Síndrome de CHARGE: Síntomas, Causas, Tratamiento

Síndrome de CHARGE: Síntomas, Causas, Tratamiento

El síndrome de CHARGE es una rara enfermedad de origen genético que cursa con importantes complicaciones físicas y médicas congénitas (Asociación Española de Familias de Personas con Sordoceguera, 2016).

Su curso clínico se caracteriza por un patrón amplio de alteraciones: coloboma, anomalías cardíacas, atresia de las coanal (orificios nasales), retraso significativo del crecimiento , hipoplasia genital  y malformaciones auditivas (Asociación Española de Familias de Personas con Sordoceguera, 2016).

síndrome de charge

Fuente imagen: www.chargeacrosseurope.com

A nivel clínico, los niños afectados por el síndrome de CHARGE presentan graves alteraciones visuales y auditivas (Asociación Charge España, 2014) por lo que buena parte de ellos son sordociegos.

El origen etiológico de esta enfermedad está asociado a mutaciones específicas en el gen CHD7 en más de la mitad de los casos diagnosticados (Genetics Home Reference, 2016).

Sin embargo, aproximadamente un tercio de los pacientes no presentan alteraciones genéticas identificadas (Genetics Home Reference, 2016).

En la sospecha diagnóstica es fundamental la identificación de las características clínicas. es necesario realizar algunos exámenes específicos para confirmar su presencia:  estudio genético, evaluación intelectual, etc. (Lobete Prieto, Llano Rivas, Fernández Toral y Madero Barrajón, 2016).

No existe una cura para el síndrome de CHARGE. El abordaje terapéutico incluye un tratamiento multidisciplinar centrado en el control de las complicaciones médicas, la intervención neuropsicológica, la educación especial, etc. (Lobete Prieto, Llano Rivas, Fernández Toral y Madero Barrajón, 2016).

Características del síndrome de CHARGE

El síndrome de CHARGE se considera un tipo de trastorno malfomativo que cursa con importantes alteraciones congénitas.

Las alteraciones o trastornos congénitos hacen referencia a un conjunto amplio de patologías que están presentes en la persona afectada desde su nacimiento (Organización Mundial de la Salud, 2015).

Este tipo de anomalías pueden ocasionar importantes discapacidades de carácter crónico con un fuerte impacto para sus afectados (Organización Mundial de la Salud, 2015).

Es un trastorno poco común que tiende a manifestar su curso clínico durante el desarrollo fetal temprano (Genetics Home Reference, 2016).

En el síndrome de CHARGE, las complicaciones médicas se asocian a una variedad amplia de sistemas y estructuras corporales. 

Su denominación deriva del acrónimo de las condiciones médicas más características (Genetics Home Reference, 2016).

  • C: Coloboma (normalmente afecta al área retinocoridal).
  • H(Heart): alteraciones cardíacas.
  • A: atresia de las coanas.
  • R: retraso significativo del crecimiento y desarrollo madurativo.
  • G: subdesarrollo genital.
  • E(ear): alteraciones auditivas y malformaciones en los pabellones auditivos.

Este síndrome fue descrito inicialmente por Hall y su equipo de trabajo en el año 1979. Hacían referencia a un conjunto de 17 pacientes cuyo cuadro clínico estaba definido por la presencia de múltiples anomalías congénitas asociadas de forma no aleatoria ala atresia de coanas (Blake y Prasad, 2006).

En este mismo año, otro investigador describía de forma independiente esta misma patología. Fue Hittner quien informó de 10 casos adicionales caracterizados por múltiples anomalías congénitas y colobomas oculares (Blake y Prasad, 2006).

Las primeras descripciones hacían referencia a una asociación específica entre múltiples anomalías y malformaciones congénitas con la presencia de coloboma y atresia de coanas (Lobete Prieto, Llano Rivas, Fernández Toral y Madero Barrajón, 2016).

Pago et al., (1981) acuñó la denominación de este síndrome a través del acrónimo de sus principales manifestaciones médicas (Blake y Prasad, 2006).

Actualmente, está patología se asocia a un alto índice de mortalidad, especialmente en los dos primeros años de vida debido a la amplia variedad de problemas de salud (Asociación Charge España, 2014)

Suele formar parte del grupo de trastornos caracterizados como sordoceguera, aunque las alteraciones en la agudeza visual y auditiva de los afectados suele ser muy variable.

Estadísticas del síndrome de CHARGE

El síndrome de CHARGE se considera una enfermedad rara, pudiendo aparecer en menos de 1 caso por cada 10.000 niños nacidos con vida en todo el mundo (Asociación Española de Familias de Personas con Sordoceguera, 2016).

Se estima que en España existen unas 3.800 personas con el síndrome de CHARGE (Asociación Española de Familias de Personas con Sordoceguera, 2016).

En cuanto a las características sociodemográficas, su presentación no está asociada al sexo. Hombres y mujeres presentan una prevalencia semejante (Tegay, 2016).

No se ha encontrado una incidencia diferencia asociada a la raza, la procedencia geográfica o la partencia a grupos étnicos particulares (Tegay, 2016).

El síndrome de CHARGE puede ser identificado durante la fase prenatal o neonatal (Tegay, 2016). Sin embargo, algunas instituciones como la National Organization for Rare Disorder (2016) señalan que existen un amplio número de casos no identificados o mal diagnosticados debido a que presentan unas manifestaciones clínicas inespecíficas o sutiles.

Signos y Síntomas del síndrome de CHARGE

Como señalamos en la descripción inicial, el síndrome de CHARGE se asocia a un patrón bien definido de condiciones médicas.

Las más habituales incluyen (Genetics Home Reference, 2016; Hefner, 1999; National Organization for Rare Disorders, 2016):

Coloboma Ocular

Las anomalías y malformaciones congénitas pueden afectar al sistema oftalmológico a través del desarrollo de fisuras o perforaciones en algunas estructuras oculares.

Es común que afecte a la retina, el iris o el coroides. Suelen aparecer durante las primeras fases del desarrollo en uno o ambos ojos.

Pueden tener un impacto significativo en la capacidad y agudeza visual de la persona afectad. La gravedad va a depender de la localización y de la extensión.

A nivel visual, podemos identificar este tipo de anomalía como un área oscura con bordes irregulares.

El coloboma ocular constituye una de las manifestaciones clínicas más comunes en el síndrome de CHARGE. Se identifica en más de un 80% de los casos diagnosticados.

De forma adicional, los afectados pueden desarrollar otras alteraciones oftalmológicas:

  • Microftalmia: se trata de una malformación orbitaria que produce una formación incompleta o deficiente de los globos oculares. Normalmente esto adquieren un volumen más reducido de lo habitual.
  • Anoftalmia: hace referencia a la ausencia completa de uno o ambos globos oculares.
  • Fotofobia: sensibilidad exagerada a los estímulos lumínicos y brillantes.

Este tipo de anomalías suele conllevar la pérdida parcial o completa de la función visual. Pueden aparecer una pérdida significativa de la visión, incremento de puntos ciegos, déficit en la percepción de profundidad o ceguera total.

Alteraciones Cardíacas

Entre un 75-80% de los niños que padecen síndrome de CHARGE presentan algún tipo de anomalía y malformación cardíaca congénita.

Pueden aparecer una amplia variedad de alteraciones, siendo la más frecuente la tetralogía de Fallot, el defecto septal ventricular, el defecto del canal atriventricular y las anomalías del arco aórtico.

Algunas de estas patologías producen leves arritmias o complicaciones mínimas. Sin embargo, otros pueden convertirse en patologías potencialmente mortales.

Los defectos cardíacos suelen constituir la principal causa de fallecimiento en el síndrome de CHARGE.

Atresia Coanal

Coanas es el término que se emplea para aludir a los orificios nasales.

En el síndrome de CHARGE puede identificarse tanto un estrechamiento o desarrollo incompleto (estenosis coanal) como una obstrucción o bloqueo completo de los orificios (atresia conal).

Este tipo de anomalía puede aparecer de forma unilateral o bilateral. Requiere una atención médica de urgencia debido a la posibilidad de insuficiencia cardíaca.

Retraso en el Crecimiento y el Desarrollo

El síndrome de Charge suele cursar un retraso significativo en el crecimiento físico y el desarrollo intelectual.

Desde la fase fetal es posible identificar un crecimiento lento materializado en bajo peso, baja estatura y un perímetro craneal más reducido de lo esperado para el sexo y momento de desarrollo biológico.

La adquisición de hitos evolutivos, especialmente los relacionados con las funciones psicomotoras suele presentar un ritmo lento.

Este tipo de anomalías están relacionadas con un déficit significativo en la hormona del crecimiento. En otros casos puede deberse a alteraciones nutricionales o cardíacas.

Alteraciones Genitourinatias

Podemos identificar anomalías en el desarrollo anatómico de los genitales además de alteraciones relacionadas con la maduración puberal.

En el caso de los varones, lo más habitual es que se identifique criptorquidia (ausencia de descenso de los testículos), micropene o hipospadias (localización defectuosa de la abertura de la uretra).

Por su parte, la mayoría de las mujeres desarrollan labios genitales o úteros con una extensión reducida.

El alcance del desarrollo puberal suele estar ausente o retrasado, por lo que buena parte de los afectados requieren tratamiento hormonal.

Alteraciones Auditivas

Lo más común es identificar diversas malformaciones en los pabellones auditivos, es decir, en las orejas:

  • Ausencia de lóbulo o desarrollo parcial de éste.
  • Orejas anchas y cortas.
  • Pliegues cutáneos en forma de triángulo.
  • Implantación baja y despegada.
  • Asimetría bilateral.

A nivel del oído medio también aparecen otro tipo de alteraciones relacionadas con malformaciones en su estructura ósea. Es posible identificar un desarrollo secundario de sordera de transmisión.

En el oído interno podemos identificar defectos cocleares y una ausencia parcial o completa de los canales semicirculares, por lo que los afectados tienen a mostrar problemas de equilibrio.

Otro tipo de complicaciones

El espectro clínico del síndrome de CHARGE puede abarcar otros sistemas y estructuras (Genetics Home Reference, 2016; Hefner, 1999; National Organization for Rare Disorders, 2016):

  • Alteraciones en los nervios craneales: generalmente afecta a los pares craneal IX, X, VIII, VII y I. Suele generar una pérdida significativa de la agudeza visual, alteraciones en la deglución, parálisis facial, entre otros.
  • Alteraciones renales: lo más común es identificar problemas relacionados con el desarrollo deficiente de la estructura de los riñones (agenesia y/o hipoplasia).
  • Configuración facial atípica: además de las malformaciones oculares, auditivas y nasales, podemos identificar una frente prominente y ancha. Suele acompañarse de unas cejas con apariencia arqueada, párpados caídos, nariz gruesa y prominente, boca pequeña y mejillas planas.
  • Rasgos conductuales: en los afectados de mayor edad es posible identificar ciertos rasgos obsesivo-compulsivos y un amplio patrón de conductas perseverativas.
  • Estructura corporal: pueden aparecer anomalías musculoesqueléticas en las extremidades superiores e inferiores (dedos cortos, pliegues cutáneos, polidactilia, cuello corto, hipoplasia ósea, etc9.

Causas

Las mutaciones específicas del gen CHD7 explican más de la mitad de los casos diagnosticados de síndrome de CHARGE (Genetics Home Reference, 2016).

La mayoría de los casos de deben a mutaciones de novo u anomalías en diversos mecanismos que afectan a la región q12.2 del cromosoma 8, donde se encuentra el gen CHD7 (National Organization for Rare Disorders, 2016).

Este componente genético se encarga de generar las instrucciones bioquímicas para que nuestro organismo sea capaz de fabricar una proteína esencial para regular diversas actividades y expresión genética (Genetics Home Reference, 2016).

Se ha identificado un papel importante del gen CHD7 en la formación de la estructura retiniana y del desarrollo de componentes neuronales motores (National Organization for Rare Disorders, 2016).

Otros afectados pueden padecer anomalías en otros genes, como el sema3E o delecciones cromosómicas como la del 22 en la ubicación q11.2(National Organization for Rare Disorders, 2016).

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome de CHARGE suele realizarse en base a diversos criterios diagnósticos (Hefner, 1999):

Rasgos Principales

  • Coloboma
  • Atresia Coanal
  • Disfunción nerviosa asociada a los pares craneales.
  • Anomalías auditivas

Rasgos secundarios

  • Configuración facial
  • Anomalías musculoesqueléticas
  • Alteraciones cardíacas congénitas
  • Retraso del crecimiento

Para confirmar estas condiciones médicas es fundamental realizar una exploración física, neurológica, un análisis de la función auditiva y visual, un estudio cardiológico, etc.

Además, de forma adicional es necesario realizar un estudio genético para confirmar la presencia de alteraciones genéticas.

Tratamiento

El abordaje médico del síndrome de CHARGE suele incluir una amplia variedad de terapias (National Organization for Rare Disorderes, 2016):

  • Corrección quirúrgica (malformaciones cardíacas, atresia, facies atípicas, etc.).
  • Alimentación y respiración mecánica.
  • Manejo audiológico, oftalmológico, urinario, endrocinológico, etc.

Además, es fundamental emplear la estimulación temprana, el abordaje neuropsicológico y la educación especial para conseguir el máximo desarrollo e independencia funcional de los afectados.

¿Cuál es el pronóstico médico de los afectados?

El síndrome de CHARGE conlleva complicaciones médicas severas, especialmente las alteraciones cardíacas pueden amenazar la supervivencia de los afectados.

Tiene un alto índice de mortalidad, especialmente durante los dos primeros años. Aproximadamente un 30% de los afectados fallecen en las fases más tempranas de la vida.

Referencias

  1. ACE. (20143). Memoria 2014. Asociación Charge España.
  2. APASCIDE. (2016). El síndrome de Charge. Asociacion Española de Familia de Personas con Sordoceguera.
  3. Blake, K., & Prasad, C. (2016). CHARGE syndrome. Orphanet Journal of Rare Diseases. Obtenido de https://ojrd.biomedcentral.com/articles/10.1186/1750-1172-1-34
  4. Hefner, M. (1999). Diagnóstico, Genetica y Diagnóstico Prenatal en Charge. CHARGE Syndrome Foundation.
  5. Lobete Prieto, C., Lano Rivas, I., Fernández Toral, J., & Madero Barrajón, P. (2010). El síndrome de Charge. Arch Argent Pediatr .
  6. NIH. (2016). CHARGE syndrome. Obtenido de Genetics Home Reference: https://ghr.nlm.nih.gov/condition/charge-syndrome#statistics
  7. NORD. (2016). CHARGE Syndrome. Obtenido de National Organization for Rare Disorders: http://rarediseases.org/rare-diseases/charge-syndrome/
  8. OMS. (2015). Anomalías congénitas. Obtenido de Organización Mundial de la Salud: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs370/es/3
  9. Tegay, D. (s.f.). CHARGE Syndrome. Obtenido de MedScape: http://emedicine.medscape.com/article/942350-overview#a4