11 Remedios Caseros para el Dolor de la Menstruación

11 Remedios Caseros para el Dolor de la Menstruación

Los dolores menstruales se pueden transformar en algo doloroso, acompañado por fuertes cólicos. Para tratarlos suelen ser necesarios todo tipo de  antiinflamatorios que alivian algo el dolor.

Sin embargo, existen muchas maneras para hacer frente a esta situación, más allá de los fármacos y de las pastillas, las cuales pueden crear dependencia o tener efectos secundarios negativos para la salud.

remedios caseros menstruación

En este artículo quiero hablarte de todos los remedios caseros para los dolores menstruales que he ido descubriendo y comprobando personalmente.

1- Aumenta los niveles de magnesio y potasio en tu alimentación

Estos minerales, son importantes para la regulación de nuestro estado anímico, para sentirnos con fuerzas y energía y para la concentración.

El magnesio es importante para la producción de serotonina, la hormona que regula nuestro buen humor. También nos ayuda a expulsar los líquidos en exceso, ayudándonos a combatir la retención de líquidos típicos de la fase premenstrual y de la menstruación misma.

Pero sin duda, una de sus propiedades más importantes es la de aliviar los dolores de los cólicos menstruales, participando en la relajación muscular.

Ya sabes que durante la menstruación los músculos del útero se contraen produciendo dolor intenso. Una buena dosis de magnesio relaja esta musculatura.

Como en el caso del magnesio, también el potasio está implicado en el control de las contracciones musculares.

Además favorece la eliminación del exceso de sodio que desequilibra al organismo, de manera que una dieta rica en potasio combate la retención de líquidos, la hinchazón, el edema y el aumento molesto de volumen.

Se debe comer alimentos ricos en magnesio y potasio, no solo durante los días de la menstruación, sino diariamente para así prevenir los dolores típicos de la regla.

¿Cuáles son estos alimentos? A continuación puedes encontrar algunos imprescindibles.

- Verduras de hojas verdes (espinacas, brócoli, acelga, col).

- Frutos secos naturales y semillas (en particular semillas de calabaza).

- Pescado.

- Frijoles (habas de Soya, judías verdes, guisantes, alubias, garbanzos, lentejas).

- Cereales integrales (arroz integral, mijo, trigo sarraceno, avena, quinoa, arroz salvaje, cebada).

- Aguacate.

- Yogurt Natural.

- Bananas.

- Chocolate Amargo (70% cacao).

2- Disminuye el consumo de carne, lácteos y huevos

Las prostaglandinas son unas sustancias que derivan del ácido araquidónico. Son importantes porque están implicadas en el proceso inflamatorio típico de la menstruación y en las contracciones uterinas, haciéndose necesaria la reducción los días previos antes de la llegada de la regla y durante la misma.

¿Y donde abundan las prostaglandinas? En huevos, lácteos y productos cárnicos.

3- Aumenta el consumo de alimentos antiinflamatorios

Como ya sabes, durante la menstruación la zona implicada se encuentra en un estado de inflamación. Comer alimentos con propiedad antiinflamatoria ayuda a aliviar sus efectos negativos.

Son antiinflamatorios los alimentos que contienen ácidos grasos de la serie omega 3 y que encontramos principalmente en los aceites vegetales (menos el de palma y el de coco), en particular en el aceite de linaza y de oliva extra virgen, en los frutos secos, en las semillas y en el pescado azul.

4- Come alimentos ricos en Vitamina B1 y B6

La vitamina B6, además de ser un cofactor necesario para la síntesis del precursor inmediato de la dopamina, neurotransmisor cerebral relacionado con el buen humor y el control del apetito, también está implicada en la producción de prostaglandina E1 (antiinflamatoria).

Se encuentra en los cereales integrales, y en los frutos secos.

Otra vitamina implicada en todo el proceso es la B1 (tiamina), que puedes encontrar en los cereales integrales y en la levadura de cerveza.

Estudios han demostrado que una alimentación rica en vitamina B1, magnesio y calcio y pobre en grasas es capaz de mejorar muchísimo el dolor menstrual.

5- Come alimentos ricos en hierro y fibra

Come alimentos ricos en hierro para compensar la pérdida de sangre y superar la sensación de agotamiento propia de la menstruación.

Introduce en tu alimentación legumbres, al menos dos veces a la semana, vegetales verdes (acelgas, coles, espinacas) y cereales integrales.

También la carne roja es rica en hierro pero durante el periodo menstrual no es muy recomendable porque las grasas y el exceso de proteínas perjudica al hígado y disminuye las reservas de minerales.

Al mismo tiempo evita alimentos que obstruyan al absorción de hierro, como alcohol, el café y los productos lácteos.

También es recomendable consumir alimentos ricos en fibra y evitar los platos que contengan grasas saturadas, ya que potencian el efecto negativo de los estrógenos (dolor e hinchazón).

 6- Come frutas cítricas

Naranjas, limones o pomelos por ejemplo. Ya sea en jugos o ensaladas, pues esto ayuda a fluidificar la sangre, ayudando así la eliminación de los tejidos muertos a través de la menstruación.

7- Utilizar plantas depurativas

Durante la menstruación el cuerpo necesita eliminar el exceso de estrógenos, por lo que aumenta la actividad del hígado.

Es importante entonces consumir alimentos que ayuden este órgano a funcionar bien (diente de león, cardo mariano y alcachofas) y eliminar al mismo tiempo los que saturan su actividad, como los grasos, los azucarados y el alcohol.

8- Toma infusiones

Son muchas las plantas que tienen un efecto analgésico y relajante sobre la musculatura, ayudándote a aliviar los dolores típicos de los cólicos menstruales.

Tener la costumbre de tomarte unas infusiones en los días más dolorosos es un buen aliado para combatir la dismenorrea.

Puedes tomártelas por separado o mezclarlas entre ellas.

- Manzanilla: contiene un ingrediente natural que actúa como un analgésico. Por lo tanto, ayuda a disminuir la producción de prostaglandinas, reduciendo los calambres menstruales. Además ayuda a disminuir la inflamación del cuello uterino.

- Albahaca: sus hojas también tienen propiedad analgésica. Puedes añadirlas a tus ensaladas o hervir un puñado de sus hojas con un par de cucharadas de tomillo.

- Jengibre y Canela: el jengibre es otro remedio eficaz para el dolor menstrual, además de ser un gran aliado contra la fatiga, típica de los cólicos. Puedes poner una ramita de canela en una taza de agua hirviendo. Luego déjala reposar  al menos 8-10 minutos junta con unos trozos de jengibre fresco.

9- Haz ejercicio

Se que cuando tienes cólicos no te apetece moverte, pero haz un pequeño esfuerzo y verás como, poco a poco, los dolores mejorarán.

¿Por qué? Porque tu cuerpo bombea más endorfinas en la sangre que contrarrestan las prostaglandinas, reduciendo así los calambres.

El ejercicio es una forma muy efectiva no sólo de evitar los cólicos sino de prevenirlos, con la práctica constante estos desaparecen. El yoga y el taichí son muy buenas opciones, así como nadar, caminar, bailar y andar en bici.

10- Calienta la zona que te duele

Coloca una bolsa de agua caliente, una almohada térmica o una toalla húmeda durante largos minutos en tu zona abdominal mientras tomas un descanso.

El calor relaja la musculatura, aliviando la intensidad de los cólicos causados por la contracción del útero.

11- Hazte unos masajes abdominales

Utiliza aceites esenciales de romero, salvia o ciprés, que tienen propiedades calmantes y relajantes, para masajear la zona dolida. Aprovecha este momento para respirar profundamente, soltando las tensiones de tu cuerpo y de tu mente.

¿Por qué algunas mujeres sufren cólicos menstruales y otras no?

Las mujeres sabemos que una menstruación puede ser acompañada por dolores muy leves, apenas perceptibles y de duración muy limitada o por calambres tan dolorosos que nos debilitan completamente, impidiéndonos llevar a cabo las actividades diarias.

Para quien no sepa de lo que estoy hablando,  los cólicos menstruales son dolores que se originan en la parte inferior del abdomen y la pelvis. El malestar se puede extender a la espalda o las piernas. Los calambres pueden ser un dolor muy fuerte o suave y pueden ser periódicas o continuas.

Los cólicos menstruales por lo general comienzan poco antes de la menstruación, el pico se encuentra dentro de las 24 horas después del inicio de la hemorragia y desaparecen de nuevo después de un día o dos. Pueden ir acompañados de dolor de cabeza, náuseas y a veces de vómito.

Estos cólicos no tienen que confundirse con el malestar que se puede experimentar durante el síndrome premenstrual (en los días previos a la aparición de la regla), aunque los síntomas de ambos trastornos a veces puede ser experimentados como un proceso continuo.

Los médicos definen las menstruaciones dolorosas con el término de dismenorrea, que se divide en primaria o secundaria, según la causa de los dolores, es decir según la presencia o menos de problemas ginecológicos.

En la dismenorrea primaria, no hay ningún problema ginecológico subyacente que cause el dolor. Este tipo de cólicos puede comenzar dentro de seis meses a un año siguiente a la menarquia, el momento en que una niña comienza a tener períodos menstruales.

Es importante saber que normalmente los cólicos no comienzan hasta que se produzcan ciclos menstruales ovulatorios: el sangrado menstrual real generalmente comienza antes de la aparición de la ovulación, por lo tanto una adolescente no puede experimentar dismenorrea hasta meses o años después del inicio de la menstruación.

En la dismenorrea secundaria es alguna condición anormal subyacente (por lo general en el sistema reproductivo de la mujer) que causa el dolor menstrual. La dismenorrea secundaria puede ser evidente desde la primera menstruación aunque normalmente se manifiesta más tarde.

¿Pero por qué algunos cólicos son tan dolorosos?

¿Por qué algunas mujeres solo experimentan leves dolores mientras que otras tan fuertes? La sensación de calambre se intensifica cuando los coágulos (piezas de tejido con sangre de la mucosa uterina), pasan a través del cuello del útero, sobre todo si el canal cervical de la mujer es estrecho.

De hecho, muchas mujeres tienen reglas dolorosas hasta su primer parto.

Esto se debe a que el cuello del útero, en las mujeres que no han tenido hijos, se encuentra mucho más cerrado respecto al de las mujeres que ya han dado a luz por vía vaginal. 

La diferencia entre la intensidad de los dolores menstruales también está relacionada con los niveles de prostaglandina de la mujer.

Muchos estudios han demostrado que las mujeres que suelen experimentar calambres menstruales severos, tienen niveles muy elevados de prostaglandinas en la mucosa uterina.

¿Conoces tú algún otro remedio casero que te ayuden para prevenir este incómodo dolor?

 Referencias

  1. Bavil DA, Dolatian M, Mahmoodi Z, Baghban AA. Comparison of lifestyles of young women with and without primary dysmenorrhea. Electron Physician. 2016 Mar 25;8(3):2107-14;
  2. Daily JW, Zhang X, Kim da S, Park S. Efficacy of Ginger for Alleviating the Symptoms of Primary Dysmenorrhea: A Systematic Review and Meta-analysis of Randomized Clinical Trials. Pain Med. 2015 Dec;16 (12): 2243-55;
  3. Chauhan M, Kala J. Relation between dysmenorrhea and body mass index in adolescents with rural versus urban variation. J Obstet Gynaecol India. 2012 Aug;62 (4): 442-5;
  4. Hsia SM, Wang KL, Wang PS. Effects of resveratrol, a grape polyphenol, on uterine contraction and Ca²+ mobilization in rats in vivo and in vitro. Endocrinology. 2011 May;152 (5): 2090-9;
  5. Derman O, Kanbur NO, Tokur TE, Kutluk T. Premenstrual syndrome and associated symptoms in adolescent girls. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 2004 Oct 15;116 (2): 2016;
  6. Leidenheimer H Jr. Analysis of treatment in primary dysmenorrhea. New Orleans Med Surg J. 1950 Jun;102 (12): 594-9;
  7. Daily JW, Zhang X, Kim da S, Park S. Efficacy of Ginger for Alleviating the Symptoms of Primary Dysmenorrhea: A Systematic Review and Meta-analysis of Randomized Clinical Trials. Pain Med. 2015 Dec;16 (12): 2243-55;
  8. Kazama M, Maruyama K, Nakamura K. Prevalence of dysmenorrhea and its correlating lifestyle factors in Japanese female junior high school students. Tohoku J Exp Med. 2015;236 (2): 107-13;
  9. Graz B, Savoy M, Buclin T, Bonvin E. Dysmenorrhea: patience, pills or hot-water bottle?. Rev Med Suisse. 2014 Nov 26;10(452): 2285-8;
  10. Vani K R, K S V, L S, Kumar V R H, A B.Menstrual abnormalities in school going girls - are they related to dietary and exercise pattern? J Clin Diagn Res. 2013 Nov; 7 (11): 2537-40;
  11. Latthe PM, Champaneria R. Dysmenorrhoea. BMJ Clin Evid. 2014 Oct 21;2014;
  12. Balbi C1, Musone R, Menditto A, Di Prisco L, Cassese E, D'Ajello M, Ambrosio D, Cardone1 A. Influence of menstrual factors and dietary habits on menstrual pain in adolescence age. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 2000 Aug;91 (2): 143-8;
  13. Hosseinlou, V. Alinejad, M. Alinejad, N. Aghakhani Effects of Fish Oil Capsules and Vitamin B1 Tablets on Duration and Severity of Dysmenorrhea in Students of High School in Urmia-Iran. Glob J Health Sci. 2014 December; 6 (7): 124–129;

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW