Cómo Concentrarse para Estudiar Mejor en 9 Pasos

Cómo Concentrarse para Estudiar Mejor en 9 Pasos

¿Eres estudiante y tienes la sensación de que no aprovechas el tiempo de estudio todo lo que te gustaría? ¿Estás preparando unos exámenes después de unos años sin estudiar y necesitas una orientación? 

En este artículo te mostraré cómo concentrarse para estudiar para un examen, oposiciones y en casa o cualquier otro lugar.

cómo concentrarse para estudiar

El objetivo de es aportarte algo de luz facilitándote una guía con la que trabajar a partir de una serie de puntos que parecen ser facilitadores del estudio efectivo.

Esta guía puede ayudarte si te has animado a volver a los estudios después de un tiempo sin estudiar, si tienes que hacer frente a una gran cantidad de materias y no tienes un método con el que te sientas cómodo o si el método que has estado utilizando hasta ahora no te ha resultado todo lo efectivo que te gustaría.

El déficit en habilidades organizativas es unas de las muchas causas del bajo rendimiento académico existente hoy en día. Además, habría que añadir el deficiente funcionamiento de un sistema educativo que no motiva ni despierta el interés de muchos jóvenes. 

Lógicamente, se podrían añadir otras muchas causas, pues se trata de una cuestión muy compleja, pero el objetivo de este artículo no es realizar un análisis detallado sobre el tema.

Por otra parte, la situación de crisis económica y falta de empleo en la que nos encontramos está animando (o empujando) a mucha gente que dejó de estudiar muchos años atrás a volverlo a hacer. Si este es tu caso, los pasos que te ofrecemos a continuación te ayudarán a recuperar el hábito.

Una buena planificación, una adecuada elección del espacio de estudio, cuidar la alimentación y el descanso, trabajar en base a un método estructurado y disfrutar del camino son los pilares sobre los que se sostiene esta guía.

10 pasos para concentrarte para estudiar mejor

1-Organiza y planifica tu estudio

hombre se organiza

El primer paso para aumentar la efectividad de tu estudio es organizarte. Infórmate de todo lo referente a las materias de las que te van a evaluar: fechas de exámenes, temario evaluable, bibliografía que podrías necesitar, partes de la asignatura destacadas por el profesor, etc.

Asegúrate de que tienes todo el material necesario para estudiar: apuntes, libros, vídeos, etc. Si te falta algo, intenta tenerlo localizado lo antes posible. Tener todo el material preparado te ayudará a centrar tu atención en el estudio.

Un problema muy frecuente entre los estudiantes es el exceso de material y por ello le dedicamos un punto más adelante.

El tiempo es una de las claves para una buena organización. Planifica con realismo tanto el tiempo que le dedicarás al estudio como el cálculo aproximado del temario que podrás hacer en ese tiempo. Si eres demasiado ambicioso y te planteas objetivos muy difíciles de alcanzar, tanto tu motivación como tu confianza en el método de estudio se verán perjudicadas.

Es importante que a la hora de preparar tu calendario tengas en cuenta la posibilidad de que te surjan imprevistos que te hagan retrasarte. Reserva, cada cierto tiempo, tiempo para cubrir esas eventualidades. Si estos imprevistos no llegaran a ocurrir, podrás utilizar ese tiempo para repasar contenidos, avanzar o simplemente darte un respiro.

Lógicamente, si lo dejas todo para el final, no tendrás tiempo de planificar y organizar tu estudio, y mucho menos de resolver imprevistos… así que haz

caso a tu profesor y ¡no lo dejes para última hora!

2-Estudia en un lugar apropiado

lugar apropiado para estudiar

Para sacarle el máximo partido a tu tiempo de estudio, necesitarás encontrar (y/o adaptar) el lugar en el que vas a trabajar. Algunas de las características que debe tener ese lugar son:

  • Que sea tranquilo, sin ruidos ni distracciones.

  • Que tenga espacio para poder poner todo el material que necesites (apuntes, libros, notas, ordenador, etc.).

  • Que tenga una buena iluminación y una buena temperatura: estudiar en condiciones de poca luz y/o mala climatización favorece la aparición temprana de fatiga.

  • Que disponga de una silla confortable: en caso de estar sentado con una postura incorrecta o de utilizar una silla incómoda, puedes sentir molestias en tu espalda muy pronto.

Algo que también nos gustaría recomendarte es que utilices una ropa cómoda cuando tengas que dedicarle tiempo al estudio. Llevar pantalones que te aprieten o zapatos incómodos no es una buena idea, puesto que pasarás muchas horas sentado y esas incomodidades se llevarán un poco de tu energía.

3-Controla los elementos distractores

mujer distraida

El móvil es, sin duda, la estrella de los distractores. Llamadas y mensajes de amigos, gente hablando por uno de los tantos grupos de WhatsApp que tienes, e-mails, notificaciones de diferentes aplicaciones, etc. Si quieres concentrarte, acepta que tu móvil es tu enemigo.

Apaga el móvil y déjalo en un sitio lejos de tu silla, al que no alcances sin levantarte y andar unos metros. Esto te dará unos segundos para controlar tu impulso que te serán muy útiles.

Si trabajas con el ordenador y eso te lleva siempre a acabar en Facebook, Twitter y otras webs que te quitan tiempo de estudio, te sugerimos que te instales algún programa anti-distracciones.

SelfControl es uno de esos programas que te ayudarán a combatir tus distracciones con el ordenador, ya que bloquea tu entrada a determinadas páginas webs y programas y tú mismo puedes editar la lista de las distracciones.

Deberás tener en cuenta todo aquello que te distrae, no solo el móvil e Internet. ¿Tienes mascota y te entretienes jugando con ella en vez de estudiar? ¿Estudias en un lugar en el que es fácil que otras personas te interrumpan? Analiza tus distracciones y aléjalas de ti durante tu tiempo de estudio.

4-Date descansos frecuentes

descanso con café

Es mucho más efectivo estudiar 30 minutos centrado en la tarea que hacerlo durante 60 con una atención baja. Por eso, si necesitas unos minutos de descanso cada X tiempo, tómatelos. Es una inversión y la calidad de tu estudio se verá aumentada con total seguridad.

Eso sí, no alargues uno de esos breaks hasta el infinito. Si en estos momentos te cuesta mucho mantener tu atención, empieza descansando 5 minutos cada 20 de estudio y ves alargando los bloques de estudio a medida que te vayas acostumbrando.

5-Selecciona bien el material

mujer con libro

Como hemos comentado en uno de los puntos anteriores, muchos estudiantes tienen un problema de exceso de apuntes: toman notas de - absolutamente – todo lo que dice el profesor, imprimen las diapositivas que el profesor da, hacen resúmenes de lecturas complementarias, etc.

En el otro polo se encuentran aquellos que tienen un déficit de material: no toman apuntes en clase y se limitan a estudiar con lo mínimo (por ejemplo, las diapositivas que el profesor muestra en clase).

Seleccionar bien el material que vas a utilizar para estudiar es una tarea muy importante. Tanto si acabas teniendo demasiado material, como si tienes muy poco, tu efectividad se verá perjudicada.

El objetivo es que tengas la información necesaria para adquirir los conocimientos que corresponden a cada asignatura, sin que eso signifique que profundices tanto que te ocupe mucho tiempo y se lo tengas que quitar a otra materia. Si lo haces porque te apasiona, déjalo para un periodo en el que tengas menos trabajo o estúdialo en tu tiempo libre.

6-Utiliza tu propio método

adolescente rubia estudiando

Tú mismo tienes que descubrir cuál es el método de estudio que más se ajusta a tus gustos y necesidades. Para unos, la mejor forma puede ser leer o subrayar apuntes, mientras que para otros puede ser hacer resúmenes, esquemas, mapas conceptuales, presentaciones de Power Point, etc.

Prueba durante un tiempo los diferentes métodos de estudio y elige el que mejor te vaya en cada momento. Dependiendo de las materias a las que te estés enfrentando en cada momento, será más efectivo un método u otro.

Resúmenes y esquemas suelen funcionar bien para materias de alto contenido teórico que tienes que memorizar (por ejemplo, historia), mientras que los mapas conceptuales pueden funcionarte con contenidos más prácticos (por ejemplo, marketing).

7-Cuida tu cuerpo

persona sana

Un sueño reparador, una buena alimentación y un estilo de vida activo son tres pilares que deberían acompañarte durante toda tu vida. Vivir con estos tres elementos te ayudará a alcanzar un estado de bienestar emocional.

La fatiga es una gran enemiga de los estudiantes. Si estás cansado, te distraerás fácilmente y te costará mucho asimilar la información con la que estás trabajando. Una alimentación equilibrada, una buena hidratación (una botella de agua mientras estudias nunca te hará daño) y tus 8 horas de descanso te darán un plus a la hora de estudiar.

Practicar ejercicio con regularidad te permitirá trabajar tus músculos, eliminar el estrés y distraer tu atención.

8-Exígete, pero no excedas tus límites

libros atados

El esfuerzo, el compromiso y la constancia aumentan las posibilidades de que tengas éxito en aquello que te propones. Tener un elevado nivel de autoexigencia es positivo, pero no olvides que es muy importante que disfrutes del camino.

Si te planteas metas tan exigentes que resultan prácticamente inalcanzables y te olvidas de disfrutar del camino, tu motivación se verá resentida rápidamente y te resultará misión imposible llegar a tu objetivo final.

Así pues, cuando te llegue uno de esos días que todos tenemos en los que nada nos sale como queremos, tómate un descanso. Si tienes uno de esos días, relájate y no te sientas culpable. Si has estado siguiendo una buena planificación, podrás recuperar fácilmente este día off.

9-Encuentra tu elemento

mujer atractiva estudiando

Cuando las materias que tienes que estudiar tratan algún tema que te interesa, todo se te hace mucho más fácil. Explora cuál es tu pasión y, cuando la descubras, ve a por ella sin dejarte guiar por cuestiones como las salidas laborales que tienen determinados estudios o el salario que percibirás.

Por desgracia, eso no es lo frecuente. Muchos estudiantes, especialmente durante la educación obligatoria (pero también en el ámbito universitario) estudian con el único objetivo de superar un examen y conseguir determinado título.

Si no sabes cuál es tu pasión no te agobies. No mucha gente tiene la suerte de tenerla clara. Algo que podría guiarte es responderte a esta pregunta: ¿qué trabajo harías de forma voluntaria?

No obstante, por mucho que te guste lo que estudias, siempre acabarás pasando por momentos en los que te toque enfrentarte a temarios duros o que no te atraen demasiado, así que necesitarás estar preparado y tener un método con el que hacerles frente.

Los nueve puntos que se han descrito en esta guía pretenden darte una orientación para ayudarte a crear tu propio método de estudio. Cada persona tiene unos gustos y unas necesidades determinadas, por eso para unos puede ser muy importante, por ejemplo, el hecho de estar en un sitio tranquilo y sin ruidos para estudiar, mientras que para otros ese puede no ser un punto relevante.

Esperamos que esta guía pueda ayudarte a alcanzar tus objetivos académicos con éxito. Y si has leído este artículo y has echado en falta algún punto que te parece interesante o te gustaría explicar tu experiencia tras aplicar estos consejos, no dudes en escribirnos en el apartado “Comentarios”.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW