Enfermedad de Cori: síntomas, causas, tratamientos

Enfermedad de Cori: síntomas, causas, tratamientos

La enfermedad de Cori es una patología genética de carácter metabólico que produce una acumulación anormal y patológica de glucógeno (almacenamiento de glucosa) a nivel hepático, muscular y/o cardiaco (Gershen, Prayson y Prayson, 2015).

Esta patología también conocida con el nombre de glucogenosis tipo III o enfermedad de Cori-Forbes, es una patología poco frecuente en la población general que, tiene un amplio espectro clínico (The Association for Glycogen Storage Disease UK, 2016).

enfermedad de cori

En cuanto a los signos y síntomas característicos de la enfermedad de cori, los más frecuentes están relacionados con la hipoglucemia, la debilidad muscular, el retraso generalizado del crecimiento o la hepatomegalia (Morales Vila, 2010).

Por otro lado, a nivel etiológico esta enfermedad es producto de una alteración genética de carácter autosómico recesivo, debido fundamentalmente a una mutación genética localizada en el cromosoma 1, en la ubicación 1q21 (Ibarra-Lúzar, Ferández Bravo, Villelabeitia-Jaureguizar, Arjona-Carmona y Bermejo-Fernández, 2006).

Además de la sospecha clínica, en el diagnóstico de la enfermedad de cori son esenciales las pruebas de laboratorio, como la biopsia hepática, las técnicas himnunohistoquímica, entre otras pruebas bioquímicas (Cosme, Moltalvo, Sánchez, Ojeda, Zapata, Bujanda, Gutiérrez y Arenas, 2005).

Finalmente, el tratamiento se basa en el control de las consecuencias médicas. Lo más habitual es la planificación dietética para el mantenimiento de los niveles de glucosa en el organismo (Duke University Health System, 2013).

¿Qué es la enfermedad de Cori?

La enfermedad de Cori o glucogeneosis tipo III, es una patología genética causada por una acumulación anormal de glucosa (azúcares) en diferentes órganos del cuerpo, a través un complejo denominado glucógeno (Genetics Home Reference, 2016).

Así, la enfermedad de Cori se clasifica dentro de un grupo e trastornos metabólicos denominados en su conjunto como glucogénesis.

A pesar de que se han identificado numerosos subtipos de glucogénesis, todas ellas se deben a un trastorno en el metabolismo del glucógeno (Labrune, Trioche Ebershweiler, Mollet Boudjemline, Hurbert Buron y Gajdos, 2010).

El glucógeno es un compuesto bioquímico que está presenten en nuestro organismo y, cuya función esencial es la reserva energética. Específicamente, es la forma en la que se almacena la glucosa en diferentes órganos, especialmente en los músculos y el hígado, además de otro tipo de tejidos ricos en glucógeno como los cardiacos (Labrune, Trioche Ebershweiler, Mollet Boudjemline, Hurbert Buron y Gajdos, 2010).

Además, las funciones específicas de este compuesto pueden variar en función el tejido en el que se encuentre ubicado Labrune, Trioche Ebershweiler, Mollet Boudjemline, Hurbert Buron y Gajdos, 2010):

- Hígado: la glucosa accede a través del torrente sanguíneo a las células hepáticas. Así, tras la ingesta de alimento se almacena en forma de glucógeno en

diferentes áreas hepáticas.

En este sentido, cuando el nivel de azúcares en sangre se reduce, el glucógeno almacenado libera glucosa hacia el torrente sanguíneo y así el resto de órganos reciben el aporte necesario para su funcionamiento eficiente.

- Músculos esqueléticos: en el caso de la estructura muscular, el glucógeno se emplea a nivel local para obtener la energía necesaria durante los esfuerzos físicos.

Por tanto, para que nuestro organismo tenga la capacidad de trasformar el glucógeno en glucosa para obtener sustrato energético, es fundamental que intervengan diferentes enzimas, como las hexicinasas (Labrune, Trioche Ebershweiler, Mollet Boudjemline, Hurbert Buron y Gajdos, 2010).

Así, en el caso de la enfermedad de Cori, las características de su curso clínico se derivan de la presencia de alteraciones tanto en el almacenamiento como en la degradación del glucógeno, afectando así mismo a las enzimas que intervienen en este proceso.

Concretamente, la glucogénesis tipo II o enfermedad de Cori, fue descrita inicialmente por Sanapper y Van Creveld, en el año 1928. Sin embargo, no fue hasta 1956, cuando Illingworth y su grupo de trabajo, describieron el defecto enzimático que da origen a esta patología (Cosme, Montalvo, Sánchez, Ojeda, Torrado, Zapata, Bujanda, Gutiérrez y Arenas, 2005).

Por lo tanto, si hacemos referencia a la descripción clínica de esta patología, la ausencia o déficit de la encima glucosidada amilo-1,6, produce un almacenamiento excesivo de glucógeno en el hígado, los músculos, y en otros casos el corazón (National Organization for Rare Disroders, 2016).

Además, la enfermedad de Cori presenta varios subtipos clínicos (IIIa, IIIb, IIIc y IIId), clasificados en función de los signos y síntomas específicos (Genetics Home reference, 2016):

- Tipo IIIa y IIIc: afectan fundamentalmente al hígado y a la estructura muscular.

- Tipo IIIb y IIId: normalmente, solo afectan a las áreas hepáticas.

¿Es una patología frecuente?

En conjunto, las glucogénesis suelen presentar una prevalencia inferior a un caso por cada 40.000 personas (National Organization for Rare Disroders, 2016).

Así, la enfermedad de Cori es una patología genética poco frecuente, en el caso de Estados Unidos, la prevalencia se ha estimado en torno a 1 caso por cada 100.000 personas (Genetics Home Reference, 2016).

Diferentes investigaciones señalan que es una enfermedad con una frecuencia más elevada en personas con ascendencia judía, especialmente en el norte de África, llegando a situarse aproximadamente en caso por 5.400 personas (Genetics Home Reference, 2016).

Además, con relación a otros rasgos demográficos, como el sexo, no se ha identificado una frecuencia más elevada asociada al sexo femenino o masculino (National Organization for Rare Disroders, 2016).

Por otro lado, en cuanto a los subtipos de la enfermedad de cori, la forma más común es la IIIa, llegando a representar un 85% de total de casos. Este tipo suele ir seguido de la forma IIIb, que representan a un 15% de los afectados por esta patología (Genetics Home Reference, 2016).

Signos y síntomas más frecuentes

El curso clínico de la enfermedad de cori suele ser variable, en función de las áreas que se encuentren más afectadas. Sin embargo, en buena parte de los casos, suelen ser evidentes durante la etapa infantil.

Generalmente, los signos y síntomas más frecuentes están relacionados con (Genetics Home Reference, 2016; Morales Vila, 2010; National Organizatión for Rare Disorders, 2016):

a) Hipoglucemia

Con el término hipoglucemia hacemos referencia a la presencia de niveles bajos de azúcar en sangre, es decir, a un nivel deficiente de glucosa.

Normalmente, el nivel debe situarse por debajo de los 70mg/dl para considerarse anormal o patológico.

Así, esta condición médica puede dar lugar al desarrollo de otras complicaciones como (National Institutes of Health, 2014):

- Alteración del ritmo y frecuencia cardiaca.

- Cefaleas recurrentes.

- Reducción o incremento del apetito.

- Alteración de la capacidad visual, como visión borrosa o doble.

- Cambios humor: irritabilidad, agresividad, ansiedad etc.

- Dificultad para conciliar el sueño.

- Cansancio, debilidad y fatiga generalizada.

- Sensaciones de hormigueo y entumecimiento.

- Sudoración intensa.

- Mareo y pérdida de consciencia.

b) Hiperlipidemia

En este caso, con el término hiperlipidemia hacemos referencia a la presencia de niveles elevados de lípidos, es decir, grasas en el torrente sanguíneo.

Normalmente, se asocia a factores genéticos que provocan un incremento de los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.

A nivel específico, este trastorno puede dar lugar al desarrollo de otro tipo de complicaciones médicas, relacionadas fundamentalmente con (National

Institutes of Health, 2014):

- Molestias cardiacas, angina de pecho y otras alteraciones relacionadas con el corazón.

- Sensación punzante y de calambre en las extremidades inferiores.

- Problemas relacionados con la cicatrización de heridas superficiales.

- Síntomas relacionados con los accidentes cerebrovasculares: debilidad o parálisis muscular, problemas de lenguaje, etc.

c) Hipotonía muscular

Una de las primeras señales indicadoras de esta patología es la presencia de una marcada debilidad muscular.

El tono muscular se presenta anormalmente reducido, dificultando por tanto la ejecución de todo tipo de actividades y actos motores.

d) Miopatía

La presencia recurrente de hipotonía y otras alteraciones relacionadas con la función motora, desemboca en el desarrollo de miopatías.

Con el término miopatía hacemos referencia a un amplio conjunto de enfermedades musculares que se caracterizan por la presencia de inflacoco mación muscular crónica y debilidad.

Por lo tanto, las complicaciones médicas relacionadas con las miopatías incluyen (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2011):

- Debilidad muscular progresiva, comenzando desde las estructuras proximales, es decir, los músculos más próximos al tronco.

- Daño tisular en las fibras musculares.

- Cansancio y fatiga relacionada con actos motores: caminar, respirar, tragar, etc.

- Dolor muscular recurrente.

- Incremento de la sensibilidad cutánea.

- Dificultad para caminar, mantener la postura, hablar, tragar, etc.

e) Hepatomegalia

Por un lado, con el término hepatomegalia hacemos referencia a la presencia de un hígado anormalmente grande.

Normalmente, debido a la inflamación y/o al incremento volumétrico, el hígado suele invadir diversas áreas, llegando a alcanzar las áreas inferiores de las costillas.

Algunos de los signos y síntomas que puede causar la hepatomegalia están relacionados con:

- Dolor y distensión abdominal.

- Sensación de mareo.

- Náuseas y vómitos recurrentes.

- Ictericia.

- Alteración de la coloración de la orina y/o las heces.

f) Cirrosis e Insuficiencia hepática

Cirrosis es el término que se emplea para hacer referencia a la presencia de un deterioro progresivo del hígado, a nivel estructural y funcional.

Específicamente, el tejido hepático sano se convierte en cicatrizal, impidiendo la circulación sanguínea a través de sus diferentes estructuras.

Además de una amplia variedad de síntomas (náuseas, vómitos, debilidad, fatiga, dolor abdominal persistente, etc.), la cirrosis puede dar lugar al desarrollo de importantes complicaciones médicas (National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases, 2016):

- Formaciones tumorales.

- Diabetes.

- Encefalopatía hepática.

- Cálculos biliares.

- Hipertensión portal.

- Espenomegalia.

- Ictericia.

- Insuficiencia hepática.

- Hemorragias y moretones.

- Edemas y ascitis.

g) Miocardiopatía

En este caso, el término miocardiopatía se emplea en el ámbito médico para hacer referencia a diferentes procesos patológicos que afectan a la integridad y

funcionamiento del músculo cardiaco.

Generalmente, las alteraciones están relacionados con (Fundación Española del Corazón, 2016):

- Contracción deficiente: la presencia de una mala contracción del músculo cardiaco dificultad la salida de sangre de su interior.

- Relajación deficiente: la presencia de una mala relajación del músculo cardiaco dificulta la entrada de sangre hacia su interior.

- Contracción y relajación deficiente: la presencia de anomalías en ambos procesos dificulta el bombeo normal y eficiente de sangre desde el corazón al

resto de áreas y órganos corporales.

h) Retraso en el crecimiento

La diferente sintomatología hepática, muscular y cardiaca puede ocasionar importantes alteraciones relacionadas con el crecimiento.

Normalmente, los individuos afectados suelen presentar una estatura baja y unos estándares de crecimiento anormalmente reducidos, en comparación con otras personas de su mismo sexo y edad biológica.

Causas

La enfermedad de Cori tiene un origen genético, relacionado fundamentalmente con diferentes mutaciones localizadas en el cromosoma 1, en la ubicación 1p21 (Tegay, 2014).

En este caso, las alteraciones genéticas van a producir una actividad deficiente o insuficiente de la enzima desramificante del glucógeno (Morales Vila, 2010).

Como consecuencia, las personas afectadas presentaran una marcada dificultad para llevar acabo los diferentes procesos bioquímicos de liberación de glucosa a partir del glucógeno y, por lo tanto, se producirá una acumulación anormal de éste y diferentes patologías relacionadas con las reservas energéticas (Morales Vila, 2010).

En buena parte de los casos diagnosticados, se ha logrado identificar al menos unos 4 o 5 genes defectuosos y relacionados con las características clínicas de la enfermedad de Cori (National Organization for Rare Disorders, 2016).

Diagnóstico

Las características clínicas de la enfermedad de Cori son significativas durante la etapa infantil, por lo tanto, ante la sospecha clínica a partir del análisis de la historia médica y el examen físico, es fundamental realizar un examen metabólico (Froissart, 2009).

A través del examen sanguíneo y la biopsia de diferentes tejidos, es necesario identificar la presencia de deficiencias enzimáticas relacionadas con el glucógeno (Froissart, 2009).

Tratamiento

A pesar de que no existe una cura definitiva para la enfermedad de Cori, se han diseñado diferentes intervenciones terapéuticas, algunas de ellas descritas por la Asociación Española de Enfermos de Glucogénesis (Morales Vila, 2010):

- Tratamiento de los episodios de hipoglucemia: incremento de dosis de carbohidratos, regulación alimenticia, administración de glucagón subcutánea o venoso, inclusión intravenosa de glucosa etc.

- Atención quirúrgica: en casos graves de cirrosis hepática son necesarios los abordajes quirúrgicos y fundamentalmente, el trasplante de hígado.

- Tratamiento farmacológico: la administración de fármacos se relaciona fundamentalmente con el tratamiento de episodios de dolor y las alteraciones cardiacas.

- Atención dietética: la regulación de la ingesta de alimentos es un aspecto fundamental en esta y otras patologías de carácter metabólico. Es necesario mantener una alimentación equilibrada, con suministro nocturno de glucosa.

Referencias

  1. AGSD. (2016). Glycogen Storage Disease Type III. Obtenido de The Associatin for Glucogen Storage Disease UK:https://www.agsd.org.uk/
  2. Cosme, A., Montalvo, I., Sánchez, J., Ojeda, E., Torrado, J., Zapata, E., . . . Arenas , E. (2005). Glucogenosis tipo III asociada a carcinoma hepatocelular. Gastroenterol Hepatol, 622-5.
  3. Duke University Health System. (2016). What are the different types of Glycogen Storage Disease? Obtenido de Duke Children's : http://www.dukechildrens.org/
  4. FEC. (2016). Miocardiopatías. Obtenido de Fundación Española del Corazón:

    http://www.fundaciondelcorazon.com/

  5. Froissart, R. (2016). Glycogen storage disease due to glycogen debranching enzyme deficiency. Obtenido de Orphanet: http://www.orpha.net/
  6. Gershen, L., Prayson, B., & Prayson, R. (2015). Pathological characteristics of glycogen storage disease III in skeletal muscle. Case Reports / Journal of Clinical Neuroscience, 1674-1675.
  7. Ibarra-Lúzar, J., Fernández-Bravo, A., Villelabeitia-Jaureguizar, K., Arjona-Carmona, I., & Bermejo-Fernández, G. (2016). Glucogenosis tipo III. Rehabilitación (Madr)., 216-8.
  8. Labrune, P., Ebershweiler, P., Mollet Boudjemline, A., Hubert Buron, A., & Gajdos, V. (2010). Glucogenosis. EMC.
  9. Morales Vila, A. (2010). Guía Informativa para la flucogenesis Tipo II (Enfermedad de Cori-Forbes). Asociación Española de Enfermos de Glucogenosis.
  10. NIH. (2015). Familial combined hyperlipidemia. Obtenido de MedlinePlus: https://www.nlm.nih.gov/
  11. NIH. (2015). Low blood sugar. Obtenido de MedlinePlus: https://www.nlm.nih.gov/
  12. NIH. (2016). glycogen storage disease type III. Obtenido de Genetics Home Reference:

    https://ghr.nlm.nih.gov/

  13. NIH. (2016). La cirrosis. Obtenido de National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases:https://www.niddk.nih.gov/
  14. NORD. (2016). Forbes Disease. Obtenido de National Organization for Rare Disorders: http://rarediseases.org/rare-diseases/forbes-disease/
  15. Tegay, D. (2014). Genetics of Glycogen-Storage Disease Type III. Obtenido de Medscape: http://emedicine.medscape.com

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW