Los 5 Mejores Tipos de Té para Combatir el Estrés

Los 5 Mejores Tipos de Té para Combatir el Estrés

El té es el nombre común que se le da a las diferentes variedades de la planta camelia sinensis y también a la bebida que con esta se prepara. Pero, por extensión, también se les llama así a las infusiones con otras hierbas aromáticas u otras partes de diferentes plantas.

Actualmente existen diferentes tipos de té que pueden ayudar a combatir el estrés y promover la relajación física y mental, además de otros beneficios físicos generales para la salud.

té para el estrés

Habitualmente, a las demás infusiones que se les llama de forma errónea “té” incluyen hojas secas u otras partes (como flores o raíces) de plantas que tienen propiedades aromáticas o medicinales. En este artículo, solo hablaremos del té derivado de la misma planta.

En principio, el té, en cualquiera de sus presentaciones, es también una infusión lograda tras sumergir en agua a punto de ebullición las hojas del té. Sus principales variedades son el té blanco, el verde, el rojo, el negro y el azul u oolong, pero existen muchas más.

Esta planta proviene de China, pero también se cultiva en otros países, como Camboya y la India. Sin embargo, se consume en todo el mundo y es conocida por sus propiedades curativas y múltiples beneficios para nuestra salud, entre ellos, el ayudar a combatir el estrés.

En varios países y culturas el consumo del té tiene componentes sagrados o constituye rituales que se han conservado por siglos. Todos estos rituales tienen en común estar centrados en la búsqueda de la calma y la tranquilidad que son asociados al té.

Es por eso que la ciencia ha intentado buscar respuestas a las propiedades medicinales del té, tanto analizando los componentes de la planta, como los componentes psicosociales del fenómeno del consumo del té.

En este artículo, entonces, haremos un paseo por los diferentes elementos que nos permitirán comprender por qué el té es útil para combatir el estrés. También conoceremos cuáles son las variedades de té más recomendadas en caso de estrés, y les dejaremos una receta al final.

Si eres unos de los millones de amantes de esta bebida, o tienes tendencia a estresarte y estás buscando alguna alternativa natural para ayudar a manejar el exceso de estrés, leer este artículo aclarará todas tus dudas.

“Si tienes frío, el té te calentará. Si tienes calor, te refrescará. Si estás deprimido, te animará. Si estás excitado, te calmará”. William Gladstone.

Las 5 mejores variedades de té para atacar el estrés

Ya sabemos cuál es el mecanismo bajo el cual actúa el té para ayudarnos contra el estrés, y los componentes que están asociados a este saludable efecto. Falta ver, ahora, cuáles son las variedades que más conviene tomar si se busca darle un respiro al cuerpo de tanto estrés.

1- Té verde

Además de ser uno de los tés con más beneficios para la salud probados por investigaciones, su alto contenido de L-teanina lo vuelve un té ideal para propiciar la relajación y contrarrestar efectos negativos del estrés, como la presión arterial alta.

Por otro lado, el té verde es de los tés con menor contenido de cafeína, por lo cual es ideal para consumirlo sin tener que arriesgar las horas de sueño. Y la poca cafeína lo hace uno de los tés para el estrés con menores efectos secundarios.

2- Té negro

Es mundialmente conocido que este es de los tés con mayor contenido de cafeína. Pero no por ello deja de tener un efecto positivo en el control del estrés. Ello, pues promueve estados de alerta y disposición física necesarios para enfrentarse al estrés laboral y de otras índoles.

Una investigación realizada en el Reino Unido demostró que el consumo de tés con cafeínas era más beneficioso para la salud que el consumo de otras bebidas con la misma cantidad de cafeína. En el grupo de los que bebían té los niveles de estrés y ansiedad fueron más bajos.

3- Té rojo

Las propiedades antioxidantes de todos los tés, que se encuentran más elevadas en el té rojo, especialmente en la variedad pu-erh, son muy beneficiosas para combatir el estrés. Recuerda que estas propiedades pueden potenciarse con el uso de algún cítrico en el té.

Los niveles de cafeína del té rojo son similares a los del té negro, así que es una buena opción para usar durante el día, cuando se necesita permanecer alerta, pero fomentar un mejor estado anímico y sentido del humor. Por lo mismo, no sería tan recomendado para las noches.

4- Té rooibos

Esta es una variedad proveniente de Sudáfrica y es muy famosa por el hecho de no contener cafeína. Así que es ideal tanto para los que tienen prohibido el consumo de cafeína, como para los que no quieren arriesgarse a los efectos adversos de esta junto al estrés.

Según una investigación surafricana, esta variedad de té mantiene a raya los niveles de cortisol, por lo cual reduce considerablemente el estrés y la ansiedad, y permite atacarlo más rápidamente cuando el mismo se hace presente.

5- Té GABA

Si bien todos los tés tienen este componente, investigadores japoneses descubrieron que cosechando el té de cierta forma y procesándolo por medios muy específicos, aumentan el nivel de GABA presente en los mismos. A esto se le conoce como té GABA.

Existen estándares internacionales para validar a un té como GABA. Así pues, si consigues un té con esta denominación, quiere decir que es un té de muy alta calidad y con las mayores propiedades para combatir el estrés que un té pueda ofrecer.

Algunas propiedades medicinales o terapéuticas del té

Además de sus reconocidos beneficios como colaborador en la disminución del estrés, el té tiene otra buena cantidad de propiedades medicinales, que según los estudios fortalecen distintas áreas de nuestra salud. Veamos algunas de ellas.

  • Es un antioxidante natural, de modo que aumenta las defensas del organismo. Esto se debe a las catequinas que están presentes en las hojas. Y se puede potenciar, según estudios, incorporando algún cítrico (como el limón) a la bebida ya lista.
  • Es ideal para combatir el colesterol y, por ende, es un aliado para la hipertensión y los problemas coronarios. Investigaciones han demostrado que consumidores regulares de té tienen el colesterol malo y los triglicéridos más bajos, y el colesterol bueno en un nivel adecuado.
  • Los taninos que tiene el té, debido a su astringencia, tienen facultades cicatrizantes y antidiarreicas. También son responsables de darle su sabor amargo característico.
  • La teína o cafeína que contiene tiene propiedades termogénicas y nos ayuda a mantenernos en un estado de alerta, fortaleciendo también la memoria.
  • Se le reconocen algunas propiedades anticancerígenas (preventivas), en especial para el cáncer de próstata, de páncreas y de mama, y algunos recomiendan su consumo durante las quimioterapias. Se considera que el té verde es el más efectivo para esto.
  • Una investigación de la Universitat de Barcelona le ha atribuido, recientemente, la facultad de evitar la propagación del VPH, al inhibir el ciclo celular propio del VPH y activar la respuesta celular inmune.
  • Por su capacidad de estimular la formación de células T, esta bebida es útil para diversas enfermedades del sistema inmunológico, a saber: lupus, vitíligo, psoriasis, esclerodermia, diabetes juvenil, anemia perniciosa, alergias, infecciones y más.
  • Otras propiedades confirmadas serían que es un excelente diurético y digestivo, protege los dientes y las encías (por contener flúor), evita las caries y el sarro, retrasa el envejecimiento, frena la caída del cabello y estimula su crecimiento, ayuda a adelgazar y previene la obesidad, etc.

En definitiva, es claro que el consumo del té tiene muchas ventajas. Pero es importante tomar en consideración algunos elementos si se quiere utilizar como una bebida medicinal, de modo de proteger la salud en todo momento.

Lo primero a considerar es que se debe consumir té de buena calidad, preferiblemente no en polvo y nunca los tés listos para beber, que además de contener mucha azúcar no tienen las propiedades curativas antes listadas. Hay que asesorarse antes de comprar.

Lo siguiente es que estos beneficios antes listados solo serán visibles tras un período considerable de consumo (al menos unas tres semanas), que debe ser diario. Según algunos estudios, entre 3 y 5 tazas diarias de té es la medida ideal para empezar a ver sus beneficios.

Y, por último, pero no menos importante, hay que recordar que el té no es un sustituto de la medicina formal. No debería usarse nunca como sustituto de otros tratamientos médicos, y siempre es conveniente pedir autorización previa a un profesional de la salud.

De seguir estas indicaciones, el consumo del té se puede volver un excelente aliado en tu salud en muchísimas áreas. Pero, pasemos a ver ahora cómo es que el té puede ayudarnos a combatir el estrés.

El té contra el estrés: Un estudio de la Universidad College London

Se podría decir que el estrés es el mal de la vida contemporánea. Sin embargo, el estrés es un mecanismo de defensa tan primitivo que llevamos sintiendo sus estragos desde mucho antes de volvernos los seres humanos pensantes que ahora somos.

Es por eso que, desde tiempos muy remotos, se conocen los beneficios del consumo del té para propiciar un estado de relajación y calma, para propiciar la meditación y el buen humor general, e incluso para limar asperezas y tomar mejores decisiones.

Solo que no es hasta el advenimiento de la medicina y ciencia moderna que podemos tener mayor precisión de qué es lo que le permite al té ofrecernos un respiro ante el estrés del día a día. Veamos, entonces, cuál es el mecanismo que le permite al té actuar sobre el estrés.

Según un estudio reciente de la Universidad College London, consumir cuatro tazas de té diarias tiene un beneficio en la reducción del estrés, al bajar los niveles de cortisol en el individuo. El cortisol es la hormona encargada del estrés.

Lo que ocurre es que, tras semanas de consumo del té en estas medidas, el organismo empieza a adaprtarse, cambiando su forma de responder ante las tensiones, la ansiedad y el estrés. Pero la forma en la que responde el sistema no es evitando el estrés, sino controlándolo.

Según la citada investigación, el consumo del té no tuvo mayor repercusión en evitar que se iniciaran las reacciones físicas y psicológicas del estrés al realizar tareas estresantes, pero sí se observó una reducción relevante del cortisol 50 minutos después de las tareas.

En la investigación, tanto al grupo que consumió té como al que consumió un placebo les subieron las pulsaciones y la presión arterial en igual medida. Pero, es la rápida recuperación (de más de un 47%) de los niveles de la hormona del estrés, lo que distingue al uso del té.

Todavía quedan muchas dudas sobre la forma en la que actúa el té en el organismo, pero investigaciones como estas van dando pasos en la comprensión de los beneficios de esta bebida. Mientras tanto, otros investigadores trabajan en comprender los compuestos del té.

Los componentes del té que ayudan contra el estrés

A diario se siguen haciendo nuevos descubrimientos sobre los componentes del té y su relación con la prevención, el control y la curación de distintas enfermedades o dolencias. Sobre los componentes que ayudan contra el estrés también se ha estudiado mucho.

El primero del que habría que hablar es sobre la L-teanina, que es un aminoácido que ayuda a estimular los transmisores cerebrales asociados a la relajación. También afecta los niveles de serotonina y dopamina en el cerebro, regulándolos.

La serotonina ayuda a inhibir la rabia y las respuestas agresivas, lo mismo que a regular el sueño y el humor. Por ello, además, ayuda a combatir la depresión. La dopamina, en cambio, está asociada al aumento de la presión arterial, entre otras muchas funciones y, por ello, debe estar en un correcto equilibrio, para evitar consecuencias como el estrés y la ansiedad.

Finalmente, la L-teanina ayuda a subir los niveles de GABA en el organismo, siendo este otro de los neurotransmisores presentes en el té y cuyo rol es reducir la excitabilidad neuronal en el sistema nervioso. Por ello, el GABA es uno de los mejores aliados contra el estrés.

Los efectos del GABA en el té son el proporcionar una mayor relajación y combatir la ansiedad. Aunque hay algunos autores que indican que el GABA consumido oralmente no tiene incidencia a nivel cerebral. Los defensores del té aseguran que sí.

Y no solo lo aseguran, sino que ciertas variedades de té son sometidas a varios procesos para aumentar su nivel de GABA y sus efectos positivos. En el mercado se les conoce como tés GABA, y existen certificaciones internacionales sobre su calidad y composición.

Por último, hay que hablar del componente más conocido y polémico del té: la cafeína o teína. Si bien la cafeína es un estimulante, y se sabe que puede resultar adictiva, algunos de sus efectos son favorables para personas estresadas.

Así pues, la cafeína eleva el estado de ánimo, reduce la fatiga mental y física, aumenta la agudeza mental y la capacidad de rendimiento laboral. Todo ello es necesario para enfrentarse a potenciales situaciones de estrés en la vida cotidiana.

Sin embargo, es importante recordar consumir el té con moderación (no más de 5 tazas al día), para mantener la cafeína dentro del cuerpo en límites manejables y evitar sus efectos secundarios, como el insomnio y la taquicardia, dos enemigos del estrés.

Así que ya sabes que incluso los tés con mayor contenido de cafeína pueden ayudarte a controlar el estrés. Aunque habrá a los que no les caiga tan bien niveles de cafeína elevados, para lo cual existen variedades de té con muy poco de este componente.

Una receta de té con chocolate para cerrar

Ya se ha hablado lo suficiente de las propiedades antiestrés del té. Pero es necesario recordar que existen otros alimentos que han probado tener una utilidad real para combatir este estado. Uno de ellos es el chocolate, famoso por controlar también la ansiedad.

Y podríamos hablar de la leche también, sobre todo cuando se calienta, como alimento ideal para provocar un estado de relajación e incluso de sedación. Imaginen, entonces, el potencial que tendría juntar té, chocolate y leche en una misma receta.

Si bien muchos consumen galletas de chocolate, o tortas con este ingrediente mientras beben té, de lo que se habla aquí es de incorporar todas estas experiencias y sabores en una misma bebida. Veamos, entonces, una receta bastante simple de té y chocolate.

Necesitarás el té de tu preferencia, pero podría interesarte probar con té negro, o rooibos, Earl Grey o té chai. También necesitarás cacao en polvo y leche. Si quieres un sabor un poco más alegre, podrías agregar a la lista algo de sirope de chocolate. Pero prueba primero sin sirope.

La preparación es sencilla: calienta el té con el agua y déjalo reposar unos minutos. Al mismo tiempo, debes calentar la leche junto con el cacao en polvo, revolviendo bien, porque podría pegarse. Al terminar, solo debes mezclar la leche chocolatada con el té (y el sirope caliente, si lo deseas).

Si te tomas una taza de esta mezcla a media tarde o en la noche, con algo de música relajante y buena compañía y conversación, de seguro reducirás en grandes niveles la agitación acumulada del día, y querrás repetir la experiencia. Inténtalo.

Referencias

1 What is Tea? Tomado de https://www.teatulia.com/tea-101/.

2 Put the kettle on! A cup of tea really IS the best remedy for stress as caffeine has a 'soothing effect'. Tomado de http://www.dailymail.co.uk/health/.

3 What’s the Real Deal with Caffeine in Tea? Tomado de https://verdanttea.com/.

4 What Is In Tea? Tomado de https://www.healthstatus.com/health_blog/.

5 Nurture Your Body, Mind, and Spirit with Tea from Camellia Sinensis. Tomado de http://www.theteatalk.com/.

6 What Is Gaba Tea and Why Is It So Good For You?. Tomado de http://robynleetea.com.au/gaba-tea/.

7 Tea For Health - Theanine, GABA, Dopamine. Tomado de http://www.oolong-tea.org/

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW