Cómo Ser Vegano o Vegetariano en 5 Sencillos Pasos

Cómo Ser Vegano o Vegetariano en 5 Sencillos Pasos

Cada día más personas están mentalizadas para comenzar una dieta vegetariana e incluso vegana.

Es una tendencia que nace de la sensibilización con el mundo animal y el medio ambiente. Si tu ya estás concienciado, adéntrate en este artículo para descubrir en que dieta encajas mejor y aprender cómo ser vegano o vegetariano paso a paso.

Pasos para convertirse en vegetariano o vegano

Dieta vegetariana vs dieta vegana

La diferencia entre ellas, es que en la dieta vegetariana normalmente no se restringe el consumo de productos provenientes de animales como los huevos o la leche, mientras que los veganos sí.

Además, estos últimos dejan de adquirir productos que contengan cualquier elemento animal o los explote, como la miel, el queso, bolsos o zapatos de cuero o entradas para el zoo.

Esto es porque la dieta sólo es un pequeño reflejo de un conjunto de ideales. De hecho, cada uno tiene su criterio a la hora de consumir o no productos de origen animal y éste puede variar ampliamente.

Hay personas que eliminan o reducen el consumo de productos animales para evitar el terrible impacto en el medio ambiente, otras lo hacen por su salud, otras por el sufrimiento animal y la mayoría por un conjunto de todo.

Por otro lado, hay una gran variedad de dietas en las personas que desean comer menos carne o dejarla por completo. El rango puede oscilar entre:

  • Aquellos los que se habitúan a tener un día sin carne a la semana.
  • Aquellos que no comen carne, pero sí pescado.
  • Aquellos que no consumen animales, pero sí los productos derivados.
  • Aquellos que son veganos (ni animales ni productos derivados).

Por otro lado, si estás pensando cambiarte a una dieta vegetariana o vegana aquí vas a encontrar todos los pasos para conseguirlo de la mejor forma posible.

Paso 1: tener buenas razones y estar convencidos

Es evidente que cuando se es vegetariano o vegano, se tiene unos motivos detrás que impulsan esa decisión. El primer paso para convertirse en vegetariano consiste en investigar y fortalecer las creencias que apoyan el cambio.

Primero, entérate de qué significa ser vegetariano y los distintos tipos de dieta por los que se pueden optar. En este artículo se explica con detalle.

Empieza por informarte sobre la producción de carne, los estragos que ocasiona en el planeta, cómo se hace, las condiciones en las que viven los animales, etc. Hay una gran cantidad de contenido en la red sobre esto: libros, documentales, vídeos, imágenes e incluso grupos en las redes sociales a los que se puede acceder muy fácilmente. Incluso si te animas, intenta visitar una granja o una matanza.

Las películas y documentales más ampliamente conocidos en el mundo del vegetarianismo y veganismo son Earthlings (Terrícolas), Food INC. o Forks over knives (Tenedores sobre cuchillos), pero existen muchos otros.

Por otro lado, también procura saber más acerca de los efectos que tiene para la salud. Si dudas acerca de las ventajas de llevar esta dieta, en un artículo anterior se habló de los inesperados Beneficios de Ser Vegetariano.

Al igual que las ventajas, explora más sobre las posibles consecuencias negativas que puede tener un cambio de dieta para algunas personas, sobre todo si no se hace de la forma correcta. Si conoces a otros vegetarianos o veganos, trata de hablar con ellos, que te expliquen sus razones, su experiencia y sus hábitos para que te orienten.

Es absolutamente necesario que estés convencido para hacer el cambio y que tengas buenas razones para ello. Intenta resolver cada laguna o contradicción que tengas, porque si no lo haces, va a ser muy fácil que en futuro abandones. Lo primero es tener unas ideas bien fijadas y perfectamente argumentadas.

Por ejemplo, muchas de las personas que han decidido llevar a cabo este tipo de dieta están en contra del especismo. Este concepto se usa para definir la discriminación y explotación ejercida hacia otros seres vivos por no ser pertenecer a la misma especie.

Algo que puedes hacer es preguntarte a ti mismo cuestiones como: ¿Por qué se comen unos animales y otros no? ¿Qué sucedería con los insectos? ¿Sería capaz de matar yo mismo a un animal? ¿Qué sienten los seres vivos no humanos? ¿Pueden sentir dolor? ¿Qué aporta la carne para mi salud? ¿Podría sustituir sus propiedades con alimentos de origen no animal? ¿Qué pasa si consumo leche o huevos?... y encontrar una posición en la que situarte.

Lo importante es delimitar muy bien nuestros motivos para hacerlo, qué logramos cambiando nuestra dieta y desde que base teórica partimos.

Paso 2: asume que va a ser duro, ¿estás dispuesto a hacer un esfuerzo extra?

Tienes que tener en mente que convertirte en vegetariano o vegano conlleva un esfuerzo y no es tarea fácil.

La mayoría de nuestros familiares, amigos y conocidos son consumidores de carne y productos de origen animal, por lo que muchos de ellos pueden no estar de acuerdo con tu decisión. Por ello, tienes que estar preparado para no dejarte llevar por la presión social, teniendo buenas y argumentadas razones que te motiven a seguir.

Por otro lado, debes ser consciente de que hay que cambiar hábitos. Por ejemplo, ir a comer a un restaurante o a casa de otra persona puede ser todo un reto para los vegetarianos.

Puede ser difícil encontrar platos totalmente vegetarianos (y sobre todo veganos) en los restaurantes, ya que muchas personas no saben exactamente de qué se trata esta idea. Por ello, puede ser normal que te sirvan un plato de verduras cuya salsa está hecha con carne sin que lo sepas, o sorprenderte con un plato de pescado.

Por eso está bien que informes a la gente de tu alrededor, a pesar de saber que es probable que te intenten convencer de que estás equivocado o te critiquen por tu decisión. Por este motivo, tienes que estar muy seguro de lo que haces si vas a iniciar este tipo de dieta.

Si no quieres que te lo hagan, tampoco lo hagas tú. No trates de imponer tus ideas a nadie ni les critiques por comer carne. Tú has llegado a unas ideas que otras personas puede que no compartan, y lo principal es el respeto a la libertad de cada uno.

Finalmente, es importante decir que el nivel de dificultad se va a ver incrementado por varios factores: si nos hacen la comida o la hacemos nosotros, si nos gustan las verduras o no, si somos flexibles para consumir nuevos alimentos, etc.

Paso 3: Planificar el cambio

Si decides iniciar el cambio hacia una dieta vegetariana, primero tienes que pensar en los pasos que vas a dar para lograrlo. Ve allanando el terreno para que el proceso sea sencillo y llevadero. En este paso sería recomendable que:

- Avisa a tu entorno cercano: cuéntales a tus amigos y familiares tu decisión y tus razones. Esto puede ser beneficioso para aumentar tu compromiso con el cambio y para que otras personas te apoyen en el camino.

- Acude al médico para hacerte un chequeo: algunas personas pueden tener problemas de salud si sufren cambios drásticos en su dieta, al dejar de recibir nutrientes que antes sí recibían.

También puede ocurrir que antes de empezar la dieta vegetariana o vegana ya tengamos algún problema de salud que desconocíamos. Por eso es conveniente que te realices una revisión antes de comenzar este tipo de dieta para ver cómo te encuentras.

Si tienes alguna deficiencia nutricional detectada, no es necesario consumir productos de origen animal. Esto se puede resolver fácilmente con suplementos alimenticios acompañados de una dieta sana y equilibrada, todo bien supervisado por especialistas de la salud.

- Aprende acerca de los alimentos, cómo combinarlos o sustituirlos: es importante informarse un poco sobre nutrición. Como dijimos en el punto anterior, ¡este cambio conlleva esfuerzo! Para mantenerte sano, lo mejor es que conozcas los nutrientes que tu cuerpo necesita cada día.

Además, si vas a dejar de consumir carne procura tomar esas proteínas y hierro de otras fuentes no animales, a ser posible en la misma cantidad.

Por ejemplo, puedes recibir hierro y proteínas a través de la soja, alubias o lentejas. Pero debes saber que, para absorber el hierro de los alimentos de origen vegetal, es necesario acompañarlos con vitamina C, como un zumo de naranja natural.

- Aprende a cocinar: si quieres comenzar a llevar una dieta libre de productos animales, debes estar dispuesto a elaborar tu propia comida en muchas ocasiones. Existen numerosísimas recetas en la red de diferentes dificultades para vegetarianos y veganos. Además, a veces no es tan difícil como parece, ya que algunas recetas pueden cocinarse sólo con verduras, legumbres y especias quedando igualmente ricas y sabrosas.

Es sorprendente cómo algunos platos pueden parecen hechos con alimentos de origen animal, de forma que apenas podrías notar la diferencia. Todo esto puedes hacerlo, sólo hay que ponerle empeño y experimentar con nuevas recetas.

Paso 4: Llevar las ideas a la práctica

Una vez completado los pasos anteriores, existen diversos métodos para comenzar a ser vegetariano o vegano. Lo mejor es que empieces paulatinamente, pues los cambios bruscos no suelen ser buenos para nuestro organismo.

A continuación, te presento diferentes métodos que puedes seguir para poder convertirte en vegetariano o vegano. Queda en tu decisión elegir por cuáles quieres empezar, si vas a pasar por todas las fases o no, o si vas a permanecer en una de ellas sin avanzar más.

- Reemplaza algunos alimentos de origen animal: este método consiste en detectar en la dieta algún alimento de origen animal que sea fácilmente prescindible para ti, como la carne de cerdo o el queso, por ejemplo, todo depende de tus gustos. Poco a poco y a medida que te vas acostumbrando, ve retirando más alimentos de origen animal hasta que prescindas de todos. Se recomienda que, introduzcas a la vez alimentos nuevos o aproveches para probar algunas recetas vegetarianas.

- Elige un día a la semana sin carne: otra manera de comenzar es elegir un día a la semana en los que no puedes comer carne en todo el día. Aprovecha este día para descubrir nuevos platos vegetarianos o veganos, o visitar restaurantes que sirvan este tipo de comida.

Insistimos en que no sólo consiste en eliminar estos productos, sino también en incluir otros nuevos a la dieta. Poco a poco, y según cómo te vayas sintiendo, puedes extenderlo hasta dos días a la semana, luego tres y así sucesivamente.

- Cambia una comida al día: otra opción consiste en elegir una de las comidas del día (desayuno o almuerzo, por ejemplo) en la que vas a procurar no comer carne o consumir sólo productos de origen vegetal. Introduce en esa comida nuevos alimentos y recetas, prueba nuevos sabores.

Con el tiempo, puedes extender a dos comidas al día y así continuamente hasta abarcar toda la dieta.

- Prueba a pasar varios días sin comer alimentos provenientes de animales: esta opción implica un cambio algo más brusco que las anteriores, por lo que se recomienda elegir los alimentos muy bien para que no nos falte ningún nutriente.

Se trata de establecer un reto de una serie de días (7 días, 15 días, incluso un mes) sin consumir productos de origen animal. Después de este periodo de prueba, comprueba si te sientes cómodo y si estás dispuesto a permanecer en ese modo de vida.

- Reemplaza los alimentos de tu dieta diaria por otros de origen vegetal: este método consiste en reemplazar toda la carne o animales que se consuman por otros productos parecidos o que aporten valores nutricionales similares.

Puedes comenzar escribiendo una lista del repertorio de comidas que sueles cocinar o comer en casa. Luego, investiga acerca de cómo cambiar las recetas sustituyendo todos los productos de origen animal que quieras dejar de comer, y ponlo en práctica.

Por ejemplo, puedes cambiar las hamburguesas de carne por hamburguesas vegetales (hay multitud de recetas disponibles en internet y muy sencillas, que no tienen nada que envidiar a las hamburguesas tradicionales) o sustituir la leche de vaca por leche de soja o de arroz.

Te puedes aproximar al sabor y textura de la carne con productos como el tofu, el seitán, las lentejas, las alubias, las setas, etc. Aunque es cierto que si no se especian ni se cocinan de la forma adecuada, no se va a producir este efecto. Poco a poco, incluye otras recetas nuevas que nunca hayas probado para ampliar tu repertorio.

Paso 5: mantenerse firme

Parece complicado, pero después de unas tres semanas aproximadamente (depende de cada persona), y si la alimentación es correcta, ya desaparecen las ganas de comer carne.

Esto debe estar potenciado por nuestras convicciones, que debemos mantener día a día. Si quieres que el cambio sea más estable, sigue leyendo acerca del vegetarianismo o veganismo, el sufrimiento animal, el medio ambiente o la salud.

Procura hablar con otras personas que sigan el mismo modo de vida que tú, e incluso puedes iniciar esta dieta con otra persona que esté interesada; lo que hará que el cambio sea más sencillo y duradero porque os apoyaréis y motivaréis el uno al otro.

Cambia tu forma de hacer la compra, abre la mente a descubrir recetas y alimentos nuevos y varíalos para que sea más divertido.

El vegetarianismo o veganismo no debe verse como una restricción o limitación, sino como un nuevo estilo de vida que tiene miles de posibilidades por descubrir.

¿Qué opinas tú? ¿Podrías dejar de consumir productos de origen animal?

Referencias

  1. Carver, C. (s.f.). 25 Tips for Vegetarian Newbies.
  2. Côté-Boudreau, F. (29 de octubre de 2013). Sept façons de devenir végétalien
  3. How to Become a Vegetarian. (s.f.).
  4. Transición de dieta. (s.f.).

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW