales desde el inicio de la edad adulta, de forma que las intenciones de los demás son interpretadas como maliciosas, y que aparecen en diversos contextos, como lo indican cuatro (o más) de los siguientes puntos:

  1. Sospecha, sin base suficiente, que los demás se van a aprovechar de ellos, les van a hacer daño o les van a engañar.
  2. Se preocupa por dudas no justificadas acerca de la lealtad o la fidelidad de los amigos y socios.
  3. Tiene reticencia a confiar en los demás por temor injustificado a que la información que compartan vaya a ser utilizada en su contra.
  4. En las observaciones o los hechos más inocentes vislumbra significados ocultos que son degradantes o amenazadores.
  5. Alberga rencores durante mucho tiempo, por ejemplo, no olvido los insultos, injurias o desprecios.
  6. Percibe los ataques a su persona o a su reputación que no son aparentes para los demás y está dispuesto a reaccionar con ira o contraatacar.
  7. Sospecha repetida e injustificadamente que su cónyuge o su pareja le es infiel.

B) Estas características no aparecen exclusivamente en el transcurso de una esquizofrenia, un trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos u otros trastorno psicótico, y no son debidas a los efectos fisiológicos directos de una enfermedad médica. 

Criterios diagnósticos CIE-10

Esta caracterizado por al menos tres de los siguientes:

  • Excesiva sensibilidad a los contratiempos o rechazos.
  • Tendencia al rencor persistente. Negativa a perdonar insultos o desaires.
  • Suspicacia y tendencia generalizada a malinterpretar las acciones neutrales o amistosas de los demás.
  • Sospechas recurrentes, sin justificación, en cuanto a la fidelidad sexual del cónyuge o pareja sexual.
  • Tendencia a experimentar excesiva auto-importancia.
  • Preocupación infundada por conspiraciones en eventos.

Diagnóstico diferencial

Es importante que psicólogos o psiquiátras no confundan el trastorno paranoide con otro trastorno de personalidad o mental que pueda tener algunos síntomas en común.

Por ejemplo, es importante asegurarse de que el paciente no es un consumidor a largo plazo de anfetaminas o cocaína. El abuso crónico de estos estimulantes puede producir comportamiento paranoide.

También, algunos fármacos pueden producir paranoida como efecto secundario. Si el paciente tiene síntomas de esquizofrenia, alucionaciones o un trastorno del pensamiento, no se puede hacer un diagnóstico de trastorno paranoide.

La suspicacia y otras características debe estar presente en el paciente durante un largo tiempo.

Habrá que descartar las siguientes patologías antes de diagnosticar el TPP: esquizofrenia paranoide, trastorno esquizotípico de la personalidad, trastorno esquizoide de la personalidad, trastornos del estado de ánimo con características psicóticas, síntomas o cambios de personalidad producidos por enfermedades, condiciones médicas o abuso de drogas y trastornos de personalidad borderline, histriónico, evitativo, antisocial o narcisista.

Comorbilidad

Otros trastornos pueden ocurrir frecuentemente junto a este trastorno:

Tratamiento

El tratamiento del trastorno de personalidad paranoide puede ser muy efectivo controlando la paranoia pero es difícil porque la persona puede sospechar del doctor.

Sin tratamiento, este trastorno puede ser crónico.

Psicoterapia

Una relación de confianza con un terapeuta ofrece un gran beneficio a las personas con este trastorno, aunque es extremadamente complicado por el escepticismo de estas personas.

Construir la relación paciente-terapeuta requiere mucha paciencia y es complicada de mantener incluso cuando la confianza se ha establecido.

Las terapias grupales que incluyen a miembros familiares u otros pacientes psiquiátricos no sirven en estas personas debido a su falta de confianza en los demás. 

Para ganarse la confianza de estos pacientes, los terapeutas deben esconder lo menos posible. Esta trasparencia debe incluir toma de notas, detalles administrativos, tareas relativas al paciente, correspondencia, medicaciones...

Cualquier indicación que el paciente considere como "mentira" puede guiar al abandono del tratamiento. 

Por otra parte, los pacientes paranoides no tienen un sentido del humor desarrollado, por lo que los que interactúan con ellos deben pensar si hacer bromas en su presencia, ya que las pueden tomar como ridículas, ya que se sienten fácilmente amenazados.

Con algunos pacientes, la meta más importante es ayudarles a aprender a relacionarse adecuadamente con otras personas. 

Medicación

La medicación no se recomienda para los pacientes con TPP, ya que pueden contribuir al sentido de suspicacia.

Si pueden ser utilizadas para tratar condiciones específicas del trastorno como ansiedad severa o ilusiones.

Un ansiolítico como el diazepam se puede prescribir si el paciente sufre de ansiedad severa. Un antipsicótico como la thioridazine o haloperidol si el paciente tiene pensamientos paranoides peligrosos.

Las medicaciones deben ser usadas por el menor tiempo posible. 

El mejor uso de la medicación puede ser para quejas específicas, cuando el paciente confía en el terapeuta lo suficiente como para pedirle ayuda para reducir sus síntomas.

Epidemiología

El TPP ocurre aproximadamente en el 0,5%-2,5% de la población general y ocurre más frecuentemente en hombres.

Un estudio a largo plazo con gemelos noruegos encontró que el TPP es modestamente heredable y comparte una proporción de sus factores de riesgo genéticos y ambientales con los trastornos de personalidad esquizoides y esquizotípicos.

Al igual que la mayoría de los trastornos de personalidad, el TPP se reducirá en intensidad con la edad.

Prevención

Aunque la prevención del TPP no es posible, el tratamiento puede permitir a la persona proclive a esta condición a aprender formas más productivas de tratar con personas y situaciones.

Complicaciones

Los individuos con trastorno paranoide tienen normalmente dificultades para llevarse bien con otras personas y a menudo tienen problemas para establecer relaciones personales cercanas debido a la excesiva suspicacia y hostilidad.

Normalmente son incapaces de colaborar con otros en el trabajo y pueden mostrarse en contra de ser cercanos a otros por miedo a compartir información.

La naturaliza combativa y suspicaz puede elicitar una respuesta hostil en otros, que les sirve para confirmar sus expectativas originales.

Referencias

  1. American Psychiatric Association (2000). Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, Fourth Edition Text Revision (DSM-IV-TR). Washington, DC: American Psychiatric Association.
  2. Kendler KS; Czajkowski N; Tambs K et al. (2006). "Dimensional representations of DSM-IV cluster A personality disorders in a population-based sample of Norwegian twins: a multivariate study". Psychological Medicine 36 (11): 1583–91. doi:10.1017/S0033291706008609. PMID 16893481.
  3. Millon, Théodore; Grossman, Seth (6 August 2004). Personality disorders in modern life. Wiley. ISBN 978-0-471-23734-1.
  4. MacManus, Deirdre; Fahy, Tom (August 2008). "Personality disorders". Medicine 36 (8): 436–441. doi:10.1016/j.mpmed.2008.06.001.
  5. American Psychiatric Association (2012). DSM-V Development. http://www.dsm5.org .
  6. Fuente imagen.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW