Ortorexia: Síntomas, Causas, tratamiento

Ortorexia: Síntomas, Causas, tratamiento

La ortorexia, o la obsesión por comer sano, se trata de un estilo de vida que comienza con buenas intenciones por comer saludablemente, pero que puede derivar en la creación de un monstruo trastornado.

No consuma hidratos, hazte vegano. No tome azúcares, siga la dieta paleo. Olvídate de los  alimentos procesados, apúntate esta receta para preparar tus propios batidos de proteínas…

ortorexia

La  actual vorágine de información sobre nutrición están ayudando a concienciar un mundo que necesita  apostar por  los estilos de vida saludable. Sin embargo, hay personas que sobrepasan  esta línea, desarrollando un cuerpo sano… y una mente insana.

¿Qué es la ortorexia?

El término ortorexia lo acuñó el doctor Steve Bratman  cuando publicó un artículo para la revista Yoga Journal en 1997. En la misma explicaba su frustración por no encontrar una teoría universal para el perfecto régimen alimenticio y su desilusión por haber conocido a “auténticos desequilibrados por la alimentación saludable”.

Bratman entendía que era tal la obsesión de estos individuos, que el resultado era un trastorno patológico por comer los alimentos adecuados.  El nombre deriva de ‘anorexia nerviosa’, que significa sin apetito, para modificarlo por el prefijo griego ‘orthos’, que significa correcto. Es decir, el apetito correcto.

Aunque la ortorexia nerviosa no aparece recogido como un trastorno en el DSM-V de la Asociación Americana de Psicología (APA) o cualquier otra fuente autorizada, podría definirse como el comportamiento obsesivo-compulsivo por el consumo, de lo que el individuo cree que son alimentos saludables.

A diferencia de la bulimia o la anorexia, en los que el fin es regular la cantidad de alimento ingerida, la ortorexia se centra en la calidad y beneficio.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), aproximadamente el 28% de la población occidental podría sufrir este trastorno, siendo mujeres, adolescentes y deportistas los más propensos a padecerlo.

Diagnóstico

Bratman junto Thom Dunn, doctorado en The University of Northen Colorado (Estados Unidos), elaboraron una serie de criterios para diagnosticar la ortorexia, siendo clasificados de la siguiente manera:

  • Criterio A: Angustia emocional y exagerada a la hora de comer sano, siendo percibido como una conducta de salud ideal. De ello se desprende lo siguiente:

  1. Comportamiento compulsivo y preocupación mental por dietas que promueven una salud óptima.
  2. Temor exagerado a padecer enfermedades, impureza personal, sensaciones físicas negativas, ansiedad o vergüenza.
  3. Restricción exagerada de la dieta, eliminándose grupos enteros de alimentos. Normalmente deriva en pérdida de peso (aunque no sea el fin final).

  • Criterio B: La preocupación y comportamiento compulsivo:

  1. Desnutrición, perdida excesiva de peso u otras complicaciones médicas por seguir una dieta estricta.
  2. Deterioro social, académico o laboral por los comportamientos ligados al régimen alimenticio.
  3. Imagen y autoestima excesivamente positiva de uno mismo, por la satisfacción del cumplimiento de la conducta alimentaria.

Para poder comprobarse estos criterios, Bratman desarrolló una sencilla prueba basada en preguntas con respuestas de ‘si’ o ‘no’ para determinar si se padecía ortorexia o no. Si se respondía afirmativamente 4 o 5 respuestas, significa que el individuo debe relajar más su actitud respecto a los alimentos.

En el caso de hacer pleno o casi pleno a respuestas afirmativas, el test entiende que la persona sufre una obsesión en toda regla con el consumo de alimentos saludables. Las preguntas son:

  1. ¿Le dedica tres o más horas al día pensando en su dieta?
  2. ¿Planea sus comidas con varios días de antelación?
  3. ¿Tiene más consideración por el valor nutricional de la comida que por el placer de consumirla?
  4. ¿La calidad de su vida ha disminuido ya que la calidad de su dieta ha aumentado?
  5. ¿Se ha vuelto una persona muy estricta consigo mismo últimamente?
  6. ¿Aumenta su autoestima por el hecho de comer de forma saludable?
  7. ¿Ha renunciado a alimentos que solía consumir con el fin de comer solo los alimentos “correctos”?
  8. ¿Su dieta está provocando que se esté distanciando de familia y amigos?
  9. ¿Se siente culpable cuando se salta su régimen alimenticio?
  10. ¿Se siente en paz consigo mismo cuando come de forma saludable?

Síntomas

Parte de la controversia acerca de este fenómeno se debe a que existe una línea borrosa entre la alimentación saludable y la ortorexia nerviosa. Esto delimita mucho valorar que síntomas son los más acertados para encasillarlos en esta enfermedad.

Según los expertos en la materia, podemos reconocer a las personas que comienzan a sufrir los efectos de este trastorno porque suelen empezar a  limitar de su dieta aquellos alimentos procesados con conservantes,  colorantes artificiales, antibióticos o pesticidas y alimentos transgénicos.

Posteriormente, la restricción pasa a productos como huevos, lácteos, azúcares o carnes rojas. Esto empieza ya a afectar al individuo, ya que su organismo se ve privado de muchos de los nutrientes y minerales (calcio, hierro) necesarios para su correcto funcionamiento.

La malnutrición no es el único síntoma. La actitud de la persona comienza a variar y desarrolla una personalidad pedante y arrogante, lo cual deriva en un aislamiento social, que poco parece importarle.

En situaciones extremas, el individuo afectado comienza a descuidar sus actividades sociales y laborales debido a la importancia de la comida en su vida. Estos síntomas pueden ser:

  • Dedicar a organizar la dieta, con una planificación superior a las tres horas.
  • Desplazarse a grandes distancias del hogar por encontrar ciertos productos.
  • Analizar exhaustivamente los componentes de los alimentos.
  • Renunciar a citas o reuniones sociales por no consentir comer fuera de casa.
  • Dedicar mucho tiempo a aleccionar a la gente acerca de los hábitos alimenticios.
  • Problemas de ansiedad o estrés por verse incapaz de cumplir sus expectativas alimenticias.

Finalmente, todo esto deriva en problemas fisiológicos que afectan en desarrollar desnutrición, anorexia, osteoporosis, tiroides, hipocondría, problemas cardiovasculares, enfermedades mentales o problemas cotidianos como pérdida de amistades, mala relación con familiares, despidos en el trabajo o exclusión de ciertos ámbitos sociales.

Causas

La obesidad,  una de las pandemias globales más preocupantes de este siglo, por todas las enfermedades que se derivan de ella,  ha promovido que la nutrición tome mucha importancia en la medicina como un remedio natural para evitar estos males.

La nutrición cada vez tiene más relevancia en los medios de comunicación y en la red, siendo bastante fácil conseguir información sobre dietas, recetas de cocina, beneficios o perjuicios de los alimentos, etc.

Aunque pueda ser información bastante fiable porque lleven la firma de dietistas o nutricionistas, este bombardeo  constante se convierte en un arma de doble filo. La persona pueda obsesionarse por cumplir todos y cada uno de estos consejos y llevarlos a cabo hasta el fin, a pesar de que esté perjudicando a su salud física o mental.

A su vez, se ha observado que algunas personas que han sufrido anorexia nerviosa, al recuperarse comienzan a incluir poco a poco alimentos naturales o ecológicos, pero pronto deriva en ortorexia.

Tratamiento

Dentro de la comunidad científica existe cierta controversia acerca si el concepto aculado por Bratman puede ser considerado una patología. Tal y como hemos citado antes, el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM) no lo recoge como trastorno y por lo tanto no existen terapias oficiales para tratar el caso.

Si aceptamos la ortorexia como un trastorno, quizás se requiera de una ayuda interdisciplinar formada por nutricionistas y dietistas con psicólogos para combatirla.

En un artículo publicado en el portal inglés dailymail, el Dr. Markey aseguraba que “a menudo, los patrones de alimentación negativos, como el caso de la ortorexia, podían estar vinculados con la depresión, adicciones e incluso trastornos de ansiedad, como el trastorno obsesivo-compulsivo”. El propio Markey proponía como solución la terapia cognitivo-conductual o a través de la medicación farmacológica.

En todo caso, un método de prevención, es incidir en la educación alimenticia de los niños desde pequeño, lanzándoles mensajes de tolerancia hacia uno mismo y hacia los demás y haciéndoles entender que los cánones de belleza no deben influir en un patrón de conducta estereotipado

Bibliografía

  1. http://www.orthorexia.com/
  2. Bratman S (2001) Health Food Junkies: Orthorexia Nervosa: Overcoming the Obsession with Healthful Eating
  3. Dunn, T.M & Bratman, S. (2016). On orthorexia nervosa: A review of the literature and proposed diagnostic criteria. Eating Behaviors, 21, 11 -17
  4. Rochman, B. (2010). Orthorexia: Can Healthy Eating Be a Disorder?. com, Feb 12. Retrieved 2010-02-12.

Ortorexia: Síntomas, Causas, tratamiento
You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW