Comunidades virtuales de aprendizaje: un nuevo reto educativo

Comunidades virtuales de aprendizaje: un nuevo reto educativo

La incorporación de las nuevas tecnologías en el campo educativo ha permitido que se creen entornos virtuales de aprendizaje, en los cuales toda persona que quiera reciclarse o aprender sobre un determinado tema, pueda hacerlo desde cualquier lugar y con cualquier dispositivo del que disponga.

Esto ha causado que los tradicionales roles que se conocían tanto del profesorado como del alumnado hayan cambiado y se conciban como algo totalmente diferente propiciando así los beneficios y la expansión del conocimiento.

ordenador

A continuación, vamos a hablar de lo que son las comunidades virtuales de aprendizaje así como de sus principales características y el papel que juega en el ámbito educativo.

Definición

Las comunidades virtuales son entendidas por Cabero (2006) como “comunidades de personas, que comparten unos valores e intereses comunes, y que se comunican a través de las diferentes herramientas de comunicación que nos ofrecen las redes telemáticas, sean sincrónicas o asincrónicas”.

Existen varios tipos de comunidades virtuales, aunque en este artículo nos vamos a centrar en las de aprendizaje debido al impacto que han tenido en la educación.

Características

A continuación, vamos a presentar las principales características que distinguen a una comunidad física de una comunidad virtual:

  • Los participantes que participan en comunidades virtuales se comunican a través de las nuevas tecnologías como móviles y ordenadores.

  • Dado que se utilizan esta clase de dispositivos, les proporciona más flexibilidad en el tiempo.

  • Se suele generar y construir nuevos conocimientos, así como intercambiar información entre los participantes de la comunidad.

  • No tienen por qué compartir valores ni creencias aunque si lo hacen, la comunidad virtual será más saludable.

  • A través de diferentes tipos de herramientas de comunicación, tanto asincrónicas como sincrónicas, así como de texto y audiovisuales, se produce la interacción en este tipo de comunidades.

  • Por último, se realiza una comunicación de tipo multidireccional.

Como podemos comprobar, todos los tipos de comunidades virtuales van a tener en común las características mencionadas anteriormente, lo que las va a diferenciar van a ser sus objetivos o la finalidad o meta que quieran conseguir.

Además, las personas que participan en cada una de ellas tienen gran importancia pues deben de estar unidas por algún interés que tengan en común y participar activamente en ella.

Tipos de comunidades virtuales

Podemos encontrar cuatro tipos diferentes de comunidades virtuales según Cabero y Llorente (2010). Es importante hacer esta distinción con el fin de no confundirlas:

  • De discurso: actualmente podemos hablar con personas que están lejos de nosotros a través de Internet y los dispositivos electrónicos, compartiendo así nuestros intereses o cualquier tipo de información con ellos.

  • De práctica: creando grupos con otras personas en los que cada uno realiza una determinada función. Como su nombre indica, las comunidades de prácticas tienen como objetivo formar profesionalmente y dar conocimientos a los alumnos/as con el fin de que encuentren trabajo.

  • De construcción de conocimiento: cuando el objetivo es apoyar a los estudiantes a perseguir una estrategia y se busca que el aprendizaje sea una meta. La tecnología puede jugar un papel importante en este tipo de comunidades, ya que permite almacenar, organizar y reformular ideas.

  • De aprendizaje: una comunidad virtual se entenderá que es de aprendizaje cuando su principal objetivo sea que las personas que participan en ella adquieran conocimientos, aprendizajes, capacidades y competencias.

En los puntos que siguen a continuación vamos a centrarnos en este tipo de comunidad virtual por la importancia que tiene en el ámbito educativo.

Por último, también tenemos que mencionar la relación que existe entre comunidades físicas y virtuales. Según Aoki (1994) citado en Salinas (2003) existen tres grupos:

  • Aquellas que son prácticamente iguales hasta tal punto de que se solapan.

  • Las comunidades virtuales que se solapan parcialmente con las que se encuentran físicamente.

  • Las que no tienen ninguna relación con las comunidades físicas.

¿Qué tipos de comunidades virtuales de aprendizaje existen?

Dependiendo de la temática que se vaya a trabajar, así como de los motivos e intereses de las personas que participen en ella, pueden existir diferentes tipos. Algunos ejemplos según Coll (2001) y Sallán (2006) son:

  • Todo tipo de formación tanto inicial como permanente que se realicen en instituciones educativas. También formación para estudiantes así como formación ocupacional y profesional.

  • También actividades de trabajo colaborativo entre profesionales o estudiantes de niveles educativos, de comunidades de usuarios de determinados servicios etc...

¿Qué problemáticas pueden surgir en las comunidades virtuales de aprendizaje?

A pesar de tener múltiples ventajas, en las comunidades virtuales de aprendizaje pueden surgir problemas que entorpezcan su desarrollo o incluso que dificulten su éxito. (Revuelta y Pérez, 2012). A continuación se presentan de forma resumida:

  • Aunque las comunidades virtuales de aprendizaje estén o no moderadas por un profesor en algunas ocasiones, la accesibilidad para todos los miembros que la componen así como que participen a todos los niveles es complicado.

  • En algunas ocasiones, suele ser difícil que las personas que la forman tengan un sentimiento de comunidad, colaboración y participación.

  • Para poder participar en este tipo de comunidades virtuales de aprendizaje, es necesario que las personas tengan una formación mínima en nuevas tecnologías y esto en las personas más mayores suele ser un problema.

  • Dado el gran volumen de información que existe gracias a Internet, es posible que en ocasiones tanto los contenidos como la información que se expone en la comunidad no sea de calidad. Todo ello, dependerá del papel que tenga el profesor así como los participantes.

  • Para que la comunidad funcione es necesario que los participantes se comprometan y estén motivados. También es conveniente que que conozcan las normas y las reglas que existen dentro de ella.

  • El profesor debe intentar generar un ambiente de confianza con el fin de que los alumnos puedan exponer sus dudas e incluso si fuera necesario, entablar un diálogo con éste.

  • La comunidad debe de estar planificada con un método de trabajo claro.

  • Por último, debe de existir un clima que propicie entre otras cosas, la creatividad y la motivación por aprender, así como la innovación.

¿Qué papel juega en la educación?

Debido a la sociedad actual en la que vivimos, la cual es caracterizada por su rapidez, innovación e incertidumbre; la educación debe ser de calidad. Es cierto, que el contexto educativo ya ha cambiado, pero no lo ha hecho en lo que a su función se refiere, pues tiene que capacitar al alumno/a para el aprendizaje a lo largo de la vida.

La visión tradicional que se tenía de la formación ha cambiado completamente abriendo puertas al aprendizaje tanto en ámbitos formales, no formales e informales. Por lo que, una persona en la actualidad puede formarse tanto desde sus experiencias e interacciones, como de instituciones regladas de formación, así como por las que ha obtenido mediante actividades organizadas por otras instituciones no educativas y por las interacciones con la familia o amistades.

Actualmente, no sólo podemos adquirir conocimientos por las vías mencionadas, sino también por las comunidades virtuales de aprendizajes, las cuales van a completar la educación tal y como la conocemos:

  • Nos va a posibilitar contar un diferentes recursos y documentos, tanto visuales como audiovisuales desencadenando así un entorno más rico y variado de información.

  • Podemos abrir diferentes espacios para debatir sobre algún tema, lo que facilitará a su vez que los profesionales se puedan adaptar a los estilos de aprendizaje e inteligencias múltiples de los discentes.

  • Ha cambiado la forma de concebir a los protagonistas del proceso de enseñanza-aprendizaje lo que ha ayudado a replantearse cómo se construye el conocimiento.

  • Es un entorno completamente interactivo en el que las personas se relacionan y comparten información.

  • Abren las puertas a la flexibilidad permitiendo así que cada persona pueda participar en el horario que le sea más cómodo y desde el lugar que desee.

  • Derivado del anterior, en estos entornos se facilita que puedan participar personas de todas partes del mundo ampliando así la multiculturalidad.

  • Dado que el alumno/a controla su propio ritmo de aprendizaje, se implica más en el proceso, por lo que está más motivado (Cabero y Llorente, 2010).

¿Cuál es el papel del profesorado?

El profesorado gracias a la incorporación de las nuevas tecnologías en la enseñanza ha cambiado su rol tradicional de orador y de mero transmisor de la información.

Actualmente se concibe como un diseñador y facilitador del aprendizaje, así como un asesor y moderador del grupo y evaluador de la experiencia.

Su papel es imprescindible para que la unión entre tecnología, aprendizaje así como con la enseñanza tenga éxito, por lo que en lo que respecta a las comunidades virtuales de aprendizaje (CVA), realizará las siguientes actividades: participación activa e implicación, incrementar la autonomía del estudiante para que así éstos asuman una interdependencia positiva y sentimiento de confianza con sus compañeros/as así como responsabilidad en el proceso de aprendizaje (Cabero y Llorente, 2010).

Según Siemens (2010) se pueden enumerar las funciones que el profesorado tiene que realizar en los espacios virtuales de aprendizaje en:

  • Amplificar la información. Es decir, es el encargado de distribuir el contenido a las diferentes herramientas que se estén utilizando con el fin de que llegue a todo el mundo.

  • A través de herramientas como foros, el profesor tiene que ir mediando para resaltar los temas que sean importantes de las materias que estén trabajando.

  • Señalizar y crear sentido socialmente. Dada la gran cantidad de información de la que se dispone, el profesor tiene que crear sentido a lo que se está viendo.

  • También tiene que estar reciclado y saber de nuevas tecnologías con el fin de manejar de forma eficiente las diferentes herramientas.

  • El profesorado tiene que guiar al discente durante las unidades para enriquecer y facilitarle el aprendizaje.

  • Moderar y tener presencia continua. Un buen profesor del siglo XXI tiene que saber actuar en los entornos virtuales de aprendizaje, así como estar presente en ellos.

¿Cuál es el papel del alumnado?

El papel del alumno en la enseñanza ha cambiado de forma significativa, puesto que ya no tiene que acumular conocimientos como se hacía hasta hace relativamente poco tiempo.

Ahora necesita tener competencias que le sirvan para manejarse en la sociedad de la información. Por ello, va a requerir formación relacionada con el uso, utilización, selección y organización de la información. Esto le ayudará a manejar las TIC y a participar adecuadamente en las comunidades virtuales de aprendizaje.

Conclusión

La incorporación de las nuevas tecnologías al proceso de enseñanza-aprendizaje ha abierto un mundo nuevo de posibilidades en el campo educativo, el cual se enriquece por los múltiples beneficios que le brindan.

Las comunidades virtuales de aprendizaje como resultado de la unión con esta incorporación han permitido otros modelos de enseñanza a través de los entornos virtuales acercando la posibilidad de formación a todas las personas que quieran aprender sobre un determinado tema, sin límite de horarios y lugares.

Estas comunidades están constituidas por el conjunto de relaciones que se producen entre los participantes y se desarrollan en diferentes espacios de relación. Esta intercomunicación mantiene viva a la comunidad, y sin ella no tendría éxito.

Por ello, el docente adquiere un papel totalmente nuevo, siendo por tanto un tutor que gestiona el proceso, crea espacios de comunicación e interrelación además de facilitar el aprendizaje de los alumnos. Por lo que, asumirá el papel de guía durante el proceso de enseñanza.

El rol del alumnado también ha evolucionado. Ahora tiene que tener los conocimientos y las competencias necesarias para poder participar en estos entornos virtuales y así enriquecerse de sus múltiples beneficios.

Por último, no podemos olvidar mencionar que al igual que existe en el aprendizaje presencial también pueden surgir problemas en la formación semipresencial o a distancia. Es por ello que como profesionales de la educación, tenemos que ser conscientes de estos problemas con el fin de solventarlos para dar una formación de calidad.

Y tú, ¿has participado en alguna comunidad virtual de aprendizaje? ¿Qué te ha parecido?

Referencias

  1. Cabero, J., & del Carmen Llorente, M. (2010). Comunidades virtuales para el aprendizaje. EDUTEC. Revista Electrónica de Tecnología Educativa, (34).
  2. Cabero-Almenara, J. (2006). Comunidades virtuales para el aprendizaje. Su utilización en la enseñanza. Edutec: Revista electrónica de tecnología educativa, (20), 1.
  3. de Oca Montano, J. L. M., Somodevilla, A. S. G., & Cabrera, B. M. F. (2011). Las Comunidades Virtuales De Aprendizaje: Un Nuevo Puente Para La Comunicación Entre Los Hombres. Contribuciones a las Ciencias Sociales, (2011-10).
  4. Mas, O., Jurado, P., Ruiz, C., Ferrández, E., Navío, A., Sanahuja, J. M., & Tejada, J. (2006). Las comunidades virtuales de aprendizaje. Nuevas fórmulas, viejos retos en los procesos educativos. In Fourt International Conference on Multimedia and Information and Communication Technologies in Education. Curr Develop Technol Assisted Edu (Vol. 2, pp. 1462-66).
  5. Meza, A., Pérez, Y., & Barreda, B. (2002). Comunidades Virtuales de Aprendizaje como herramienta didáctica para el apoyo de la labor docente.Recuperada el, 22.
  6. Revuelta Domínguez, F., & Pérez Sánchez, L. (2012). Interactividad en los entornos de formación on-line.
  7. Salinas, J. (2003). Comunidades virtuales y aprendizaje digital. CD-ROM Edutec, 54(2), 1-21.
  8. Sallán, J. G. (2006). Las comunidades virtuales de aprendizaje.
  9. Siemens, G. (2010). Teaching in social and technological networks.Connectivism. Recuperado de http://www. connectivism. ca.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW