11 Magníficos Beneficios del Vino Blanco para la Salud

11 Magníficos Beneficios del Vino Blanco para la Salud

Los beneficios del vino blanco van desde el clásico "es bueno para el corazón" a "para la depresión lo mejor que hay". Pero, ¿cuanto de verdad hay en estas afirmaciones? Lo cierto es que este jugo tan milenario posee una serie de propiedades curativas increíbles. Eso si, el "pero solo hay que tomar una copita al día" tiene mucho de cierto, la moderación es la clave.

El vino se ha convertido con el paso del tiempo en una de las bebidas más demandas. Tanto el rojo como el blanco, además de ser un buen estimulante social, se caracterizan por ser una de las bebidas alcohólicas más beneficiosas del mundo para nuestra salud. 

beneficios del vino blanco

12 propiedades curativas del vino blanco

1- Combate el envejecimiento

La revista Journal of Agricultural and Food Chemistry comparó los efectos antioxidantes tanto del vino tinto como del blanco. El resultado fue que las características de este último son tan poderosas como las del rojo.

Dipak K. Das, profesor de la Escuela de Medicina en la Universidad de Connecticut afirmaba que "encontramos que los vinos blancos son ricos en un tipo de composición antioxidante que también está presente en el aceite de oliva”.

Este efecto, se da especialmente en vinos típicos de Francia e Italia, ya que son ricos en hidroxitirosol y tirosol, los componentes que propician la antioxidación.

El resveratrol también es otro de los compuestos que juegan un papel importante en la antioxidación. Este ayudará a envejecer de una manera mucho más saludable y natural.

Durante el medievo, muchos monjes ya aseguraban de los beneficios anti-envejecimiento del vino, pero científicos actuales como David Sinclair, investigador que ha publicado sus estudios en la revista Cell Metabolism Offer, han terminado por confirmarlo.

2- Es bueno para el corazón

De nuevo, el profesor Dipak K. Das afirma que "en general, se puede afirmar con total seguridad que algunos vinos blancos de Europa son tan buenos como el vino tinto en lo referido a la salud y problemas del corazón”.

Varios investigadores de la Universidad Ben-Gurion, del Centro Médico de Negev-Soroka y el Centro de Investigación Nuclear de Negev en Israel afirmaron que “la ingesta moderada y controlada de vino blanco entre los diabéticos es segura y disminuye modestamente el riesgo cadiometabólico”.

Como indica esta investigación, el vino blanco es ideal para prevenir ataques al corazón, disminuyendo las posibilidades de coagulación de la sangre. Consigue que esta fluya de una manera mucho más natural, evitando obstrucciones.

Además, y por si fuera poco, el vino realiza una función endotelial, algo que ayuda notablemente a potenciar nuestra función cardíaca y el rendimiento vascular, según explica un estudio reciente realizado por la Universidad de Reading en Reino Unido.

En este artículo puedes conocer otros alimentos buenos para el corazón.

3- Mejora los niveles de colesterol

Si tienes el colesterol alto, no dudes en beber vino en las cantidades recomendadas. Está demostrado científicamente que te ayudará a regularlo.

Según un estudio denominado In Vino Veritas (en el vino la verdad), se trabajó con 146 sujetos, donde una mitad estuvieron tomando Pinot Noir  y la otra Chardonnay – Pinot blanco durante más de un año. El resultado fue informado a la Sociedad Europea de Cardiología: ambos grupos consiguieron mejorar significativamente sus niveles de colesterol.

Un segundo estudio, publicado por los Anales de Medicina Interna, investigó a 224 voluntarios con diabetes tipo 2 que bebían controladamente vino en la cena durante dos años. La conclusión fue que sus niveles de colesterol mejoraron notablemente, además de potenciar el control glucémico.

4- Disminución de peso

Varios investigadores de la Universidad de Barcelona descubrieron que el vino blanco está estrechamente unido a la pérdida de peso.

Si decidimos beber la bebida de forma adecuada mientras que lo combinamos con deporte y una dieta saludable - como por ejemplo la mediterránea -, observarás como descenderás de peso mucho más rápido de lo que normalmente lo harías.

Otro estudio realizado en la Universidad de Hohenheim en Alemania en el año 2004, concluyó que los pacientes que buscaban bajar de peso lo hicieron de una manera más rápida mientras bebían vino blanco.

Asimismo, la bebida que más te convendría utilizar para llevar a cabo este beneficio sería el champán, ya que es el vino que menor número de calorías contiene.

5- Potenciador del sueño

Si tienes problemas para dormir, no olvides tomarte con tu cena un vasito de vino para caer en los brazos de Morfeo rápidamente. 

Este beneficio se comprobó con el estudio antes mencionado de la Universidad de Barcelona, puesto que, además de la disminución de peso, también se observó que la calidad de sueño se vio mejorada de forma considerable. Las horas de sueño profundo aumentaban, además de eliminar interrupciones.

6- Previene el cáncer

Una de las más curiosas, y por supuesto de las más increíbles. ¿Cómo puede prevenir el cáncer la ingesta de vino tinto? Te lo explicamos.

Gracias a su composición, en la que contiene altas dosis de flavonoides y antioxidantes, podremos prevenir la aparición de varios tipos de cáncer, especialmente el de mama y el de colon.

Respecto a este último, hay que señalar que científicos de la Universidad de Leicester en Reino Unido afirmaron que el “consumo de vino puede reducir la tasa de tumores intestinales en aproximadamente un cincuenta por ciento”.

Otro estudio realizado por investigadores de la Universidad de Wisconsin reveló que el vino blanco protege nuestras células, impidiendo el avance del cáncer.

En este artículo tienes más alimentos anticancerígenos.

7- Mejora la salud cerebral

Bebiendo unas tres copas de champán a la semana, se ayudaría a mejorar nuestra salud cerebral. ¿Qué significa esto?

Gracias al vino blanco, se pueden evitar enfermedades degenerativas como la demencia o el Alzheimer. Esto se da gracias al compuesto que se encuentra en las uvas negras para realizar el champan, denominado como ácido fenólico.

Los efectos se ven especialmente potenciados en personas que han bebido durante cuarenta años con moderación.

A su vez, un estudio realizado por el equipo del centro de la Loyola University Medical Center (Estados Unidos) y tras analizar los trabajos académicos del vino desde 1977, confirmaron que el vino tinto reduce notablemente el riesgo de sufrir demencia.

La principal cabeza de este estudio, el profesor Edward J. Neafsey adirmó que “no es recomendable que los no bebedores empiecen a beber. Pero el consumo moderado puede llegar a ser bastante beneficioso”.

8- Disminución de los efectos del cigarrillo

El vino sirve para regular el daño que el tabaco realiza para la salud en los diferentes vasos sanguíneos.

La explicación se da gracias al efecto positivo que tiene sobre el endotelio, la capa de células que reducen la fricción entre vasos linfáticos y sanguíneos.

Infórmate en este artículo de más beneficios de dejar de fumar.

9- Reduce la resaca

El vino blanco es ideal para la resaca. No podrás encontrar otra bebida que te ayude más a calmar ese malestar.

Al tener una concentración química baja, reduce las náuseas, malestares e irritabilidad que sentimos tras habernos pasado el día anterior con la bebida.

10- Aporta nutrientes y es bajo en calorías

Dentro de lo que cabe, el vino blanco se trata de una de las bebidas alcohólicas más saludables de todo el mundo.

Contiene grandes niveles de diferentes nutrientes como el fósforo, potasio o incluso flúor.

Además, es una de las bebidas que menos nos harán engordar. Sin ir más lejos, una copa contiene la cantidad de 100 calorías, muy por debajo de otras bebidas alcohólicas. Es importante también tener en cuenta que los vinos dulces son mucho más calóricos que los secos.

11- Reduce el riesgo de sufrir depresión

Un equipo perteneciente a varias universidades de España publicó en la revista BMC Medicine que beber vino blanco puede llegar a reducir el riesgo de depresión.

Dicha investigación, se realizó reuniendo los datos de más de 5.000 personas, en edades comprendidas entre los cincuenta y ochenta durante un periodo de siete años en los que tuvieron que rellenar un cuestionario sobre su consumo alcohólico y su estado de salud mental.

En los resultados quedó reflejado que las personas que bebían de dos a siete vasos a la semana eran menos propensos a ser diagnosticados con depresión.

Conoce en este artículo más alimentos contra la depresión.

12- Mejora la salud pulmonar

Si sufres problemas pulmonares, debes saber que a diferencia del tinto, una copa de vino blanco puede ayudarte a mejorar estos males. 

Así lo han demostrado varios estudios, en los que se ha afirmado que beber con moderación vino blanco ayuda a mantener sanos los tejidos pulmonares.

El Doctor Holger Schunemann ha explicado que “es más probable que el vino blanco contenga antioxidantes que impiden la creación de moléculas dañinas llamadas radicales libres, las cuales tienen la capacidad de causas diversos problemas y estragos en los tejidos pulmonares”.

Las dosis de resveratrol que se han descubierto en los estudios epidemiológicos parecen ser la clave de este beneficio.

El vino blanco, fabricación y consumo

El vino blanco se trata de una variedad que oscila entre las tonalidades de amarillo pajizo, amarillo verdoso o amarillo oro.

Se producción se realiza gracias a la fermentación alcohólica de la pulpa de las uvas que mantienen el color negro y blanco con el único fin de mantener su color amarillento final.

Sus uvas – normalmente las blancas – están especialmente extendidas por todo el globo, algo que deriva en una producción masiva de este vino a lo largo del planeta.

Las variedades más producidas de uva blanca son las de chardonnay, sauvignon y riesling. En cuanto a las negras, destacan las de pinot noir.

Ahora bien, entre los vinos blancos, el más conocido es el vino seco. Deriva de la fermentación sin interrupción del mosto y presenta un carácter aromático y ácido. Si se interrumpiera, estaríamos hablando de vino dulce, ya que los azucares se cortan antes de convertirse por completo en alcohol.

En cuanto a su consumo, hay que señalar que lo normal es beberlo como aperitivo justo antes de las comidas o combinándolo con la carne blanca, quesos, pescados o mariscos. Además, también se utiliza como ingrediente de cocina para potenciar el sabor de los alimentos. 

Historia del vino blanco

El vino tiene una larga historia. Se calcula que la primera producción data del 5000 a. C. en Irán. Se piensa que en Oriente Medio ya era un líquido que se utilizaba de forma común, pero no fue hasta la antigua Grecia cuando se comenzó a tener constancia oficial de su uso.

Denominado como vino vinoso blanco o vino blanco, Hipócrates lo describía en sus escritos como un brebaje que se utilizaba para diversos métodos medicinales.

Su consolidación llegó en la Antigua Roma, cuando se asentó definitivamente la viticultura. Por entonces, se producía una especie de vino blanco dulce que se era similar al vino Madeira actual.

Ya entrados en la Edad Media, en la época del emperador Carlomagno, se contribuyó al crecimiento del vino blanco en las zonas de Alemania y Austria, donde los viñedos de Europa central llegaban a las 100.000 hectáreas.

En el siglo XVII, apareció el famoso coñac, procedente de las orillas del Charente (Francia). De esta forma, el vino cogía fuerza dentro del país galo. Sin ir más lejos, el vino seco barato se puso de moda en la París del siglo XVIII, el mismo siglo en el que fue creado el champán.

Esta moda, que era ya común ver en gran cantidad de países, vivió su por completo su auge en el siglo XX. Su cultivo llegó a países que se encontraban al otro lado del charco europeo, como por ejemplo Estados Unidos.

Desde entonces, su cultivo se ha masificado y se han ido mejorando las diferentes técnicas para producir este tipo de vino,  destacando las zonas de Francia, España, Alemania, Italia o California (Estados Unidos).

A tener en cuenta…

Por último, y como he recalcado a lo largo de este artículo, los beneficios de esta bebida alcohólica son múltiples. Pero  solo aparecerán si bebemos con moderación, puesto que su consumo en exceso es perjudicial y negativo para la salud.

Además de llevarnos al alcoholismo, el beber sin conocimiento puede acarrearnos una gran multitud de problemas, como por ejemplo problemas dentales, malestar general o cáncer de hígado.

Referencias

  1. https://es.wikipedia.org/wiki/Vino_blanco.
  2. http://www.besthealthmag.ca/
  3. https://www.washingtonpost.com/
  4. http://www.healthcentral.com/
  5. https://www.nutricionsaludable.com/
  6. http://www.webmd.com/heart-disease/
  7. http://www.fitnessmagazine.com/
  8. http://www.tabelog.us/articles/
  9. http://www.medicalnewstoday.com/
  10. http://www.popsugar.com/fitness/

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW