Apnea del Sueño: Síntomas, Causas, Tratamientos

Apnea del Sueño: Síntomas, Causas, Tratamientos

La apnea del sueño obstructiva es una afección de la respiración que puede darse en bebes, niños y adultos, y cuyos síntomas principales son respiración interrumpida, ronquidos fuertes durante la noche y somnolencia durante el día.

Continúa leyendo para saber más sobre este trastorno del sueño: síntomas, causas, tratamientos y consecuencias en niños y adultos.

apnea del sueño

¿Qué es exactamente la apnea del sueño?

Es un trastorno bastante común. Quienes lo padecen hacen pausas en la respiración o respiran muy superficialmente mientras duermen.

Las pausas pueden durar unos pocos segundos o varios minutos. Al retomar la respiración, la persona ronca fuertemente o hace ruidos guturales, como si se estuviera atragantando. El hecho de no respirar correctamente mientras se duerme, produce somnolencia diurna.

Si tienes apnea del sueño es muy probable que no te des cuenta de que roncas o haces ruidos extraños y por supuesto, no notas que respiras mal, porque esto sólo sucede cuando estás dormido.

La mayoría de las veces, quien nota las pausas seguidas de los ronquidos fuertes es la pareja o un familiar del paciente.

Quien sufre la apnea del sueño suele sentirse cansado y somnoliento durante el día y es probable que no tenga idea de por qué está sintiéndose así.

Causas de la apnea del sueño

La causa más frecuente para la apnea del sueño es la obstrucción de las vías aéreas.

Durante el día, los músculos de la garganta permanecen tensos y mantienen abierta y despejada la vía aérea, para que al aire pueda entrar fácilmente y llegar a los pulmones.

Cuando duermes profundamente es normal que estos músculos estén más relajados, pero de todos modos debería cumplir con su función, permitiendo una respiración normal durante el sueño.

Lo que sucede en la apnea del sueño es que cuando la persona duerme, estos músculos están demasiado relajados y no pueden mantener la vía respiratoria abierta, de manera que ésta colapsa.

Cuando la vía aérea colapsa, se hace una pausa en la respiración. El nivel de oxígeno en sangre comienza a descender, y esto obliga al cerebro a despertarse parcialmente, pasando del sueño profundo a un sueño liviano, pues recibe la señal de “peligro, estamos quedándonos sin oxígeno”.

Una vez que el sueño se hace liviano, el cerebro puede enviar la señal para tensar los músculos de la garganta, la vía aérea se abre y una bocanada de aire ingresa bruscamente, causando el ronquido o los ruidos extraños.

Y cuando el cerebro vuelve al sueño profundo, la vía aérea colapsa nuevamente. Este ciclo puede repetirse durante toda la noche y no te permite descansar correctamente.

Las personas obesas tienen mayor riesgo de sufrir apnea del sueño, porque el tejido graso en exceso puede favorecer el colapso de las vías.

Por otro lado, quienes tienen úvula o amígdalas grandes, también pueden tener mayores probabilidades de sufrir este trastorno.

La edad es otro factor de riesgo, pues a medida que te pones más viejo, tus músculos tienen menos fuerza para mantener tu garganta abierta.

Los niños también pueden sufrir apnea del sueño, especialmente si tienen sobrepeso o sus amígdalas son grandes.

También existe otro tipo de apnea del sueño que no es obstructiva y se denomina “apnea central del sueño”. Es menos frecuente, y sucede cuando el cerebro no envía la señal adecuada a los músculos respiratorios mientras la persona duerme.

Esto puede suceder a cualquier persona, pero quienes sufren ciertas enfermedades o toman determinados medicamentos tienen mayor riesgo.

Principales síntomas de la apnea del sueño obstructiva

Como seguramente ya habrás leído en los párrafos anteriores, el principal síntoma de la apnea del sueño son las pausas en la respiración y los ronquidos fuertes mientras duermes, aunque es posible que no lo notes.

Es importante aclarar que si bien el ronquido fuerte es uno de los síntomas de la apnea del sueño, no todas las personas que roncan sufren este trastorno.

Otros síntomas pueden ser los siguientes:

  • Cansancio o somnolencia durante el día.

  • Problemas de memoria, dificultades para concentrarse.

  • Resequedad en la boca y la garganta al despertar.

  • Irritabilidad o depresión, alteraciones del humor o la personalidad.

En el caso de los niños, la apnea del sueño puede provocar hiperactividad, bajo rendimiento en la escuela o agresividad. Los niños que sufren este trastorno suelen respirar por la boca durante el día, en vez de hacerlo por la nariz.

Si crees que puedes estar sufriendo apnea el sueño, o piensas que tal vez un familiar la padece, entonces el siguiente paso que debes dar es consultar al médico.

¿Cómo sabrán los especialistas si tengo apnea del sueño?

Antes de realizar cualquier estudio, el médico te hará algunas preguntas para conocer tus antecedentes familiares y personales. También examinará tu nariz, tu garganta y los tejidos adyacentes.

Debes describirle tus síntomas al médico. Si es un familiar el que te dice que haces pausas al respirar o tienes ronquidos fuertes mientras duermes, es buena idea que ese familiar te acompañe a la consulta.

También puede ser útil que lleves un diario del sueño. Para elaborarlo, debes anotar a qué hora te acuestas, cuántas horas duermes, a qué hora te levantas y cómo te sientes al despertar, durante una o dos semanas.

Anota también si duermes siestas y su duración. Estos datos pueden ser útiles para orientar al médico sobre un posible diagnóstico.

Para saber si realmente tienes apnea del sueño, el especialista debe indicarte un estudio llamado polisomnografía.

Básicamente, hay dos maneras de realizar este estudio: en el hospital, con un aparato especial, o en el hogar, utilizando una versión portátil de este aparato.

Si te realizas la polisomnografía en el hospital, lo que debes hacer es ir a dormir allí. Te colocarán sensores en el tórax, en la cara, en la cabeza, en brazos y piernas y uno en el dedo, para saber cuál es el ritmo de tu respiración, tu presión arterial, y cómo es la actividad en tu cerebro mientras duermes.

Otra manera de hacer este estudio es utilizando un aparato similar pero portátil, que podrás utilizar en casa. Tiene menos sensores que el anterior y por lo tanto recaba menos datos, pero de todos modos pueden servir para realizar el diagnóstico.

¿Cuáles son los tratamientos disponibles?

Si no recibe tratamiento, la apnea del sueño puede tener consecuencias muy negativas sobre la salud, se hablará de ello en la siguiente sección.

Bien, para empezar con los posibles tratamientos, antes debes saber qué tan grave es tu problema de apnea del sueño. Esto se averigua mediante la polisomnografiía.

Si se trata de un caso leve, los siguientes tratamientos pueden dar resultado:

  • Cambios en el estilo de vida

Hay varias medidas que puedes tomar para que desaparezcan los síntomas de apnea del sueño.

No bebas alcohol y trata de evitar las medicaciones que provoquen sueño, porque éstos a menudo causan una excesiva relajación de los músculos de la garganta y así es más difícil que la vía aérea se mantenga despejada.

Por otro lado, trata de perder algunos kilos si tienes sobrepeso u obesidad. Perder algo de peso puede ayudar a evitar la apnea del sueño, si se trata de un caso leve.

Intenta dormir de lado en lugar de dormir boca arriba. Esto también ayuda a que las vías aéreas se mantengan despejadas.

Si eres alérgico, tienes asma o rinitis, trata de reducir la inflamación que causa la alergia utilizando atomizadores o los medicamentos que el médico te haya recetado.

Por último, deja de fumar. El tabaquismo aumenta el riesgo de sufrir apnea del sueño. Pregúntale al médico sobre los cursos y herramientas disponibles para ayudar a las personas a dejar de fumar.

  • Dispositivos bucales

Existen algunos dispositivos bucales o prótesis que pueden servir para evitar la apnea del sueño en las personas que tienen síntomas leves.

El odontólogo o el ortodoncista es el encargado de diseñar un dispositivo bucal de plástico personalizado, que se ajusta sobre la mandíbula inferior para mantener la lengua en una posición correcta al dormir y evitar que obstruya el pasaje de aire hacia los pulmones.

Si ya tienes un dispositivo bucal pero sientes molestias al usarlo, consulta con el doctor que te lo realizó para que le realice los ajustes necesarios.

  • Dispositivos respiratorios

Si tu apnea del sueño es moderada o grave, entonces para dormir bien necesitarás utilizar un aparato de presión positiva continua en las vías respiratorias.

Básicamente, se trata de un aparato que empujará suavemente el aire hacia tu garganta y tus pulmones, manteniendo la vía aérea despejada y permitiéndote una respiración normal durante toda la noche.

Así podrás descansar mejor y al despertar te sentirás lleno de energía. Además, los ronquidos y los ruidos extraños desaparecerán.

Aunque los síntomas se alivien no debes dejar de usar el equipo de presión positiva, porque si lo haces los síntomas regresarán: recuerda que la apnea del sueño es un trastorno de tipo crónico, que se puede controlar pero no tiene cura definitiva.

El aparto debe ser ajustado según tus necesidades. Se puede realizar una polisomnografía para saber cuáles es la configuración adecuada para ti.

Durante la primera mitad del estudio, los médicos analizarán los datos para saber qué tipo de apnea del sueño tienes, qué tan severa es y cuáles son sus características.

Durante la segunda mitad, te colocan el equipo de presión positiva y lo ajustan según lo que necesites.

Si no te realizan una polisomnografía, el técnico que instala el equipo de presión positiva en tu hogar lo ajustará según lo indicado por el médico.

Cuando te vayas a la cama, debes colocarte la mascarilla del aparato sobre la nariz o la nariz y la boca (según el modelo), para que el aparto cumpla su función y te ayude a respirar bien mientras duermes.

Si sientes molestias, como congestión nasal, resequedad, irritación de la piel o dolor de cabeza, consulta con tu médico. Es posible que el equipo que utilizas necesite ajustes.

  • Cirugía

Esta es otra opción de tratamiento para los casos de apnea del sueño severa. Se puede aplicar si tienes úvula o amígdalas grandes.

También es posible aplicar inyecciones para reducir los tejidos alrededor de la boca y la garganta y de esta manera evitar que obstruyan la vía respiratoria.

Otra opción puede ser tensar los tejidos existentes realizando un corte e insertando un trozo de plástico rígido.

Consecuencias de la apnea del sueño

Como ya has leído en párrafos anteriores, las personas que tienen apnea del sueño hacen pausas en su respiración mientras duermen, debido a una obstrucción en sus vía respiratorias.

Como no respiran correctamente, los niveles de oxígeno en sangre descienden, y cuando esto sucede, se liberan hormonas del estrés.

Con el tiempo, este aumento de las hormonas del estrés es capaz de:

  • Aumentar la frecuencia cardíaca.

  • Causar un aumento de la presión sanguínea.

  • Aumentar el riesgo de un ataque cardíaco

  • Aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebro-vascular.

  • Causar arritmias.

Como ves, si la apnea del sueño no recibe tratamiento, puede tener efectos muy negativos sobre la salud de tu sistema cardiovascular.

Por otro lado, la apnea del sueño también puede cambiar la forma en que tu cuerpo utiliza la energía de los alimentos. Así, este trastorno aumenta el riesgo de sufrir obesidad y diabetes.

Por último, pero no por eso menos importante, la apnea del sueño puede causar accidentes en el trabajo o al conducir un vehículo, pues como no duermes bien de noche estarás somnoliento durante el día y te costará concentrarte en lo que estás haciendo.

En resumen, la apnea del sueño puede tener consecuencias muy graves. Pero la buena noticia es que los síntomas pueden desaparecer por completo si sigues un tratamiento adecuado.

Una vez que los síntomas desaparecen, recuerda concurrir a la consulta médica con frecuencia para controlar los síntomas. Si tienes molestias o los síntomas regresan, vuelve a consultar, es posible que tu tratamiento necesite ajustes.

¿Cuál es tu experiencia con la apnea del sueño?

Referencias

  1. http://es.familydoctor.org/familydoctor/es/diseases-conditions/
  2. http://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/apnea_del_sueno.htm
  3. http://www.nhlbi.nih.gov/health-spanish/health-topics/temas/
  4. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/sleepapnea.html
  5. http://www.uwhealth.org/spanishhealth/topic/otherdetail/
  6. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/
  7. http://www.uwhealth.org/spanishhealth/topic/decisionpoint/
  8. Fuente imagen.

Apnea del Sueño: Síntomas, Causas, Tratamientos