Síndrome de Costello: Síntomas, Causas, Tratamiento

Síndrome de Costello: Síntomas, Causas, Tratamiento

El síndrome de Costello (SC) es una patología genética poco frecuente que se define por la presencia de diferentes trastornos del desarrollo y múltiples malformaciones físicas (Martínez-Glez y Lapunzina, 2016).

A nivel clínico, se caracteriza por:  un retraso generalizado del crecimiento físico prenatal y posnatal, una configuración facial atípica, retraso significativo del desarrollo psicomotora, alteraciones cardíacas, anomalías endocrinas, alteraciones ectodérmicas y esqueléticas y una predisposición alta al desarrollo de tumores (Martínez-Glez y Lapunzina, 2016).

síndrome de costello

Los afectados pueden presentar diversos déficits cognitivos y/o discapacidad intelectual variable. Sin embargo, un rasgo característico del síndrome de Costello es el alto grado de sociabilidad de las personas que lo padecen (Maldonado Martínez, Torres Molina y Duran Lobaina, 2016).

A nivel etiológico, presenta un patrón autosómico recesivo asociado a mutaciones específicas en un gen localizado en el cromosoma 11 (Hernández-Martín y Torrelo, 2011).

Dado el amplio patrón de signos y síntomas que definen el curso clínico del síndrome de Costello, su diagnóstico requiere un abordaje multidisciplinar.  Resulta fundamental el examen físico, neurológico, cardiológico, etc.

Igualmente, el tratamiento se diseñará de forma individual para el control de las complicaciones médicas particulares. Lo más habitual es que incluya tratamiento farmacológico, quirúrgico y rehabilitador.

Definición

El síndrome de Costello es una enfermedad de origen genético congénito que produce un amplio patrón de afectación orgánica (Genetics Home Reference, 2016).

Suele definirse por las anomalías en el crecimiento físico y el desarrollo cognitivo, alteraciones cráneo-faciales y otro tipo de malformaciones (Genetics Home Reference, 2016).

Las más habituales suelen afectar al corazón o a la estructura muscular y esquelética (Genetics Home Reference, 2016).

Además, se trata de una condición médica caracterizada por el desarrollo sistemático de formaciones tumorales (National Organization for Rare Disorders, 2016).

Diferentes autores, como Martínez-Glez y Lapunzina (2016), señalan que el síndrome de Costello forma parte de los trastornos que cursan con una predisposición genética y/o hereditaria al padecimiento de cáncer y procesos neoplásicos.

Presenta muchas características comunes con otro tipo de enfermedades, como el síndrome de Noonan o el síndrome Cardio-Facial (Genetics Home Reference, 2016).

Todas éstas cursan con signos compartidos, por lo que establecer un diagnóstico diferencial es costoso en etapas tempranas de la vida (Genetics Home Reference, 2016).

Las primeras descripciones de este este síndrome se ubican entre los años 1971 y 1977 (Proud, 2016).

En sus reportes médicos iniciales, Costello hacía referencia a algunos de los rasgos más característicos de éste síndrome (Proud, 2016).

Describía a dos pacientes cuyo curso clínico se defina por la presencia de un peso anormalmente elevado en el momento del nacimiento, presencia problemas significativos para la alimentación, configuración facial tosca, piel elástica e hiperpigmentada, déficits cognitivos y una personalidad “humorística” (Maldonado Martínez, Torres Molina y Duran Lobaina, 2016).

Posteriormente der Kalustian (1991) añadía los rasgos clínicos de pacientes examinados de forma adicional (Proud, 2016).

En los primeros estudios experimentales, el síndrome de Costello era considerado un desorden raro.  Sus características estaban relacionadas fundamentalmente con el retraso en el desarrollo físico e intelectual (Maldonado Martínez, Torres Molina y Duran Lobaina, 2016).

Sin embargo, las características etiológicas específicas fueron identificadas en el año 2005 (Hernández-Martín y Torrelo, 2011).

¿Es una patología frecuente?

El síndrome de Costello se categoriza dentro de las enfermedades raras o poco frecuentes.

Las enfermedades raras se definen por su escasa prevalencia en la población general (Rare Disease Day, 2016).

A pesar de que las cifras exactas varían entre países, se estima que presentan una prevalencia inferior 1 caso por cada 200.000 personas Rare Disease Day, 2016).

Los análisis epidemiológicos y los reportes clínicos señalan que no existen más de 200 o 300 casos de síndrome de Costello en todo el mundo (Genectics Home Reference, 2016).

Se estima que su prevalencia oscila entre 1 caso por cada 300.000 personas/1.25 millones de personas (Genectics Home Reference, 2016).

Signos y Síntomas

Como hemos señalado, el síndrome de Costello se caracteriza por un amplio patrón de afectación multi-sistémica.

El Grupo de Trabajo sobre Cáncer en Síndromes Genéticos Poliformativos (2016), señala algunos de los más comunes en los individuos afectados:

Retraso generalizado del Crecimiento

  • Macrosomía neonatal: en el momento del nacimiento, los afectados suelen presentar un peso más elevado de lo esperado. Esta condición médica suele tener importantes implicaciones en el desarrollo posterior de obesidad infantil o diabetes.
  • Talla baja: la altura de los individuos afectados por este síndrome no suele alcanzar la media esperada para su grupo de edad y sexo en las últimas fases del desarrollo. En buena parte de los casos es producto de una mala alimentación.
  • Problemas de alimentación: el proceso de alimentación suele verse significativamente perjudicado debido una marcada dificultad para succionar y tragar.
  • Edad ósea retrasada: la estructura ósea se va desarrollando de forma paralela al resto del cuerpo. Existen diversos hitos que pueden asociarse a la edad biológica del individuo. En el síndrome de Costello se identifican unos huesos inmaduros, poco desarrollados para la edad de la persona afectada.

Alteraciones neurológicas

  • Malformación de Chiari: las malformaciones en áreas del cerebelo y el tronco cerebral pueden ocasionar desplazamientos de otras estructuras, presión mecánica, bloqueo de flujo sanguíneo, etc.
  • Disrtria: las anomalías maxilares y los daños neurológicos pueden causar alteraciones en la producción y articulación de los sonidos del lenguaje.
  • Polihidromnios: cuando un embrión durante la fase de gestación ingiere el líquido amniótico que lo protege del medio exterior, puede padecer trastornos gastrointestinales, anencefalia, distrofia miótica, acondroplasia o el síndrome de Beckwith.
  • Hidrocefalia: puede identificarse una acumulación anormal y patológica de líquido cefalorraquídeo en varias áreas cerebrales. Esta condición médica puede ocasionar en ensanchamiento o aplastamiento de diferentes estructuras nerviosas. Los síntomas suelen variar, aunque los más comunes están relacionados con la confusión, somnolencia, cefalea, visión borrosa, crisis convulsivas, etc.
  • Crisis convulsivas: pueden aparecer episodios de agitación motora, espasmos musculares, pérdida de consciencia o sensaciones anormales debido a una actividad neuronal desorganizada.
  • Discapacidad intelectual: la presencia de alteraciones cognitivas y un nivel intelectual variable es común entre los afectados.

Alteraciones Craneofaciales

  • Macrocefalia: la estructura general de la cabeza suele presentar un tamaño anormalmente grade. El perímetro craneal suele superar los valores medios esperados para la edad y el sexo de la persona afectada.
  • Facies tosca: los rasgos faciales suelen estar muy acentuados. Las estructuras que conforman la cara suelen ser más grande de lo normal. Además, se acompañan de diversas malformaciones.
  • Puente nasal deprimido: la línea media de la nariz suele presentarse con una configuración plana y hundida.
  • Narinas antevertidas: los orificios de la nariz presentan una posición alterada. Se sitúan hacia el plano frontal.
  • Nariz corta: la estructura global de la nariz suele ser pequeña, mostrando poco desarrollo hacia la parte frontal.
  • Cejas gruesas: las cejas adquieren una configuración ruda, presentado una estructura ancha y poblada.
  • Pstosis: los ojos y las cuencas oculares suene situarse a una distancia mayor de lo esperado. A nivel visual, observamos unos ojos muy separados.
  • Nistagmo: los ojos pueden presentar movimientos involuntarios, repetitivos, espasmódicos y asincrónicos.
  • Pliegues epicánticos: pueden aparecer dobleces o exceso de piel en los terminales de los parpados superiores.
  • Estrabismo: uno ambos ojos oculares pueden mostrase desviado del plano o línea visual. Lo más habitual es observar un ojo girado hacia dentro o hacia fuera de la línea media de la cara.
  • Boca larga: tanto la boca como los labios suelen presentar un tamaño grande. Muestran una estructura más ancha de los normal.
  • Hiperplasia gingival: las encías muestran un tamaño inflamado o más grande lo habitual. Puede afectar a toda la estructura bucal o a regiones específicas de la encía.
  • Mal oclusión dental: debido a las malformaciones craneofaciales, los dientes suelen estar mal alineados y desestructurados. Normalmente dificultan la alimentación.
  • Paladar ojival: el paladar o el techo de la boca suene presentar una configuración muy estrecha. Esta patología dificulta el desarrollo y colocación de la lengua y el crecimiento dental.
  • Orejas de implantación baja: las orejas suelen ubicarse en una posición más baja de lo habitual.
  • Pabellones auriculares grandes: las estructuras globales de las orejas tienen a sobredesarrollarse mostrando un tamaño agrandado.
  • Disfonía: es probable que muchos afectados presenten una voz ronca o muy grave. En buena parte de los casos se deben a anomalías en las cuerdas vocales.

Manifestaciones Musculo-esqueléticas

  • Cuello corto: a la estructura del cuello no se desarrolla con normalidad. Presentando una distancia reducida entre el tronco y la cabeza.
  • Hipotonía muscular: la presencia de un tono muscular reducido produce una importante flacidez en las extremidades y otros grupos musculares.
  • Falanges distales anchas: la estructura ósea de los dedos de manos y pies suelen ser ancha. Además, puede observarse una hiperextensibilidad en los dedos.
  • Escoliosis: la estructura ósea de la columna vertebral puede mostrar una curvatura o desviación anormal.
  • Acortamiento del tendón de Aquiles: el tendón situado en la parte posterior del tobillo muestra una longitud insuficiente generando dolor y problemas de movilidad.

Alteraciones epiteliales

  • Uñas hipoplásticas: las uñas de manos y pies están escasamente formadas. Suele aparecer una estructura muy fina y una textura anormal.
  • Piel hiperpigmentada: la presencia de manchas en la piel constituye otro de los rasgos centrales de este síndrome. Éstas suelen presentar una coloración oscura, fácilmente identificable.
  • Piel redundante en manos y pies: puede observarse un exceso de piel en diferentes áreas del cuerpo, especialmente en las manos y en los pies.
  • Papilomas: es posible identificar formaciones tumorales benignas en áreas cercanas a la boca. Suelen ser de tamaño reducido y asintomáticas.
  • Pelo rizado: el pelo suele mostrar una distribución anormal o escasa en algunas áreas. Lo más habitual es que los afectados tengan el pelo rizado.

 Anomalías cardiacas

  • Disritmia: es posible identificar una alteración significativa del ritmo cardíaco.
  • Defectos cardíacos congénitos: presencia variable de estenosis aortica, comunicación interauricular o interventricular, entre otros.
  • Cardiomiopatía hipertrófica: se observa un engrosamiento de miocardio cardíaco que genera una alteración de la circulación y el bombeo de sangre.

Formaciones tumorales

Otra de las características cardinales del síndrome de Costello es la aparición de procesos tumorales, beningos y malignos.

Algunos de los tumores más comunes en esta enfermedad son los neuroblastomas, radbomiosarcoma y el carcinoma de vejiga.

Causa

La causa del síndrome de Costello es genética y está asociada a una mutación específica en el cromosoma 11, en la ubicación 12p15.5 (Hernández-Martín y Torrelo, 2011).

La presencia de factores hereditarios o de una mutación de novo en el gen HRAS es la responsable del curso clínico característico de esta enfermedad (Genetics Home Reference, 2016).

El gen HARAS se encarga de generar diferentes instrucciones bioquímicas para la producción de una proteína denominada H-RAS, con un papel fundamental en el crecimiento y división celular (Genetics Home Reference, 2016).

Diagnóstico

El diagnóstico del síndrome de Costello implica una amplia evaluación médica multidisciplinar:

  • Historia médica.
  • Examen físico.
  • Examen neurológico.
  • Examen cardiológico.

En general, es necesario el trabajo coordinado de numerosas especialistas y pruebas de laboratorio: tomografía computerizada, resonancia magnética, rayos X convencionales, biopsia cutánea, ecografías cardiacas, etc.

Además, el estudio genético es importante para detectar mutaciones específicas y patrones de heredabilidad.

Tratamiento

El tratamiento del síndrome de Costello se dirige hacia el control de los síntomas y las complicaciones médicas especificas asociadas a cada área.

Al igual que con el diagnostico, la intervención médica requiere la participación de diversos especialistas: cardiólogos, ortopedista, dermatólogos, oftalmólogos, logopedas, dietistas, neuropsicólogos, etc.

No existen un protocolo terapéutico diseñado específicamente para este síndrome.  Todas las intervenciones varían de forma considerable entre los afectados.

Además del tratamiento puramente físico, farmacológico y quirúrgico, las personas que padecen síndrome de Costello pueden beneficiarse ampliamente de programas de educación especial, terapia psicológica, estimulación temprana, terapia ocupacional y rehabilitación neuropsicológica.

Referencias

  1. Hernández-Martín, A., & Torrelo, A. (2011). Rasopatías: trastornos del desarrollo con predisposición al cáncer y manifestaciones cutáneas. Actas Dermosifiliogr. Obtenido de Actas Dermosifiliogr.
  2. Maldonado Martínez, Y., TorresMolina, A., & Duran Lobaina, D. (2016). Síndrome de Costello. Presentación de un caso. Medisur.
  3. Martínez-Glez, V., & Lapunzina, P. (2016). Síndrome de Costello. Grupo de Trabajo sobre Cáncer y Síndromes Genéticos Poliformativos.
  4. NIH. (2016). Costello syndrome. Obtenido de Genetics Home Reference: https://ghr.nlm.nih.gov/
  5. NORD. (2016). Costello Syndrome. Obtenido de National Organization for Rare Disorders: http://rarediseases.org/
  6. Proud, V. (2016). Guía Dianóstica Síndrome de Costello. Grupo de Apoyo internacional del Síndrome de Costello.