Cómo Trabajar en Equipo de Forma Efectiva: 10 Consejos

Cómo Trabajar en Equipo de Forma Efectiva: 10 Consejos

Saber trabajar en equipo se ha convertido, a día de hoy, en una de las cualidades más buscadas por aquellos que contratan personal. Si bien es cierto que años atrás era una habilidad a la que solo se le daba importancia en determinados sectores, ahora se está valorando en sitios para los que hubiera sido totalmente impensable hace unos años, como en las cadenas de producción o en las fábricas.

En este artículo te ofrecemos una breve explicación teórica de las fases del desarrollo de los grupos de trabajo y siete consejos para que mejore el trabajo en equipo en tu organización/grupo. No importa si tú eres el líder del grupo de trabajo o si estás intentando ser contratado por una empresa, lo que vas a leer te será útil independientemente de tu posición laboral.

trabajo en equipo

Antes de mostrarte los consejos, nos gustaría hacerte una pregunta. ¿Alguna vez te has parado a pensar por qué las empresas necesitan a gente capaz de trabajar en equipo? Porque las personas que saben hacerlo facilitan enormemente la consecución de un objetivo fundamental que está presente en cualquier empresa: tener un buen clima laboral.

¿Por qué es importante el trabajo en equipo?

Podemos definir el clima laboral como el ambiente que hay en el sitio en el que trabajas. Este depende de muchos factores diferentes, como la calidad de las instalaciones, el estilo de dirección de los dirigentes, el compañerismo, los conflictos inter-personales o las motivaciones y las expectativas personales.

La calidad del ambiente de trabajo influye directamente en la satisfacción de los trabajadores. Un buen clima disminuye el absentismo laboral y las bajas por enfermedad y aumenta la implicación, el sentimiento de pertenencia a la empresa y, por consecuente, la productividad.

Piensa en como te sentirías tu mismo si en tu lugar de trabajo se respirara un gran ambiente, tuvieras todas las facilidades necesarias para desarrollar tu profesión con comodidad y te sintieras valorado tanto por compañeros como por directivos. ¿Irías a trabajar con ganas? ¿Rendirías más? Probablemente sí.

Para que el equipo de trabajo que diriges o del que formas parte consiga trabajar conjuntamente de forma efectiva es necesario que se cumplan una serie de circunstancias y se desarrollen una serie de competencias.

equipo en barca

Existen algunos factores, como el estilo de dirección y la calidad de las instalaciones, por ejemplo, que solo dependerán de ti si eres uno de los directivos que se encargan de esto. Otros, como la comunicación, dependerán de ti sea cual sea el cargo que ocupas.

No te preocupes demasiado si en estos momentos las circunstancias existentes no son las más favorables o tú o algunas de las personas que configuran el equipo carecen de cualquiera de las competencias que son consideradas necesarias; el grupo puede ser entrenado para potenciar estas habilidades y conseguir así llegar al objetivo.

También es importante comprender las fases por las que debe transitar un equipo de trabajo hasta llegar a ser eficaz también. Bruce Tuckman, psicólogo estadounidense especialista en el estudio de las dinámicas de grupo, formuló un modelo de desarrollo formado por cuatro etapas (a las que más adelante añade una quinta) por las que deben pasar los equipos:

  • Formación

Es la primera fase de desarrollo, durante la cual los miembros del grupo buscan destacar e implicarse en los objetivos del grupo. Durante esta etapa, el papel del líder estratégico es muy importante (hablaremos más delante de qué es el líder estratégico), pues suelen existir dudas entre los miembros que él deberá resolver.

  • Conflicto

Durante la segunda etapa, también conocida como conflicto, es frecuente observar dudas y confusión. Pueden aparecer conflictos y desacuerdos entre los miembros del grupo de los que tampoco se librará el líder.

Es probable que existan algunas luchas de poder y que se formen sub-grupos. Todos están buscando su rol dentro del grupo.

  • Normalización

La tercera fase del desarrollo del grupo, también nombrada por diversos autores como la fase de Integración, destaca por ser un periodo en el que los conflictos y la competitividad interna ha quedado en un segundo plano y todos los miembros trabajan de forma conjunta para alcanzar los objetivos comunes.

Es un buen momento para tomar decisiones de forma conjunta, pues los miembros se sentirán más dispuestos a dar a conocer su opinión y a opinar de forma

constructiva sobre las ideas de los demás.

  • Realización

Durante la última fase del desarrollo, llamada Realización, el equipo funciona muy bien, lo que le permite estar en el camino de alcanzar las metas que se habían propuesto.

Los miembros del grupo de trabajo se sienten cómodos unos con otros y con el propio proyecto y, cuando aparecen desacuerdos, se resuelven de forma positiva.

  • Terminación

Se trata de una fase que el propio Tuckman añadió doce años después de desarrollar su primera teoría, pensando principalmente en los grupos de trabajo que se crean para hacer frente a un proyecto y que, una vez logrado, se disuelven.

Según el propio Tuckman, los miembros del grupo que han estado muy unidos e implicados al proyecto, pueden sentir esta etapa como una amenaza por el cambio que puede llegar a sus vidas.

Hemos creado una serie de siete puntos que incluyen circunstancias y competencias personales/profesionales que consideramos vitales para la consecución de un buen trabajo en equipo. Como siempre decimos, si piensas que deberíamos añadir algún punto a esta lista, no dudes en añadir un comentario en la sección reservada para ello al final de este texto.

10 Consejos para trabajar en equipo

1-Comunicación

comunicación en equipo

La comunicación es el pilar fundamental del trabajo en equipo. Un grupo de trabajo con una comunicación eficaz será capaz de sacar el máximo rendimiento a sus habilidades, multiplicando así su potencial y, alcanzando diferentes metas y objetivos. Además, tendrá más facilidades para encontrar soluciones adecuadas a situaciones críticas.

Al contrario sucederá si las personas que trabajan juntas no se comunican de forma efectiva entre ellas: por mucho potencial que estas personas tengan por separado, no alcanzarán nunca el máximo rendimiento como equipo y tendrán más dificultades para resolver problemas.

Claridad, concreción y educación son tres características fundamentales que deben estar siempre presentes en tu comunicación con los demás miembros de tu equipo.

  • Claridad: tu mensaje debe llegar a sus destinatarios de forma clara, sin dar opción a posibles ambigüedades que alteren su significado.

  • Concreción: sé específico con la idea que estés aportando o la petición que estés formulando. Da ejemplos concretos, propón soluciones concretas, especifica las tareas a realizar o explica

  • Educación: que la claridad y la concreción no hagan que desaparezca tu educación. Los buenos modales deben estar siempre presentes.

2-Ejercer diferentes tipos de liderazgo

liderando en barco

Para que un equipo funcione, debe existir un liderazgo. Sin embargo, para nosotros no existe un único tipo de liderazgo. Siguiendo con la teoría del gran psicólogo del deporte catalán Pep Marí, deben existir cinco tipos de liderazgos:

  • Liderazgo anímico: el que sube el ánimo al resto de los miembros del equipo cuando las cosas no van como esperabais.

  • Liderazgo social: el que se encarga de organizar las cenas, los partiditos de fútbol sala, las excursiones por la montaña, etc.

  • Liderazgo de compromiso: el responsable, el empleado que es un ejemplo a seguir por su profesionalidad.

  • Liderazgo estratégico: el que toma las decisiones y organiza al equipo para que funcione.

  • Liderazgo “mágico”: el crack, el que tiene una habilidad especial para hacer su trabajo y todos lo saben.

Estos liderazgos deben ser ejercidos por diferentes miembros del equipo. Es una forma de involucrar a más personas y de aprovechar las habilidades y características de cada uno de ellos. De esta forma, además, estaremos previniendo el daño que podría causar el tener a un único líder y que este abandonara el equipo e trabajo.

3-Elaborar objetivos individuales y de grupo

objetivos de grupo

Siempre se ha dicho que cuando se trabaja en equipo todos deben compartir el mismo objetivo y, aunque tiene algo de verdad, no es del todo cierto. En muchas ocasiones se crean conflictos entre los objetivos de grupo y los objetivos individuales, lo que no beneficia al clima laboral y al crecimiento.

El mundo del deporte nos puede servir de ejemplo en este caso: imagina un jugador de fútbol que es suplente y que tiene por objetivo individual conseguir titular. Para que se cumpla este objetivo, quizás este jugador necesita que el equipo vaya mal y que los resultados no sean buenos de forma que aumenten las probabilidades de que el entrenador cambie a los jugadores que está usando, o incluso de que se produzca un cambio de entrenador. En este caso, los intereses individuales entrarían en conflicto con los intereses colectivos.

Reunir a todos los miembros del grupo para llegar a un acuerdo sobre los objetivos comunes y, si procede, comentar los objetivos individuales, puede ser un buen punto de partida para empezar a conseguir un efectivo trabajo en equipo. El compromiso de las personas con los proyectos en los que nos involucramos se ve reforzado cuando nos dan la posibilidad de expresar nuestra opinión y de tomar decisiones importantes.

4-Buena organización

organización de equipo

Para sacar el máximo rendimiento a un equipo de trabajo, será necesario que exista una buena organización. Directivos y líderes estratégicos pueden ser los encargados de repartir las tareas y de fijar reuniones y demás.

Las reuniones de equipo deben realizarse cuando sean realmente necesarias y no porque las marque el calendario estipulado previamente, y utilizando el tiempo imprescindible, evitando que se alarguen hasta aburrir a los presentes.

Si existe una comunicación fluida y un adecuado establecimiento de objetivos tanto individuales como grupales, las reuniones de grupo deberían ser algo puntual para trazar nuevas líneas de actuación, resolver problemas o abordar algún tema concreto.

5-Resolución de conflictos de forma efectiva

grupo en círculo

En todo grupo humano que pasa mucho tiempo junto acaban apareciendo, tarde o temprano, diferentes conflictos. Y en tu caso no va a ser una excepción, por eso tanto tú como tus compañeros o empleados debéis estar preparados para resolver de forma efectiva estos conflictos.

Una buena forma de preparar al equipo para abordar estas situaciones podría ser, por ejemplo, realizar una formación a cargo de un psicólogo especialista en el tema en la que se entrenara al equipo en habilidades de resolución de conflictos.

Ya hemos comentado en el primer punto de esta lista la importancia de tener una buena comunicación entre los miembros del equipo. Sin duda, es el factor que más se relaciona con una resolución de los posibles conflictos de forma efectiva.

6-Libertad y flexibilidad

equipo feliz rafting

Si te dieran a elegir, ¿qué preferirías, tener un jefe que te vigila constantemente y que no permite que te muevas de tu zona de trabajo o tener a otro que te permita relajarte cuando lo necesites o ir a por un café, por ejemplo?

Seguramente preferirías, como la mayoría de gente, la segunda opción. Tener libertad en tu trabajo es algo muy valorado por todos que hace aumentar nuestra satisfacción y, por consiguiente, nuestra implicación y nuestro rendimiento laboral.

Lo mismo ocurre con la flexibilidad horaria. Una de las principales causas de frustración en los trabajadores es la no posibilidad de compaginar el trabajo con otros quehaceres (familia, deporte u otras aficiones).

¿Qué influencia tienen la libertad y la flexibilidad en el trabajo en equipo? Influyen en la calidad del trabajo de forma indirecta, de la misma forma que la satisfacción influye en el rendimiento.

7-Variedad

equipo celebrando

Algunas empresas han cometido el error de formar un equipo de trabajo con gente del mismo perfil profesional y con una forma de ver la vida muy similar. Esto no favorece para nada la creatividad y el crecimiento del grupo, todo lo contrario.

Si quieres crear un equipo con el que alcanzar grandes metas, evidentemente es muy importante que los miembros estén altamente cualificados, pero no te conviene que todos tengan un mismo perfil. Tener a gente con diferentes formas de pensar y de ver las cosas.

¿Y tú qué crees que hace falta para trabajar bien en equipo?

Referencias

  1. Weinert, Ansfried. 1985, 2ª Ed. “Manual de Psicología de la Organización”. Herder: Barcelona.
  2. Smith, M. K. (2005). ‘Bruce W. Tuckman – forming, storming, norming and performing in groups, the encyclopaedia of informal education.
  3. Tuckman, Bruce W. (1965) ‘Developmental sequence in small groups’, Psychological Bulletin, 63, 384-399.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW