Trabajar de noche ¿Cómo afecta a la salud?

Trabajar de noche ¿Cómo afecta a la salud?

En un mundo que funciona 24 horas al día y siete días a la semana, es necesario que existan puesto de trabajos nocturnos.

Personal sanitario, camioneros, panaderos, pilotos de avión o staff de discotecas o clubes nocturnos pasan mucha parte de su vida bajo la luz de la luna, cambiando los hábitos del sueño normales en el ser humano. La pregunta es inevitable, ¿Cómo afecta trabajar de noche a la salud de las personas?

trabajar de noche

1- Orígenes del trabajo nocturno

Aunque el trabajo en horas adversas al sol se remonta posiblemente a la Prehistoria, no existen referencias corroboradas hasta el siglo XVI, donde se hablaba de los turnos de trabajo en la minería. Sin embargo, es lógico pensar que desde la época de las cavernas, los hombres hacían turnos de guardia para defenderse de los posibles depredadores o tribus rivales que pudiesen atacar su espacio o pertenencias.

Posteriormente, civilizaciones más desarrolladas como la romana, egipcia o griega invertían mucho en su militarización para combatir en la guerra, mantener la paz en sus territorios o iniciar nuevas conquistas, por lo que es evidente que por entonces existían guardias y soldados de noche.

Sin embargo, la verdadera iniciación del trabajo nocturno en masa se produce a finales del siglo XIX, en la que se dieron dos importante factores que influyeron de manera significativa:

- La Revolución Industrial y masificación laboral en fábricas.

- La invención de la luz artificial por incandescencia por parte Thomas Alva Edison en 1879.

Esta innovaciones tecnológica tan importantes, prolongaron las horas de actividad laboral en cualquier sector laboral en el que era necesario incrementar la producción en general.

Esto supuso muchas ventajas, pero también inconvenientes. Su desarrollo en una época en la que las condiciones laborales eran infinitamente más pésimas que las que tenemos ahora, propició que los empresarios ampliaran el número de horas a los trabajadores. Por ejemplo, en Inglaterra, el sector de la metalurgia llegó a sobrepasar las 80 horas semanales.

No podemos olvidarnos tampoco de la prostitución. De orígenes muy remotos y ambiguos, la práctica de sexo a cambio de dinero tanto en la calle como en burdeles o clubes ha tenido siempre un componente antropológico ligado a la noche.

Según los datos de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y Trabajo (EUROFOUND), en Europa más de seis millones de personas realizan algún tipo de actividad laboral permanente de noche, mientras que 18 millones de personas realizan turnos rotativos.

2- Consecuencias de trabajar de noche

Desde que en los años 40 empezase a preocuparse por la salud de los trabajadores, muchos son los estudios que han investigado la labor nocturna y sus consecuencias. La mayoría determinan que los trabajadores terminan afectados de manera psicológica y fisiológica en todos los ámbitos de su vida.

Pasamos a enumerar algunos de las incidencias que se producen en la calidad de vida del trabajador:

- Alteración del ritmo circadiano, es decir, de los ritmos biológicos del organismo y su periodicidad.

- Trastornos digestivos (úlceras, gastritis, diarreas, ardor de estómago, estreñimiento, crisis hemorroidales).

- Trastorno del aparato circulatorio.

- Sobrecarga digestiva, obesidad y diabetes.

- Insomnio.

- Artritis reumatoide.

- Problemas cardiovasculares.

- Perturbaciones en los ciclos y la duración de la menstruación.

- Cambios en el carácter, irritabilidad, mal humor, agresividad o nerviosismo.

- Depresión, apatía, ansiedad, estrés.

- Predisposición a sufrir el síndrome de burnout.

- Fatiga crónica.

- Dificultades para llevar una vida sexual satisfactoria.

- Problemas en las relaciones sociales y familiares.

- Aumento de posibilidades de sufrir un accidente.

Finalmente, podríamos apuntar a que el trabajo nocturno promueve conductas nocivas para la salud como con fumar y consumir bebidas alcohólicas, que deriva a su vez en más problemas para el organismo vinculados a estas sustancias (Kivimaki, Kuisma, Virtanen y Elovainio, 2001).

Aunque es raro encontrarlos, no todos los estudios e investigaciones facilitan datos negativos acerca del trabajo nocturno.

En un artículo publicado por el New England Journal of Medicine, se recogió un estudio que concluyó que los médicos cirujanos que hicieron guardia durante la noche y operaron durante el día obtuvieron los mismo resultados que aquellos cirujanos que si descansaron durante la noche.

3- Claves para soportar el horario nocturno

Aunque el desorden en el sueño pueda suponer un problema para la salud, la sociedad no está mentalizada de que existen tratamientos para poder llevar mejor este estilo de vida. Por norma general, las personas que presentan quejas sobre sus horarios nocturnos tienen erróneamente aceptado que no hay nada que hacer.

Teniendo en cuenta los prejuicios de salud que supone exponerse a estas horas de trabajo, pasamos a valorar algunas medidas que pueden ayudar a lidiar de manera más amena con estas rutinas.

Acondicionar la zona de trabajo

Es muy importante adecuar el espacio de trabajo para evitar incrementar más las desventajas de trabajar de noche. Agentes físicos como ruido, vibraciones, radiaciones, calor o frio o la iluminación derivan en fatiga psíquica. Es esencial mejorar estos factores para que el trabajador pueda rendir de manera más efectiva.

Respetar las horas de sueño

El que una persona trabaje de noche no implica que deba dormir más o menos horas que el resto de la población. Independientemente de los horarios laborales, es recomendable no dormir menos de seis horas seguidas para que el cuerpo no se resienta.

El problema es que a veces es complicado conciliar el sueño debido a que durante el día el ruido ambiental es mayor. Para contrarrestarlo, apagar el móvil, cerrar las persianas y colocarse tapones en los oídos son algunas de las opciones.

Llevar una dieta equilibrada

Desde el punto de vista nutricional es importante llevar una dieta saludable que no propicie sobrepeso, una de los problemas más frecuentes en los trabajadores nocturnos. Los especialistas recomiendan intentar alimentarse al igual que cualquier trabajador diurno, tomando tres comidas principales y dos meriendas.

Si se cena antes de la actividad, es importante evitar las comidas pesadas y con mucha grasa. A ciertas horas de la medianoche, es más apetecible tomar alimentos como pueden ser pizzas, kebab, bollería o snacks, pero deben ser evitados a favor de alimentos proteínicos (carne blanca, pescado) y vegetales (ensalada, verduras, fruta).

Evitar la cafeína

El café, cola o bebidas energéticas son los mejores aliados de las personas que necesitan estar concentradas de noche. Sin embargo, el consumo excesivo de cafeína puede provocar efectos adversos como es trastornos en el sueño. Además, estos productos contienen muchos azúcares que el organismo convierte en grasa.

Medicamentos estimulantes y fármacos para conciliar el sueño

Para las personas con dificultad para adaptarse a los horarios nocturnos se les suele recomendar ir a terapias para mantener un horario regular de sueño-vigilia que ayude a su organismo a adaptarse a dormir de día.

Si estas terapias no causan efecto, los médicos pueden recetar algunos medicamentos denominados estimulantes para aliviar la somnolencia durante el trabajo.

A su vez, las jornadas nocturnas derivan mucho en narcolepsia, es decir, la somnolencia excesiva durante el día. Para las personas con mucha dificultad para combatir este problema se les puede recetar tomar antihistamínicos, medicamentos hipnóticos o en casos de extrema necesidad, antidepresivos.

Melatonina

Hormona que regula el reloj biológico, la melatonina está recomendada para alteraciones propias de un “jetlag” y es bastante efectiva en el tratamiento de desincronía circadiana en trabajadores nocturnos o personas invidentes. Gracias a este medicamente, se recuperan hasta dos horas de sueño a la semana.

4- Legislación

Instituciones como la Organización Internacional del Trabajo (OIT) tienen muy claro lo extraordinario de trabajar en contra del sol, por eso apuntan en sus artículos la necesidad de que empleadores y representantes de los trabajadores conozcan y puedan consultar en cualquier momento las consecuencias de las diferentes formas de organización del trabajo nocturno.

Exigen que desde las empresas se tengan en consideración la naturaleza del trabajo nocturno, los factores ambientales y la necesidad de una organización del trabajo que comporte el menor esfuerzo físico y mental para reducir los efectos acumulados por los profesionales.

En España, existe una regulación del trabajo nocturno en los estatutos de la Ley del Estatuto de los Trabajadores en la que se busca proteger el bienestar del empleado debido a su condición extraordinaria.

En concreto el artículo 36.4 indica que “Los trabajadores nocturnos deberán gozar en todo momento de un nivel de protección de salud y seguridad adaptado a la naturaleza de su trabajo (…) los trabajadores nocturnos a los que se le reconozcan problemas de salud tendrán derecho a ser destinados a un puesto de trabajo diurno que exista en la empresa y para el que sean profesionalmente aptos (…).”

Algunos de los Estatutos de los trabajadores más significativos son:

- Prohibición terminante de hacer horas extraordinarias para los trabajadores que trabajen de noche salvo en casos extremos como pueden ser prevenir y reparar siniestros.

- Aunque la edad laboral legal mínima para trabajar sea 16 años, los menores de edad no pueden trabajar en horario nocturno.

- En el caso de mujeres embarazas, el empresario debe adoptar las medidas necesarias para evitar exposiciones de riesgo durante el embarazo y el periodo de lactancia.

5- Datos y curiosidades

- En Estados Unidos, cada año se producen cerca de 4.800 accidentes de tráfico en los que estaba involucrado un camionero que conducía en horario nocturno.

- Se calcula que el turno de noche reduce la producción de manera general hasta en un 15% respecto al turno diurno.

- Tan solo un 10% de los trabajadores con turno nocturno permanente está satisfecho con su horario.

- Entre un 50% y 66% de trabajadores con turno nocturno presenta problemas de sueño.

- Los casos de divorcios en trabajadores nocturnos triplica al de los diurnos.

- Los trabajadores nocturnos viven una media de cinco años menos que el resto.

- En los países nórdicos no está permitido que personas mayores de 35 años tengan trabajos nocturnos por el gran gasto social que producen.

- El 90% de los accidentes laborales muy graves se producen de noche.

- Las personas que trabajan de noche suelen dormir entre 1 y 4 horas menos que las que lo hacen en un horario diurno.

¿Y a ti cómo te afecta trabajar de noche?

Bibliografía

  1. Anand Govindarajan, M.D., David R. Urbach, M.D., Matthew Kumar, M.Sc., Qi Li, M.Sc., Brian J. Murray, M.D., David Juurlink, M.D., Ph.D., Erin Kennedy, M.D., Ph.D., Anna Gagliardi, Ph.D., Rinku Sutradhar, Ph.D., and Nancy N. Baxter, M.D., Ph.D. (2015). Outcomes of Daytime Procedures Performed by Attending Surgeons after Night Work
  2. De Vries, G.M. y De Vries-Griever, A.H.G. (1990) The process of developing health complaints: A longitudinal study of the effects of abnormal, irregular and condensed working hours. En Costa, G.; Cesana, G.; Kogi K. y Wedderburn, A. (Eds.) Shiftwork: Health, Sleep and Performance. Frankfurt am Main: Peter Lang.
  3. Carpentier, J. y Cazamian, P. (1977) El trabajo nocturno. Sus efectos sobre la salud y el satisfacción del trabajador. Ginebra: Organización Internacional del Trabajo.
  4. OIT (2001) Informe III, parte 1B. Informaciones y memorias sobre la aplicación de convenios y recomendaciones, Convenios 4, 41, 89 y Protocolo 1990 sobre Convenio 89. Conferencia Internacional del Trabajo, 89ª reunión.
  5. Kivimaki, M; Kuisma, P.; Virtanen, M. y Elovainio, M. (2001) Does shift work lead to poorer health habits? A comparison between women who had always done shift work with those who never done shift work. Work & Stress, 15 (1), 3-13.
  6. Hossain, J.L.; Reinish, L.W.; Bhuiya, P. y Shapiro, C.M. (2003) Underlying sleep pathology may cause chronic high fatigue in shift-workers. Journal of Sleep Research, 12 (3), 223-230.
  7. Sánchez González, J.M (2000) Análisis de los efectos de la nocturnidad laboral permanente y de la rotación de turnos en el bienestar, la satisfacción familiar y el rendimiento perceptivo-visual de los trabajadores.
  8. Anil Mital; Ram R. Bishu; S.G. Manjunath MITAL. “Review and evaluation of techniques for determining fatigue allowances”. International Journal of Industrial Ergonomics, 8, pag. 165-178. 1991
  9. Roden, M.; Koller, M.; Pirich, K.; Vierhapper, H. y Waldhauser, F. (1993) The circadian melatonin and cortisol secretion pattern in permanent night shift workers. American Journal of Physiology, 265, 261-267.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW