Las 100 Mejores Frases de Sócrates

Las 100 Mejores Frases de Sócrates

En este artículo te dejo 100 frases de Sócrates, autor de la frase que tal vez sea la más célebre y repetida de todos los tiempos (bien sea para aplicar su significado correctamente, o como excusa de ese estudiante que no se preparó lo suficiente para un examen).

Sócrates es uno de los filósofos griegos más importantes de la historia de la humanidad. Con su famosa idea “sólo sé que no se nada”, desarrolló una línea de pensamiento centrada en la ética del hombre y en la búsqueda de la sabiduría, como medio para alcanzar la virtud.

frases de Sócrates

De su pensamiento, registrado principalmente por su discípulo Platón, hemos escogido las siguientes 100 frases: 

También te pueden interesar:

  1. Emplea tu tiempo en mejorarte a ti mismo leyendo los escritos de otros hombres, así aprenderás fácilmente lo que otros han aprendido con trabajo duro.
  2. La verdadera sabiduría está en saber que no se sabe nada.
  3. Cásate. Si obtienes una buena mujer, serás feliz. Si obtienes una mujer mala, serás un filósofo.
  4. Nuestras oraciones deben ser para bendiciones en general, porque Dios sabe mejor lo que es bueno para nosotros.
  5. ¿Es algo bueno porque los dioses lo aprueban? ¿O es que los dioses lo aprueban porque es bueno?
  6. La vida no examinada no merece la pena ser vivida.
  7. Sólo hay un bien: el conocimiento. Y un mal: la ignorancia.
  8. No puedo enseñar nada a nadie. Sólo puedo hacerles pensar.
  9. Existen dos cosas mayores que todas las cosas. Una es el amor y la otra es la guerra.
  10. Solo sé que no sé nada.
  11. Dame belleza en el alma interior; que el exterior y el interior del hombre sea uno solo.
  12. La duda es el inicio de la sabiduría.
  13. Sé bueno, porque todos a quienes conoces están luchando una dura batalla.
  14. Para encontrarte a ti mismo, piensa por ti mismo.
  15. Las mentes brillantes discuten ideas fuertes; las mentes promedio discuten sobre eventos; las mentes débiles discuten sobre otras personas.
  16. No se preocupe acerca de los que practican la filosofía, ya sean buenos o malos; mejor examine la cosa en sí misma, bien y con cuidado. Si la filosofía le parece una cosa mala para usted, desvíe a cada hombre de ella, no sólo a sus hijos. Pero si la percibe como yo creo que es, tenga valor, persígala y practíquela, como se suele decir “en usted y en su casa”.
  17. La educación es el encendido de una llama, no el llenado de un recipiente.
  18. Sé lento para crear una amistad, pero cuando estés en ella, sigue firme y constante.
  19. Aquel que no es feliz con lo que tiene, no será feliz con lo que le gustaría tener.sócrates1
  20. Si no consigues lo que quieres, sufres; si obtienes lo que no quieres, sufres; incluso cuando obtienes exactamente lo que quieres, todavía sufres porque no puedes tenerlo para siempre. Tu mente es tu situación. Quieres ser libre. Libre de dolor, libre de las obligaciones en la vida y de la muerte. Pero el cambio es la ley y ninguna otra suposición van a alterar esa realidad.
  21. Ahora, los niños son unos tiranos. Ellos tienen malos modales, desacatan a la autoridad; muestran una falta de respeto hacia los mayores y les encanta la charla en lugar del ejercicio.
  22. Dios toma la mente de los poetas y los utiliza como sus ministros, así como también utiliza a los adivinos y a los profetas, con el fin de que nosotros, los que oímos, sepamos que no son ellos quienes pronuncian estas palabras de valor incalculable en un estado de inconsciencia, sino que es el mismo Dios quien habla, y que a través de ellos está conversando con nosotros.
  23. A veces, construyes muros no para mantener afuera a otras personas, sino para ver a quién le importa lo suficiente como para descomponerlos.
  24. Conócete a ti mismo.
  25. Pues bien, aunque no creo que ninguno de los dos sepa nada realmente hermoso y bueno, estoy mejor de lo que está usted. Pues usted no sabe nada y piensa que sabe; mientras que yo ni sé, ni creo saber.
  26. Quien quiera mover al mundo, debe moverse primero a sí mismo.
  27. El secreto de la felicidad, vea usted, no se encuentra en la búsqueda por más, sino en el desarrollo de la capacidad de disfrutar con menos.
  28. Cuando se pierde el debate, la difamación se convierte en la herramienta del perdedor.
  29. La muerte puede ser la más grande de todas las bendiciones humanas.
  30. La alegría es riqueza natural, el lujo es pobreza artificial.

https://www.youtube.com/watch?v=TWn0GxtNLkQ

  1. No hagas a los demás lo que te enojaría que te hicieran.
  2. Cada acción tiene sus placeres y su precio.
  3. Ningún hombre tiene el derecho de ser un aficionado en materia de entrenamiento físico. Es una vergüenza para un hombre llegar a viejo sin ver la belleza y la fuerza de la que su cuerpo es capaz.
  4. La hora de la partida ha llegado, y hemos de ir por caminos separados: yo a la muerte y tú a la ¿Cuál de estos dos es mejor?, sólo Dios sabe.
  5. ¿Hay alguien a quien le confíe un mayor número de asuntos serios, que su mujer? Y ¿hay alguien con quien usted tenga un menor número de conversaciones?
  6. Prefiero el conocimiento que la riqueza, pues esta es pasajera, mientras que lo otro es perpetuo.
  7. No podemos vivir mejor, sino en la búsqueda de ser mejores.
  8. Podemos perdonar fácilmente a un niño que tiene miedo de la oscuridad; la verdadera tragedia de la vida es cuando los hombres tienen miedo de la luz.
  9. La comprensión de una pregunta es la mitad de la respuesta.
  10. La envidia es la úlcera del alma.sócrates3
  11. Tenga cuidado con la esterilidad de una vida ocupada.
  12. El amor más ardiente, tiene el final más gélido.
  13. Sé lo que deseas parecer.
  14. Coma para vivir; no viva para comer.
  15. La manera más grande de vivir con honor en este mundo, es ser lo que pretendemos ser.
  16. De los deseos más profundos, vienen a menudo los odios más letales.
  17. Sólo con la muerte estamos verdaderamente curados de la "enfermedad de la vida”.
  18. La verdadera sabiduría viene a cada uno de nosotros, cuando nos damos cuenta de lo poco que entendemos acerca de la vida, de nosotros mismos y del mundo que nos rodea.
  19. No hay mayor mal que uno puede sufrir, que odiar un discurso razonable.
  20. Temer a la muerte, señores, no es otra cosa que creerse sabio cuando no se es; pensar que uno sabe lo que uno desconoce. Nadie sabe si la muerte puede o no ser la más grande de todas las bendiciones para un hombre, pero los hombres la temen como si supieran que es el mayor de los males.sócrates4
  21. Una vez igualada al hombre, la mujer se convierte en su superior.
  22. El secreto del cambio es enfocar toda tu energía, no en luchar contra lo viejo, sino en la construcción de lo nuevo.
  23. Lo realmente importante no es vivir, sino vivir bien. Y vivir bien significa, junto con las cosas más agradables de la vida, vivir de acuerdo a nuestros propios principios.
  24. Uno nunca debe hacer mal, ni maltratar a ningún hombre, no importa cuánto daño se nos haya infringido.
  25. El principio de la sabiduría es la definición de los términos.
  26. La forma más fácil y más noble de andar no es aplastando a los demás, sino mejorándose a uno mismo.
  27. La vida no contiene más que dos tragedias. Una es no conseguir el deseo de su corazón; la otra es conseguirlo.
  28. En todos nosotros, incluso en los hombres buenos, hay una naturaleza salvaje y sin ley, que se asoma en el sueño.
  29. Si todos nuestros infortunios fueran puestos en un montón común donde todos deberíamos tener una parte igual, la mayoría de la gente estaría contenta de tomar la suya e irse.
  30. Si un hombre llega a la puerta de la poesía sin haber sido tocado por la locura de las Musas, en la creencia de que la técnica por sí sola va a hacer de él un buen poeta, él y sus composiciones nunca llegarán a la perfección, y será completamente eclipsado por las actuaciones de un loco inspirado.sócrates5
  31. Mi amigo... cuide de su psique... conózcase a sí mismo, porque una vez nos conocemos a nosotros mismos, podemos aprender cómo cuidarnos.
  32. La mayor bendición concedida a la humanidad es llevada a cabo por medio de la locura, que es un don divino.
  33. Ten buen ánimo ante la muerte y ten en cuenta esta verdad: que ningún mal le puede pasar a un buen hombre, ya sea en la vida o después de la muerte.
  34. Lo que más nos daña en la vida, es la imagen que tenemos en nuestras cabezas de lo que se supone que debe ser.
  35. Piensa no en los fieles que alaban todas tus palabras y acciones; sino en los que amablemente reprenden tus faltas.
  36. Todas las almas de los hombres son inmortales, pero las almas de los justos son inmortales y divinas.
  37. Estimado amigo, ciudadano de Atenas, la ciudad más grande en el mundo, excepcional tanto en inteligencia como en poder. ¿No se avergüenza de ocuparse mucho en tener todo el dinero que pueda y en hacer crecer su reputación y prestigio, mientras que para la verdad, la sabiduría y la mejora de su alma, no tienen cuidado ni preocupación?
  38. A través de sus trapos, veo su vanidad.
  39. Es mejor cambiar de opinión, que persistir en una equivocada.
  40. Nadie está calificado para convertirse en un hombre de Estado cuando es totalmente ignorante del problema de trigo.sócrates6

  41. El verdadero defensor de la justicia, si tiene la intención de sobrevivir aunque sea por un corto período de tiempo, debe limitarse necesariamente a sí mismo, a la vida privada y dejar la política.
  42. He decido que no fue la sabiduría los que permitió (a los poetas) escribir su poesía, sino una especie de instinto o inspiración, como el que se encuentra en videntes y profetas que entregan todos sus mensajes sublimes, sin saber en lo más mínimo lo que significan.
  43. Ser es hacer.
  44. No me preocupé por las cosas que la mayoría de las personas se preocupan: ganar dinero, tener una casa cómoda, un alto rango militar o civil y todas las demás actividades, citas políticas, sociedades secretas, organizaciones de partido, que tienen lugar en nuestra ciudad. . . Me propuse a hacer para ustedes, cada uno de ustedes (individualmente y en privado) lo que considero que es el mayor servicio posible. Traté de convencer a cada uno de ustedes de preocuparse menos de lo que tiene y más por lo que es, a fin de hacer de sí mismo, lo más excelente y racional posible.
  45. Los reinos más altos de pensamiento son imposibles de alcanzar sin lograr primero una comprensión de la compasión.
  46. Quien no es capaz de vivir en sociedad, o que no tiene ninguna necesidad de ella porque es auto suficiente, tiene que ser una bestia o un dios.
  47. Y por lo tanto, si la cabeza y el cuerpo han de estar bien, se debe comenzar por curar el alma, que es la cosa primera y esencial. Y el cuidado del alma, querida juventud, tiene que ser efectuada por el uso de ciertos hechizos y encantos, y éstos son las palabras justas; por ellas la templanza se implanta en el alma, y donde viene la templanza y se mantiene, la salud se imparte con rapidez, no sólo en la cabeza, sino a todo el cuerpo.
  48. La mente lo es todo; en lo que piensas te conviertes.
  49. Yo sé que no me van a creer, pero la forma más alta de la excelencia humana, es cuestionarse a uno mismo y a los demás.
  50. El mal uso del lenguaje induce el mal en el alma.sócrates7

  51. Vivir de manera buena, bella y justa es una sola cosa.
  52. Cuando desee la sabiduría y la visión tanto como quiere respirar, es entonces cuando la tendrá.
  53. No sólo está en reposo quien no hace nada, también está inactivo aquel que podría estar mejor empleado.
  54. La belleza es una tiranía de corta duración.
  55. Un sistema de moralidad que se basa en valores emocionales relativos, es una mera ilusión, una concepción totalmente vulgar que no tiene nada sano ni nada cierto.
  56. En cuanto al matrimonio o el celibato, deja que el hombre tome el camino que desee seguir, así estará seguro de qué arrepentirse.
  57. Tal como son tus palabras, se estiman tus afectos, y como tus afectos son tus obras, y como tus obras será tu vida.
  58. Sólo deseo conocer la verdad y vivir tan bien como yo pueda... Y hasta el máximo de mi poder, exhorto a todos los demás hombres a hacer lo mismo. Exhorto también a participar en el gran combate, que es el combate de la vida, mayor que cualquier otro conflicto terrenal.
  59. Y así se hacen más y más ricos, pues cuanto más se piensa en hacer una fortuna, menos se piensa en la virtud. Cuando la riqueza y la virtud se colocan juntos en la balanza, siempre uno aumenta a medida que el otro baja.
  60. La sencillez de mi discurso hace que me odien, y qué es el odio sino una prueba de que estoy diciendo la verdad.sócrates8
  61. No hago más que ir persuadiendo a todos, grandes y pequeños, a no enfocarse en sus personas o sus propiedades. Preocúpense, sobre todo, por mejorar el alma. Les digo que la virtud no viene dada por el dinero, sino que a partir de la virtud viene el dinero y cualquier otro bien del hombre.
  62. Recuerde que no hay nada estable en los asuntos humanos; por lo tanto, evita la euforia excesiva en la prosperidad o la depresión indebida en la adversidad.
  63. Yo creo que hay dioses, y en un sentido mucho más alto que aquel de cualquiera de mis acusadores.
  64. La respuesta que doy a mí mismo y al oráculo, es que es una ventaja para mí ser como soy.
  65. Ni en la guerra ni en la ley, ningún hombre debería utilizar ninguno de los medios para escapar de la muerte. A menudo en la batalla no hay duda de que si un hombre se rinde y cae de rodillas delante de sus perseguidores, puede escapar de la muerte. En otros peligros, existen otras maneras de escapar de la muerte, si un hombre está dispuesto a decir y hacer cualquier cosa. La dificultad, amigos míos, no está en evitar la muerte, sino en evitar la injusticia, que se ejecuta más rápido que la muerte.
  66. Todo es más claro cuando se habla que cuando está tácito.
  67. No voy a ceder ante cualquier hombre en contra de lo que es correcto, por temor a la muerte, incluso si he de morir por no ceder.
  68. La humanidad está hecha de dos tipos de personas: las personas sabias que saben que son tontas, y los tontos que piensan que son sabios.
  69. Hay una manera, entonces, en la que un hombre puede ser libre de toda ansiedad por el destino de su alma. Si en vida ha abandonado los placeres corporales y adornos, como cosas ajenas a su propósito y probablemente haya hecho más bien que daño, y se ha dedicado a los placeres de la adquisición de conocimientos, decorando su alma, no con una belleza prestada sino con una propia; con el autocontrol, la bondad, el valor, la liberalidad y la verdad, él mismo se ha provisto para la espera de su viaje hacia el otro mundo.
  70. Nos acercamos a la verdad sólo en la medida en que nos alejamos de la vida. Entonces ¿para qué, quienes amamos la verdad, debemos esforzamos en la vida? ¡Para liberarnos del cuerpo y de todo el mal que es causado por la vida del cuerpo! Si es así, ¿cómo no estar contento cuando la muerte viene por nosotros? El hombre sabio, busca la muerte toda su vida, y por lo tanto la muerte no es terrible para él.sócrates9

Bajito, desaliñado y poco agraciado… pero con una agudeza única para su época. A pesar de su sabiduría y de contar con varios discípulos, Sócrates no se consideraba un maestro. Según él, su trabajo era el de “alumbrar” a sus interlocutores para que ellos mismos descubrieran la verdad dentro de sí, tal y como una madre da a luz a un hijo que ya habita dentro de ella.

Para ello, se paseaba por las calles de Atenas, dispuesto a sostener largos diálogos con los transeúntes, conducta que lo convertía a veces, en un personaje un tanto pesado, a quienes pocos querían acercarse. Ese “método de enseñanza” es lo que más tarde sería denominado como “mayéutica”, siendo Sócrates su padre.

Su filosofía se basaba en el hecho de que todo ser humano aspira a la felicidad y esta solo puede venir desde las virtudes. De las virtudes, la más importante es la sabiduría, puesto que solo un hombre sabio tiene conciencia de que a través de actos virtuosos puede alcanzar la felicidad real.

Por lo tanto, la persona ignorante es malvada y solo a través de la aceptación de su ignorancia será capaz de cambiar su destino. La buena noticia es que la sabiduría puede aprenderse, por lo tanto, todos los hombres pueden llegar a ser sabios y por ende, virtuosos y felices.

Como era de esperarse, Sócrates tenía amistades entre la nobleza Ateniense, quienes le encomendaban a sus hijos para recibir educación. Precisamente por este hecho, el filósofo fue labrándose también una serie de enemigos, quienes lo consideraban como una influencia peligrosa para algunos monarcas.

Después de las guerras del Peloponeso, Atenas se vio envuelta en un revuelo general, ocasión que aprovecharon los detractores de Sócrates para enjuiciarlo y sentenciarlo a muerte.

Platón relata que su maestro se defendió con vehemencia y a pesar de probar su inocencia ante los cargos que le eran imputados, tomó la cicuta, como ejemplo para los ciudadanos de que un hombre virtuoso debe acatar la ley, porque aunque injusta, es mejor tenerla que vivir sin ley alguna.

La filosofía de Sócrates, su legado, trascendieron la época antigua y ha sido tanta su influencia que es considerado como uno de los padres del pensamiento occidental. Tan es así que sus palabras todavía resuenan en la literatura universal y sus escritos siguen siendo tema de estudios en las escuelas de América y Europa.

Recordemos que su mejor discípulo fue Platón y que éste, a su vez, fue el maestro de Aristóteles, lo que prueba la grandeza y brillantez de sus ideas y de su mente.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW