¿Qué es el aprendizaje vicario?

¿Qué es el aprendizaje vicario?

El aprendizaje vicario es un tipo de aprendizaje derivado de fuentes indirectas como la observación, en lugar de una instrucción directa.

La palabra “vicario” viene del latín “veo”, que significa “transportar”. En español, tiene un significado simbólico: con el aprendizaje vicario, se transporta la información o el aprendizaje de una persona a otra mediante la observación.

aprendizaje vicario

Mientras crecemos, vamos al colegio, donde recibimos una instrucción directa en muchas asignaturas.

Sin embargo, también tuvimos una vida fuera del colegio, donde aprendimos mucho observando a nuestros padres y hermanos, amigos, vecinos y familiares; los veíamos hacer tareas cotidianas, llevar a cabo sus hobbies e intereses y conseguir habilidades físicas de las que también aprendimos, incluso sin estar buscándolo activamente. A esto se le llama aprendizaje vicario o aprendizaje por observación.

Antecedentes: la teoría del aprendizaje social

El rol de la experiencia vicaria se enfatiza fuertemente en la teoría del aprendizaje social de Bandura (1977).

albert bandura

Albert Bandura, es un psicólogo y pedagogo canadiense, que durante casi seis décadas, ha sido responsable de contribuciones al campo de la educación y a otros campos de la psicología, incluyendo la teoría socio-cognitiva, que evolucionó de la teoría del aprendizaje social.

También ha sido muy influyente en la transición entre el conductismo y la psicología cognitiva y creó el constructo teórico de auto-eficacia.

En su teoría del aprendizaje social, Bandura está de acuerdo con las teorías conductistas sobre el aprendizaje relativas al condicionamiento clásico y al condicionamiento operante. Sin embargo, añade dos ideas importantes:

  1. Entre los estímulos (las conductas que se observan en otras personas) y las respuestas (la imitación de las conductas observadas) ocurren procesos de mediación, que describiremos más adelante.
  2. Las conductas se aprenden del ambiente, mediante el proceso de aprendizaje por observación.

Bandura señala que la habilidad de los individuos para aprender observando a otros les permite evitar errores innecesarios en las tareas que estén llevando a cabo. Observamos a los demás cometer sus propios errores, de modo que nos ahorramos cometerlos nosotros mismos. 

Los elementos básicos del aprendizaje vicario están descritos en la siguiente afirmación:

“Observando a un modelo que lleva a cabo la conducta que se desea aprender, un individuo se forma una idea de cómo los componentes de respuesta deben ser combinados y secuenciados para producir la nueva conducta. En otras palabras, las personas dejan guiar sus acciones por nociones que han aprendido previamente en lugar de confiar en los resultados de sus propias conductas.”

Mediante el aprendizaje vicario, evitamos invertir tiempo en aprender por nuestros propios errores porque ya hemos observado los ajenos.

El aprendizaje por observación

Los niños observan a las personas que tienen a su alrededor comportándose de distintas formas. Estas personas observadas se llaman “modelos”.

En la sociedad, los niños están rodeados de muchos modelos influyentes, como sus padres, los personajes de las series infantiles en la televisión, los amigos en su grupo de compañeros y los profesores del colegio.

Estos modelos proporcionan ejemplos de conducta que observar e imitar. Así es como se aprenden los roles de género, por ejemplo. El proceso de aprendizaje imitando a estas personas se conoce como modelado.

Factores que influyen en el observador y en el modelo

Los niños prestan atención a algunos de estos modelos y dejan modelar su conducta imitándolos. Los niños a veces hacen esto sin importarles si la conducta es apropiada para el género o no, pero hay muchos procesos que hacen más probable que un niño reproduzca la conducta que a su sociedad le parezca apropiado para su sexo.

Es más probable que el niño atienda e imite a las personas que percibe como similares a él mismo. Consecuentemente, aumentan las probabilidades de que imite comportamientos modelados por personas de su mismo sexo.

La naturaleza del modelo observado influye en la probabilidad de que un observador imite en un futuro la conducta. Bandura señaló que los modelos que poseen atracción interpersonal son más imitados y, los que no, suelen ser rechazados o ignorados.

La credibilidad del modelo y el éxito o fracaso de los resultados de la conducta observada son factores que también influyen a la hora de decidir si un comportamiento será imitado o no.

Ciertas características del observador también tienen un papel importante en el proceso de modelado.

Las características del individuo que observa pueden ser alteradas por el proceso de modelado, que, a su vez, pueden influir en los efectos del modelado. Los individuos que son expuestos a modelos que no tienen éxito a la hora de realizar una tarea, por ejemplo, pueden ser menos persistentes cuando llevan a cabo esa misma tarea después.

La explicación propuesta al respecto es que, a través de la experiencia vicaria, las personas pueden bajar sus expectativas de auto-eficacia y, por tanto, ser menos persistentes cuando se lidia con la adversidad.

¿Cómo se produce el modelado de las conductas? El refuerzo positivo y negativo

Además, las personas alrededor del niño responden a las conductas que imita con refuerzos o castigos. Si un niño imita la conducta de un modelo y sus consecuencias consisten en refuerzos, es probable que el niño continúe llevando a cabo esa conducta.

Si un padre ve a su hija consolando a su oso de peluche y le dice “Qué niña tan amable”, esto constituye una recompensa para la niña y hace más probable que repita esta conducta. Su conducta ha sido reforzada.

El refuerzo puede ser externo o interno, y tanto positivo como negativo. Si un niño quiere la aprobación por parte de sus padres, esta aprobación es un refuerzo externo, pero sentirse satisfecho o feliz por haber conseguido esta aprobación es un refuerzo interno. Un niño se comportará de forma que crea que ganará aprobación por parte de los demás.

El refuerzo, tanto si es positivo como negativo, tendrá poco impacto si el refuerzo ofrecido externamente no está relacionado con las necesidades del individuo. El refuerzo puede ser positivo o negativo, pero el factor más importante es que suele conducir a un cambio en los comportamientos de la persona.

Aprender observando los errores de otros

El niño tiene en cuenta, a la hora de aprender, lo que le ocurre a otras personas (las consecuencias de sus conductas) a la hora de decidir si copiar o no las acciones de otros.

Una persona aprende observando las consecuencias de las conductas de otras personas. Por ejemplo, es probable que la hermana menor de una familia que observa a su hermana mayor ser recompensada por un comportamiento particular imite este comportamiento más tarde.

Esto es conocido como refuerzo vicario.

Identificarse con los modelos

Los niños tienen algunos modelos con los que se identifican. Pueden ser personas de su entorno inmediato, como sus padres o hermanos mayores, o pueden ser personajes fantásticos o personas de la televisión. La motivación para identificarse con un modelo particular suele ser que tiene una cualidad que al niño le gustaría poseer.

La identificación ocurre con otra persona (el modelo) e implica adoptar conductas observadas, valores, creencias y actitudes de la persona con la que se esté identificando el niño.

El término “identificación”, tal y como se utiliza en la teoría del aprendizaje social, es similar al término Freudiano relacionado con el complejo de Edipo. Por ejemplo, ambos implican la internalización o adopción de las conductas de otra persona.

Sin embargo, en el complejo de Edipo, el niño solo se puede identificar con el progenitor de su mismo sexo, mientras que en la teoría del aprendizaje social, el niño puede identificarse potencialmente con cualquier otra persona.

La identificación es diferente a la imitación, ya que implica que se adopte un gran número de comportamientos, mientras la imitación normalmente consiste en copiar una sola conducta.

Procesos de mediación

La teoría del aprendizaje social suele ser descrita como el “puente” entre las teorías tradicionales del aprendizaje (por ejemplo, el conductismo) y el acercamiento cognitivo al aprendizaje. Esto es porque se centra en cómo los factores mentales (cognitivos) implicados en el aprendizaje.

De forma contraria a Skinner, Bandura (1977) creía que los humanos eran procesadores de información activos que piensan acerca de la relación entre sus conductas y sus consecuencias.

El aprendizaje observacional no podría ocurrir si los procesos cognitivos no estuvieran en funcionamiento. Estos factores cognitivos o mentales median (intervienen) en el proceso de aprendizaje para determinar si una nueva respuesta se adquiere.

Por tanto, los individuos no observan de forma automática la conducta de un modelo para después imitarla. Hay pensamientos previos a la imitación, y estas consideraciones se llaman procesos de mediación. Esto ocurre entre la observación del comportamiento (el estímulo) y la imitación o la falta de la misma (la respuesta).

Bandura propuso cuatro procesos de mediación:

1- Atención

Se refiere a la medida en la que estamos expuestos a la conducta del modelo. Para que una conducta sea imitada, primero tiene que llamar nuestra atención.

Observamos una gran cantidad de conductas de forma diaria y muchas de éstas no son dignas de nuestra atención. La atención, por tanto, es extremadamente importante para que un comportamiento tenga alguna influencia en otras personas que lo van a imitar.

2- Retención

La retención tiene que ver con la calidad con la que se recuerda. Una persona puede darse cuenta de una conducta ajena, pero no siempre se recuerda, lo cual, obviamente, evita la imitación. Entonces, es importante que se forme un recuerdo de la conducta para que ésta sea emitida más tarde por el observador.

Gran parte del aprendizaje social no es inmediato; este proceso es especialmente vital en estos casos. Incluso si la conducta es reproducida poco tiempo después de haberla visto, es necesario que exista un recuerdo al que referirse.

3- Reproducción

Ésta es la habilidad de llevar a cabo el comportamiento que el modelo ha mostrado. Muchas veces, observamos conductas en el día a día que nos gustaría imitar, pero no siempre somos capaces de ello.

Estamos limitados por nuestras habilidades físicas y mentales. Esto influye en nuestras decisiones relacionadas con intentar imitar una conducta o no.

4- Motivación

Se refiere al deseo de llevar a cabo el comportamiento que se observa. Las recompensas que siguen una conducta serán consideradas por el observador: si las recompensas percibidas sobrepasan los costes percibidos (si la conducta requiere algún coste), entonces es más probable que la conducta sea imitada en un futuro por la persona que observa.

Si no se ve como suficientemente importante el refuerzo vicario que obtiene la persona observada, entonces la conducta no se imitará.

Críticas a la teoría del aprendizaje vicario

El abordaje relativo al aprendizaje social tiene en cuenta procesos de pensamiento y el rol que tienen a la hora de decidir si una conducta será imitada o no, y proporciona una explicación más completa del aprendizaje humano mediante el reconocimiento del rol de los procesos de mediación.

Sin embargo, a pesar de que puede explicar algunos comportamientos bastante complejos, no puede representar el modo en que desarrollamos el rango de conductas, incluyendo pensamientos y sentimientos.

Tenemos mucho control cognitivo sobre nuestro comportamiento y, por ejemplo, solo porque hayamos tenido experiencias violentas, no significa que tengamos que reproducir esas conductas.

Es por esto que Bandura modificó su teoría y en 1986 cambió el nombre de su teoría del aprendizaje social por “la teoría socio-cognitiva”, como una mejor descripción acerca del modo en que aprendemos de nuestras experiencias sociales.

Algunas de las críticas sobre la teoría del aprendizaje social provienen del compromiso con el entorno que rodea a las personas como la influencia principal en la conducta.

Es bastante limitante describir el comportamiento humano basándonos únicamente en la naturaleza o únicamente en el ambiente social, y los intentos de llevar esto a cabo subestiman la complejidad de la conducta humana.

Es más probable que las distintas formas de comportamiento humano sean debidas a una interacción entre la naturaleza o la biología de las personas y el ambiente en el que se desarrollan.

La teoría del aprendizaje social no es una explicación completa para todos los comportamientos. Este es, en particular, el caso de las personas que no han tenido, aparentemente, un modelo del que aprender e imitar ciertas conductas.

Por último, el descubrimiento de las neuronas espejo ha proporcionado apoyo biológico a la teoría del aprendizaje social. Las neuronas espejo son neuronas descubiertas por primera vez en primates, que se activan tanto cuando el animal hace algo por sí mismo como cuando observa la misma acción ser llevada a cabo por otro animal.

Estas neuronas constituyen una base neurológica que explica la imitación. 

Referencias:

  1. https://www.jstor.org/stable/257144?seq=1#page_scan_tab_contents
  2. http://www.alleydog.com/glossary/definition.php?term=Vicarious%20Learning
  3. http://www.simplypsychology.org/bandura.html
  4. http://johnjolliffe.com/vicarious-learning/
  5. http://www.theoryfundamentals.com/bandura.htm
  6. https://en.wikipedia.org/wiki/Albert_Bandura
  7. http://study.com/academy/lesson/albert-bandura-social-cognitive-theory-and-vicarious-learning.html
  8. https://web.stanford.edu/dept/psychology/bandura/pajares/Bandura1988AJM.pdf

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW