Cómo Desarrollar el Cerebro al Máximo: 9 Consejos

Cómo Desarrollar el Cerebro al Máximo: 9 Consejos

En este artículo te daré 10 consejos para desarrollar tu cerebro y a caminar hacia el fortalecimiento de tu inteligencia y capacidad mental.

Tu mente es sólo tuya: nadie podrá quitártela y no podrás regalarla. Dado que siempre será tuya y estará controlada por ti, sólo tú eres el arquitecto que podrá construirla y darle forma.

cómo desarrollar el cerebro

Diez años después de que el científico Hebb descubriese el fenómeno de plasticidad cerebral, diferentes científicos demostraron que el cerebro puede ser moldeado utilizando técnicas de entrenamiento3.

Del mismo modo que podemos tonificar y ejercitar nuestro cuerpo, también el cerebro podrá ser fortalecido a través de la gimnasia cerebral.

La gimnasia cerebral es el método por excelencia para alcanzar este objetivo. Te ayudará a lograr un control efectivo sobre tus procesos mentales mediante el desarrollo de instrumentos intelectuales dirigidos a la resolución de problemas.

En otras palabras, la gimnasia cerebral te conducirá a una mayor claridad y precisión de pensamiento y, de forma indirecta, podrás observar cómo esto se traducirá en una mayor autoconfianza.

Al igual que en la gimnasia clásica, la clave de la gimnasia cerebral está en adquirir el hábito de ejercitarla. A través de la repetición de una serie de ejercicios y rutinas, conseguirás que se conviertan en parte de tu día a día y forma habitual de pensar.

Finalmente adquirirás nuevas destrezas que te permitirán expandir y desarrollar tu mente utilizando una nueva forma de pensar.

“Los únicos esfuerzos que pueden suscitar todas nuestras energías son aquellos que realmente valen la pena. Su mente es uno de ellos”.-Doctor Robert Jarvik.

9 Consejos para desarrollar tu cerebro

1- Ejercicio de autoconciencia

El primer paso para desarrollar tu cerebro consiste en hacerte consciente de cuál es tu forma actual de pensar, generar opiniones y tomar decisiones.

Tú no eres sólo tú: eres tú y tus circunstancias. El modo en el que aprendiste a vivir, pensar, opinar y resolver problemas se debe, en gran parte, al contexto en el que vives.

Práctica

Sírvete de una foto en la que aparezcas y, mirándola, imagínate cómo sería la persona que ves si las circunstancias vitales fuesen totalmente diferentes.

Así, por ejemplo, imagínate cómo hablaría, pensaría, opinaría y resolviese sus problemas esa persona que ves si: a) hubiese nacido en París y fuese diseñador de moda, b) hubiese nacido en Italia y fuese director de una galería de arte, c) hubiese nacido en Dubait y fuese arquitecto.

Por último, realiza la misma reflexión viendo tu yo actual en la foto y reflexiona acerca de tu forma actual de pensar, opinar y resolver problemas en función de tus circunstancias reales de vida.

2- Usarlo o perderlo

Los científicos Rosenzweig y Benett realizaron en el año 1996 una revisión de publicaciones científicas previas para dar respuesta a la siguiente cuestión:

¿Cuál de las siguientes afirmaciones es correcta?

  • Quien tuvo, retuvo.
  • Usarlo o perderlo.

Mediante un análisis exhaustivo de estudios realizados en humanos de todas las edades y en animales, llegaron a la conclusión de que la correcta afirmación es la segunda.

De este modo, aconsejan ejercitar el cerebro y no dejar de aprender y fijarse nuevos retos intelectuales sea cual sea tu edad.

3- La memoria, una cuestión de atención

La memoria no es otra cosa que capacidad de recordar.

En muchas ocasiones nos sorprenderemos recordando siempre lo mismo sobre un determinado tema, perdiendo detalles o información diferente. Esto no quiere decir que tengas una mala memoria, sólo quiere decir que la utilizas “como todo el mundo”.

Práctica

¿Cómo utilizar la memoria de un modo más beneficioso?

Nuestra tendencia a creer que ya sabemos las cosas nos impide poner atención en los datos nuevos. Por ello, al leer algo sobre un asunto familiar, tendemos a recordar sólo aquello que ya sabíamos pues, al pasar descuidadamente por la nueva información, olvidamos la información previamente desconocida.

De esta forma, cada vez que leas o escuches algo, centra tu atención en los nuevos conceptos e ideas y deja en un segundo plano atencional la información que ya conocías. Este es un hábito que, aunque en un principio desafíe tu instinto, te ayudará a aprender de forma más rápida y eficaz.

4- Cultura general

La cultura general es el cúmulo de saberes que una persona posee sobre temas variados, sin tener en cuenta la especialización en algún sector específico de conocimiento.

La fuente de la cultura es la sociedad en la que una persona está inmersa y, por generalidad, hacemos referencia a aquello que es frecuente o habitual.

¿Por qué es importante la cultura general?

Puede que seas un gran científico o estés altamente especializado en tu área de conocimiento debido a tu contexto vital. Dentro de este contexto, es posible que seas considerado como una persona inteligente y sabia. Sin embargo, muy probablemente en tu contexto vital general te consideren bastante menos inteligente.

Dado que nuestra autopercepción de inteligencia es en parte generada a través de las opiniones que los demás generan de nosotros, y ésta autopercepción es una herramienta fundamental de motivación para continuar desarrollando tu inteligencia y habilidades mentales, es muy importante hacer creer a los demás que no somos ignorantes en lo que atañe a la cultura general o del día a día.

Práctica

Intenta dedicar un tiempo de tu vida a hablar con personas que consideres vitalmente cultas o sabias. Éstas personas te transmitirán conocimientos y formas de pensar que no podrás aprender usando libros.

Otra buena manera de desarrollar tu cultura general es, aunque parezca estúpido, jugar a algún juego tipo trivial. A mí personalmente me ha funcionado.

Siempre me he sentido abrumada por las personas que se sienten con el derecho de decirte “Pero tú, ¿en qué mundo vives? Te consideraba una persona inteligente”. A lo mejor es por simplemente ignorar quién ha ganado la liga de fútbol el año pasado, quién ha escrito tal o tal libro o qué significa cierta palabra.

Un buen ejemplo de juego tipo trivial que no te consumirá horas y horas de tu vida es la aplicación preguntados. Es un juego rápido y que te hará descubrir cosas que todo el mundo “debería saber” de una forma motivadora, de modo que, prácticamente sin esfuerzo, las aprenderás.

Además, te ayudará a desarrollar una capacidad de predicción acerca de los acontecimientos de cultura general. Por ejemplo, ¿en qué estilo arquitectónico clasificar una catedral o un cuadro? En seguida captarás patrones que te harán quedar muy bien en tus conversaciones sociales.

5- La expresión: reflejo de tu capacidad de pensar

“No entiendes realmente algo a menos que seas capaz de explicárselo a tu abuela”.-Albert Einstein

Puede que domines un tema pero que, por una mala capacidad de expresión, finalmente dé la impresión de que “no tienes ni idea”. Esto ocurre y, generalmente, las personas con las que hablas no te lo dirán por no hacerte daño.

Práctica

¿Cómo puedo expresar una idea de forma que mi interlocutor la entienda?

La clave está en presentar la información de forma lógica. En muchas ocasiones, transmitimos la información en un orden incorrecto de forma que parece ilógica o contradictoria. El manejo de la expresión pasa por ser capaz de transmitir la información como si tú mismo fueses ignorante de la misma.

Cuanto más haya trabajado nuestra mente sobre una serie de conceptos o ideas, más fuerte será nuestra tendencia de expresarla de forma ilógica. Por lo tanto, cuando expreses una idea, intenta elaborar afirmaciones cortas, sencillas y claras que den respuesta a las cuestiones más básicas (quién, qué, dónde, por qué y cuándo). Sólo después de sentar las bases podrás adentrarte en conclusiones más complejas.

De esta forma evitarás experimentar la sensación de incomprensión por parte de tus interlocutores que les llevará a pensar que eres una persona contradictoria o ignorante.

6- Comprensión:¿Cómo?

El mismo principio expuesto en el punto anterior, con una pequeña variación, te ayudará a mejorar tu comprensión de forma automática y duradera.

Cuando nos proponemos aprender o comprender un tema nuevo, a menudo comenzamos por explorar detalles concretos que no comprendemos, olvidando la estructura

general y básica del tema: quién, qué, dónde, por qué y cuándo.

A estos cinco puntos hay que sumarle uno más en el caso de la comprensión: el cómo. Cuando te concentres en algo que deseas comprender, considera que el cómo es la pregunta más importante que debes hacerte porque te ayudará a comprender la información e integrar todos los demás detalles de una forma mucho más sencilla.

Haciendo un guiño al punto anterior, el cómo es algo que normalmente no transmitimos cuando expresamos la información: sería tedioso y poco interesante para el interlocutor no especializado. Además, no sería fácil de integrar dado que estaríamos llamando a nuestro interlocutor a comprender.

7- Desafía tu mente

¿Sientes que tu mente está atrapada en la rutina?

Muchas veces tenemos la sensación de que no estamos desarrollando todo nuestro potencial mental por el simple hecho de que siempre entrenamos nuestro cerebro con el mismo tipo de actividades.

La rutina en nuestra forma de aprender es el mayor enemigo del progreso.

Práctica

Márcate un desafío de aprendizaje: aprender un nuevo lenguaje, aprender a tocar un instrumento, explorar una nueva área de estudio, etc.

Notarás que desarrollas destrezas de aprendizaje que podrás aplicar a tus rutinas de aprendizaje previas y más habituales. Por algo se dice que el saber no ocupa lugar.

8- Leer, ¿libros o internet?

Leer es considerada una actividad que fomenta el aprendizaje, la concentración y las habilidades lingüísticas. Ahora bien, gracias a la tecnología la concepción tradicional de la lectura ha cambiado.

Según el científico Gary W. Small, la mayoría de personas mayores de 29 años continua leyendo en formato no digital mientras que la mayoría de las personas menores de 29 años, muestra una clara preferencia por la lectura digital, sobretodo realizando búsquedas en internet.

Un estudio realizado por Small en el año 2009 demuestra que la lectura realizando búsquedas activas en internet tiene ventajas en comparación a la lectura tradicional ya que implica la activación de una red neural más amplia: más áreas cerebrales trabajan conjuntamente.

La diferencia entre ambos tipos de lectura radica en la actividad/pasividad del lector. Así, mientras que en los lectores en formato tradicional sólo se observa una activación de las áreas cerebrales relacionadas con la visión y el lenguaje, la lectura acompañada de búsqueda en internet activa éstas y otras áreas.

Entre ellas se encuentran las áreas frontales relacionadas con la toma de decisiones y atención. Estas áreas son fundamentales en la definición actual de inteligencia, medida usando tests de CI.

Filtrar la información y buscarla de forma activa son destrezas que podemos desarrollar muy fácil y cómodamente utilizando internet.

En relación con esta dicotomía, Small añade que debemos escoger el método de lectura que más nos guste. ¿Por qué? Se ha demostrado que las actividades de aprendizaje que más atractivas nos resultan predicen un mejor rendimiento cognitivo a corto y largo plazo.

9- Ejercicios y más ejercicios

Existen muchas maneras de ejercitar nuestra mente. Probablemente lo hagamos a diario sin apenas darnos cuenta a través de tediosas actividades de trabajo y estudio.

Sin embargo, ¿qué mejor que servirse de la tecnología para entrenar nuestro cerebro de una forma divertida?

Aunque existen muchas opciones, uno de los mejores y avalados métodos de entrenamiento cognitivo es el ofertado por UnoBrain, utilizando juegos online atractivos y para todas las edades.

Estos ejercicios han sido diseñados por el equipo multidisciplinar de profesionales del departamento de psicología dela universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

A través de Unobraining podrás entrenarte en diferentes áreas: la memoria, las habilidades perceptivas y la velocidad de procesamiento de la información, la atención, las funciones ejecutivas y el lenguaje.

¿Y tú qué otras formas de desarrollar el cerebro conoces?

Referencias

  1. Savant, M. y Fleischer, L. (2005). Gimnasia cerebral. EDAF.
  2. Savant, M. (2000). Gimnasia cerebral en acción. EDAF.
  3. Rosenzweig, M.R. and Bennet, E.L. (1996). Psychobiology of plasticity: effects of training and experience on brain and behavior. Behavioural Brain

    Research, vol 78; 57-65.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW