Síndrome de Kallmann: Síntomas, Causas, Tratamientos

Síndrome de Kallmann: Síntomas, Causas, Tratamientos

El síndrome de Kallmann es una patología definida como un tipo de hipogonadismo hipogonadotrópico (Jubiz y Cruz, 2006).

A nivel clínico, este trastorno se caracteriza por un nivel deficiente de hormona liberadora gonadotropina que da lugar al desarrollo de anomalías sexuales e hipoplasia del bulbo olfatorio y de estructuras adyacentes (Guitiérrez Amavizca, Figura y Orozco Castellanos, 2012).

síndrome Kallmann

Los signos y síntomas más frecuentes en el síndrome de Kallmann suelen incluir escaso desarrollo de los caracteres sexuales (ciptorquidia, micropene, infertilidad, disfunción eréctil, ausencia de la líbido, amenrorrea, dispareunia, etc.) acompañado de anomalías olfatorias (anosmia/hiposmia) entre otras complicaciones médicas (Guitiérrez Amavizca, Figura y Orozco Castellanos, 2012).

La causa etiológica del síndrome de Kallmann está asociada a las alteraciones genéticas. Los estudios clínicos y experimentales han identificado hasta 5 genes causantes de esta patología: KAL1, FGFR1, FGF8, PROK2 Y PROKR2 (Sejnaui, Céspedes, Pérez Niño y Suárez, 2010).

El diagnóstico de esta enfermedad requiere el examen clínico y el empleo de diferentes pruebas diagnósticas, como el análisis hormonal, la olfametría, estudio de neuroimagen y la exploración genética (Hardelin, 2013).

Aunque no existe una cura para el síndrome de Kallmann, la forma más habitual de tratamiento incluye las terapias de reemplazo hormonal (National Organization for Rare Disorders, 2016).

El objetivo es la inducción del desarrollo puberal y el control de los niveles hormonales. (National Organization for Rare Disorders, 2016).

El pronóstico médico del síndrome de Kallmann no implica complicaciones médicas potencialmente mortales. Con la terapia hormonal es posible conseguir un buen desarrollo puberal en todos los afectados (Hardelin, 2013).

Características del síndrome de Kallman

El síndrome de Kallmann es una enfermedad genética poco frecuente caracterizada como un tipo de hipogonadismo hipogonadotrópico (The Royal Children’s Hospital Melbourne, 2016).

Hipogonadismo es el término médico que se emplea para hacer referencia a un conjunto amplio de enfermedades que resultan de una producción deficiente de hormonas sexuales, tanto en hombres como en mujeres (National Institues of Health, 2016).

Las hormonas sexuales son sustancias bioquímicas producidas por los ovarios en el caso de las mujeres y los testículos en el caso de los nombres (Camacho Arroyo, 2016).

Pueden estar presentes en nuestro organismo desde antes del nacimiento, se forman a partir de la placenta, las gónadas, las glándulas adrenales y el sistema nervioso (Camacho Arroyo, 2016).

Entre la variedad de hormonas sexuales, las más importantes son el estradiol, la progresterona y las testorestona. Todas pueden identificarse en ambos sexos, sin embargo, sus niveles son diferenciales (Camacho Arroyo, 2016).

En la etapa adulta, la concentración de testoterona en hombres es 15 veces superior a la femenina, mientras que en las mujeres la concentración de estradiol es unas 5 o 10 veces superior a la masculina (Camacho Arroyo, 2016).

Estas hormonas son fundamentales en el desarrollo de la diferenciación sexual (genitales femeninos/masculinos) y la aparición de los caracteres secundarios durante la etapa puberal (vello púbico, crecimiento de senos, cambio de voz, etc.) (Camacho Arroyo, 2016).

Además, también presentan un papel relevante a nivel cerebral. Las hormonas sexuales están implicadas en la conducta reproductiva y otros caracteres sexuales.

En condiciones normales, nuestro organismo posee diferentes mecanismos a través de los cuales regula la producción y los niveles hormonales.

Sin embargo, en el caso del síndrome de Kallmann se identifica un déficit hormonal derivado de la presencia de una alteración a nivel hipotalámico o la hipófisis (National Institues of Health, 2016).

El hipotálamo es una estructura cerebral que se sitúa a nivel intracraneal en la base encefálica (Proyecto Bioesfera, 2016).

La función esencial de esta unidad es el control hormonal, participando en la regulación de los ciclos de sueño-vigilia, el hambre, la sed y otras características homeostáticas de nuestro organismo (Proyecto Bioesfera, 2016).

En esta área, es posible identificar la hipófisis, una glándula endocrina secretora de una variedad importante hormonas estimulantes (Proyecto Bioesfera, 2016).

A nivel cerebral, el hipotálamo segrega una hormona denominada liberadora de gonadotropina (GnTH), a su vez, esta sustancia bioquímica tiene el papel fundamental de estimular la hipófisis para que genere hormonas foliculoestimulantes y luteinizantes (National Institues of Health, 2016).

Este tipo de hormonas se encargan de estimular los ovarios y los testículos para que produzcan las hormonas sexuales que se encargan de controlar el desarrollo de los caracteres sexuales (National Institues of Health, 2016).

En el síndrome de Kallmann, las anomalías genéticas resultan en una deficiencia de hormona gonadotropina que da lugar a las características clínicas típicas en los afectados (Tritos, 2014).

Esta patología se describe por la combinación de hipogonadismo, hiposmia y anosmia debido a una anomalía en la producción de Gnrh secundaria a un defecto en la migración neuronal que afecta al hipotálamo y al bulbo olfatorio (Guitiérrez Amavizca, Figura y Orozco Castellanos, 2012).

Las primeras descripciones de este síndrome corresponden al investigador patólogo Mestre de San Juan, patólogo español que en 1856 identificó una asociación entre un desarrollo genital ausente y desarrollo parcial de las áreas olfatorias (Sejnaui, Céspedes, Pérez Niño y Suárez, 2010).

Posteriormente, Franz Kallmann un psiquiatra y genetista alemán describió esta patología como un síndrome de origen genético (Sejnaui, Céspedes, Pérez Niño y Suárez, 2010).

Además, los estudios más recientes han permitido dividir el síndrome de en 4 formas clínica en función de las alteraciones genéticas identificadas (Genetics Home Reference, 2016).

Todos los tipos presentan como característica común los errores olfativos y la presencia de hipogonadismo. Sin embargo, en los tipos 1 y 2 puede aparecen otras manifestaciones médicas como el paladar hendido (Genetics Home Reference, 2016).

¿Es una patología frecuente?

El hipogonadismo hipogonadotrópico y en particular, el síndrome de Kallmann son patologías poco frecuentes en la población general (National Organization for Rare Disorders, 2016).

Los análisis epidemiológicos estiman su prevalencia en 1 caso por cada 8.000 hombres y 1 caso por cada 40.000 mujeres en todo el mundo (Tritos, 2014).

Por lo tanto, el síndrome de Kallmann está asociado fundamentalmente al sexo masculino. El ratio de prevalencia suele ser de 4:1 (National Organization for Rare Disorders, 2016).

Las personas afectadas no tienen a presentar complicaciones médicas graves a largo plazo, si no presentan patologías cardíacas o neurológicas congénitas (Tritos, 2014).

La presentación de este síndrome es congénita, por lo que pueden identificarse algunos rasgos clínicos desde el momento del nacimiento (Tritos, 2014).

Al margen de esto, en la etapa adulta pueden identificarse casos de hipogonadismo hipogonadotrópico en varones de 30 a 50 años (Tritos, 2014).

Signos y Síntomas

Las características del síndrome de Kallmann están relacionadas con las alteraciones en los caracteres sexuales (primarios y secundarios) y con anomalías olfativas.

Caracteres sexuales

En esta área, puede identificarse un desarrollo deficiente tanto de los genitales (masculinos y femeninos) como de los caracteres sexual secundarios (Jubiz y Cruz, 2006).

Lo más habitual es identificar en todos los afectados una ausencia de desarrollo puberal, fase esencial en la adquisición de la madurez biológica y sexual (Jubiz y Cruz, 2006).

En función del sexo biológico de la persona afectada pueden aparecer algunas manifestaciones diferenciales (National Organization for Rare Disorders, 2016):

Alteraciones Masculinas

  • Micropene: ante la ausencia de un desarrollo puberal, los afectados no experimentan un crecimiento del pene. Se identifica como una alteración denominada microfalosomía. El pene no alcanza una longitud superior a los 7 cm en la fase adulta.
  • Criptorquidia: las alteraciones sexuales también pueden afectar al descenso de los testículos desde el canal inguinal hacia el escroto.
  • Infertilidad: ante la deficiencia hormona, es posible que en algunos casos no aparezca una producción eficiente de espermatozoides o que el volumen de éstos sea insuficiente.
  • Ausencia de caracteres sexuales secundarios: los hombres afectados por este síndrome no desarrollan durante la fase puberal crecimiento de vello facial y corporal, incremento del volumen de la estructura ósea corporal, tono de voz grave o incremento de la fuerza muscular, entre otros.
  • Disminución de la líbido: el deseo y la apetencia sexual se ve significativamente reducida en los afectados como consecuencia del volumen deficiente de hormonas sexuales, especialmente testosterona.
  • Disfunción eréctil: también se puede identificar una marcada dificultad o incapacidad para mantener/conseguir la erección.

Alteraciones Femeninas

  • Amenorrea: el inicio de la menstruación, asociado normalmente a la etapa puberal suele estar ausente.
  • Ausencia de desarrollo mamario: durante la pubertad, la telarca o el crecimiento mamario es uno de los signos más tempranos de maduración sexual. En las afectadas por el síndrome de Kallmann suele estar ausente o parcialmente presente. Los senos no suelen estar completamente desarrollados y se identifica escaso vello púbico.
  • Dispareunia: en las mujeres afectadas es posible que aparezca episodios de dolor agudo asociados al coito y las relaciones sexuales con penetración. Es posible que aparezcan algunas complicaciones como contracción vaginal, sensación de ardor o dolor cortante e incluso irritación vaginal.

Anomalías Olfativas

El síndrome de Kallmann está asociado también al desarrollo de otro tipo de anomalías asociadas al área olfativa debido a una afectación o desarrollo incompleto del bulbo olfatorio.

Más de la mitad de los afectados presentan una ausencia completa de sentido del olfato (anosmia) o una reducción significativa de la capacidad olfativa (hiposmia) (National Organization for Rare Disorders, 2016).

Otras Alteraciones

Las personas diagnosticadas con el síndrome de Kallmann pueden presentar otro tipo de manifestaciones clínicas, debidas también a las anomalías genéticas y a la génesis embrionaria (Guitiérrez Amavizca, Figura y Orozco Castellanos, 2012).

Algunas de las más frecuentes incluyen (Guitiérrez Amavizca, Figura y Orozco Castellanos, 2012; National Organization for Rare Disorders, 2016):

  • Sinqunesia: movimientos anormales e involuntarios de los miembros musculares con un patrón en espejo.
  • Agenesia o digenesia del cuerpo calloso.
  • Alteraciones visuoespaciales.
  • Ptosis palpebral de origen congénito.
  • Anomalías auditivas.
  • Paladar o labio hendido.
  • Hipotonía: agenesia o digenesia de las piezas dentales.
  • Agenesia renal.
  • Anomalías y alteraciones musculoesqueléticas, especialmente en los dedos de las manos y los pies.
  • Trastornos del movimiento (ataxia).
  • Patrón descoordinado de movimientos oculares.

Causas

El síndrome de Kallman y algunas de las formas de hipogonadismo hipogonadotrópico presenta un origen genético (Guitiérrez Amavizca, Figura y Orozco Castellanos, 2012).

Estos factores etiológicos están asociados a 5 genes diferentes 5 genes causantes de esta patología: KAL1, FGFR1, FGF8, PROK2 Y PROKR2 (Sejnaui, Céspedes, Pérez Niño y Suárez, 2010).

En una cifra cercana al 25-30% de los afectados es posible identificar una mutación específica en uno de estos componentes genéticos (Guitiérrez Amavizca, Figura y Orozco Castellanos, 2012).

El conjunto de genes asociados al síndrome de Kallmann tiene un papel importante en el desarrollo de diversas áreas cerebrales durante el crecimiento embrionario (Genetics Home Reference, 2016).

Diagnóstico

La sospecha diagnóstica del síndrome de Kallmann se basa en la identificación de alteraciones relacionadas con el desarrollo sexual y la capacidad olfativa (National Organization for Rare Disorders, 2016).

El examen físico es el método fundamental para examinar la maduración sexual física: genitales, vello corporal, etc. (National Organization for Rare Disorders, 2016).

Junto con esto, es esencial realizar un examen endocrino y hormonal para evaluar los niveles hormonales en los afectados (National Organization for Rare Disorders, 2016).

De forma adicional, es necesario emplear otras pruebas como la olfatoria (evaluación de la agudeza olfativa) o las técnicas de neuroimagen (examen de la integridad de las estructuras cerebrales).

Finalmente, el diagnóstico suele confirmarse a través del resultado de las pruebas genéticas.

¿Existe tratamiento?

La terapia hormonal es el tratamiento de elección en el síndrome de Kallmann.

En los hombres lo más habitual es la administración de testosterona, gonadotropina coriónica y hormona folículo-estimulante.

El objetivo es conseguir un desarrollo completo de los caracteres sexuales masculinos. Además, en la fase adulta la terapia hormonal combinada es esencial para estimular la producción de espermatozoides.

En el caso de las mujeres, el tratamiento suele basarse en la administración de estrógenos, gonadotropinas y progestágenos.  Éste se centra en la estimulación del crecimiento mamario y genital, el ciclo endometrial, foliculogénesis y la ovulación.

En general estas terapias son eficientes en la consecución de la fertilidad y la maduración sexual.

Referencias

  1. Camacho Arroyo, I. (2016). Las hormonas Sexuales y el cerebro. Obtenido de comoves. unam: http://www.comoves.unam.mx/assets/
  2. Gutiérrez Amavizca, B., Figuera, L., & Orozco-Castellanos, R. (2012). Síndrome de Kallmann. Aspectos genéticos y variantes fenotípicas. Rev Med Inst Mex Seguro Soc.
  3. Hardelin, J. (2013). Kallmann syndrome. Obtenido de Orphanet: http://www.orpha.net/consor/
  4. Jubiz, W., & Cruz, E. (2006). El síndrome de Kallmann: A propósito de un caso. Colombia Médica.
  5. NIH. (2016). Hipogonadismo hipogonadotrópico. Obtenido de National Institutes of Health: https://medlineplus.gov/
  6. NIH. (2016). Kallmann syndrome. Obtenido de Genetics Home Reference: https://ghr.nlm.nih.gov/
  7. NORD. (2016). Kallmann Syndrome. Obtenido de National Organization for Rare Disorders: http://rarediseases.org/
  8. Senajui, J., Céspedes, C., Pérez Niño, J., & Suárez, C. (2010). Síndrome de Kallmann-Revisión sistemática de la literatura. urol.colomb.
  9. Tritos, A. (2014). Kallmann Syndrome and Idiopathic Hypogonadotropic Hypogonadism. Obtenido de MedScape: http://emedicine.medscape.com/