¿Qué es el Síndrome del Emperador? (Niño Tirano)

¿Qué es el Síndrome del Emperador? (Niño Tirano)

El síndrome del emperador o del niño tirano es un trastorno de conducta donde el hijo es quien domina a sus padres, y mediante gritos, ataques de ira y rabietas, logra hacer siempre su voluntad.

Ya no sabes qué hacer. Tu hijo es muy demandante, grita, tiene rabietas, agota tu paciencia y terminas cediendo ante sus exigencias.

síndrome del emperador

Ten cuidado, puede ser un caso de este fenómeno. Se trata de niños o adolescentes con carácter fuerte cuyos padres probablemente no han sabido colocar límites sanos a su conducta.

La buena noticia es que puedes hacer mucho al respecto; este síndrome puede revertirse, aunque dependiendo del caso requerirá más o menos trabajo y paciencia.

Conocer este síndrome y cómo educar a tu hijo es fundamental porque le darás una buena educación y mantendrás una convivencia sana en tu hogar.

Características del síndrome del emperador

Se trata de niños o adolescentes que en general parecen insensibles emocionalmente, tienen escasa empatía, poco sentido de la responsabilidad, ningún sentimiento de culpa por sus actitudes y falta de apego hacia sus padres.

adolescente tirano

En general, la responsabilidad en este tipo de situaciones recae principalmente sobre los padres, que seguramente han sido demasiado permisivos y sobre-protectores y no han sabido controlar o limitar este tipo de conductas por parte de sus hijos.

Sin embargo, también es cierto que las características de la sociedad de hoy en día, donde predominan el individualismo y el consumismo, y donde parece que los deseos debieran cumplirse inmediatamente y sin ningún esfuerzo, son factores que favorecen este síndrome.

Estadísticas del síndrome del emperador

La estructura familiar ha cambiado mucho en los últimos tiempos. Los matrimonios se disuelven, papá y mamá pronto tienen nueva pareja, abundan los hijos únicos y las mujeres tienden a tener a sus hijos cada vez más tarde.

Estos son factores que hacen que los niños sean vistos como un bien preciado que los padres tratan de proteger de todos los males, brindándoles todo lo que piden y más, dándoles cosas materiales y satisfaciendo todos sus deseos sin miramiento alguno, aunque sus exigencias sean descabelladas.

Hoy en día muchos padres temen colocar límites a la conducta de sus hijos por miedo a hacerles algún daño, pero en realidad el efecto es exactamente el contrario.

Los niños necesitan disciplina, necesitan que sus padres les coloquen límites para sentirse seguros y confiados, los padres deben ser quienes les indican cómo deben funcionar en sus vidas, porque ellos no tienen la madurez necesaria como para hacerlo por sí mismos.

Características del niño tirano

niña tirana

El niño cuya conducta no ha sido limitada o controlada por sus padres, puede transformarse en un niño tirano.

Estos niños intentan imponer siempre su voluntad, y si no lo logran en un principio, se muestran agresivos, hacen pataletas en lugares públicos y no logran controlar su ira, convirtiendo el día a día de la familia en un permanente calvario.

Los padres acaban cediendo sólo para conseguir un rato de paz precaria. Tratan de evitar los conflictos dando a sus hijos todo lo que piden sin exigirles nada a cambio.

El niño mimado de la casa se transforma en el rey, él es el que manda. Con el tiempo se vuelve tirano. Incluso algunos padres llegan a temerles a sus hijos y en los casos más extremos, los hijos adolescentes maltratan a sus padres, verbal y físicamente.

Estas son las principales características del niño tirano:

  • Tiene un exagerado sentido de lo que le corresponde. Espera que todos los que le rodean satisfagan sus solicitudes.

  • Tiene baja tolerancia a la incomodidad, la frustración o el aburrimiento. Si pide algo y sus padres le dicen que no, expresa su rabia con ataques de ira, gritos e insultos.

  • Muestran escasa habilidad para resolver problemas o enfrentar experiencias negativas.

  • Cree que es el centro del mundo, es egoísta e individualista. Exige la atención de todos los que le rodean.

  • Busca justificaciones a sus conductas. Está convencido de que los demás tienen la culpa de todo lo que lo hace sentir mal.

  • Carece de empatía, no puede ponerse en el lugar del otro y pensar en cómo se sienten los demás.

  • Pide más y más cosas. Y cuando los padres le brindan todo lo solicitado, continúa pidiendo aún más.

  • En general, no se cuestiona ni siente culpa por sus actitudes.

  • Discute las normas que sus padres intentan establecer y las considera injustas. Sea por cansancio, fastidio o por un sentimiento de culpa, los padres ceden ante los reclamos del hijo.

  • Le cuesta adaptarse a las demandas de las situaciones fuera del ámbito del hogar, especialmente en la escuela, porque no responde bien ante las figuras de autoridad ni a las estructuras sociales.

  • Suele sentirse enojado, triste y tiene baja autoestima.

Qué deben hacer los padres de un niño tirano

Si crees que la situación con tu hijo ha llegado a un punto límite, es hora de hacer algo al respecto. Y si la conducta tiránica de tu hijo aún no es extrema pero te preocupa, debes cambiar de actitud antes de que las cosas empeoren.

chica adolescente

Para frenar las exageradas demandas de tu hijo, tú eres la que debe tomar medidas en primer lugar. Y con el tiempo, las exigencias y rabietas de tu pequeño (o adolescente) también cederán, si sus deseos no se cumplen después de una pataleta.

Fíjate en los siguientes consejos:

  • En primer lugar, ponte de acuerdo con tu cónyuge sobre cómo educar a vuestro hijo y cómo actuar cuando el niño tenga comportamientos tiránicos.

  • Es muy importante que ambos os mostréis firmes en vuestra postura. Si el niño percibe que no estáis de acuerdo o que no estáis convencidos de lo que estáis haciendo, aprovechará estas fisuras a su favor.

  • Establecer normas y rutinas claras. Habrá un horario para las comidas, un horario para hacer los deberes y estudiar, y un horario para ir a dormir, que se respetará a rajatabla.

  • También es bueno que el niño tenga ciertas tareas en el hogar y determinadas responsabilidades, de acuerdo a su edad. Debe encargarse de guardar sus juguetes, tender su cama, ayudar a poner la mesa, etc.

  • Nada de amenazas. Si como madre o padre has establecido una determinada “penitencia” o un “tiempo fuera” en caso de que las normas no se cumplan, entonces debes ponerla en práctica cuando el pequeño transgrede la norma, sin mediar muchas palabras.

  • Seguro habrá pataletas durante un tiempo. Tienes que respirar hondo y tener paciencia. Los niños pueden ser muy perseverantes y pedir una determinada cosa miles de veces, para convencerte por cansancio. No debes ceder. Aunque te sientas muy fastidiada, si dijiste a algo que no, entonces debes mantenerte firme.

  • Nada de chillidos, sofocones o tortazos. La violencia nunca es una buena solución y además, no debes ponerte a la altura de las rabietas de tu hijo.

  • Tampoco servirá para nada discutir con tu hijo y argumentar sin fin. El niño tirano no tomará en cuenta tus razones. Explícale por qué has dicho que no a algo o por qué has establecido determinada regla una sola vez, no tienes que repetirlo cientos de veces. Cuando insista sobre la misma cuestión, puedes responderle “ya te he hablado sobre este tema y no lo haré una vez más”.

  • Gratifica al niño adecuadamente cuando su conducta sea la correcta. El refuerzo de las conductas positivas es fundamental para lograr un cambio en sus actitudes.

Si intentas aplicar estas medidas pero no lo consigues, o crees que no has obtenido buenos resultados después de aplicarlas durante un cierto tiempo, entonces es hora de realizar consultas profesionales.

El primer paso es acudir al pediatra, para descartar alguna patología física. Es probable que tú como padre o madre, y también tu hijo, necesitéis realizar algún tipo de terapia psicológica que os brinde herramientas para salir de esta situación.

Y en algunos casos, tampoco estará de más consultar al psiquiatra para descartar depresión u otros trastornos que pudieran estar afectando al niño o a alguno de sus padres.

Síndrome del emperador en adolescentes

Si el problema no se soluciona, cuando tu hijo tenga entre 11 y 17 años se habrá convertido en el verdadero jefe de la familia.

En los casos más extremos, estos adolescentes maltratan a sus padres verbal y físicamente, los amenazan y hasta les roban.

Este tipo de violencia no es nuevo, pero en los últimos años se han visto un importante aumento en el número de casos.

Según datos aportados por Fiscalía General del Estado de España, desde el año 2000 se han sextuplicado las denuncias por conductas violentas de hijos hacia sus padres.

Y esto podría ser tan solo la punta del iceberg, porque la mayoría de los padres no denuncian a sus hijos y esconden el problema, porque buscan protegerlos.

En otros países se han realizado mayor cantidad de investigaciones en torno a este tema, y las cifras obtenidas son realmente preocupantes.

En un estudio llevado a cabo en Estados Unidos, se encontró que los hijos tienen conductas agresivas hacia sus padres en el 7% y el 18% de las familias tradicionales. Esta cifra trepa a un 29% en las familias monoparentales. Por eso es tan importante prevenir el síndrome del emperador.

Algunos expertos opinan que, en los casos extremos, el problema no radica únicamente en una cuestión de actitud por parte de los padres. Es probable que en los adolescentes que tienen conductas agresivas hacia sus padres haya una predisposición genética, algún otro trastorno asociado o influencias del entorno extra-familiar.

Pero de todas maneras, ser demasiado permisiva y sobre-protectora con tus hijos siempre será perjudicial para ellos. Cuando sean mayores serán irresponsables, conflictivos, tal vez sean fácilmente influidos por malos ejemplos de amigos y es posible que cometan pequeños crímenes.

Seguro que no deseas que esto le suceda a ninguno de tus hijos. De manera que si crees que el síndrome del emperador se está instalando poco a poco en tu hogar, debes comenzar a tomar medidas de inmediato.

Y si lo que deseas es prevenir este tipo de situaciones, lee por favor la siguiente sección de este artículo.

Cómo prevenir el síndrome del emperador

adolescente frustrada

Los niños deben aprender a tolerar la frustración. Esto les va a ser muy útil para su vida adulta: muchas veces no lograrán conseguir lo que desean, y deber aprender a convivir con la frustración para que no los domine y puedan continuar con sus vidas, siendo felices y trabajando con mayor ahínco para lograr sus objetivos.

Obviamente, en los primeros meses de vida el bebé debe tener sus necesidades satisfechas inmediatamente. Pero a partir del año aproximadamente, todos los niños necesitan que sus padres establezcan reglas y límites claros entre las conductas que son apropiadas y las que no, entre lo que se debe y lo que no se debe hacer.

Como sabrás, uno de los “deportes” favoritos de los niños es transgredir estas reglas o intentar mover esos límites, y los padres deben estar firmes en su postura y no ceder en las reglas que son realmente importantes.

Los niños de dos o tres años frecuentemente hacen rabietas para ver si de este modo logran que sus padres cedan, y en ese momento es fundamental tener paciencia, no ceder y saber que tu hijo no se traumará ni le pasará nada malo por no conseguir todo lo que quiere.

Si los padres logran ejercer su autoridad con cariño y constancia, siendo congruentes con sus propios dichos y actitudes, entonces no habrá niños tiranos en casa.

Pero si por el contrario los padres ceden ante las rabietas y no se atreven a imponer la más mínima disciplina, entonces puede aparecer el síndrome del emperador.

Y no creas que para educar a un niño debes gritarle, ni mucho menos recurrir a la violencia física.

Es perfectamente posible controlar este tipo de conductas utilizando el “tiempo fuera” (lo que antes se llamaba penitencia) y un adecuado sistema de recompensas cuando el niño tiene actitudes positivas, entre otras herramientas educativas.

¿Y tú qué experiencia tienes con el síndrome del emperador? Me interesan tus experiencias, de esa forma los lectores podrán saber qué funciona y qué no con este problema. ¡Gracias!

Referencias

  1. http://www.webconsultas.com/bebes-y-ninos/
  2. http://sportmagister.com/reportaje.asp?id_rep=4261.
  3. http://edukalife.blogspot.com/2015/01/the-emperor-syndrome-when-child-is.html.

  4. Fuente imagen 1.
  5. Fuente imagen 2.
  6. Fuente imagen 3.
  7. Fuente imagen 4.
  8. Fuente imagen 5.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW