Top 9 Alimentos Prohibidos Después de una Cesárea

Top 9 Alimentos Prohibidos Después de una Cesárea

Después de una cesárea, una serie de alimentos prohibidos entran en la vida de una mujer durante un tiempo. Es parte de una serie de cuidados importantes, que toda mujer que ha tenido esta operación quirúrgica debe tener en cuenta para mejorar lo antes posible.

Quiero hablarte específicamente de todos los alimentos que deberías de evitar después de una cesárea, para que puedas llevar una mejor dieta y para que tu alimentación, una vez más, se transforme en tu aliada.

Scar Of Caesarean Section

Y es que una mujer pasa por un periodo lleno de emociones y sensaciones contrastantes: desde la euforia y la alegría por ser mamá, al convivir con la nueva responsabilidad de cuidar a su recién nacido.

También estará viviendo no solo los problemas típicos que se presentan después del parto, como el dolor en los pechos, los cambios de humor y del flujo vaginal, sino que también con las consecuencias de una operación.

Las pacientes que han tenido una cesárea, por lo general permanecen dos o cuatro días en el hospital antes de irse a su casa. Aunque su recuperación tardará algunas semanas, tiempo necesario para que la herida se cure y para que poco a poco pasen también todas las molestias del postoperatorio.

Todos estos factores hacen que estas semanas se transformen en un periodo muy delicado, tanto física como psicológicamente. Por eso hoy quiero comentarte cómo la alimentación puede ayudarte a recuperarte de una cesárea y a  tener la energía necesaria para enfrentarte a esta nueva fase de su vida.

Alimentos a evitar después de una cesárea

1- Refrescos y bebidas con gas

Los refrescos tienen una cantidad de azúcar muy elevada (casi 8 cucharillas llenas por lata) que causa una brusca, elevada y repentina producción de insulina, que como ya sabes hace que acumules grasas y vuelvas a tener hambre al poco tiempo. Lo mismo vale para los zumos de fruta industriales. Elige siempre los naturales que además te aportan una buena dosis de vitaminas.

Como te dije al principio, una de las cosas más importantes para la mujer que acaba de tener una cesárea es evitar la formación de gases que pueden ser muy molestos, ya que la herida abdominal está en proceso de cicatrización. Por esta razón evita todas las bebidas gaseadas durante las 3 semanas siguientes.

2- Legumbres y verduras flatulentas

Aunque las legumbres (judías, garbanzos, lentejas, frijoles, soja) son una fuente muy rica de hierro, carbohidratos de absorción lenta, proteínas vegetales y de sales minerales, es mejor evitarlos debido a su capacidad de producir gases y de ralentizar todo el proceso digestivo.

Lo mismo vale para algunos tipos de verduras como brócoli, col y coliflor. Además, si al comerlos luego amamantas a tu bebé, también podrían producirle gases a él.

3- Arroz blanco

A causa de la disminución de la motilidad intestinal típica de cualquier operación quirúrgica, el consumo de arroz blanco, uno de los alimentos que más puede estreñir, no es recomendado.

4- Café, té y cacao

Durante la recuperación es mejor evitar la asunción de bebidas excitantes como el o el café.

También el chocolate contiene cafeína y es un alimento muy estimulante.

Otra vez, al estar dando el pecho a tu bebé es desaconsejables tomar este tipo de bebida porque le trasmitirías la cafeína y la teína a él también.

Si no puedes renunciar a ello, te aconsejo optar por el té Ban-Cha, un tipo particular de té verde con muy baja cantidad de teína y muy rico de antioxidantes importantes en esta fase en la que estás en pleno proceso inflamatorio.

5- Snacks, salados y chacinas

Durante la recuperación de la cesárea es muy importante tener cuidado tanto con la cantidad de grasas saturadas  e hidrogenadas, como con la cantidad de sal que asumimos.

Por esta razón hay que dejar durante una temporada el consumo de alimentos procesados y grasos como patatas chips, crackers, galletas saladas, ya que son ricas en todo lo que no vamos a necesitar para recuperarnos ni para sentirnos llenos de energía y en forma (harinas refinadas, grasas hidrogenadas y conservantes).

Como te expliqué en un anterior artículo, todos estos alimentos procesados están hechos con harina blanca, que ha perdido todos los micronutrientes que necesitarías para ayudar tu organismo a recuperarse de los procesos inflamatorios y para mejorar tus propias defensas inmunitarias.

Además, han perdido la fibra que podría ayudarte a recuperar un normal movilidad intestinal, combatiendo el estreñimiento.

Todos los productos industriales, tanto dulces como salados, además tienen en común la presencia de muchas grasas hidrogenadas y saturadas que alteran la permeabilidad de las fluidez y de la permeabilidad de las membranas de las células, favoreciendo la formación de radicales libres.

El exceso de sal además es muy malo en este momento en el que necesitas limpiar tu organismo, porque causa retención de líquidos con consecuente empeoramiento del estreñimiento.

6- Bollería

Debido a la herida que produce la cesárea, el ejercicio físico se verá muy limitado. Por esta razón es recomendable evitar toda la bollería, sobretodo la industrial, porque excesivamente rica de grasas saturadas y trans, azucares simples y harinas refinadas, que pueden causar un repentino aumento de peso a parte de empeorar todo el estado inflamatorio.

Los alimentos azucarados, con almidón, son ricos en calorías y tienen un bajo nivel nutricional. También causan que tus niveles de energía fluctúen, lo que te hará sentir cansada.

7- Bananas

Como el arroz blanco, el plátano también es un alimento que causa estreñimiento y por esto es de evitar.

Opta por otro tipo de fruta como el kiwi que, a parte de ser rico en vitamina C, también ayuda al correcto funcionamiento del intestino.

8- Patatas

Son un alimento muy astringente, es decir, que causa la distensión de las paredes del colon impidiendo la normal contracción necesaria para eliminar las escorias hasta la parte inferior del intestino, lugar donde se van a formar las heces.

Además tienen un índice glucémico muy elevado.

9- Alcohol

Ten presente que ninguna cantidad de alcohol es aceptable o segura para tu bebé. Amamantar a tu hijo después de haber consumido una bebida alcohólica conlleva el riesgo potencial de que parte de esta se transfiera a la leche, lo que es peligroso.

Además, el alcohol, al ser una sustancia tóxica, va a ralentizar todo tu proceso de recuperación.

Otras indicaciones importantes

Durante el postoperatorio, nuestro cuerpo se encuentra en un estado inflamatorio en el que está trabajando duramente para reconstituir todos los tejidos dañados.

La inflamación tiene como objetivo la de reparar los tejidos afectados y lo hace produciendo varios factores de crecimiento para que se produzcan células sana y se cree una nueva red de vasos sanguíneos para alimentarlas. Existen alimentos que promueven la inflamación (alimentos pro-inflamatorios) y otros que la reducen (anti-inflamatorios). Naturalmente es importante elegir los segundos, evitando la comida chatarra y procesada.

Debido a la operación quirúrgica todo el aparato digestivo, se necesitará un tiempo para volver a funcionar normalmente. Por eso es necesario ayudarle con alimentos sanos y ligeros que por un lado no sobrecarguen su trabajo y por otro le ayuden a salir del típico estado de estreñimiento.

Uno de los consejos alimentarios más recomendables es consumir alimentos que se ingieran fácilmente, de tal manera que el estómago y el intestino no se esfuercen. Por esta razón, sería un error comer alimentos que provocan gases, ya que pueden causar dolor en la zona abdominal, ya dolorida e inflamada por la herida de la cesárea.

Otro punto importante es la necesidad de limitar la actividad física para no esforzar los músculos abdominales. Una vez más, es recomendable elegir alimentos a bajo índice glucémico y eliminar toda la comida procesada, la bollería y los productos llenos de azucares simples, ya que al no poder hacer ejercicio, estos alimentos se convierten aun más en un peligro para nuestro estado de salud.

Te habrás dado cuenta de que la mejor manera para que puedas recuperarte de la mejor forma es llevar una dieta saludable, que tenga cada uno de los grupos de alimentos, incluyendo muchas frutas y verduras frescas, granos enteros, proteínas magras y productos lácteos bajos en grasa. Por esta razón vamos a ver la función de cada uno de los macro y micro nutrientes en este proceso.

Hidratos de carbono

De ellos proviene la mayoría de la energía que necesitamos para movernos, para cumplir con las tareas de nuestro día a día, para vivir.

Se encuentran en todos los vegetales (especialmente en los cereales) y son la principal fuente de alimentos en todo el mundo. Sobretodo, después de una cesárea elige siempre los cereales integrales, que son una maravillosa fuente de fibra y de micronutrientes (antioxidantes, vitaminas, minerales).

Estos micronutrientes tienen importantes funciones: mejoran las defensas inmunitarias, reducen los procesos inflamatorios y protegen las células de los radicales libres, todas de esencial importancia durante la fase postoperatoria.

Además, la fibra contenida en los cereales integrales favorece el buen funcionamiento del aparato digestivo, que como ya sabes estará un poco bloqueado durante esta fase.

Proteínas 

Después de una cesárea el organismo necesita un buen aporte de proteínas sobre todo para regenerar los tejidos dañados por la operación.

Son macromoléculas formadas por aminoácidos. La mayor o menor presencia de aminoácidos esenciales (aquellos que nuestro cuerpo no puede producir sólo y que puede asimilar solo a través de la alimentación) en las proteínas va a determinar su su valor nutritivo (valor biológico).

En línea general, las proteínas de origen animal (carne, pescado, huevos, leche y derivados) tienen un valor biológico mayor respecto a las de origen vegetal (legumbres, frutos secos, cereales).

Como verás a continuación en esta fase es mejor evitar un excesivo consumo de legumbres.

Grasas

Las grasas constituyen el nutriente energético por excelencia y aún más después de una cesárea donde además la mamá necesita dar el pecho a su bebé y entonces necesita grasas para la formación de su propia leche.

Además están implicadas en la absorción de muchas vitaminas, para el control de la inflamación y de la coagulación de la sangre, que son fundamentales en esta fase de recuperación.

Minerales

Hay una cierta pérdida de sangre durante una cesárea. Por esta razón, entre todos los minerales es muy importante una ingesta adecuada de hierro, que ayude a restaurar la sangre mediante la promoción de la producción de hemoglobina. También juega un papel en la mejora del sistema inmune.

Vitaminas

Entre todas, la ingesta adecuada de vitamina C ayuda a la cicatrización de heridas, y también ayuda a prevenir la infección.

Agua

Después de una cesárea es fundamental una ingesta adecuada de líquidos: en esta fase a parte de recuperarse de una operación, tu organismo también está trabajando duramente para producir leche y por eso es importante que bebas los líquidos suficientes.

Trata de beber alrededor de 8 vasos de agua al día. Te servirá también para combatir el estreñimiento, que puede ser un problema después del parto del parto y aún más después de una cesárea.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW