Musicoterapia para Niños y sus Múltiples Beneficios

Musicoterapia para Niños y sus Múltiples Beneficios

Nadie pone en duda que la música es una parte esencial de la vida. Y es que diferentes son los estudios que han avalado los efectos que produce sobre el comportamiento humano tanto a nivel cerebral como corporal.

Con una tradición que se ha ido desarrollando a lo largo de los años (ya Platón avisaría acerca de los múltiples beneficios a los que conllevaba) la música ha llegado a nuestro tiempos en forma de terapia.

musicoterapia beneficios niños

Nietzsche dijo en una ocasión que “la vida no tendría sentido sin la música”. ¿Quieres descubrir que de cierto hay en esta frase? Pues sigue leyendo para descubrir todo sobre la musicoterapia para niños y sus beneficios.

Definición y tratamiento general

Definición

Según el Comité de Práctica Clínica de la World Federation of Music Therapy, la musicoterapia se define como:

“Uso de la música y/o sus elementos (sonido, ritmo, melodía, armonía) realizado por un musicoterapeuta calificado con un paciente o grupo, en un proceso creado para facilitar, promover la comunicación, las relaciones, el aprendizaje, el movimiento, la expresión, la organización y otros objetivos terapéuticos relevantes, para así satisfacer las necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas”.

Además, dicha definición también habla de las metas finales que se buscan:

“Tiene como fin desarrollar potencialidades y/o restaurar las funciones del individuo de manera tal que éste pueda lograr una mejor integración intra y/o interpersonal y consecuentemente una mejor calidad de vida a través de la prevención, rehabilitación y tratamiento”.

Tratamiento general

En cuanto al tratamiento general que se suele realizar, se debe hacer distinción de tres tipos de etapas:

  • Diagnóstico: se analizan los síntomas que muestra el paciente y, a raíz de ahí, se realiza un diagnóstico concreto.

  • Tratamiento: en esta etapa, el profesional debe realizar las estrategias musicales pertinentes. De esta manera se podrá llegar a la causa de los problemas para erradicarlos o minimízarlos.

  • Evaluación: finalmente, esta fase corresponde a un periodo donde se determina de qué manera ha asimilado el paciente el tratamiento con musicoterapia. Gracias a este último proceso, se pueden sacar unas conclusiones claras y precisas.

En cuanto a las sesiones que se realizan de musicoterapia, hay que señalar que suelen desarrollarse en periodos de 30 – 60 minutos.

¿Cómo influye la musicoterapia en el cerebro?

La musicoterapia afecta directamente sobre nuestro cerebro de varias maneras. Dependiendo del estilo que tratemos durante las terapias, podemos diferenciar entre:

  • Tono: una tonalidad grave o aguda afecta de diferentes maneras en la corteza prefrontal, cerebelo y lóbulo temporal.

  • Ritmo: cala en la corteza frontal izquierda, corteza parietal izquierda y cerebelo derecho.

  • Letra: las zonas donde afectan las letras corresponden al área de Wenicke, área de Broca, corteza motora, corteza visual y zona donde se desarrollan las respuestas emocionales.

Musicoterapia en niños

G. Vaillancourt define al niño como "un ser en desarrollo, creativo y musical, que facilita y posibilita el aprendizaje como vía de acceso".

“Nada activa el cerebro de una manera tan intensa como la música” dijo en una ocasión Oliver Sacks, difunto profesor de neurología de la Universidad de Columbia (Estados Unidos).

Es por ello por lo que reputados psicólogos de la talla de Jane W. Davidson, recalcan la importancia de desarrollar la música entre los más pequeños.

Aunque parezca una simpleza, un niño que presta atención a una canción ya está desarrollando su capacidad para intentar evadir algún déficit de atención.

Aunque la musicoterapia es aprovechable a cualquier edad, en los tres primeros años de vida de un niño su importancia resulta crucial. Cuanto más se estimule la absorción de música desde pequeños, los problemas conductuales o emocionales tendrán un menor porcentaje de aparecer.

Además, desde la perspectiva de un niño, la musicoterapia se trata de un refugio donde explorar y conoce sus sentimientos y comportamientos, siendo capaz de poder llegar a saber el porqué de sus acciones.

Ahora bien, a grandes rasgos, en la musicoterapia con niños se puede hacer referencia a tres tipos de funcionamientos y dominios:

  1. Regulación del afecto
  2. Comunicación
  3. Disfunción social/conductual

Técnicas

Debemos hacer una diferenciación entre dos tipos de técnicas: activas-creativas y pasivo auditivas

- Activas-creativas

En estas, se requiere una actuación personal y como bien dice su nombre, creativa. La interacción es fundamental entre los participantes de un mismo grupo o de los mismos pacientes de la musicoterapeuta.

Algunos ejemplos de técnicas activas-creativas son:

- Improvisación: cantar una letra a la vez que se nos va ocurriendo. Esto se da de la misma manera con instrumentos.

- Recreación de música en vivo, ya sea cantando o tocando un instrumento: la diferencia con la anterior técnica se ve reflejada en que en esta, la música está premeditada y preparada de antemano.

- Composición: se crea música bajo unas normas y estructuras.

- Análisis de letras: las letras de las canciones esconden profundos mensajes. Analizarlas y comprenderlas mejorará la forma en la que el niño asimila conceptos.

- Pasivo-auditivas

La recepción en esta técnica es más crucial que el nivel de participación.

Ejemplos de pasivo-auditivas:

- Audiciones musicales: se busca un doble objetivo. Por un lado, la potenciación de la atención, y una vez conseguido esto, se persigue el poder distinguir los diferentes sonidos de estas.

- Viajes musicales: esta técnica se basa en la creación de audiciones históricas para trasladar a los niños a diferentes épocas y lugares gracias al tema que suena.

Beneficios

  • Mejora la comunicación verbal y no verbal en las relaciones sociales de los niños que la adquieren.
  • Coordina las facultades psicomotoras y percepciones espaciales de los pacientes.
  • Fortalece la autoestima y ayuda a que el niño se sienta autorrealizado y satisfecho consigo mismo y su trabajo.
  • Ayuda a potenciar la iniciativa propia a la vez que desarrolla capacidades intelectuales tales como la memoria, imaginación, concentración, atención, etc…

Musicoterapia en niños con discapacidad

Según varios estudios epidemiológicos, entre el 8% y el 12% de los estudiantes en edades comprendidas de los 6 a 21 años, han sufrido algún tipo de discapacidad en Estados Unidos.

Es por esto por lo que gran parte de la musicoterapia está destinada a realizar actividades con niños con discapacidad.

Sin ir más lejos, un estudio comprobó los efectos positivos que muestra la musicoterapia en el tratamiento de los niños que sufren un retraso en el desarrollo del habla.

Beneficios 

  • Mejor capacidad de expresión, mejorando el desarrollo emocional.
  • Fortalecimiento de la percepción y motricidad.
  • Eliminación de posibles bloqueos, ansiedad o miedos.
  • Mayor equilibrio psicofísico y emocional.
  • Mejor respuesta psicofisiológica registrada mediante encefalogramas, reflejos psicogalvánicos, ritmos cardíacos y amplitud respiratoria.
  • Aumento del riego sanguíneo cerebral.
  • Mayor sociabilidad.

Musicoterapia para niños con autismo

Tracy Richardson, profesor y director de Musicoterapia de la Universidad Saint Mary of the Woods College, afirma que “los niños con autismo a menudo tienen una mayor afinidad con la música”.

Con ellos, es común observar técnicas rítmicas, que ayudan a organizar el sistema sensorial. También se introducen canciones y cantos rítmicos que buscan enseñar y encontrar comportamientos específicos en el paciente.

Las canciones en niños con autismo favorecen el aprendizaje de secuencias para completar actividades diarias como pueden ser lavarse los dientes o hacer la cama.

Además, ayuda a sacar a la luz sus emociones o habilidades sociales.

Según Brittany Neuser, terapeuta de musicoterapia, los beneficios “son evidentes de inmediato, mientras que otros son observables a largo plazo”.

Musicoterapia para niños con Síndrome de Down

La musicoterapia relacionada con los niños que padecen síndrome de Down está enfocada especialmente a la coordinación motora, sin dejar de lado las habilidades cognitivas.

Al igual que ocurre con los autistas, los chicos con síndrome de Down muestran una sensibilidad innata frente a la música.

Un ejercicio muy utilizado para niños con sindrome de Down y que combina varios estímulos se basa en realizar baile.

Cuando el paciente se encuentre de lleno en la actividad, detenemos la música y lanzamos una pelota para que rápidamente la coja.  De esta manera se mejora tanto el movimiento como la habilidad cognitiva.

Otros trastornos

Se ha comprobado científicamente que la musicoterapia funciona de manera efectiva en otro tipo de trastornos neurológicos y enfermedades mentales. Dentro de estas encontramos esquizofrenia, demencia, depresiones, trastornos del lenguaje o incluso el síndrome de Tourette.

A tener en cuenta...

La musicoterapia no funciona solo con la aplicación de las terapias o juegos al niño. Se ha de tener en cuenta otro tipo de condicionantes para conseguir con éxito los resultados esperados.

  • Asesoramiento y facilitación de información de los padres al musicoterapeuta.
  • La relación entre el paciente y el musicoterapeuta ha de ser afable y mostrar una base motivacional.
  • La mejora cognitiva se verá influenciada por la interacción afectiva y emocional del paciente con un entorno adecuado. El desarrollo entre dichas partes será paralelo.

Otro tipo de juegos con musicoterapia en niños

El hipódromo

Un grupo de niños se sientan frente a un psicoterapeuta e imita el trote de un caballo. Esto lo realizarán de forma rítmica, variando la velocidad con la que este sonido se imita.

“El caballo” al que imitan se encontrará con diferentes obstáculos como setos. Para ello, los niños deberán inclinarse hacia atrás levantando los brazos y piernas.

También se podrá saludar al “publico” que se encuentra en las gradas del hipódromo. Y todo esto intentando no perder en ningún momento el ritmo, sabiendo que a la conclusión del juego habrá que realizar un sprint final, donde el ritmo debe ir a la máxima velocidad posible.

Las sillas

Todo un clásico. Ideado originalmente para un total de 10 participantes – aunque esto puede adaptarse – donde se colocan 9 sillas.

Acto seguido se introduce una música que comienza a sonar a la vez que los participantes corren alrededor de las sillas.

Cuando esta se pare, los niños deberán sentarse, quedándose de tal forma uno sin silla, y por consiguiente, eliminado.

El juego seguirá esta mecánica hasta que haya uno solo ganador.

Las rimas

Un simple juego basado en recitar poemas bajo una melodía. A cada niño se le reparte una hoja con un bolígrafo y escribe un pareado teniendo en cuenta su nombre.

Cuando todos hayan terminado de escribirlos, se procede en última instancia a recitarlos públicamente delante del resto de compañeros.

Las serpientes

En este juego, los pequeños se repartirán en diferentes espacios.

Se deberán sentar de rodillas en una posición en la que parezcan serpientes.

En cuanto la música comience a sonar, estos tendrán que levantarse lentamente y cuando pare, volver a su situación inicial.

Referencias

  1. http://www.teocio.es/portal/tecnicas/musicoterapia/juegos-de-musicoterapia.
  2. https://es.wikipedia.org/wiki/Musicoterapia.
  3. http://www.psychiatrictimes.com/articles/music-therapy-emotionally-disturbed-children.
  4. http://www.additudemag.com/adhd/article/9558.html.
  5. http://majoringinmusic.com/music-therapy-for-children-with-autism/.
  6. http://www.sindromedown.net/.
  7. http://www.tunedintolearning.com/down-syndrome-music-activities/.
  8. http://roble.pntic.mec.es/mlia0003/masjuntosmasespeciales/jornadas/jornadas2011/materiales/nuevasmusicas_musicoterapia.pdf.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW