Las 8 Consecuencias Frecuentes de la Hipertensión Arterial

Las 8 Consecuencias Frecuentes de la Hipertensión Arterial

La hipertensión arterial puede causar importantes consecuencias médicas, afectando tanto al estatus físico, como a la calidad de vida de la persona afectada.

La Organización Mundial de la Salud (2015) señala que la hipertensión arteria es la patología que causa más de la mitad de los fallecimientos debido a complicaciones vasculares.

consecuencias de la presión arterial

En torno a 9,4 millones de muertes en todo el mundo se producen como consecuencia de complicaciones médicas derivadas del padecimiento de hipertensión arterial (Organización Mundial de la Salud, 2015).

Diferentes instituciones internacionales como el Departamento de Salud de los Estados Unidos, sostienen que cuando se mantiene a altos niveles de forma prolongada las consecuencias de la presión arterial pueden ser:

  • Desarrollo de aneurismas
  • Patologías renales crónicas
  • Alteraciones cognitivas
  • Lesiones oftalmológicas
  • Infartos de miocardio
  • Insuficiencia cardiaca
  • Patologías arteriales periféricas
  • Accidentes cerebro-vasculares (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015). 

Definición

Hipertensión arterial es el término médico que se emplea en el área hospitalaria para hacer referencia a la presencia de una presión arterial alta y persistente en el tiempo (Mayo Clinic, 2016).

Entendemos por presión o tensión arterial, la fuerza que el torrente sanguíneo o la sangre ejerce sobre las paredes de las arterias a través de las que circula (Aristizábal Ocampo, 2016).

Si hacemos referencia a los mecanismos de contracción y relajación cardíaca, la presión arterial va a alcanzar sus valores máximos durante la sístole ventricular -contracción- y los valores mínimos durante la diástole ventricular -relajación- (Aristizábal Ocampo, 2016).

Podemos distinguir dos valores fundamentales en la presión arterial (National Institutes of Health, 2015):

  • Presión arterial sistólica.
  • Presión arterial diastólica.

La presencia constante de tensión y presión de la sangre sobre los conductos, a través de los que circula, es fundamental para que ésta alcance todos los órganos del cuerpo y exista un aporte de oxígeno y nutrientes suficiente.

Los valores normales de presión arterial oscilan entre 119/79mm hg (presión sistólica/presión diastólica) (National Institutes of Health, 2015).

Sin embargo,  existen diferentes factores que pueden ocasionar un incremento anormal y patológico de ésta alcanzan valores situados en torno a 149/90 mm hg o más (National Institutes of Health, 2015).

Si de forma sistemática durante varias semanas al menos, la presión arterial de una persona si sitúa por encima de lo normal o esperable es probable que haya desarrollado hipertensión.

¿Es frecuente?

Los datos más recientes acerca de la frecuencia y prevalencia de la hipertensión arterial provienen de la Organización Mundial de la Salud.

En diferentes reportes clínicos, ésta señala que aproximadamente 1 persona de cada 5 en edad adulta presentan niveles altos de presión arterial (Organización Mundial de la Salud, 2015).

La hipertensión arterial se considera un problema médico de primer orden a nivel mundial y uno de los factores más importantes asociados la morbilidad y mortalidad (Cinza-Sanjurjo et al., 2015).

Complicaciones médicas más frecuentes de la hipertensión arterial

Como hemos señalado, la presión arterial se define como la fuerza o tensión que la sangre ejerce sobre los conductos arteriales para alcanzar todas las estructuras áreas y órganos que irriga.

Las arterias que conforma el sistema circulatorio humano están conformadas por un tejido muscular semi-flexible que permite su distensión cuando la sangre circula a través de ellas (American Heart Association, 2015).

Cuanta más fuerza ejerza la sangre y el bombeo del corazón sobre estás, más se expandirán para que el torrente sanguíneo pueda fluir con normalidad (American Heart Association, 2015).

Sin embargo, si la fuerza del flujo sanguíneo es elevada durante un periodo de tiempo sostenido, las paredes podrán volverse débiles y dañarse de forma progresiva (American Heart Association, 2015).

Además, el desarrollo de pequeñas lesiones y tejido cicatrizal hace que estos actúen como una red capturando todo el material residual (células sanguíneas, colesterol) (American Heart Association, 2015).

Por lo tanto, se incrementa la probabilidad de desarrollo de coágulos y trovos y por tanto, dando lugar a una variedad importante de complicaciones médicas (American Heart Association, 2015).

A continuación, describiremos algunas de las más frecuentes (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015):

1- Aneurismas

Aneurisma es el término médico que se emplea para hacer referencia a la presencia de un área o punto débil en un vaso sanguíneo (National Institute of Neurologial Disorders and Stroke, 2013).

La fuerza habitual o patológica del torrente sanguíneo hace que se llene de sangre y adquiere una forma abultada (National Institute of Neurologial Disorders and Stroke, 2013).

La gravedad clínica de este tipo de alteraciones radica fundamentalmente en la alta probabilidad de ruptura y derrame sanguíneo. Especialmente en órganos y estructuras virales, como el cerebro (National Institute of Neurologial Disorders and Stroke, 2013).

Las consecuencias directas de las aneurismas van a variar fundamentalmente en función del área en la que se encuentre (National Institutes of Health, 2014).

Ante la ruptura de una puede aparecer dolor repentino, caída de la presión arterial y la frecuencia cardíaca, mareo e incluso la pérdida de consciencia (National Institutes of Health, 2014).

Las aneurismas son tratables a nivel quirúrgico. Lo más común es  la colocación de clips y la embolización endovascular (National Institutes of Health, 2014).

La prevención a través del control de la dieta, la realización de ejercicio o el seguimiento de la hipertensión y el colesterol es fundamental para evitar su aparición (National Institutes of Health, 2014).

2- Patologías Renales Crónicas

La afectación estructural de las arterias que suministran sangre a los riñones también puede ocasionar importantes complicaciones médicas, como la insuficiencia renal (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015).

En este caso, se produce un estrechamiento generalizado de los vasos sanguíneos que componen el sistema renal (National Institutes of Health, 2014).

La deficiencia de aporte sanguíneo produce la pérdida progresiva de la capacidad de eliminar desechos y otro tipo de sustancias corporales (National Institutes of Health, 2014).

En los casos más graves, la persona afectada puede desarrollar procesos de intoxicación.

Puede ser necesario el empleo de diálisis para el filtrado de sustancias nocivas de la sangre o el trasplante inmediato de riñón (National Institutes of Health, 2014)

3- Alteraciones Cognitivas

El desarrollo de aneurismas, hemorragias cerebrales, aporte sanguíneo insuficiente o  procesos isquémicos en áreas cerebrales puede dar lugar a una afectación cognitiva generalizada.

Entre las más comunes podemos encontrar:

  • Dificultad para focalizar y mantener la atención hacia una actividad determinada.
  • Dificultad o incapacidad para realizar actividades diferentes de forma paralela.
  • Pérdidas de memoria.
  • Desorientación espacio-temporal y personal.
  • Dificultar para planear actividades o resolver problemas sencillos.

Es posible que se desarrolle otros procesos patológicos de mayor gravedad como los episodios convulsivos, la pérdida de memoria o los accidentes cerebro-vasculares.

Algunas investigaciones recientes han señalado que la hipertensión arterial por sí sola, sin presencia de otro tipo de patologías concomitantes, puede dar lugar al desarrollo de diversos cambios cognitivos (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015):

  • Pérdidas leves de memoria.
  • Dificultad para encontrar palabras adecuadas durante una conversación.
  • Falta de concentración durante la ejecución de actividades.

4- Lesiones oftalmológicas

Los vasos sanguíneos que suministran sangre hacia las áreas oculares también pueden verse afectados por la hipertensión arterial (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015).

Las consecuencias médicas más comunes están relacionadas con la ruptura o el sangrado (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015). Las hemorragias subconjuntivales son muy frecuentes (Drugs, 2016).

Los vasos sanguíneos oculares son extremadamente frágiles. Cualquier esfuerzo como el ocasionado por la hipertensión los puede rasgar, provocando el derramamiento de sangre en los revestimientos oculares (Drugs, 2016).

La afectación persistente del sistema circulatorio ocular puede dar lugar al desarrollo de importantes alteraciones en la capacidad visual, llegando incluso al desarrollo de ceguera (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015).

5- Ataque Cardíaco

La distensión arterial producto del incremento de la presión sanguínea, puede contribuir a la formación de coágulos y trombos (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015).

Los ataques cardíacos también conocidos como ataques al corazón, se caracterizan el bloqueo de alguna de sus ramas (National Institutes of Health, 2015) arteriales debido a la presencia de un coágulo que impide el paso de sangre.

Ante la ausencia o deficiencia de aporte de oxígeno las áreas cardíacas mueren de forma progresiva, pudiendo causar importantes lesiones e incluso el fallecimiento inmediato de la persona afectada (National Institutes of Health, 2015

6- Insuficiencia Cardíaca

La presión arterial elevada implica una sobre actividad del músculo cardíaco para bombear sangre con fuerza hacia todas las áreas corporales (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015).  

Con el paso del tiempo y el desarrollo de esta patología, diferentes áreas del corazón pueden dañarse (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015).

Una de las consecuencias directas de la hipertensión es la insuficiencia cardíaca. Los músculos y válvulas de corazón se desgastan de forma progresiva reduciendo su capacidad de funcionamiento (Fundación Española del Corazón, 2016).

La insuficiencia cardíaca va a producir importantes complicaciones médicas, como incapacidad funcional, reducción del flujo sanguíneo cerebral, retención patológica de líquidos, etc. (Fundación Española del Corazón, 2016).

La intervención terapéutica es fundamental para prevenir el desarrollo de episodios que pongan en grave riesgo la supervivencia de la persona afectada (Fundación Española del Corazón, 2016).

7- Patologías Arteriales Periféricas

Con el término patología arterial periférica hacemos referencia a la acumulación de placas de material graso en las ramas arteriales que suministran sangre hacia las extremidades (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015).

Las principales zonas afectadas son las piernas y los miembros inferiores (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015).

El estrechamiento de los conductos sanguíneos tiende a reducir de forma grave el aporte sanguíneo hacia esta, produciendo una amplia variedad sintomatológica (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015):

  • Molestias focales y episodios de dolor persistente e incapacitante.
  • Sensaciones anormales relacionadas con calambres u hormigueo.
  • Entumecimiento y adormecimiento anormal de las extremidades.
  • Pesadez y flacidez muscular.
  • Presencia de sensaciones molestas tras realizar actividades motoras, especialmente en glúteos, pies y piernas.

8- Accidentes Cerebrovasculares

Los accidentes cerebrovasculares (ACV) constituyen una de las complicaciones médicas  más graves de la hipertensión arterial (National Heart, Lung, and Bood Institute, 2015).

Con el término ACV hacemos referencia a la presencia de una anomalía en el aporte sanguíneo cerebral.

Los reportes clínicos clasifican este tipo de eventos en dos tipos de alteraciones fundamentales (Ropper&Samuels, 2009; Ardila &Otroski, 2012).

  • Hemorragia: derrame de sangre en una o varias áreas cerebrales tras la ruptura de una aneurisma.
  • Isquemia: obstrucción o reducción parcial del flujo sanguíneo debido a un trombo o coágulo cerebral.

Los signos y síntomas secundarios a los accidentes cerebrovasculares, van a depender fundamentalmente de las áreas cerebrales que se encuentren afectadas (Huertas-hoyas et al., 2015). 

Todos ellos van a ocasionar un importante impacto sobre la calidad de vida y funcionalidad de la persona afectada (Huertas-hoyas et al., 2015). 

Algunas de las complicaciones médicas secundarias hacen referencia a alguno de los siguientes hallazgos:

  • Debilidad muscular: la pérdida de tono muscular y la presencia de una debilidad exagerada en diferentes grupos musculares es muy frecuente. Normalmente, solo afecta a uno de los lados del cuerpo, contralateral a la lesión cerebral.
  • Parálisis: en casos más graves los ACV ocasionan una parálisis grave en diferentes extremidades y miembros. Suele afectar a un lado del cuerpo y ocasiona una incapacidad severa para realizar movimientos de forma independiente.
  • Alteraciones lingüísticas: la dificultad o incapacidad para articular el lenguaje es otra complicación frecuente. Estas se deben fundamentalmente a la afectación de los grupos musculares encargados de su control.
  • Alteraciones comportamentales: los ACV también pueden afectar a diferentes regiones cerebrales implicadas en el control emocional o comportamental. Es posible observar labilidad emocional, episodios de irritabilidad y agresividad, entre otros.
  • Cambios emocionales: debido a las diferentes lesiones cerebrales y al impacto de la nueva situación, podrán aparecer cambios relacionados con la irritabilidad, labilidad emocional, entre otros.

En este caso, aunque siempre es posible emplear procedimientos rehabilitadores para recuperar un nivel de funcionalidad eficiente de la persona afectada, el mejor tratamiento es la prevención y el control de los factores de riesgo.

Bibliografía

  1. blood pressure UK. (2016). What is high blood pressure? Obtenido de blood pressure UK: http://www.bloodpressureuk.org/
  2. AHA. (2015). What is High Blood Pressure? Obtenido de American Heart Associaton
  3. Aristizábal Ocampo, D. (2016). Fisiopatología de la hipertensión arterial esencial.
  4. Cinza-Sanjurjo et al., . (2015). Hipertensión arterial resistente en pacientes hipertensos atendidos en Atención Primaria de España. Semergen, 123-130.
  5. FEC. (2016). Insuficiencia cardiaca. Obtenido de Fundación Española del Corazon
  6. Mayo Clinic. (2016). High blood pressure (hypertension). Obtenido de Mayo Clinic
  7. NIH. (2014). Aneurysm. Obtenido de MedlinePlus
  8. NIH. (2015). ¿Cuáles son los signos, síntomas y complicaciones de la presión arterial alta? Obtenido de National Heart, Lung, and Blood Institute
  9. NIH. (2015). Ataque cardíaco. Obtenido de MedlinePlus
  10. NIH. (2015). Enfermedad renal crónica. Obtenido de MedlinePlus
  11. NIH. (2015). Presión arterial alta. Obtenido de MedlinePlus
  12. OMS. (2015). Preguntas y respuestas sobre la hipertensión. Obtenido de Organización Mundial de la Salud