15 Síntomas del Autismo en Niños

15 Síntomas del Autismo en Niños

Una de las mayores preocupaciones que puede tener tanto una madre como un padre es saber si su hijo está sano o no. Para eso, tenemos que saber identificar cuáles son los signos que pueden servirnos de alerta, con el fin de detectarlo a tiempo y así actuar rápidamente.

Una de los trastornos más frecuentes es el autismo. ¿Y cómo saber si un niño es autista?. Existen varios síntomas del autismo en niños -algunos se dan en bebes- que permiten diagnosticar el trastorno adecuadamente. Son características observables que se dan a una temprana edad.

síntomas de autismo

15 síntomas que suelen presentar los niños con Autismo

Según mi experiencia profesional con estas personas y sus familiares identificar y asumir que nuestro hijo tiene autismo puede parecer algo bastante complicado. En ocasiones tenemos las respuestas delante de nosotros mismos y no nos damos cuenta o mejor dicho, no nos queremos dar cuenta ya que solemos buscar explicaciones a todo lo que hace que lo diferencia del resto.

Esta forma de enfrentarse a este problema suele ser un mecanismo de defensa por parte de los padres para quitarle importancia e interiorizar una vez más, que su hijo no presenta ningún problema.

A continuación vamos a presentar las 15 principales características que presenta una persona con trastorno del espectro del autismo:

1- No reacciona cuando lo llaman por su nombre

He tratado con muchas personas que tienen este trastorno y rara vez cuando les he llamado me han mirado a la cara y mucho menos a los ojos.

No muestran ningún signo de atención a tu llamada, como si no fuera con ellos o como si no hablaras su idioma. Siguen con la mirada fija en aquello que les llama la atención.

2- No señalan objetos

Tampoco he visto que en algún momento señalaran objetos que les llamara la atención, sin embargo si es cierto que en algunas ocasiones se quedaban mirándolos fijamente o incluso se acercaban para tocarlos.

3- No usan la imaginación cuando juegan

Los niños con este trastorno no son capaces de imaginar situaciones como cualquier otro niño, es algo que les supera y que no llegan a entender muy bien. En ocasiones esto les puede provocar estrés y desembocarle conductas agresivas.

4- Evita el contacto visual y prefieren estar solos

Nunca miran a los ojos y si lo hacen, lo evitan inmediatamente. Para los familiares y cuidadores al principio puede llegar a ser complicado de entender y da lugar a sentimientos de malestar y culpabilidad.

También prefieren estar solos y aunque intentes que se relacione o que forme parte de su grupo de clase, todo esfuerzo es en vano pues estas personas no van a hacer nada para ello. Es como si estar en contacto con los demás les molestara y adoraran la tranquilidad.

5- Presentan dificultad para entender los sentimientos de otras personas y los suyos propios

Un niño que no presenta este trastorno si se siente mal llora y si está feliz sonríe. En cambio, las personas con autismo podría decirse que son un mundo aparte ya que siempre suelen tener una expresión seria y nunca sabes si están bien o si se sienten mal.

Desde mi experiencia, lo único que me hacía ver que tenían un mal día era que estaban nerviosos o que mostraban conductas agresivas hacia ellos mismos, llegando incluso a pegarse y a gritar desesperadamente. Con el tiempo comprendí que algunos el único medio que encuentran para comunicarse es a través de estos comportamientos.

Otra cosa que me llamaba mucho la atención era que no sabían identificar ninguna emoción ni en fotos ni en el rostro de otra persona, ni siquiera las que pueden resultar más fáciles como la felicidad o la tristeza.

6- Suelen tener retraso en el desarrollo del lenguaje y del habla

La mayoría de las personas con autismo presentan problemas en el desarrollo del lenguaje y del habla, ya que pueden tener problemas asociados con este trastorno. Es cierto que al igual que con los otros síntomas, todo depende del grado y de la persona que tenga autismo.

Durante mi carrera profesional, he tenido la oportunidad de trabajar con personas que no eran capaces de comunicarse a través del habla mientras que otros necesitaban ayuda de pictogramas, o por el contrario tenían un lenguaje pobre pero suficiente para llegar a una comunicación básica y de entendimiento.

7- Puede repetir palabras o frases

Estas personas pueden llegar a tener algún tipo de fijación por palabras o frases que no tienen sentido alguno. Simplemente las repiten sin control, puede ser que porque les guste su sonido o porque “les hace gracia” aunque no sean conscientes.

Algunos ejemplos de palabras que he escuchado en mis alumnos ha sido: butano, eta, guapa… Respecto a frases no me he encontrado a nadie que las repita, aunque con las palabras creo que nos podemos hacer una idea.

8- Responde sin sentido a las preguntas que les hacemos

En ocasiones, cuando les preguntas a aquellas personas que tienen la capacidad de hablar para comunicarse pueden responder algo que no tiene relación con lo que le estás preguntando.

Esto puede ser por varias razones, la primera es que no haya entendido la pregunta que le has realizado por ser demasiado abstracta o larga. Un consejo es adaptarse a la capacidad que tiene. En otras ocasiones, ni siquiera son capaces de tener una comunicación básica contigo por lo que le puedes preguntar que ha comido y te responderá perro, por ejemplo.

9- Se muestra nervioso o agresivo si se salta su rutina

Las personas que presentan este trastorno suelen tener estrés o sentir malestar cuando se les cambia su rutina, ya que no tienen las herramientas necesarias para enfrentarse a estos cambios.

Algo tan sencillo como cambiar el horario de una asignatura puede descuadrar su mente y por consiguiente llevarle a ataques de agresividad. Por ejemplo, un niño al que cuidaba los días que llovía o hacía mal tiempo se ponía nervioso e incluso se pegaba. No aceptaba que hubiera días que no fueran soleados ya que eso le traía una consecuencia, no ir a pasear con sus padres.

10- Tiene intereses obsesivos

Algunos niños pueden tener fijación por objetos o diferentes temáticas a lo largo de su desarrollo que incluso las personas que no tenemos este trastorno nos cuesta entender. Yo he llegado a conocer a niños que adoraban los rollos de papel y que por consiguiente necesitaban tener todos los tipos de rollos del mundo.

Cuando veían a alguien en algún bar con alguno, se ponían nerviosos y los que podían iban a quitárselo. Otros sin embargo, tenían obsesión por el orden y se pasaban el día ordenando sus juguetes hasta tal punto de saber la colocación que tenía cada objeto.

11- Se mueve en círculos, aletea con las manos o mueve su cuerpo hacia delante y hacia atrás tanto si está sentado como de pie

Este es otro signo que nos puede indicar que nuestro hijo tiene autismo. Son movimientos que suelen caracterizar a las personas que presentan este trastorno.

Normalmente suelen hacerlos durante todo el día o cuando están nerviosos o alterados, ya sea por algún cambio en su rutina o simplemente porque no han dormido bien.

12- Pueden reaccionar de forma negativa o extraña al cómo suenan, huelen, se sienten, saben o se ven las cosas que les rodea

Esto suele pasar cuando salen de lugares que visitan a menudo y entran en uno nuevo que no conocen o en el que no han estado nunca. Está relacionado con los hábitos de rutina ya que como hemos mencionado anteriormente, les crea tensión y malestar no respetarlo.

Esto también les ocurre a los niños que no presentan este trastorno ya que pueden extrañar el sitio en el que están y al principio pueden llegar a tener miedo.

13- Rechazan sin explicación aparente a algunas personas

Ya sea porque simplemente no “les ha caído bien” esa persona o porque no les ha gustado como iba vestida ese día, algunas personas con autismo suelen rechazar sin explicación aparente a otras personas.

En mi caso tenía a un alumno que no podía estar en la misma habitación ni cerca de otro compañero. Nunca había habido problema alguno con ninguno de los dos ni habían discutido, simplemente por motivos que sólo él conoce no podía estar cerca de él.

14- Tienen fijación por alguna persona en concreto

Puede ocurrir en ocasiones que tengan fijación o preferencia por estar con alguna persona de su entorno más que con otras. En algunas ocasiones esto puede suponer un problema para la familia, ya que si se decanta por un miembro de ésta no participará igual en casa y si no se siguen sus normas puede llegar a ser agresivo.

En otras ocasiones puede hasta incluso tener celos si nos acercamos demasiado a la persona que ha elegido, llegando a convertirse en un problema para su día a día.

En mi caso una persona con autismo llegó a tener este sentimiento por mí, al principio me pareció algo sorprendente y lo llevaba muy bien ya que su comportamiento conmigo cambió hacia mejor y realizaba los ejercicios que le mandaba y hasta sonreía, aunque él no supiera lo que eso significaba.

Sin embargo, pronto se convirtió en un problema ya que no dejaba que me acercara a otros compañeros mostrando su descontento con conductas agresivas como autolesionarse o gritar dirigiéndose hacia mí.

15- No les gusta el contacto físico

A todos los niños les gusta que les abracen, besen y mimen. Sin embargo, para algunas personas con autismo esto puede ser un gran calvario. Sin darnos cuenta podemos estar obligando a nuestro hijo a que nos abrace y nos bese, al igual que con otros signos que hemos presentado anteriormente esto puede crearle ansiedad y malestar.

Diferencias en el desarrollo

Aunque sepamos las principales características que tienen las personas con autismo, muchas veces seguimos sin darnos cuenta de que nuestro hijo puede tener este trastorno.

A continuación, os presentamos en forma de tabla y a modo de resumen las posibles diferencias que pueden existir entre niños que lo presentan y no en los distintos campos de desarrollo:

Niños con autismoNiños sin autismo
Comunicación
No tiene contacto visual con las personas de su alrededor.Lo sigue todo con la mirada, además estudia la cara de su madre.
Parece que no escucha lo que le decimos.Responde a todos los sonidos que le llegan.
Relación social
No le llama la atención la relación con otros niños por tanto, no se relaciona.Disfruta con la compañía de sus compañeros.
Actúa como si estuviera ausente, por lo que no se da cuenta de quién entra y quién sale.Está pendiente de las personas que desconoce y si su madre abandona la habitación llora.
Sin explicación puede ser agresivo o mostrar conductas fuera de lugar.Se enfada cuando sus necesidades básicas no se están cumpliendo. Tiene hambre o está frustrado.
Se suele aislar de los demás.Sonríe cuando conoce a las personas que están a su alrededor.
Trata a las personas de forma fría como si éstas fueran objetos.Distinguen lo que es real y no lo es.
No muestra intención de ayudar a la madre cuando se le levanta en brazos.Ayuda a la madre respondiendo físicamente a lo que le pide.
Reconocer y explorar el ambiente
Puede pasar todo el día realizando la misma actividad.Realiza diferentes actividades con objetos distintos durante el día.
Suele chupar los juguetes e incluso olerlos.Mira los juguetes detenidamente y juega con ellos.
No le gusta que le muevan las cosas de sitio, busca las rutinas.No prestan atención a las rutinas o situaciones estables.
Aspectos motores
Dependiendo de la persona será muy activo o muy pasivo.Tienen un comportamiento normal.
Puede presentar movimientos repetitivos o extraños como aletear con las manos, balancearse, girar…Utiliza su cuerpo y sus manos para coger objetos.
Algunos andan de puntillas.Andan posando todo el pie en el suelo.
No muestra interés por jugar ni por los juguetes.Le encanta jugar y los juguetes.
Aspectos sensoriales
No soportan escuchar algunos sonidos determinados . Les suele ocurrir igual con algunas texturas y comidas e incluso cuando son tocados por algunas personas.No presenta ningún problema con ninguno de esos aspectos.
Puede llegar a hacerse daño a sí mismo.Evita el dolor.

¿Qué aspectos tenemos que tener en cuenta?

La familia como principal agente socializador tiene el deber de detectar estos primeros síntomas en sus hijos. El problema es que en ocasiones, no se suelen dar cuenta pues ven sus conductas como algo normal o no le prestan importancia.

  • La familia dado que es el entorno donde más tiempo pasa el niño es quien detecta los primeros síntomas.
  • Estas señales de alerta aparecen desde el año y medio en adelante.
  • Es muy complicado detectarlo antes del año de edad.
  • Los síntomas que se suelen detectar en primer lugar son los problemas que presentan a nivel social e interpersonal.
  • Hay que prestar mucha atención al contacto ocular que hace el niño, a si responde a su nombre cuando le llaman, si señala objetos etc., esto nos mantendrá alerta de si el menor puede tener algún problema.

Conclusiones

Como padres debemos de estar atentos al desarrollo de nuestro hijo con el fin de identificar los posibles signos de algún trastorno. Esto hará que se actúe de forma más eficaz y con más eficiencia para la detección precoz en este caso, del autismo.

Si se realiza esto adecuadamente, habremos mejorado la vida de nuestro hijo ya que podrá recibir la atención necesaria en el momento apropiado, por lo que podrá avanzar y mejorar más rápidamente en aquello que lo necesite con la ayuda de profesionales.

¿Qué otros síntomas crees que pueden tener los niños autistas?

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW