14 Increíbles Beneficios del Té Rojo o Rooibos

14 Increíbles Beneficios del Té Rojo o Rooibos

El rooibos es considerado uno de los tipos de té con más propiedades para nuestra salud. Hasta 14 son los beneficios que hemos recopilado del té rojo, una particular bebida de origen sudafricano que seguramente te sorprenderá.

En el siguiente artículo, no solo hablaremos de sus efectos positivos para la salud, te mostraremos aspectos interesantes como su composición o alguna receta con la que disfrutar de su consumo. 

te rojo

¿Qué es el té rojo?

El té rojo, o rooibos, tiene como nombre científico Aspalathus Linearis, es una especie polifórmica que nace de forma salvaje. Su origen es sudafricano, concretamente de la región de Cederberg. En el afrikáans, idioma nativo de Sudáfrica, la palabra rooibos se traduce como "arbusto rojo".

Aunque desde el siglo XVIII estaba ya clasificado, su transcendencia no se hizo latente hasta que el botánico P. Le Fras Nortier (1884-1955) dedicase su tiempo y estudios a conocer y comprender en mayor profundidad y complejidad la planta de la que estamos hablando.

Nortier se dedicó a cultivar las primeras plantas en sus propias granjas y consiguió que pasara de ser un simple licor consumido por los indígenas de la zona a una bebida internacional de gran alcance.

Sin ir más lejos, la producción de té rojo es el principal sustento del distrito de Clanwilliam, el lugar de procedencia del citado doctor. El precio de la caja de semillas pasó de valer unas cinco libras a un total de ochenta tras su éxito.

Actualmente, el cultivo de las semillas de rooibos se extiende a más de 140 países.

Composición

En cuanto a su composición, habría que señalar antes de nada que es oxidado y no contiene teína ni alcaloides, por lo cual es mucho menos estimulante que el resto de los tés que pueden llegar a nuestro conocimiento.

Esto deriva en que puede ser tomado a cualquier hora y en cualquier momento del día, sin miedo a sufrir efectos secundarios producidos por este tipo de elementos.

Muestra altos niveles de ácido ascórbico, además de polifenoles, flavonoles, flavonas, flavanonas, fluoruro mineral, dihicroclaconas, aspalathin y nothofagin. Contradiciendo a otros tipo de tés, como el negro o el verde, el rojo no contiene cafeína. En cuanto a la zona perteneciente de las hojas y el tallo destaca la aparición de benzoico y cinámico.

Finalmente habría que destacar sus altos porcentajes en minerales. Hierro, calcio, potasio, manganeso, magnesio, zinc o cobre junto al ácido alfa hidroxi son algunos de los que podemos encontrar en el té rojo. 

Beneficios del te rojo

Cuando bebemos el té rojo o rooibos se tienen en cuenta una serie de aspectos que beneficiarán nuestro organismo de forma exponencial. Es por ello por lo que hemos enumerado y clasificado los distintos beneficios que se este líquido produce en el cuerpo:

  1. Antioxidante: la corriente ingesta de este tipo de bebida se traducirá en una degeneración mucho más lenta de nuestro cuerpo. Su alto contenido en fenólicos, añadido a polifenoles, hacen que los antioxidantes primen como una de las aportaciones más claras.

Estos elementos luchan contra los diferentes radicales libres que poseemos eliminando altas cantidades de células perjudiciales para nuestro organismo.

  1. Alivia la hipertensión y ayuda a evitar enfermedades cardiovasculares: el té rojo funciona con un excelente broncodilatador, ayudando de esta manera a aliviar la presión arterial sufrida en nuestro interior, evitando de esta forma diferentes y peligrosas enfermedades cardiovasculares. 
  2. Mejora la fortaleza de nuestros huesos: como se ha destacado en su composición, este conocido líquido presenta altos niveles de calcio, manganeso y magnesio. Ni que decir tiene que estos minerales ayudar a mejorar y enriquecer la salud ósea.

El resultado se traduce en bajas posibilidades de padecer enfermedades tales como la osteoporosis o la artritis.

  1. Fortifica la fertilidad masculina: se han realizado diversos estudios que han comprobado que el té rooibos protege y fortifica el esperma para ayudarlo a mantenerlo sano y también elevar el propio número de estos.
  2. Mejora la salud dental: el fluoruro mineral trabaja ayudando a nuestros huesos, especialmente en lo relacionado a nuestros dientes. Sin ir más lejos, el fluoruro es común encontrarlo en la composición de enjuagues bucales y demás pastas de dientes.
  3. Lucha contra la diabetes: el té rooibos ayuda a regular nuestros niveles de glucosa en la sangre debido a uno de los antioxidantes de los que goza. Es poco común dentro de la rama de los tés y se denomina como aspalathin. Además nos ayudar a mejorar la resistencia a la insulina y a la absorción de glucosa en los músculos. Igualmente también aumenta la secreción de insulina en el páncreas.
  4. Ideal para la piel: aquí nos enfrentamos ante dos tesituras. Una, cuanto menos curiosa, donde poder untar los polvos de té rojo en nuestra piel u otra, más común, su ingesta en el formato líquido. Ambas son beneficiosas y nos ayudarán a luchar sobre todo contra espinillas, granos, quemaduras o distintas enfermedades que tengan que ver con la piel. 
  5. Alivio de dolores y calambres estomacales: esta bebida contiene diferentes agentes antiespasmódicos, que hacen que los dolores relacionados con el estómago y la zona abdominal mengüen de manera eficaz.
  6. Ayuda a perder y regular nuestro peso: equilibra nuestros niveles de potasio y sodio para trabajar como un efecto diurético suave. Nos sirve también para evitar la hinchazón gracias a su capacidad de eliminar gases.
  7. Fortalece el pelo: gracias a diversos minerales como el zinc, calcio, cobre o potasio, nuestro pelo se verá mucho más radiante y fuerte. El consumo regular y común del té rooibos ayudará a que el pelo crezca de manera más rápida, además de fortalecer las diferentes fibras que poseemos.

De esta misma forma, su caída se puede ayudar a prevenir debido a los diferentes componentes que hacen que se eliminen las células muertas de la piel, las cuales suelen bloquear diferentes folículos pilosos.

Por último, y gracias a los polifenoles, se nos protegerá de una manera más efectiva de los rayos solares a la vez que se cree una sensación de lucir un pelo más suave de lo normal.

  1. Mejora de la circulación sanguínea: aporta fluidez a la circulación gracias a un flavonoide llamado chrysoreiols, el cual contiene altas cantidades y propiedades típicas de antioxidanres y antiinflamatorios.
  2. Mejora el sistema respiratorio: el té rojo trabaja como un eficaz broncodilatador y, como bien explica su palabra, dilata los diferentes bronquios y bronquiolos que poseemos en nuestro cuerpo. Con esto aumentamos la cantidad de aire que corre hacia nuestros pulmones, con beneficios tales como la mejora de resistencia física. Por supuesto, esto también servirá como un impulso para nuestro cerebro, pues se aireará con mucha más facilidad, aclarando el flujo.
  3. Potente inflamatorio: Componentes como los polifenoles oel aspalathin y nothofagin, poseen potentes propiedades antiinflamatorias, relacionadas en su mayoría con enfermedades del corazón o del sistema inmunológico. 
  4. Remineralizante: debido a la gran cantidad de minerales que posee el te rojo, nuestro organismo se ve fortalecido y mejorado.

Por este beneficio y por todos los que hemos enumerado, podemos considerar al té rojo como una de las bebidas más saludables que podemos encontrar actualmente en el mercado de líquidos.

Maneras de presentar el té rojo

Las maneras que existen de presentar el té rojo para su posterior ingesta se clasifican de tres formas posibles:

- En hojas: se trata de conseguir la bebida mediante diferentes hojas fermentadas para darle el toque de sabor y color rojo.

- Al natural: mucho más suave y colorida que el compuesto por hojas, se trata de la manera más sana que existe para poder disfrutar de la bebida. Aquí añadiremos las hojas y los diferentes tallos que no han sufrido ningún tipo de fermentación y que, por consiguiente, han sido secadas naturalmente al sol.

- En polvo: Como bien indica su nombre, se presenta en forma de polvos procedentes de la molición de las hojas de la planta. La forma más común de presentarlo se basa en pequeños saquitos que se introducen dentro del propio líquido.

Como anécdota, hay que señalar que esta última composición se puede realizar con los polvos del te rooibos puro o con diferentes añadidos, como por ejemplo frutas u otras hierbas medicinales, sin que contengan ningún tipo de aditivo.

La manera más común de tomarlo comienza con su infusión en una taza llena de agua durante un corto periodo de 5 minutos. A esto le añadimos una pequeña dosis (en cualquiera de los tres formatos que hemos señalado) de rooibos. Con esta sencilla fórmula ya estará preparada para su disfrute.

Y si por posibilidades fuera, podemos elegir entre tomarse de manera fría o caliente, donde por supuesto si se toma de manera fría nos ayudará a refrescar y si se hace al contrario hará las veces de un efectivo calmante.

Recetas de té rojo rooibos

Para finalizar este artículo es conveniente señalar varias recetas para disfrutar de la ingesta de este conocido té sin caer en la rutina.

Existe un gran abanico de posibilidades, de las que hemos elegido algunas de las combinaciones más divertidas y por supuesto, más apetitosas para nuestro gusto:

- Te rooibos con limón y jengibre: junto a multitud de oxidantes y beneficios propios del té rojo, el jengibre también funcionará como un antiinflamatorio y analgésico junto al limón. Llama la atención por su capacidad de eliminación de toxinas y de las diferentes impurezas del organismo gracias a la cantidad de ácido cítrico y vitamina C.

Su preparación se basa en preparar un té rooibos de forma común y enfriar. Tras esto, le añadimos en una coctelera jengibre, sirope de agave y jugo de limón. El resultado lo mezclamos para colarlo y servir directamente en la mesa.

- Té rooibos con durazno y arándanos: para esta creación necesitaremos, como se puede intuir en el título, duraznos, arándanos, sirope de agave o miel en su defecto y los ingredientes propios del té rooibos.

Comenzaremos haciendo el té rojo como solemos para después  colocar unos duraznos, una taza de arándanos y sirope de agave en una batidora. El resultado esperado será algo parecido a una especie de crema.

Esto se añadirá al té rojo que teníamos, combinándolos con unos cubitos de hielo hasta que se derritan y ya obtendremos nuestro nuevo té de durazno y arándanos.

- Té rooibos y pomelo: El pomelo destaca por su gran cantidad y riqueza en la vitamina C. También ayuda si se ingiere de manera correcta y ayuda a regular a reducir el peso corporal.

¿Su preparación? Es simple. Preparamos el té rooibos y lo dejamos colar y enfriar de manera natural. Ahora bien, cogemos una cacerola donde lo mezclamos con azúcar y media taza de agua. La calentamos en el fuego hasta que comience a hervir y el azúcar se haya disuelto por completo.

Tras esto, lo volvemos a dejar enfriar y preparamos un jugo de pomelo para posteriormente terminar de prepararlo con su nuevo enfriamiento en el frigorífico.

- Té rooibos con especias y frutos secos: al igual que hemos hecho en las anteriores preparaciones, conformamos de manera común el té rooibos para su posterior enfriamiento.

Mezclamos en un molinillo o mortero almendras, nueces y semillas de chía para trabajarlas hasta que seamos capaces de convertirlas en polvo.

Finalmente añadimos en una licuadora todo el resultado pasa conseguir el té rojo de especias y frutos secos. Si lo deseamos también, se puede endulzar con una pizca de azúcar.

¿Y tú qué otros beneficios del te rojo conoces?

Referencias

  1. http://www.webmd.com/food-recipes/tao-of-tea?page=2.
  2. http://www.livestrong.com/article/22068-red-tea-health-benefits/.
  3. https://www.organicfacts.net/health-benefits/
  4. http://www.mnn.com/food/healthy-eating/blogs/

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW