¿Qué es y cómo funciona el Neurofeedback?

¿Qué es y cómo funciona el Neurofeedback?

El término neurofeedback engloba todas las técnicas basadas en el entrenamiento de individuos para ayudarles a controlar su propio cerebro y así mejorar su funcionamiento, esto se hace dándoles retroalimentación sobre qué está ocurriendo en su cerebro en cada momento.

El neurofeedback empezó a usarse en los años 60 y desde entonces se ha usado para tratar múltiples trastornos, aunque no se ha demostrado que sea efectivo en todos los trastornos en los que se ha usado.

Neurofeedback

En la actualidad se usan técnicas de neuroimagen, como la resonancia magnética funcional a tiempo real, y protocolos de investigación cada vez más precisos para determinar exactamente cómo funciona el neurofeedback, ya que si se entiende mejor su mecanismo podrían elaborarse terapias más efectivas.

Hoy en día se está extendiendo el uso del neurofeedback en clínicas privadas para el tratamiento de cualquier tipo de trastorno. El precio depende del lugar (país, ciudad...) en el que se encuentre la clínica, el tipo de trastorno que se quiera tratar y la duración de las sesiones, pero suele rondar unos 50€ por sesión (en sesiones de 20-30 minutos).

Si estás plateándote asistir a algún entrenamiento con neurofeedback asegúrate de que la clínica tiene la acreditación necesaria para realizarlo (Biofeedback Certification International Alliance) y, si finalmente decides hacerlo, pide que te hagan pruebas relacionadas con la conducta que quieras modificar para saber si realmente el tratamiento con neurofeedback está siendo efectivo.

¿Qué es el neurofeedback?

El neurofeedback es una técnica que consiste en el registro de la actividad cerebral de un individuo mientras éste intenta regularla, de esta manera el individuo recibe feedback o retroalimentación en todo momento y puede aprender a controlar determinados parámetros cerebrales, lo cual finalmente se traducirá en una mejora de un síntoma o una conducta del individuo.

La clave de esta técnica es que, realmente podemos cambiar y regular algunos parámetros de nuestra actividad cerebral, hecho que parecía imposible hasta hace poco y que muchas personas no terminan de creerse. Aunque hay que tener en cuenta que hay funciones cerebrales que no se pueden cambiar, de momento, y que aún no se conocen exactamente los mecanismos que subyacen a la autorregulación de la actividad cerebral.

El entrenamiento de neurofeedback suele realizarse con el apoyo de alguna técnica de neuroimagen, normalmente se usa la electroencefalografía (el registro de la actividad eléctrica del cerebro), aunque también hay algunos profesionales que usan la resonancia magnética funcional.

Neurofeedback con EEG

La electroencefalografía fue la primera técnica no invasiva capaz de mostrar el comportamiento cerebral en vivo, es decir, a la vez que estaba ocurriendo. Por ello no es de extrañar que sea la primera técnica de neuroimagen usada para realizar tratamientos de neurofeedback y que sea una de las más estudiadas.

Se han realizado estudios para comprobar la eficacia del neurofeedback en numerosos trastornos como el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), la epilepsia, la depresión, la ansiedad y la enfermedad de Parkinson entre otros.

Algunos de estos estudios han demostrado la efectividad del tratamiento, pero la mayoría de ellos han obtenido resultados poco concluyentes o han sido realizados con poco rigor científico, por ejemplo, comparando los resultados de dos grupos de participantes (participantes sanos y con el trastorno, por ejemplo) difiriendo estos grupos significativamente en sus características sociodemográficas, como la edad o en el nivel de estudios.

De modo que se puede concluir que de momento el neurofeedback no es efectivo para cualquier tipo de trastorno o para modificar cualquier conducta, al igual que ocurre con otros tipos de tratamientos. Por ejemplo, un psicofármaco determinado puede ser útil para la ansiedad, pero no para la depresión.

¿Cómo funciona el neurofeedback con EEG?

El funcionamiento del neurofeedback se explica de forma diferente dependiendo de la corriente psicológica que lo describa:

  • Desde el punto de vista de la psicología conductista el neurofeedback sigue los principios del aprendizaje operante. Es decir, deben condicionarse, o emparejarse, estímulos positivos para el paciente con la conducta deseada para que ésta aumente, así mismo deben emparejarse estímulos aversivos o neutros con la conducta no deseada para que ésta disminuya o, al menos no aumente.
  • Según la psicología cognitiva el neurofeedback funciona gracias a la reestructuración cognitiva que se produce durante el entrenamiento, esta reestructuración cambiaria aspectos biológicos y psicofisiológicos que finalmente se traducirían en un cambio de la conducta.

Estas formas de explicar el funcionamiento del neurofeedback no son excluyentes, simplemente son dos maneras de explicar el mismo fenómeno, el primero centrándose en la conducta y el segundo en los cambios cognitivos y psicofisiológicos.

Independientemente de la corriente psicológica que siga el profesional, en el neurofeedback con EEG hay tres parámetros en los que suele centrarse para modificar la conducta del paciente:

  • El arousal o nivel de activación suele escogerse como objetivo a cambiar a diversos trastornos como el TDAH, la epilepsia, la ansiedad y las adicciones. En el TDAH y la epilepsia hay una hipofunción del arousal por lo que se busca aumentarlo, mientras que en los trastornos de ansiedad y las adicciones se busca disminuir los niveles de arousal. El arousal está relacionado con frecuencias de activación concretas que se producen en zonas localizadas del cerebro, de este modo el arousal podría incrementarse al aumentar las ondas beta (13-30Hz) localizadas en la zona frontal central mientras que para aminorar el arousal habría que incrementar las ondas theta (4-8Hz) localizadas en la zona frontal y/o las ondas alfa (8-12Hz) localizadas en la zona occipital (posterior).
  • La valencia emocional suele ser el objetivo a modificar en el trastorno depresivo mayor, ya que este trastorno se caracteriza porque los pacientes sufren un sesgo negativo, es como si sólo vieran el aspecto negativo de todo lo que le pasa y nunca vieran el positivo. Por lo tanto, el objetivo sería hacer que la valencia emocional sea más positiva, para ello deben disminuirse las ondas alfa del lado izquierdo de la corteza frontal ya que estas ondas están relacionadas con la susceptibilidad para apreciar los hechos como negativos.
  • El sueño suele ser el principal objetivo a cambiar en los trastornos del sueño como el insomnio, caracterizado por una falta de calidad en el sueño. En esto casos suele hacerse un estudio del sueño previo al entrenamiento con neurofeedback para comprobar si hay picos de actividad de alguna frecuencia durante los estados 2 y 3 del sueño, ya que estos picos podrían estar impidiendo el ciclo del sueño natural y disminuir la calidad del sueño del paciente. Durante el entrenamiento se intentarían disminuir las ondas mu (µ) originadas en áreas de la corteza sensoriomotora ya que hay estudios que han encontrado una relación entre estas ondas y la aparición de picos de actividad durante el sueño.

¿Cómo es una sesión típica de neurofeedback con EEG?

Supongo que te preguntarás en qué consiste exactamente una sesión de neurofeedback con EEG. Intentaré explicarlo por pasos de una forma sencilla pero detallada.

  1. El paciente se sienta en una silla y se le colocan unos electrodos en el cuero cabelludo y, a veces, en algunas zonas de la cara y las orejas. Normalmente se coloca un gorro que es parecido al gorro de los nadadores que ya tiene los electrodos integrados para agilizar el proceso.
  2. Si se requiere se baja la impedancia de los electrodos, es decir la resistencia que ofrece la piel ante la electricidad que emiten las sinapsis eléctricas. Esto se hace para recibir más intensidad de señal y normalmente se realiza aplicando un gel conductor (gel con sal) y frotando el cuero cabelludo.
  3. Una vez colocados los electrodos la actividad eléctrica del paciente empieza a ser registrada y puede observarse representada mediante ondas en una pantalla. El profesional debe registras y observar primero la actividad del paciente en reposo y detectar los parámetros que deben modificarse (amplitud, frecuencia, latencia…). Normalmente este procedimiento lleva su tiempo requiere que el paciente vuelva a una segunda sesión.
  4. Una vez se han diferenciado los parámetros a modificar se le da la instrucción al paciente de que realice alguna tarea relacionada con el trastorno que sufre o la conducta que quiera modificar a la vez que controla el parámetro un parámetro concreto. Por ejemplo: se le da al paciente la instrucción de realizar una tarea atencional a la vez que intenta aumentar la amplitud le ondas localizadas en zona occipital.
  5. Durante la realización de la tarea se le da al paciente feedback sobre su rendimiento, puede darse feedback tanto positivo como negativo, es decir se puede avisar al paciente tanto si comete un error como si llega a modificar el parámetro de forma correcta, dependiendo de lo ocurra con más frecuencia (si se comenten muchos errores se dará feedback cuando se haga de forma correcta y viceversa). El tipo de feedback puede visual o auditivo, hay numerosas formas de dar feedback, pero las más utilizadas son visualmente con algún juego de ordenador en el que algo cambie dependiendo de lo que haga el paciente (por ejemplo, una montaña rusa que suba a medida que el paciente aumenta la amplitud de una onda), este tipo de feedback suele funcionar muy bien con niños. También se usa otro tipo de feedback más simples como la aparición de un tono o una luz en un momento determinado.

Suelen ser necesarias varias sesiones para empezar a notar mejorías y cada sesión puede durar entre 30 y 60 minutos.

Usos del neurofeedback con EEG

Tratamiento del Trastorno por Déficit de Atención (TDAH)

El tratamiento del TDAH con neurofeedback ha sido el más estudiado hasta ahora y posiblemente, también sea el más utilizado ya que ha demostrado ser bastante efectivo, sobre todo en los síntomas relacionados con el déficit de atención. Además, aunque a corto plazo pueda ser menos efectivo que los psicofármacos se ha demostrado que a largo plazo su efectividad es igual o mayor que éstos.

Como se ha explicado anteriormente, el tratamiento del TDAH consiste en entrenar al paciente para aumentar su arousal y esto podría lograrse al aumentar las ondas beta (13-30Hz) localizadas en la zona frontal central.

Tratamiento de los Trastornos del Espectro Autista (TEA)

El tratamiento de los trastornos del espectro autista con neurofeedback es el segundo más estudiado por los investigadores y también uno de los más usados. El entrenamiento con neurofeedback en este tipo de trastorno ha demostrado ser bastante efectivo, pero parece ser que actúa sobre todo sobre los síntomas de inatención presentes en los pacientes que sufren TDAH además de TEA, lo cual ocurre en aproximadamente el 40-50% de los pacientes con TEA.

El tratamiento con neurofeedback de los pacientes con TEA sería similar al de los pacientes con TDAH.

Tratamiento de la epilepsia

El tratamiento con neurofeedback de adultos con epilepsia farmacorresistente ha sido bastante estudiado y está siendo muy utilizado debido a su eficacia demostrada y a que la otra alternativa de estos pacientes es pasar por una intervención quirúrgica.

Los pacientes con epilepsia sufren una disminución en los niveles de arousal, por ello el tratamiento con neurofeedback está centrado en aumentar estos niveles de igual manera que en el tratamiento de los pacientes con TDAH y TEA.

Tratamiento de los Trastornos de Ansiedad

Dentro de los Trastornos de Ansiedad, en los que más se ha estudiado los beneficios del tratamiento con neurofeedback son en el Trastorno de Ansiedad Generalizado (TAG) y en el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), y en ambos casos se ha demostrado que es bastante efectivo. Pero hay que tener en cuenta que no se ha demostrado que sea más efectivo que la terapia cognitivo-conductual, la cual es la más usada para tratar a este tipo de pacientes. Así que se recomienda a los profesionales usar el neurofeedback en este caso como un complemento para su terapia o en casos en los que la terapia cognitiva-conductual no esté funcionando (por ejemplo, en pacientes a los que les cueste relajarse).

El tratamiento de los Trastornos de Ansiedad con neurofeedback se basa en disminuir los niveles de arousal del paciente y esto puede conseguirse incrementando las ondas theta (4-8Hz) localizadas en la zona frontal y/o incrementando las ondas alfa (8-12Hz) localizadas en la zona occipital (posterior).

Tratamiento de las adicciones

No se han realizado muchos estudios sobre la efectividad del tratamiento con neurofeedback en las personas que sufren algún tipo de adicción dado que hay muchos tipos de adicciones y estás suelen presentarse junto a otros trastornos como TAG, TDAH o incluso otras adicciones (por ejemplo, es muy frecuente ser adicto al alcohol y al tabaco).

Los estudios que se han realizado hasta ahora han demostrado ser efectivos sobre todo en la mejoría de los síntomas relacionados con la ansiedad.

El tratamiento de las adicciones con neurofeedback es básicamente igual que el tratamiento de los Trastornos de Ansiedad, ya que son precisamente los síntomas ansiosos los que se pretende mejorar.

Tratamiento del Trastorno Depresivo Mayor

Los investigadores que han estudiado la eficacia del tratamiento del Trastorno Depresivo Mayor con neurofeedback no han obtenido resultados concluyentes. Es necesario usar otras técnicas de neuroimagen, como la resonancia magnética funcional (fMRI) para determinar si se han producido cambios biológicos debidos al tratamiento.

El entrenamiento con neurofeedback para tratar este trastorno se centraría en cambiar la valencia emocional del paciente y hacerla más positiva. Para ello se disminuyen las ondas alfa del lado izquierdo de la corteza frontal ya que estas ondas están relacionadas con la susceptibilidad para apreciar los hechos como negativos.

Tratamiento del insomnio crónico

El tratamiento del insomnio crónico con neurofeedback tampoco ha sido muy estudiado, pero los resultados de los estudios realizados han demostrado que es bastante eficaz e incluso puede mejorar la memoria.

El tratamiento con neurofeedback para mejorar la calidad del sueño suele centrarse en disminuir el número de picos de activación durante los estados 2 y 3 del sueño (sueño no-REM). Esto puede conseguirse entrenando al paciente para que disminuya las ondas mu (µ) originadas en áreas de la corteza sensoriomotora ya que existe una relación entre estas ondas y la aparición de picos de actividad durante el sueño.

Referencias

  1. Arns, M., de Ridder, S., Strehl, U., Breteler, M., & Coenen, A. (2009). Efficacy of neurofeedback treatment in ADHD: the effects on inattention, impulsivity and hyperactivity: a meta-analysis. Clin EEG Neurosci, 180–189.
  2. Esmail, S., & Linden, D. (2014). Neural networks and neurofeedback in Parkinson's disease. NeuroRegulation, 240–272. doi:10.15540/nr.1.3-4.240.
  3. Haenschel, C., Baldeweg, T., Croft, R., Whittington, M., & Gruzelier, J. (2000). Gamma and beta frequency oscillations in response to novel auditory stimuli: a comparison of human electroencephalogram (EEG) data with in vitro models. Proc Natl Acad Sci USA, 7645–7650.
  4. Hammond, D. (2005). Neurofeedback treatment of depression and anxiety. Journal of Adult Development, 131–137. doi:10.1007/s10804-005-7029-5.
  5. Holtmann, M., Steiner, S., Hohmann, S., Poustka, L., Banaschewski, T., & Bolte, S. (2011). Neurofeedback in autism spectrum disorders. Dev Med Child Neurol, 986–993.
  6. Micoulaud-Franchi, J., McGonigal, A., Lopez, R., Daudet, C., Kotwas, I., & Bartolomei, F. (2015). Electroencephalographic neurofeedback: Level of evidence in mental and brain disorders and suggestions for good clinical practice. Neurophysiologie Clinique/Clinical Neurophysiology, 423–433. doi:10.1016/j.neucli.2015.10.077.
  7. Peeters, F., Oehlen, M., Ronner, J., van Os, J., & Lousberg, R. (2014). Neurofeedback as a treatment for major depressive disorder – a pilot study. PLoS One. doi:10.1371/journal.pone.0091837.
  8. Schabus, M., Heib, D., Lechinger, J., Griessenberger, H., Klimesch, W., & Pawlizki, A. (2014). Enhancing sleep quality and memory in insomnia using instrumental sensorimotor rhythm conditioning. Biol Psychol, 126–134.
  9. Sherlin, L., Arns, M., Lubar, J., Heinrich, H., Kerson, C., & Streh, U. (2011). Neurofeedback and basic lerning therory: implications for research and practice. J Neurother, 292–304.
  10. Siegle, G., Ghinassi, F., & Thase, M. (2007). Neurobehavioral therapies in the 21st century: summary of an emerging field and an extended example of cognitive control training for depression. Cogn Ther Res, 235–262.
  11. Sterman, M., Howe, R., & Macdonald, L. (1970). Facilitation of spindle-burst sleep by conditioning of electroencephalographic activity while awake. Science, 1146–1148.
  12. Stewart, J., Bismark, A., Towers, D., Coan, J., & Allen, J. (2010). Resting frontal EEG asymmetry as an endophenotype for depression risk: sex-specific patterns of frontal brain asymmetry. J Abnorm Psychol, 502–512.
  13. Strijkstra, A., Beersma, D., Drayer, B., Halbesma, N., & Daan, S. (2003). Subjective sleepiness correlates negatively with global alpha (8–12 Hz) and positively with central frontal theta (4–8 Hz) frequencies in the human resting awake electroencephalogram. Neurosci Lett, 17–20.
  14. Tan, G., Thornby, J., Hammond, D., Strehl, U., Canady, B., & Arnemann, K. (2009). Meta-analysis of EEG biofeedback in treating epilepsy. Clinical EEG and Neuroscience, 173–179. doi:10.1177/155005940904000310.
  15. Thibault, R. T., Lifshitz, M., & Raza, A. (2016). The self-regulating brain and neurofeedback: Experimental science and clinical promise. Cortex, 247–261. doi:10.1016/j.cortex.2015.10.024.
  16. Zuberer, A., Brandeis, D., & Drechsler, R. (2015). Are treatment effects of neurofeedback training in children with ADHD related to the successful regulation of brain activity? a review on the learning of regulation of brain activity and a contribution to the discussion on specificity. Frontiers in Human Neuroscience, 1–15. doi:10.3389/fnhum.2015.00135.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW