¿Son peligrosas las vacunas?

¿Son peligrosas las vacunas?

Hoy en día cada vez más padres se encuentran con el dilema de si vacunar o no a sus hijos, ya que hay una corriente de padres que promulgan que las vacunas son más perjudiciales que beneficiosas. Pero, ¿es esto cierto?

Para poder tomar una decisión es fundamental conocer cómo funcionan las vacunas, por ello te presento una serie de hechos que deberías saber antes de decidir qué hacer.

niño vacunándose

¿Cómo funcionan las vacunas?

Las vacunas sirven para prevenir algunas enfermedades que pueden resultar peligrosas o incluso mortales, como la varicela o el papiloma humano. Para ello, trabajan con el sistema inmune, las defensas naturales de nuestro cuerpo.

El sistema inmune actúa cuando algún agente extraño como una bacteria o un virus entra en nuestro cuerpo y lo infecta, lo que causa la enfermedad. Cuando esto ocurre el sistema inmune se activa creando anticuerpos, que son unas proteínas específicas para cada virus o bacteria.

Los anticuerpos combaten el agente externo y, una vez lo han vencido, algunos de ellos se mantienen para proteger al cuerpo ante posibles infecciones futuras con el mismo agente.

Las vacunas introducen una pequeña cantidad de estos agentes externos obligando al sistema inmune a crear los anticuerpos necesarios para combatirlos y, de esta manera, inmunizan a la persona.

La cantidad de virus o bacterias inyectados en una vacuna no es suficiente para causar la enfermedad, aunque pueden sentirse algunos síntomas, la mayoría provocados por el sistema inmune al intentar combatir los agentes.

Más información sobre cómo funcionan las vacunas (en inglés).

Efectos secundarios de las vacunas

Como cualquier tipo de medicación, las vacunas tienen efectos secundarios. Cada vacuna produce efectos secundarios específicos pero la mayoría de ellos son leves, aunque en algunas ocasiones pueden resultar peligrosos, por ello es primordial acudir al médico en cuanto se note algún síntoma extraño.

Los efectos secundarios más comunes son rojeces o hinchazón en el lugar donde se ha inyectado la vacuna o fiebre. Estos efectos suelen desaparecer unos días después de haberse vacunado.

Los efectos secundarios graves son menos frecuentes y pueden darse debido a una reacción alérgica. El personal sanitario está preparado para trabajar con estar reacciones, por ello es recomendable vigilar el estado del niño durante varios días después de que sea vacunado, y llamar o acudir al médico si se nota algo extraño.

Los efectos secundarios graves después de la vacunación, como la reacción alérgica grave, son muy raros y los médicos y personal de la clínica están preparados para trabajar con ellos. Es recomendable prestar especial atención a su hijo durante unos días después de la vacunación. Si usted ve algo que le preocupa, llame al médico de su hijo.

En este sentido, las vacunas no son más peligrosas que cualquier otro medicamento. Hay que tener en cuenta que antes de empezar a usarse cada vacuna pasa por un control bastante estricto y ninguna de ellas se comercializa si se encuentran riesgos potenciales para los usuarios.

En cualquier caso, los efectos negativos que pueda producir vacunar a un niño son mucho menores que los que puede sufrir si no se vacuna y sufre una infección grave. Por ello las organizaciones de la salud, como la OMS, recomiendan vacunar a los niños (Organización Mundial de la Salud).

Además, muchos de los padres que deciden no vacunar a sus hijos lo hacen basándose en mitos, no en hechos probados. Uno de los que más daño a hecho a la vacunación es el que establece un vínculo entre las vacunas y el autismo.

Este mito está basado en un estudio realizado por Andrew Wakefield en 1998, el cuál establecía una relación entre la vacuna contra el sarampión, la parotiditis y la rubéola, por un lado, y el autismo, por otro. Pero poco después se demostró que este estudio contenía graves irregularidades, por lo que fue retirado. Por estas y otras causas, el autor del estudio fue excluido del registro médico y se le retiró la licencia para practicar la medicina en Reino Unido.

Si quieres saber más acerca de este y otros mitos te animo a que visites el siguiente artículo.

Referencias

  1. Centers for Disease Control and Prevention. (27 de Abril de 2016). For Parents: Vaccines for Your Children. Obtenido de CDC: http://www.cdc.gov/vaccines/parents/vaccine-decision/index.html
  2. Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos. (s.f.). Efectos secundarios posibles de las vacunas. Recuperado el 30 de Mayo de 2016, de vaccines.org: http://espanol.vaccines.gov/b%C3%A1sicos/seguridad/efectos-secundarios/12kq/%C3%ADndice.html
  3. Godlee, F., Smith, J., & Marcovitch, H. (2011). Wakefield’s article linking MMR vaccine and autism was fraudulent. BMJ, 342, c7452. doi:doi.org/10.1136/bmj.c7452
  4. es. (12 de Abril de 2016). ¿Cuáles son algunos de los mitos, y los hechos, sobre la vacunación? Obtenido de nuevatribuna.es: http://www.nuevatribuna.es/articulo/sanidad/cuales-son-algunos-mitos-y-hechos-vacunacion/20160412124836127287.html
  5. Organización Mundial de la Salud. (Marzo de 2016). ¿Cuáles son algunos de los mitos, y los hechos, sobre la vacunación? Obtenido de OMS: http://www.who.int/features/qa/84/es/

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW