Las 100 Mejores Frases de Orgullo

Las 100 Mejores Frases de Orgullo

En este artículo te dejo 100 frases de orgullo de grandes autores como Alejandro Dumas, William Shakespeare, Baruch Spinoza, Jane Austen y muchos más.

El orgullo. Sin duda un tema delicado de tratar, puesto que, al contrario de lo que pasa con otros sentimientos, cuando se trata de éste, tocar cualquier extremo es algo negativo: podemos pecar por exceso y/o por déficit.

frases de orgullo

Digamos que se trata de un asunto polémico, que despierta debates sobre su utilidad en la autoestima y en la vida de los seres humanos. No es de extrañar que en ocasiones señalemos a alguien diciendo: “es demasiado orgulloso para aceptar que se ha equivocado” o por el contrario “no tiene ni un poco de orgullo, por eso deja que hagan lo que quieran con él/ella”.

Es esa misma dicotomía la razón por la que el orgullo ha despertado la curiosidad de muchos escritores, poetas, filósofos y pensadores alrededor del mundo y a lo largo de los tiempos. Del producto de todas esas reflexiones, presentamos a continuación 100 ejemplares:

  1. La generosidad está en dar más de lo que puede, y el orgullo está en tomar menos de lo que necesita. Kahlil Gibran, poeta, pintor y novelista libanés.
  2. La vanidad y el orgullo son cosas diferentes, aunque las palabras se utilizan a menudo como sinónimos. Una persona puede ser orgullosa sin ser vanidoso. El orgullo se relaciona más con nuestra opinión de nosotros mismos, la vanidad con lo que creemos que otros piensan de nosotros. Jane Austen, escritora inglesa.
  3. No estoy orgulloso, pero estoy feliz; y la felicidad ciega, creo que, más que el orgullo. Alejandro Dumas, novelista y dramaturgo francés.
  4. La soberbia del hombre puede ser su caída, y él tiene que aprender cuándo recurrir a otros para tener apoyo y orientación. Bear Grylls, aventurero y presentador de televisión inglés.
  5. Hay dos tipos de orgullo, bueno y malo. El 'buen orgullo' representa nuestra dignidad y la autoestima. El 'orgullo malo' es el pecado mortal de superioridad que huele a presunción y a arrogancia. John C. Maxwell, autor estadunidense.
  6. Deje su orgullo, el ego y el narcisismo en otro lugar. Las reacciones provenientes de esas partes de usted, reforzarán los miedos más primitivos de sus hijos. Henry Cloud, autor estadounidense.
  7. Disciplínese para hacer lo que sabes que es correcto e importante, aunque difícil, es el camino real al orgullo, la autoestima y satisfacción personal. Margaret Thatcher, política inglesa.
  8. Deja que otros se enorgullezcan sobre el número de páginas que han escrito; Yo prefiero presumir de las que he leído. Jorge Luis Borges, escritor argentino.
  9. Quiero ser un hombre que es honesto y que no deja que el orgullo se interponga en el camino de abrirme con mi pareja y decir: 'Aquí estoy. Este soy yo.' Siento que hay algo poderoso cuando un hombre llega a un punto en su vida en que puede ser completamente vulnerable. Dwayne Johnson (La Roca), actor y físico culturista estadounidense.
  10. Yo siempre preferiré ser feliz a ser digna. Charlotte Brontë, novelista inglesa.
  11. Una vanidad consentida, es algo mejor quizás que un orgullo hambriento. Joanna Baillie, poeta y dramaturgo escocesa.
  12. La gente orgullosa engendra triste penas para sí mismos. Emily Brontë, escritora inglesa.
  13. Es mejor perder el orgullo con alguien que amas, más que perder a alguien que amas por orgullo inútil. John Ruskin, escritor y crítico de arte inglés.
  14. Un hombre orgulloso siempre mira hacia abajo a las cosas y a las personas; y, por supuesto, siempre y cuando esté mirando hacia abajo, no podrá ver lo que está por encima de usted. C.S. Lewis, crítico literario y novelista inglés.
  15. Podría fácilmente perdonar a su orgullo, si no hubiera mortificado al mío. Jane Austin, escritora inglesa.
  16. Rara vez somos orgullosos cuando estamos solos. Voltaire, filósofo y escritor francés.
  17. El orgullo debe morir en ti, o nada de los cielos puede vivir en ti. Andrew Murray, profesor y pastor cristiano sudafricano.
  18. Todos los hombres cometen errores, pero un buen hombre cede cuando sabe que su curso es incorrecto y repara el mal. El único crimen es el orgullo. Sófocles, filósofo griego.
  19. La fe comienza donde termina el orgullo. Félicité De Lamennais, filósofo y teólogo francés.
  20. El orgullo de un hombre se confunde con dignidad; en una mujer, con amor propio. José Bergamin, escritor español.
  21. A través del orgullo estamos engañándonos continuamente a nosotros mismos. Pero en el fondo, debajo de la superficie de la conciencia promedio, una pequeña voz nos dice que algo está fuera de tono. Carl Jung, psiquiatra suizo.
  22. Cuando se habla de personas, recuerde que no se trata de criaturas de la lógica, sino de criaturas repletas de prejuicios y motivadas por el orgullo y la vanidad. Dale Carnegie, empresario y escritor estadounidense.
  23. El orgullo no encuentra placer en poseer algo, sino en poseerlo en mayor cantidad que el próximo hombre... Es la comparación lo que nos enorgullece: el placer de estar por encima del resto. Una vez que el elemento de competencia se va, el orgullo se marcha. C.S. Lewis, crítico literario y novelista inglés.
  24. Tráguese su orgullo y admita que todos necesitamos ayuda a veces. Huston Smith, catedrático de religión estadounidense.
  25. Sí, la vanidad es una debilidad de hecho. Pero es en el orgullo donde hay una verdadera superioridad de la mente. El orgullo estará siempre bajo una buena regulación. Jane Austen, escritora inglesa.
  26. Es algo bueno elevarse por encima de orgullo, pero se debe tener orgullo para hacerlo. Georges Bernanos, ensayista y novelista francés.
  27. Nadie tiene una mayor ventaja para su negocio, que quien siente orgullo hacia su trabajo. Hosea Ballou, teólogo estadounidense.
  28. El orgullo la había mantenido en funcionamiento cuando el amor la había traicionado. Susan Elizabeth Phillips, escritora norteamericana.
  29. El que se enorgullece se come a sí mismo: el orgullo es su propio vaso, su propia trompeta, su propia crónica. William Shakespeare, escritor y dramaturgo inglés.
  30. El orgullo es la madre de la arrogancia. Toba Beta, autor indonesio.
  31. El orgullo nos cuesta más que el hambre, la sed y el frío. Thomas Jefferson, expresidente de Estados Unidos.
  32. La persona orgullosa siempre quiere hacer lo correcto, la cosa grandiosa. Pero al querer hacerlo en su propia fuerza, no está luchando contra otros hombres, sino contra Dios. Soren Kierkegaard, filósofo, político y teólogo danés.
  33. El orgullo es el placer que surge del pensamiento demasiado elevado de un hombre hacia sí mismo. Baruch Spinoza, filósofo neerlandés.
  34. La ignorancia, el poder y el orgullo son una mezcla mortal, ¿sabes? Robert Fulghum, autor estadounidense.
  35. El orgullo mantiene tu cabeza en alto cuando todo el mundo a tu alrededor la inclina. El valor es lo que te lleva a hacerlo. Arthur Bryce Courtenay, novelista africano.
  36. La humildad no es nada más que la verdad, y el orgullo no es más que la mentira. St. Vincent de Paul, sacerdote francés.
  37. La falsa humildad equivale a orgullo. Blaise Pascal, matemático, físico, filósofo cristiano y escritor francés.
  38. Una cierta cantidad de orgullo es un ingrediente útil para el genio. Hugo Von Hofmannsthal, poeta, dramaturgo, ensayista y narrador austríaco.
  39. Mi orgullo me calló, mi dolor me cerró, y juntos se confabularon en contra de mi esperanza y la dejaron escapar. David Levithan, autor y editor estadounidense.
  40. El miedo hacia y la comprensión de la ignorancia, son fuertes medicamentos contra el estúpido orgullo. Garth Nix, escritor estadounidense.
  41. Si, cuando picados por injurias o naturalezas malignas, nos llenamos de orgullo y nos hinchamos de enojo, es una prueba de que nuestra dulzura y la humildad son irreales, un mero espectáculo artificial. Francisco de Sales, santo y obispo de Gales.
  42. El orgullo sólo nos ayuda a ser generosos; nunca nos hace así, más de lo que la vanidad nos hace ingeniosos. George Elliot, seudónimo de Mary Anne Evans, escritora inglesa.
  43. En general, el orgullo está en el fondo de todos los grandes errores. John Ruskin, crítico y escritor británico.
  44. El orgullo lleva consigo un castigo, la necedad. Sófocles, poeta trágico griego.
  45. Uno se aferra a una opinión porque se precia de haber llegado a ella por su cuenta, y otro porque ha hecho grandes esfuerzos para aprenderla y se enorgullece de haberla captado, y por lo tanto ambos lo hacen por vanidad. Friedrich Nietzsche, poeta y filósofo alemán.
  46. El orgullo nos ayuda; el orgullo no es una mala cosa cuando sólo nos insta a ocultar nuestro propio dolor, sin hacer daño a los demás. George Elliot, seudónimo de Mary Anne Evans, escritora inglesa.
  47. Si no moderas tu orgullo, él será tu mayor castigo. Dante Alighieri, escritor y filósofo italiano.
  48. Es más a menudo desde el «orgullo» que desde la ignorancia, que nos oponemos tan obstinadamente a las opiniones actuales; nos encontramos los primeros lugares tomados, y no queremos ocupar el último. Franois de la Rochefoucauld, escritor y aristócrata francés.
  49. Durante mi infancia sólo ansié ser amada. Todos los días pensaba en cómo quitarme la vida, aunque, en el fondo, ya estaba muerta. Sólo el orgullo me salvó. Coco Chanel, diseñadora de modas francesa.
  50. Para conocer a un hombre, observa cómo gana sus objetos, en lugar de cómo los pierde; porque cuando fallamos, nuestro orgullo nos mantiene; cuando tenemos éxito, nos traiciona. Charles Caleb Coltoz, escritor inglés.
  51. El orgullo es rara vez delicado; se complacerá a sí mismo con ventajas ruines. Samuel Johnson, poeta y ensayista inglesa.
  52. Los predicadores nos dicen que el orgullo es un gran pecado, pero los predicadores están equivocados. El orgullo hace al hombre, lo guía, es el muro de protección alrededor de su reputación... Los hombres mueren, dijeron, pero la reputación no. Cornwell, periodista y novelista inglés.
  53. Hay que tener fuerza para estar orgulloso de sí mismo y aceptarse, cuando se sabe que se tiene algo fuera de lo común. Abigail Tarttelin, novelista inglesa.
  54. Si está impulsado por el miedo, la ira o el orgullo, la naturaleza le obligará a competir. Si es guiado por el valor, la conciencia y la tranquilidad, la naturaleza de la paz le servirá. Amit Ray, autor hindú.
  55. El orgullo es siempre una mejor palanca contra la nobleza, que la razón. Patrick Rothfuss, escritor estadounidense.
  56. El orgullo mata la acción de dar las gracias... Un hombre orgulloso rara vez es agradecido, porque nunca piensa que consigue todo lo que se merece. Henry Ward Beecher, clérigo estadounidense.
  57. Se entiende muy bien cómo un hombre con una elección entre el orgullo y la responsabilidad, casi siempre elige el orgullo. Pues la responsabilidad le quita su virilidad. Stephen King, escritor estadounidense.
  58. En el orgullo, en el razonamiento del orgullo, se encuentra nuestro error; Todo sale de su ámbito y se precipita hacia los cielos. El orgullo todavía está apuntando a las moradas benditas. Los hombres serían ángeles, los ángeles serían dioses. Alexander Pope, poeta inglés.
  59. El orgullo es una admisión de debilidad; teme secretamente toda la competencia y siente pavor de todos los rivales. Fulton J. Sheen, arzobispo estadounidense.
  60. Lo infinitamente pequeño tienen un orgullo infinitamente grande. Voltaire, filósofo y escritor francés.
  61. El orgullo y la curiosidad son los dos flagelos de nuestra alma. Este último nos lleva a meter nuestras narices en todas partes, y el primero nos prohíbe dejar nada sin resolver e inconcluso. Michel de Montaigne, filósofo y escritor francés.
  62. Ellos no conocen el significado de peligro o el miedo o el dolor. Es sólo su orgullo lo que puede herirse realmente. Victoria Aveyard, autora y guionista estadounidense.
  63. Cualquier orgullo o soberbia, es desagradable para nosotros, simplemente porque choca con nuestro propio orgullo, y nos conduce por solidaridad hacia la comparación, lo que provoca la pasión desagradable de la humildad. David Hume, filósofo e historiador inglés.
  64. Cuando te sientas nervioso, haz un llamado a tu orgullo. Toba Beta, autor indonesio.
  65. La riqueza es un don de Dios, y el orgullo se nos ha legado del diablo. Douglas Wilson, teólogo ruso.
  66. El orgullo es un espíritu independiente orientado al yo. Hace a la gente arrogante, grosera y difícil de tratar. Cuando nuestro corazón es orgulloso, no damos el crédito a Dios y maltratamos a las personas, mirándolos hacia abajo y pensando que merecemos lo que tenemos. Joyce Meyer, escritora cristiana estadounidense.
  67. Los chicos eran tan orgullosos; siempre tenías que dejar que ellos pensaran que eran buenos en las cosas. Diane Zahler, escritora estadounidense.
  68. Cuando estás lleno de orgullo en el interior, te haces duro, tenaz, y creas conflictos con los demás. John C. Maxwell, autor, coach y conferencista estadounidense.
  69. He llegado a la conclusión de que es una pérdida de tiempo tener demasiado orgullo en nada. Tal vez sea bueno tener un sentido del deber, ser celoso para protegerse o mejorar; pero el orgullo, en última instancia, es sólo lo que se encuentra vulnerable a la ofensa y la degradación. Henry Rollins, músico y activista político estadounidense.
  70. La ira es el enemigo de la no violencia y el orgullo es un monstruo que se traga todo. Mahatma Gandhi, abogado, pensador y político hindú.
  71. Los líderes que fracasan en podar su orgullo desaparecerán. Eso no es una conjetura, es una garantía. Con orgullo, no es una cuestión de “si" vamos a caer, sino "cuándo". No hay excepciones. John C. Maxwell, autor, coach y conferencista estadounidense.
  72. El orgullo es una herida, y la vanidad es la costra sobre la misma. La vida de uno picotea la costra para abrir la herida una y otra vez. En los hombres, rara vez se cura y a menudo crece séptica. Michael Ayrton, artista y escritor inglés.
  73. Aprender a vivir con menos orgullo ha sido una gran inversión en mi futuro. Katerina Stoykova Klemer, poeta y escritora inglesa.
  74. El orgullo es el cáliz en el que se vierten todos los pecados humanos: que brilla y tintinea y sus arabescos atraen miradas, mientras que tus labios tocan involuntariamente la seductora bebida. Vladimir Odoevsky, filósofo, escritor y filántropo ruso.
  75. En la maldad del orgullo se pierde la luz para entender cuán poca gracia se gana y la cantidad dada. Robert Hunter, cantautor estadounidense.
  76. En esencia, es orgullo es un enfoque de la vida al estilo "mi voluntad" en lugar de enfoque "tu voluntad”. Ezra Taft Benson, religioso estadounidense.
  77. Si se siente orgullo en el oficio propio, no se deja morir una buena cosa. Correr el riesgo de no presionar lo suficiente no es una humildad. Paul Keating, político australiano.
  78. El orgullo y la presunción fueron los pecados originales del hombre. Alain Rene Le Sage, novelista y dramaturgo francés.
  79. El mayor orgullo, o el mayor abatimiento, es el mayor desconocimiento de uno mismo. Baruch Spinoza, filósofo neerlandés.
  80. Odio el orgullo, pero si yo fuera a estar orgullosos de algo, sería en ese algo que yo habría hecho. El orgullo de la raza es un poco estúpido. Carroll O'Connor, actor estadounidense.
  81. El luchador pierde más que su orgullo en la lucha; pierde parte de su futuro. Es un paso más cerca de la barriada de donde vino. Floyd Patterson, boxeador estadounidense.
  82. Cuando nos fijamos en una ciudad, es como si leyésemos las esperanzas, aspiraciones y orgullo de todos los quienes la construyeron. Hugh Newell Jacobsen, arquitecto estadounidense.
  83. El egoísmo es uno de los aspectos más comunes del orgullo. "¿Cómo me afecta todo?" es el centro de todo lo que importa: la arrogancia, autocompasión, auto-realización mundana, auto-gratificación, y el egoísmo. Ezra Taft Benson, religioso estadounidense.
  84. La indulgencia centrada en sí misma, el orgullo y la falta de vergüenza por el pecado, son ahora emblemas de la forma de vida americana. Billy Graham, evangelista estadounidense.
  85. Con el orgullo, viene muchas maldiciones. Con humildad, vienen muchas bendiciones. Ezra Taft Benson, religioso estadounidense.
  86. La vanidad es un defecto. Pero el orgullo, en caso de personas de inteligencia superior, creo que es válido. Jane Austen, novelista inglesa.
  87. Es el orgullo, el vicio que nunca falta a los locos. Alexander Pope, poeta inglés.
  88. El orgullo es el primero de los tiranos, pero también el primero de los consuelos. Charles Ducios, autor francés.
  89. La lástima es la sensación más agradable entre los que tienen poco de orgullo y ninguna perspectiva de grandes conquistas. Friedrich Nietzsche, poeta y filósofo alemán.
  90. El orgullo nos hace artificiales y la humildad nos hace reales. Thomas Merton, monje francés.
  91. Cuanto menor valor tiene un hombre, mayor es su orgullo. Yukito Kishiro, mangaka japonés.
  92. El enojo, el orgullo y la competencia son nuestros verdaderos enemigos. Dalai Lama, supremo dirigente espiritual y político del Tíbet.
  93. Fue el orgullo lo que convirtió ángeles en demonios; es humildad que hace a los hombres como los ángeles. San Agustín, santo católico.
  94. A menudo, el menosprecio de la vanagloria se convierte en una fuente más de vanagloria, ya que no se está siendo despreciado cuando el menosprecio es algo de lo que uno se siente orgulloso. San Agustín, padre de la iglesia católica.
  95. El orgullo es igual en todos los hombres, sólo varían los medios y la manera de manifestarlo. François de la Rochefoucauld, escritor francés.
  96. El orgullo nos hace sordos a los consejos o advertencias de los que nos rodean. John C. Maxwell, autor, coach y conferencista estadounidense.
  97. Orgullo en el oficio sin competencia, es tanto un pecado como la competencia sin confianza. Peter Tremayne, historiador escocés.
  98. A ojos del infinito, todo orgullo no es más que polvo y ceniza. León Tolstoi, novelista ruso.
  99. Los ricos se hinchan de orgullo, los pobres del hambre. Sholom Aleichem, humorista ucraniano.
  100. No es el corazón roto lo que mata, sino el orgullo roto, mi señor. Gilbert Parker, novelista canadiense.

Para empezar, establezcamos una diferencia fundamental entre las definiciones de orgullo. Por una parte se entiende como orgullo “Sentimiento de satisfacción hacia algo propio o cercano a uno que se considera meritorio”; mientras que también puede significar: “Exceso de estimación hacia uno mismo y hacia los propios méritos por los cuales la persona se cree superior a los demás”. Como indicamos en el inicio de este artículo, esta doble faceta de lo que llamamos orgullo es precisamente lo que enciende la chispa de la discusión.

Si bien es cierto que necesitamos orgullo para evitar ser atropellados por otros y para reconocer nuestros propios logros y victorias, abusar de él podría llevarnos a la arrogancia, alejándonos de nuestros familiares y amigos.

Por ejemplo, no es lo mismo sentirse orgulloso por haber llevado a cabo un buen trabajo, que no admitir cuando se está equivocado a causa del orgullo. Esto implica una observación constante de nuestras emociones y el saber desde qué sentimiento reaccionamos ante determinadas situaciones.

Podemos utilizar el orgullo como acción (entiéndase “estoy orgulloso de”) y evitar el orgullo como un aspecto intrínseco de la personalidad, eliminando afirmaciones como “soy orgulloso”. En el primer caso, el sentimiento de orgullo tiene que ver con un estado anímico en particular, algo pasajero y momentáneo, mientras que en el segundo caso es una expresión del ego.

Cruzar el límite entre una conducta y otra es muy fácil, pues en el fragor de la situación la línea que las divide es muy delgada y borrosa. Sin embargo las consecuencias son diametralmente opuestas y pueden destruir o construir relaciones. Por esta razón, el orgullo puede considerarse como un arma de doble filo, que pone a prueba las habilidades de quienes lo empuñan.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW