Síndrome de Wolf-Hirschhorn: Síntomas, Causas, Tratamiento

Síndrome de Wolf-Hirschhorn: Síntomas, Causas, Tratamiento

El síndrome de Wolf-Hirschhorn es una patología genética poco frecuente cuyas características clínicas se deben fundamentalmente a la pérdida de material genético (Asociación Española de Síndrome de Wolf- Hirschhorn, 2012).

A nivel clínico, esta patología se caracteriza por la presencia de alteraciones relacionadas con malformaciones faciales, episodios convulsivos y un importante retraso generalizado del desarrollo (Aviña y Hernández, 2008).

Síndrome de Wolf-Hirschhorn

Así, a nivel específico se asocia a un número de importantes de complicaciones médicas: lesiones neurológicas, alteraciones cardíacas, musculo-esqueléticas, inmunitarias, visuales, auditivas, genitourinarias, etc. (Blanco-Lago, Málaga, García-Peñas, García-Rom, 2013).

En cuanto al origen etiológico del síndrome de Wolf-Hirschhorn, éste se encuentra asociado a la presencia de anomalías genéticas en el cromosoma 4 (Coppola, Chinthapalli, Hammond, Sander, Sisodiya, 2013).

Por otro lado, el diagnóstico del síndrome de Wolf-Hirschhorn suele confirmarse durante la etapa infantil, gracias al reconocimiento de las características físicas y cognitivas. Sin embargo, el análisis genético es de vital importancia (Asociación Española de Síndrome de Wolf- Hirschhorn, 2012).

Finalmente, la intervención terapéutica de esta patología suele basarse en la rehabilitación física, el tratamiento logopédico, el suministro de fármacos antiepilépticos, las adaptaciones alimenticias o la intervención neuropsicológica, entre otras medidas de soporte (Medina, Rojas, Guevara, Cañizales y Jaimes, 2008).

Definición

El síndrome de Wolf es una patología de origen genético que se caracteriza por una afectación mulsistémica, definida por la presencia de características faciales atípicas, retraso generalizado del crecimiento, discapacidad intelectual y episodios convulsivos (Genetics Home Reference, 2016).

Sin embargo, el curso clínico es ampliamente heterogéneo entre los individuos afectados, debido al carácter genético de éste, producto de una delección (National Organization for Rare Disroders, 2016).

Así, entendemos por delección cromosómica la pérdida de uno o varios segmentos de un cromosoma (Mutaciones Cromosómicas, 2016). Dependiendo de la gravedad de esta anomalía y del nivel de afectación genética, podrán aparecer características diferenciales entre los afectados (National Organization for Rare Disroders, 2016).

En este sentido, el déficit de material genético en el síndrome de Wolf, se asocia a importantes complicaciones médicas. Así, buena parte de los afectados fallecen durante la fase prenatal o neonatal, sin embargo, algunos casos de gravedad moderada superan el primer año de vida (WolfHirschhorn, 2013).

Esta enfermedad fue descrita de forma simultánea por los investigadores Ulrich Wolf y Kart Hirschhon, de forma paralela en el año 1965 (Aviña y Hernández, 2008).

En los primeros reportes clínicos, se hacía referencia a un trastorno caracterizado por la presencia de microcefalia, con una configuración craneal similar a un yelmo griego (Aviña y Hernández, 2008).

Sin embargo, fueron Zollino y su grupo de trabajo quienes describieron en 2001, de forma pormenorizada, todas las características clínicas del síndrome de Wolf-Hirshhorn (Aviña y Hernández, 2008).

Hasta la fecha se han logrado identificar más de 90 casos diferentes en la literatura médica y experimental, generalmente asociados al género femenino (Blanco-Lago, Málaga, García-Peñas, García-Rom, 2013).

Además, las definiciones actuales de esta patología abarcan tanto la identificación de manifestaciones mayores o cardinales (facies atípicas, retraso del crecimiento, retraso del desarrollo motor y cognitivo y alteraciones epilépticas), como otras manifestaciones médicas (anomalías cardiacas, sensoriales, genitourinarias, etc.) (Asociación Española de Síndrome de Wolf- Hirschhorn, 2016).

¿Es una patología frecuente?

En general, síndrome de Wolf-Hirschhorn y sus características clínicas definitorias se consideran condiciones médicas de origen genético poco frecuentes (Asociación Española de Síndrome de Wolf- Hirschhorn, 2012).

Sin embargo, a pesar de su escasa prevalencia, algunos estudios estadísticos han logrado identificar datos asociados a una incidencia de 1 caso por cada 50.000 nacimientos (Aviña y Hernández, 2008).

Sin embargo, otros autores como Blanco-Lago, Málaga, García-Peñas y García-Ron (2013), señalan que el síndrome de Wolf-Hirschhorn puede alcanzar una prevalencia cercana a 1 caso por cada 20.000 nacimientos.

Por otro lado, en cuanto a los factores sociodemográficos asociados al síndrome de Wolf-Hirschhorn, se ha identificado una prevalencia más elevada en el sexo femenino, específicamente con una proporción de 2:1 frente al sexo masculino (Medina et al., 2008).

Además, no se ha conseguido identificar una frecuencia diferencial asociadas a regiones geográficas concretas o grupos étnicos y/o raciales específicos (Medina et al., 2008).

Finalmente, haciendo referencia a los factores hereditarios, las investigaciones han señalado que en más de 80% de los afectados, esta patología de debe a una mutación aleatoria. Los casos de síndrome de Wolf-Hirschhorn de origen genético hereditario son escasos (Medina et al., 2008).

Signos y Síntomas 

Como hemos señalado con anterioridad, los síntomas que pueden observarse en las personas que padecen el síndrome de Wolf-Hirschhorn pueden ser muy variables, sin embargo, este síndrome es una patología definida por varias condiciones médicas centrales (Asociación Española de Síndrome de Wolf-Hirschhorn, 2016).

- Anomalías faciales.

- Retraso generalizado del desarrollo.

- Episodios convulsivos.

- Retraso psicomotor y cognitivo.

Anomalías faciales

Las características cráneo-faciales, suelen estar definidas por una amplia lista de anomalías y alteraciones- En conjunto, todas ellas tienen configurar un aspecto facial atípico, similar a los yelmos de los guerreros griegos (Wieckzorek, 2013).

Alguno de los hallazgos clínicos más frecuentes en esta área están relacionados con (Asociación Española de Síndrome de Wolf- Hirschhorn, 2016; National Organizatión for Rare Disorders, 2016; Genetics Home Reference, 2016):

- Microcefalia: el perímetro craneal no suele desarrollarse con normalidad, por lo que el tamaño total de la cabeza suele ser inferior al esperado para la edad cronológica de la persona afectada. Generalmente, también puede observarse diversas asimetrías entre las diferentes estructuras que conforman el área cráneo-facial.

- Configuración nasal: la nariz suele presentar un tamaño anormalmente grande, cuya parte superior se desarrolla de forma plana, con una separación amplia de la región situada entre las cejas. En algunos casos, la nariz adopta una forma anormal, comúnmente denominada nariz en “pico de loro”.

- Configuración facial: la mandíbula suele presentarse escasamente desarrollada, pudiendo observarse un mentón o barbilla pequeño. Además, las cejas suelen mostrar una apariencia arqueada. Además, suele aparecer otros rasgos patológicos como manchas vascularizadas, excreciones cutáneas, entre otros.

- Implantación pabellón auricular: las orejas suelen situarse en una posición más baja de lo habitual. Además, es posible observar un subdesarrollo de las orejas, pareciendo más pequeñas y prominentes de lo habitual.

- Configuración ocular: los ojos suelen aparecer ampliamente separados y con una simetría significativa, siendo más pequeño uno de los globos oculares. Además, podemos identificar estrabismo, alteraciones en la estructura y coloración del iris, parpados caídos u obstrucción de los conductos lacrimales.

- Alteraciones bucales: en el caso de la configuración bucal, lo más habitual es identificar un filtrum labial anormalmente pequeño, labio leporino, eclosión dental tardía, paladar hendido, entre otros.

Retraso generalizado del desarrollo

En el síndrome de Wolf-Hirschhorn es posible identificar un retraso generalizado del crecimiento y del desarrollo, tanto en la etapa prenatal y la postnatal e infantil (Aviña y Hernández, 2008).

En este sentido, los niños que padecen esta patología tienen a crecer de una forma anormalmente lenta, por lo que suele presentar un peso y estatura más bajo de lo esperado para su sexo y edad cronológica (Asociación Española de Síndrome de Wolf- Hirschhorn, 2016).

Este tipo de características no suelen asociarse a dificultades en la alimentación o déficits de aporte calórico, sin embargo, tanto las alteraciones genéticas como el desarrollo de otro tipo de patologías, como las alteraciones cardiacas, pueden contribuir al empeoramiento de esta condición médica (Asociación Española de Síndrome de Wolf- Hirschhorn, 2016).

Además, el retraso generalizado del crecimiento suele estar relacionado con diversas anomalías musculo-esqueléticas:

  • Subdesarrollo muscular: la estructura muscular no suele desarrollarse de forma completa, debido a esto es muy frecuente observar un tono muscular anormalmente reducido.
  • Escoliosis y cifosis: la estructura ósea de la columna vertebral puede formarse de forma defectuosa presentando una posición desviada o con una curvatura anormal.
  • Clinodactilia: la estructura ósea de los dedos también suele desarrollarse de forma anormal, así, es posible observar desviaciones en los dedos. Además, también suele

    identificarse alteraciones en la configuración de las huellas dactilares.

  • Extremidades anormalmente delgadas: el bajo peso es especialmente observable en los brazos y en las piernas.

Episodios convulsivos

Las crisis convulsivas constituyen uno de los síntomas más frecuentes y graves en el síndrome de Wolf-Hirschhorn (Asociación Española de Síndrome de Wolf-Hirschhorn, 2016).

En este sentido, las crisis convulsivas se definen como un proceso patológico resultado de una actividad neuronal inusual que, se altera provocando agitación motora, espasmos musculares, o períodos de comportamiento y sensaciones inusuales y en ocasiones puede provocar la pérdida de la consciencia (Mayo Clinic., 2015).

En el caso del síndrome de síndrome de Wolf-Hirschhorn, las crisis más comunes son las tónico-clónicas (Asociación Española de Síndrome de Wolf-Hirschhorn, 2016).

Así, los episodios convulsivos se caracterizan por el desarrollo de una tensión muscular, tendente a la rigidez generalizada, especialmente en piernas y brazos, seguida de espasmos musculares repetitivos y descontrolados. A nivel visual, pueden observarse como sacudidas del cuerpo (National Institute of Neurogical Disorders and Stroke, 2015).

Además, la gravedad de este evento radica en su efecto sobre el tejido cerebral. La actividad neuronal anormal y/o patológica puede afectar de forma local o generalizada a gran parte de la estructura cerebral, por lo que pueden tener importantes consecuencias y secuelas neurológicas (National Institute of Neurological Disorders and Stroke, 2016).

Retraso psicomotor y cognitivo

En el caso de la esfera cognitiva, más del 75% de los afectados por el síndrome de Wolf-Hirschhorn presentan algún tipo de discapacidad intelectual (Medina, Rojas, Guevara, Cañizales y Jaimes, 2008).

Generalmente, la afectación intelectual suele ser grave, no suelen desarrollar las habilidades lingüísticas por lo que, en buena parte de los casos, la comunicación se limita a la emisión de algunos sonidos (Medina, Rojas, Guevara, Cañizales y Jaimes, 2008).

Además, en el caso de la adquisición del control postural, bipedestación, marcha, etc., todas estas se ven significativamente retrasadas, debido fundamentalmente a las anomalías musculo-esqueléticas.

Curso clínico

En la mayor parte de los casos, los signos y síntomas suelen ir desarrollándose de forma progresiva, por lo que pueden distinguirse varias etapas en el desarrollo de esta patología (Wieczorek, 2003):

- Primer año de vida: en las fases más tempranas, los síntomas más característicos están relacionados con el bajo peso y las anomalías craneofaciales. En muchos casos, aproximadamente en el 35%, los individuos afectados fallecen debido a la presencia paralela de defectos cardiacos congénitos.

- Etapa infantil: además del retraso en el desarrollo físico, los déficits psicomotores se hacen especialmente evidentes, además de las malformaciones músculo-esqueléticas. Junto con estos hallazgos médicos, se presentan de forma recurrentes las convulsiones. Generalmente, pocos afectados son capaces de llegar a andar o a dominar el lenguaje.

- Infancia tardía y adolescencia: en esta fase, las características relacionadas con el desarrollo y el funcionamiento intelectual son las más significativa, sin embargo, los rasgos faciales típicos se vuelven mensos evidentes.

Causas

Como señalamos en la descripción inicial del síndrome de síndrome de Wolf-Hirschhorn, este trastorno se debe a una delección genética localizada en el cromosoma 4 (Genectis Home Reference, 2016).

A pesar de que el volumen de pérdida de material genético puede variar de forma considerable entre los individuos afectados, cuanto más severa y significativa sea esta, mayor gravedad presentará la sintomatología asociada a esta enfermedad (Genectis Home Reference, 2016).

Aunque no se conocen con exactitud todos los genes implicados, diferentes estudios han relacionados la ausencia de los genes WHSC1, LEMT1 y MSX1, con el curso clínico del síndrome de Wolf-Hirschhorn (Genectis Home Reference, 2016).

Diagnóstico

Es posible efectuar un diagnóstico de síndrome de Wolf-Hirschhorn antes del nacimiento (National Organization for Rare Disorders, 2016).

Las ecografías de control de la gestación permiten identificar las alteraciones del crecimiento intrauterino y otro tipo de malformaciones físicas (National Organization for Rare Disorders, 2016).

Sin embargo, es fundamental realizar un estudio genético para confirmar su padecimiento, ya sea a través del análisis celular pre o post-natal (National Organization for Rare Disorders, 2016).

Tratamiento

Actualmente no existe una cura para el síndrome de Wolf-Hirschhorn, ni tampoco un abordaje terapéutico estándar, por lo que el tratamiento se diseña de forma específica en función de las características individuales y el curso clínico de la patología (WolfHirschhorn, 2013).

Así, normalmente la intervención médica se centra el tratamiento de las convulsiones a través de la administración de fármacos antiepilépticos, el suplemento nutricional, la corrección quirúrgica de las malformaciones físicas, la rehabilitación cognitiva y la educación especial (WolfHirschhorn, 2013).

Referencias

  1. AESWH. (2016). ¿Qué es el Síndrome de Wolf-Hirschhorn? Obtenido de La Asociación Española del Síndrome de Wolf-Hirschhorn
  2. Aviña, J., & Hernández, D. (2008). Síndrome de Wolf-Hirschhorn: Microdeleción distal del brazo corto del cromosoma 4. Rev Chil Pediatr, 50-53.
  3. Blanco-Lago, R., Málaga, I., García-Peñas, J.-J., & García-Ron, A. (2013). Síndrome de Wolf-Hirschhorn. Serie de 27 pacientes: características epidemiológicas y clínicas. Situación actual de los pacientes y opinión de sus cuidadores respecto al proceso diagnóstico. Rev Neurol, 49-56.
  4. Coppola, A., Chinthapalli, K., Hammond, P., Sander, J., & Sisodiya, S. (2012). Pediatric diagnosis not made until adulthood: A case Wolf-Hirschhorn syndrome. Gene, 532-535.
  5. El síndrome de Wolf-Hirschhorn. (2012). Asociación Española del Síndrome de Wolf-Hirschhorn.
  6. Molina, R., Rojas, M., Guevara, R., Cañizales, E., & Jaimes, V. (2008). SÍNDROME DE WOLF-HIRSCHHORN: REPORTE DE UN CASO CLÍNICO Y REVISIÓN DE LA LITERATURA. ARCHIVOS VENEZOLANOS DE PUERICULTURA Y PEDIATRÍA, 91-95.
  7. NIH. (2016). Wolf-Hirschhorn syndrome. Obtenido de Genetics Home Reference
  8. Mayo Clinic. (2015). Epilepsy. Obtenido de Mayo Clinic
  9. NIH. (2015). Epilepsy - overview. Obtenido de MedlinePlus
  10. NIH. (2016). The Epilepsies and Seizures: Hope Through Research. Obtenido de National Institute of Neurological Disorders and Stroke
  11. NORD. (2016). Wolf Hirschhorn Syndrome. Obtenido de National Organization for Rare Disorders
  12. Wieczorek, D. (2003). Wolf-Hirschhorn syndrome. Obtenido de Orphanet encyclopedia: http://www.orpha.net/
  13. Wolf-Hirschhorn Syndrome. (2013). Obtenido de WolfHirschhorn: http://wolfhirschhorn.org/

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW