¿Qué es la Terapia Ocupacional? (en Adultos, Niños y Mayores)

¿Qué es la Terapia Ocupacional? (en Adultos, Niños y Mayores)

La terapia ocupacional es un tipo de tratamiento en el que se planifican actividades ordinarias que las personas desempeñan en su vida cotidiana2. Se puede poner en práctica en niños, adolescentes, adultos y personas mayores. Las ocupaciones engloban tanto habilidades mentales como acciones que tienen un objetivo y significado para el paciente.

De este modo, cuando se diseña un programa de terapia ocupacional, se hace de forma individualizada fijando como objetivos las actividades que son importantes para el paciente concreto.

hombre recibiendo terapia ocupacional

La vida de Andrés, estudiante universitario de 22 años, dio un giro inesperado mientras cenaba con sus amigos:

"Sólo estábamos cenando cuando de repente, mi lado izquierdo se durmió y después me desmayé" (…) "Los terapeutas se esfuerzan al máximo por los pacientes", dice Andrés. "Me ayudaron a practicar actividades cotidianas, como entrar y salir de un auto y hacer las compras. Querían que recuperara mi autosuficiencia tanto como yo".

Dado que la terapia ocupacional es una profesión que ha experimentado multitud de cambios desde sus comienzos, es difícil definirla de forma simple.

En 1996, la Asociación Americana de Terapia Ocupacional dirigió una encuesta a la población general estadounidense para averiguar cuán conocida era esta disciplina. De entre las personas que habían escuchado hablar de ella, un 87%, sólo un 15% fue capaz de definirla satisfactoriamente1.

Características de la terapia ocupacional

Las actividades a entrenar en la terapia ocupacional se seleccionan en cada caso tomando como base su valor terapéutico en la recuperación de una vida normal y satisfactoria para el paciente en cuestión. Son habilidades que el paciente ya no es capaz de realizar como resultado de sus alteraciones físicas o psicológicas.

Los métodos utilizados por estos terapeutas pueden ser muy variados: arte, música, danza, artesanía, etc. Sólo son herramientas, lo único importante es el objetivo: recuperar las habilidades importantes para el paciente.

Según la Asociación Americana de Terapia Ocupacional, ésta conlleva la utilización de actividades con objetivos claros o intervenciones diseñadas para alcanzar metas funcionales que promocionen la salud, prevengan el daño o discapacidad, la enfermedad, las alteraciones cognitivas así como desarrollar, mejorar, mantener o reestablecer el mayor grado posible de independencia de los individuos.

La terapia ocupacional se centra en trabajar tres tipos de actividades:

  1. Trabajo: se trata de actividades y tareas productivas, independientemente de que se reciba una compensación económica por la realización de las mismas. Las actividades u ocupaciones de trabajo podrían, de este modo incluir, ser padre, estudiante, voluntario, etc.
  2. Ocio: las actividades de ocio incluyen todas aquellas aficiones que escogemos realizar libremente y que nos producen placer. Pueden ser divertidas, creativas, excitantes, relajantes o estimulantes. El ocio incluye el juego, la imaginación, la autoexploración o el establecimiento de relaciones sociales.
  3. Cuidado personal: las actividades de este tipo incluyen las tareas básicas necesarias para el mantenimiento personal (aseo, vestimenta, etc.) y las actividades domésticas de la vida cotidiana (cocina, limpieza, etc.).

La Terapia Ocupacional incluye además una evaluación de cada caso dirigida a determinar qué habilidades son de mayor relevancia para cada paciente.

Simplificando, la Terapia Ocupacional enseña a las personas a ayudarse a sí mismas.

¿Qué servicios se incluyen en un programa de terapia ocupacional?

110613-N-YM336-071 SAN DIEGO (June 13, 2011) Sgt. Joshua Elliott, assigned to the Wounded Warrior Battalion-West detachment at Naval Medical Center San Diego (NMCSD), uses a Primus RS machine to help straighten his hand muscles during occupational therapy. NMCSD's occupational therapy department provides patients with quality expert rehabilitation services in a supportive and safe environment to heal and restore service members to their highest level of everyday functional outcomes. (U.S. Navy photo by Mass Communication Specialist Seaman Joseph A. Boomhower/Released)

  1. Asesoramiento y prestación de tratamiento en conformidad con las demandas del paciente, familia y otras personas del entorno.
  2. Intervenciones dirigidas a desarrollar, mejorar, mantener o reestablecer habilidades de la vida diaria, incluyendo las actividades de cuidado personal, de relación social con el entorno, de trabajo, juego y ocio y educativas,
  3. Desarrollo, mejora, mantenimiento o restablecimiento del funcionamiento sensorial, motor, perceptivo, neuromuscular, emocional, motivacional, cognitivo, psicosocial,
  4. Educación del paciente, su familia y otras personas del entorno en lo referente a las intervenciones que se pueden llevar a cabo más allá del entorno clínico.

La actividad como herramienta terapéutica

La actividad es una dimensión fundamental de la existencia humana. Todos poseemos una tendencia innata y espontánea a ser activos y explorar el mundo. Las actividades, tanto en su dimensión de proceso como de resultado, son de alto valor a diferentes niveles. Es este concepto de actividad el que se defiende en la Terapia Ocupacional:

  • Usamos la actividad como una herramienta de aprendizaje para desarrollar habilidades y ayudar a los pacientes a explorarse a sí mismos, a los demás y a su entorno.
  • Involucrarse en actividades ofrece la oportunidad para ganar consciencia de nuestras capacidades de competencia, control y maestría. Esto se deriva en una mejora de la autoestima y autoeficacia.
  • La actividad estimula nuestros sentidos y nos activa. Motiva y da energía tanto a nivel físico como mental.
  • Participar en actividades también tiene un valor social, combinando diversión y placer. Ofrece la oportunidad de interactuar y conectar con los demás, proporcionando un sentimiento de pertenencia a una comunidad.
  • La actividad puede ser un vehículo para expresar y explorar sentimientos.
  • La actividad es productiva. Tanto el proceso como el resultado pueden ser altamente gratificantes.

¿A quién va dirigida la terapia ocupacional?

niño en terapia ocupacional

Siendo englobada dentro de un marco de tratamiento y seguimiento interdisciplinar, la Terapia Ocupacional se emplea en una gran diversidad de condiciones clínicas:

  • Procesos que cursen con daño cerebral adquirido:

  • Lesiones medulares de diverso origen (traumático, congénito, tumoral, etc).
  • Trastornos de la deglución de origen funcional y neurológico.
  • Trastornos de la comunicación de origen funcional y neurológico.
  • Discapacidad física e intelectual.
  • Deficiencias cognitivas y sensoriales.
  • Cuidados paliativos.
  • Salud mental.
  • Pediatría.
  • Geriatría.
  • Educación.

Con el foco en la práctica, ¿Qué hace un terapeuta ocupacional?

Hay multitud de actividades dirigidas a objetivos que podrían ser utilizadas por los terapeutas ocupacionales. Esta es una de las características de la disciplina que la hacen altamente motivante para el terapeuta: el diseño terapéutico permite el desarrollo creativo del profesional.

Sin embargo, la elección y creación de las actividades se ve en muchas ocasiones limitada por las preferencias del paciente y su familia, su cultura, además de los recursos terapéuticos disponibles.

Existen ciertas actividades que tienen más fama y aceptación dentro de los programas de Terapia Ocupacional3:

-Actividades Sociales

terapia ocupacional personas mayores

El espectro de actividades sociales utilizadas en terapia ocupacional pretenden promocionar la interacción y ociosidad así como desarrollar nuevos intereses y aficiones.

  • Artesanía: en muchas unidades de día es común ver actividades grupales de artesanía. Las sesiones de artesanía más exitosas son aquellas en las que los objetivos están claramente definidos y en las que los productos diseñados están destinados a la venta.

En 1998 el científico McDermott demostró que las actividades de artesanía en grupo se traducían en intercambios comunicacionales de alto poder socio-emocional en comparación con otro tipo de actividades grupales4.

  • Deportes y juegos: sean de naturaleza competitiva o no, los deportes y juegos ofrecen diversión, oportunidades desafiantes, interacciones grupales y posibilidades de ocio óptimas.

Ejemplos de este tipo de actividades son la natación, gimnasio, bádminton, tenis de mesa, bingo, trivial, etc.

Muchas investigaciones científicas han demostrado la relación existente entre ejercicio físico y salud mental5.

  • Actividades de comunicación e intercambio: estas características podrían ser incorporadas en casi todas las actividades. Así, se anima a los miembros de un grupo a que compartan sus experiencias y proporcionen apoyo y motivación a los demás.
  • Grupos de discusión: se forman grupos en los que todos los participantes tengan algo en común sobre lo cual hablar. Compartir experiencias similares y estrategias de afrontamiento es la idea detrás de los grupos de discusión. En estos grupos se puede simplemente debatir pero también se pueden añadir actividades como el juego de roles, el modelado o la retroalimentación.
  • Cursos de relajación y manejo de la ansiedad: éstos se basan en los principios de la terapia cognitivo-conductual, combinando educación con actividades de relajación en grupo.

-Actividades psicoterapéuticas

hombre mayor dibujando

Este tipo de actividades altamente especializadas proceden de la escuela psicodinámica y están orientadas a facilitar la expresión y exploración de sentimientos.

Existen dos orientaciones fundamentales: la analítica (centrada en el potencial simbólico de las actividades) y la humanista (orientada hacia el desarrollo personal).

Algunas de las técnicas utilizadas son: educación, reestructuración cognitiva, desensibilización sistemática, juego de roles y relajación.

  • Escritura creativa: El objetivo principal es la expresión de sentimientos, emociones y conflictos internos. “Las palabras brindan una oportunidad de liberación desde la imaginación6”.
  • Actividades proyectivas: arte, teatro o música son ejemplos de actividades creativas que ayudan a los pacientes a adquirir una mejor comprensión de sus conflictos internos y exploración de sus emociones.

El elemento clave de este tipo de actividades es la proyección o externalización de los sentimientos encerrados en un objeto creativo. Este tipo de terapias han sido clínicamente descritas ya por Sigmund Freud, quien las denominó actividades de sublimación.

La Terapia Ocupacional y el control percibido

Todas las personas que atraviesan una enfermedad mental o que han sufrido daño cerebral tienen algo en común: la sensación de pérdida de control de su vida.

No se trata únicamente de saber que ahora son pacientes, se trata de afrontar una cascada de cambios vitales inesperados: pérdidas profesionales, pérdidas sociales, desestructuración del entorno, etc. Esto provoca miedo e inseguridad acerca del futuro.

La terapia ocupacional intenta hacer frente a los miedos y a la sensación de descontrol, trata de dar significado a la existencia, consiste en volver a conseguir una vida funcional a todos los niveles.

Los terapeutas Rebeiro y Cook exploraron en 1999 el uso de la terapia ocupacional para dar significado y control a la vida. El estudio demostró tres beneficios de la terapia que van más allá de la recuperación funcional:

  1. Los pacientes afirmaron sentirse importantes y dignos.
  2. Las actividades terapéuticas transmitieron a los pacientes un sentido de competencia personal.
  3. Los participantes desarrollaron autodefiniciones positivas.

Actividad y significado personal

Es necesario entender las actividades en el contexto del significado personal atribuido por cada persona. Así, las diferentes personas entienden e interpretan sus ocupaciones en formas diferentes.

Cada uno de nosotros escoge realizar actividades que tengan un significado idiosincrático tanto simbólico como práctico. Como el profesor Crabtree postuló “la naturaleza humana es extraer significado de sus ocupaciones”.

Pensemos, por ejemplo, en la fotografía. La actividad es la misma pero para cada persona significa algo diferente. Mientras algunos disfrutarán de tomar fotografías en sus viajes u ocasiones especiales y compartirlas con su entorno social, otros llevan su cámara siempre con ellos para inmortalizar escenas de importancia artística, expresiva o emocional.

La actividad como herramienta de construcción de identidad

Rebeiro y Allen exploraron en 1998 el caso de un enfermo de esquizofrenia que consideraba el voluntariado parte fundamental de su vida.

¿Por qué?

Antes de comenzar su actividad de voluntariado, según afirmó, su vida estaba protagonizada por el estigma social de su patología y su identidad tanto social como personal se organizaba entorno a dicho estigma.

El percibía su trabajo de voluntariado como una ocupación de gran valor social que le permitía contribuir a la sociedad y ser parte y miembro activo de ella. Su trabajo le ayudó a construir una identidad social aceptable como individuo competente.

Ocupaciones y cultura

Los terapeutas ocupacionales deben ser muy cuidadosos a la hora de escoger y evaluar las actividades que incluirán en el programa de tratamiento de una determinada persona o grupo. Esto es así porque las ocupaciones tienen significados diferentes o bien son realizadas de forma diferente en función de la cultura de la persona.

Un ejemplo muy ilustrativo de ello se recoge en el libro “The practice of Psychosocial Occupational Therapy”: un terapeuta ocupacional se disponía a evaluar la funcionalidad de un individuo a la hora de realizar sus actividades de la vida diaria.

El individuo iba a preparar una copa de té. El terapeuta consideró que sus capacidades funcionales estaban altamente mermadas cuando observó que colocaba directamente las hojas de té dentro del hervidor de agua.

Sin embargo, no tuvo en cuenta que el individuo en cuestión procedía de un pueblo africano en el cual el té se acostumbra a elaborar de ese modo.

¿Y tú cómo te has beneficiado con la terapia ocupacional? 

Referencias

  1. Whiting, F. & Steib, P. (1998). Skills for the job of living-more than just a slogan. OT Week, 12 (4); 16-18.
  2. Punwar, A.J. & Peloquin, S.M. (2000). Occupational Therapy: Principles and Practice. Lippincott Williams & Wilkins.
  3. Finlay, L. (2004).The practice of Psychosocial Occupational Therapy. Nelson Thornes Ltd.
  4. McDermott, R. 1998, ‘Learning Across Teams: The Role of Communities of Practice’, Knowledge Management Review, May/June.
  5. Everett, T, Donaghy, M, Feaver, S. (2003). Interventions for mental health: An evidence-based approach for physiotherapists and occupational

    therapists. Butterworth Heinemann: Edinburgh

  6. Atkinson, K. & Wells, C. (2000). Creative therapies: A psychodynamic approach within occupational therapy. Cheltenham, UK: Stanley Thornes

    Publishers Ltd.

  7. Fuente imagen 1.
  8. Fuente imagen 2.
  9. Fuente imagen 3.
  10. Fuente imagen 4.
  11. Fuente imagen 5.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW