¿Las embarazadas pueden tomar café? 7 preguntas y respuestas

¿Las embarazadas pueden tomar café? 7 preguntas y respuestas

La ingesta de café durante el embarazo ha sido durante décadas motivo de controversia y debate por los profesionales de salud, en cuanto a los riesgos que puede sufrir la nueva vida en gestación.

Si estás embarazada (o lo has estado) seguramente has escuchado consejos contradictorios; “¿Estás tomando café? Estás loca”, “No te preocupes, toma todo lo que quieras, son puros cuentos”, “debes tomar café descafeinado hasta que nazca tu hijo”, y otro sin fin de consejos bien intencionados pero que muchas veces pueden carecer de fundamento científico y te dejan mucho más confundida.

embarazadas café

En este artículo intentaremos por fin sacar de dudas a la eterna pregunta: "¿las embarazas pueden tomar café?" a través de siete preguntas con sus respectivas respuestas.

Partamos declarando que la cafeína de por si es considerada una droga que provoca adicción y diversos efectos fisiológicos en quienes la consumen. De seguro has escuchado que provoca un aumento de la presión arterial y de la frecuencia cardiaca, entre otra consecuencias.

La materia seca de los granos del café contiene diversos minerales y otras sustancias como alcaloides, la propia cafeína y la trigonelina, además de otros menos conocidos como ácidos carboxílicos y fenólicos, compuestos volátiles que le otorgan su aroma característico tan atractivo y que le convierte en una de las bebidas más consumidas a nivel mundial.

Además debemos considerar que los granos de café tostados (los que generalmente consumimos) traen estos compuestos a diferentes concentraciones.

¿Cuánta cafeína consumen en promedio las mujeres? Según reportes, el consumo de café de las mujeres es relativamente alto en algunos países como en los Estados Unidos, donde el 25% de las mujeres entre 20 y 29 años lo consume regularmente, y este consumo se incrementa al 46% de las damas entre 30 y 39 años.

¿Por qué es tan importante? Porque justamente estos rangos etarios corresponden a los periodos de mujeres fértiles, lo cual es el tema del presente artículo.

A continuación compartiremos algunas de las dudas más usuales de las embarazadas con respecto a este tema, esperando lograr aclarar bastantes dudas para que este artículo sea provechoso en el hermoso camino de 9 meses de espera.

1- ¿La cafeína atraviesa la placenta?

Así es. Logra atravesar la placenta y por eso es que puede llegar a trastornar la frecuencia cardiaca y la respiración del embrión o feto (feto es desde las 12 semanas de gestación).

Tú como adulta seguramente eres capaz de procesar correctamente la cafeína que ingieres, pero tu bebé no tiene la misma habilidad porque todos sus sistemas están recién en formación y maduración (de hecho, hasta los ocho meses de gestación, el feto no posee las enzimas hepáticas necesarias para la metabolización de la cafeína).

Entonces inclusive una pequeña cantidad de cafeína es detectada por él (o ella) y causarle algunas variaciones en patrones normales de movimiento de las etapas finales del embarazo.

2- Estoy embarazada y cada vez voy más seguido a orinar ¿es porque estoy tomando café?

No necesariamente, ya que en forma natural al estar embarazada y en especial al ir avanzando las semanas de gestación, te será más frecuente esta situación entre otras razones por la posición que va adoptando naturalmente el bebé con lo que puede comprimir parcialmente la vejiga, estimulando el reflejo para orinar.

Por otra parte, la cafeína es considerada un diurético de potencia media que puede llegar a provocar que pierdas algo más de agua, calcio y sodio a través de la orina.

3- ¿La cafeína restringe el crecimiento del feto?

Otro de los postulados que buscan relacionar el consumo de cafeína durante el embarazo con algún riesgo para la salud, dice que la cafeína impide el normal crecimiento de los niños y los bebés en gestación.

La verdad es que no existe evidencia concluyente al respecto. Existen algunos estudios recientes que apoyan esta teoría con dosis desde 100 mg al día en adelante, pero que deben ser replicados con mejores muestras y evidencias más marcadas, para llegar a una conclusión mucho más definitiva al respecto.  

4- ¿La cafeína aumenta el riesgo de parto prematuro?

Algunas personas creen que las madres que consumen cafeína durante el embarazo aumentarán sus posibilidades de tener un parto prematuro.

Al respecto existe un estudio noruego de buena calidad, que no mostró ninguna relación directa entre el consumo de cafeína y parto prematuro. Además, en el año 2010 la Sociedad Americana de Nutrición revisando las investigaciones publicadas hasta entonces, no encontró ninguna evidencia de que el consumo de cafeína provoque un parto antes de las 37 semanas de gestación.

5- ¿La ingesta de café tiene relación con la Diabetes Gestacional?

La diabetes gestacional es la que se presenta durante el embarazo y se dice que afecta en promedio al 10- 14% de las mujeres en ese periodo de la vida.

Esta patología puede confundirse con una insulina previa y hacerse crónica, derivando en un daño permanente a las células del páncreas. Tendrás un mayor riesgo de acabar con diabetes mellitus tipo 2 si has sido una mujer que ha sufrido de diabetes gestacional.

En este sentido, se afirma que el consumo prolongado de café se asocia con un menor riesgo de desarrollo de diabetes tipo 2 en la vida adulta, lo cual ha estimulado a numerosos investigadores a estudiar el efecto del café y de la cafeína durante el embarazo y su relación con la diabetes gestacional.

Todos los estudios posteriores en esta dirección han encontrado una correlación inversa entre el consumo de café y la incidencia de diabetes gestacional, mostrando que el consumo moderado de café puede prevenir que tengas diabetes gestacional.

6- ¿Si consumo cafeína durante el embarazo es muy probable que mi hijo nazca con alguna deformación?

Vamos a dejar claro que la ingesta de cafeína durante el embarazo, si bien en animales ha mostrado relacionar con la aparición de algunas malformaciones (en experimentación), en los seres humanos por lógica no se ha experimentado al respecto, ni tampoco debe hacerse.

Sin embargo, estos lamentables resultados obtenidos en animales han sido con la administración de dosis escandalosamente altas de cafeína, las que incluso podrían llegar a ser tóxicas para la propia madre.

En realidad, la mayoría de los estudios epidemiológicos en humanos (estudios observacionales, sin intervención directa) no han encontrado asociación entre el consumo de cafeína (o de café en específico), con un incremento del riesgo de malformaciones congénitas en un rango de 300-1000 mg/día de cafeína al día (2 a 5 tazas).

Posteriormente se ha comprobado que un moderado consumo de café (alrededor de 300 mg cafeína) no significa un incremento en el riesgo de malformaciones y en específico de defectos en boca y paladar del feto en gestación.

7- ¿Actualmente cuánta cafeína es considerada segura durante el embarazo?

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos dice que 200 mg o menos al día (2 tazas de un café instantáneo tradicional) son seguros para el embrión o feto en desarrollo.

La Organización Mundial de la Salud es más flexible y recomienda que las mujeres embarazadas no consuman más de 300 mg de cafeína al día. 

Contenido de cafeína en distintos alimentos de consumo masivo

ALIMENTOCantidad aproximada de cafeína
Lata de bebida cola50 - 100 mg.
Lata de bebida energética300 mg.
Taza de café grano100 mg.
Taza de café instantáneo40-70 mg.
Taza de cappuccino75 mg.

No está demás que sepas que un consumo diario por debajo de 100 mg es considerado bajo, entre 100 mg y 300 mg moderado, y por sobre 300 mg la ingesta de cafeína ya se considera elevada.

¿A cuánto corresponde aproximadamente los 300 miligramos de cafeína?

Equivale aproximadamente a: 3 tazas de café tostado, 5 tazas de café instantáneo, 5 tazas de té o 6 vasos de bebida cola.

También puedes hacer tus propios cálculos utilizando las cifras entregadas en la tabla que te comparto en el presente artículo.

¿Qué diferencia a los distintos tipos de café? El grado de madurez, la fermentación, el secado, el almacenamiento y el método de preparación de esta popular bebida influyen en tanto en la composición química y en la calidad que disfrutamos, con distintas características de sabor, acidez, cuerpo y aromas de una taza de café.

¿El café descafeinado es una buena alternativa?

Claro que sí, de hecho en general esta versión no aporta más de 2 miligramos de cafeína por porción consumida.

Conclusiones

Muchas mujeres han consumido diversas fuentes de cafeína durante su embarazo, y aparentemente sus hijos no han sufrido daños evidentes, entonces ¿existe una cantidad de cafeína que pueda ser consumida con seguridad durante el embarazo sin que llegue a ser perjudicial? ¿Será cierto todo lo que se nos dice o escuchamos por ahí?

La cafeína es un estimulante, por lo que seguramente muchas veces la has consumido a través de un café bastante concentrado para buscar incrementar o mantener tu estado de alerta mientras conduces o para mantenerte despierto en una larga noche de estudio.

La acciones concretas de este compuesto incluyen aumentar la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca, además de incrementar la producción de orina. La cafeína es un diurético, lo cual ayudará a eliminar agua del cuerpo y puede llegar a provocar deshidratación.

Hay que considerar que existen personas más sensibles a la cafeína que otras. Por ejemplo, alguien que no acostumbra ingerirla se verá mayormente afectado al verse expuesta a ella, mientras que un consumidor habitual necesitará cada vez mayores dosis para lograr los mismos efectos.

Históricamente se ha hablado mucho acerca de un mayor riesgo de abortos involuntarios en las mujeres embarazadas que consumieron cantidades altas de cafeína.

Según un estudio, las mujeres que bebían 4 o más tazas de café (> 800 mg) presentaban mayor riesgo de muerte fetal temprana.

Inclusive, algunos estudios establecían dosis de 200 o 300 mg de cafeína al día para provocar un mayor riesgo de aborto involuntario durante el primer trimestre de embarazo, lo cual sería una dosis muy baja (2 a 3 tazas de café tradicional), con lo cual muchísimas mujeres estarían excediendo ese límite. 

En general la mayor parte de las investigaciones recientes (desde el 2013 en adelante) apuntan a que no debiera existir un aumento de riesgos asociados al embarazo con ingestas de cafeína hasta 200-300 mg al día, no obstante, existen otros estudios que muestran un cierto riesgo con estas cifras, o incluso con cantidades inferiores diarias de cafeína.

En este sentido, y para no llevar a confusión, como se trata de la seguridad del binomio madre-hijo, lo más prudente es promover la precaución y llamar a la moderación en la ingesta de la mayoría de las grandes fuentes cafeína (si te puedes abstener, mejor).

Considera, eso sí, que el consumo de 1 porción ocasional de café instantáneo no debe provocar ningún incremento significativo de riesgo para la salud del niño/a en gestación.

Referencias

  1. Puerta Gloria, Composición Química de una taza de café, CENICAFE 2011.
  2. Verena Sengpiel, Maternal caffeine intake during pregnancy is associated with birth weight but not with gestational length: results from a large prospective observational cohort study, BioMedCentral 2013.
  3. Weather Sbee Et al, Caffeine and pregnancy. A retrospective survey.
  4. Fenster Laura, Caffeine consumption during pregnancy and spontaneous abortion, 1991.
  5. Jørn Olsen, Caffeine intake in pregnancy, BMJ 2008.
  6. Sengpiel Verena et al, Maternal caffeine intake during pregnancy is associated with birth weight but not with gestational length: results from a large prospective observational cohort study, BMV Medicine 2013.
  7. Wisbor Kirsten et al, Maternal consumption of coffee during pregnangy and stillbirth and infant death in first year of life; prospective study, BMJ 2003
  8. Van Dam R M, Hu FB. Coffee consumption and risk of type 2 diabetes: a systematic review. JAMA 2005;294:97-104.
  9. Marte A, Alien J, Rolv W, Lene L, Drevon C. Maternal consumption of coffee and caffeine-containing beverages and oral clefts: Apopulation-based case-control study in Norway. Am J Epidemiol 2009; 169: 1216-22.   

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW