¿Qué es la Equinoterapia o Hipoterapia?

¿Qué es la Equinoterapia o Hipoterapia?

La equinoterapia o hipoterapia es el tratamiento que utiliza al caballo como principal instrumento para mejorar aspectos neuromusculares, psicológicos, cognitivos y sociales en niños, adolescentes y adultos con diferentes afecciones.

A pesar de que algunos médicos aún no están convencidos de la eficacia de este tratamiento para lograr mejorías en pacientes con discapacidades físicas o mentales, en realidad numerosos estudios científicos muestran resultados positivos, especialmente en niños con parálisis cerebral.

equinoterapia

Si quieres saber más sobre la equinoterapia, cómo funciona y cuáles son los resultados que se pueden obtener con este tratamiento, continúa leyendo por favor.

Un poco de historia sobre la equinoterapia

¿Sabías que los beneficios de montar a caballo se conocían ya en el año 460 A. C? Hipócrates ya mencionaba en esa época el buen efecto que observaba del ritmo del caballo sobre ciertos pacientes.

Uno de los primeros estudios científicos orientados a demostrar el valor terapéutico de la equinoterapia se realizó en el año 1875. En esa oportunidad, un neurólogo francés de apellido Chassaignac demostró que andar a caballo mejoraba el movimiento articular y el control muscular de sus pacientes y que era particularmente beneficioso en personas parapléjicas o con trastornos neurológicos.

Las guerras mundiales generaron muchos discapacitados también, y las necesidades de rehabilitación contribuyeron a la búsqueda de terapias alternativas. Y así fue como en 1917 se formó el primer grupo de equinoterapia en el Hospital Universitario de Oxford, para atender discapacitados veteranos de la Primera Guerra Mundial.

caballos en primera guerra mundial

Otro hecho que dio impulso al desarrollo y la aplicación de la equinoterapia fue el caso de Liz Hartal, una chica danesa que a los 16 años de edad sufrió una forma grave de poliomielitis, que le causó severas discapacidades físicas.

Liz realizó equinoterapia como parte de su tratamiento y en las olimpíadas de 1952 y 1956 ganó medallas en la disciplina de adiestramiento. Su ejemplo llamó la atención de todo el mundo y muchas más personas se interesaron por los beneficiosos efectos de esta terapia alternativa.

A partir de los años 60 la aplicación de la equinoterapia se extiende gradualmente hacia Alemania, Austria, Suiza, Noruega, Inglaterra y Francia. En 1969 se comienza a utilizar en Estados Unidos, país donde actualmente la equinoterapia está reconocida como una modalidad terapéutica válida.

Hoy en día, en existen más de 700 centros que desarrollan esta actividad en los Estados Unidos.

Características de la equinoterapia

Dentro de la equinoterapia existen diversas variantes:

Hipoterapia

La hipoterapia es la actividad que utiliza el movimiento del caballo al andar y el calor de su cuerpo para estimular funciones neuro-motoras en pacientes con parálisis cerebral u otras afecciones.

hipoterapia

Los impulsos rítmicos y el movimiento tridimensional del caballo estimulan el sistema neuro-músculo-esquelético del paciente, logrando notorias mejorías motrices. Las sesiones son dirigidas por un fisioterapeuta.

En las sesiones de hipoterapia pasiva, el paciente no realiza ningún ejercicio adicional sobre el caballo; simplemente se adapta al movimiento del animal con el terapeuta sentado detrás, para brindarle apoyo y alinearlo bien durante la monta.

En la hipoterapia activa, el terapeuta agrega ejercicios neuromusculares para estimular el tono muscular, la coordinación psicomotriz y el equilibrio del paciente, entre otras funciones.

Equitación terapéutica

Otra variante de la equinoterapia es la equitación terapéutica. En este tratamiento se busca utilizar el contacto con el caballo y la motivación que éste genera para mejorar problemas de aprendizaje y adaptación en pacientes con discapacidades diversas.

Equitación terapéutica

Esta terapia es capaz de mejorar la atención, la concentración y aumentar la motivación, estimulando todos los sentidos y aumentando la independencia del paciente.

¿Cómo funciona la equinoterapia?

Los fundamentos científicos de la equinoterapia son los siguientes:

Movimiento tridimensional

Si observas el movimiento de una persona montada sobre un caballo que camina al paso, verás que es muy similar al movimiento de una persona caminando.

La persona montada sobre el caballo realiza pasivamente movimientos rítmicos de la pelvis y del tronco, como si estuviera andando sobre sus dos piernas.

Este movimiento rítmico, con una cierta cadencia, estimula el sistema nervioso, muscular y esquelético, produciendo endorfinas y favoreciendo la sinapsis neuronal. Esto permite que el cerebro identifique músculos, miembros, órganos y comience a enviar señales a éstos.

En resumen, con el movimiento del caballo es posible mejorar ciertas funciones motoras en niños con parálisis cerebral, por ejemplo. Y este efecto ha sido demostrado científicamente en muchos estudios, como verás más adelante.

montando a caballo

Para lograr los mejores resultados, el movimiento del caballo debe ser continuo y rítmico, el movimiento lateral debe ser de un lado a otro, con la misma amplitud, debe haber una ligera rotación a medida que la pata se mueve, al ritmo del paso y también habrá una inclinación pélvica anterior y posterior, con una cierta cadencia.

Efectos psicológicos

El contacto y la comunicación afectiva que se establece entre la persona y el caballo mejoran la autoestima y la confianza del paciente.

Por otro lado, la equinoterapia se realiza habitualmente en lugares abiertos, al aire libre, rodeados de vegetación.

Los pacientes tienen además del ejercicio, un momento de recreación, entretenimiento y contacto social, todo lo cual resulta muy beneficioso como estímulo de todos los sentidos, favoreciendo la sinapsis de las neuronas en diferentes áreas cerebrales.

¿Quiénes se pueden beneficiar con la equinoterapia?

vista caballo

Tal vez te estás preguntando si la persona que conoces se beneficiaría con la equinotearpia. Es probable que sí, porque este tratamiento puede tener efectos muy positivos en personas con las siguientes afecciones:

  • Lesiones estáticas del sistema nervioso central

  • Parálisis cerebral espástica.

  • Secuelas de poliomielitis.

  • Síndrome de Down.

  • Autismo.

  • Malformaciones congénitas.

  • Lesiones traumáticas, amputaciones.

  • Escoliosis severas.

  • Retraso mental.

  • Fobias, disturbios sensoriales, adicciones.

  • Déficit de atención, hiperactividad u otros trastornos de conducta.

Es importante destacar que para todos estos casos la equinoterapia no debe ser el único tratamiento a seguir. Si bien puede ser un excelente complemento, debe haber otras terapias de base.

La equinoterapia es un tratamiento no invasivo, que solo está contraindicado en pacientes con alergia al pelo de caballo u otras afecciones en la piel, problemas de luxación de cadera, peso excesivo, osteoporosis severa, hernia discal u otras enfermedades que le impidan la paciente subir al caballo o permanecer en él.

¿Cuáles son los posibles beneficios?

La Asociación Andaluza de Equitación Terapéutica señala los siguientes beneficios de la equinoterapia:

Área psicológica o cognitiva

Comunicación y lenguaje

  • Mejora la comunicación gestual y verbal.

  • Aumenta el vocabulario.

  • Mejora la pronunciación de las palabras y la construcción de frases.

Área psicomotora

  • Mejora la construcción de la simetría corporal.

  • Fomenta la coordinación psicomotriz fina y gruesa.

  • Desarrollo de la lateralidad, del horizontal y el vertical.

Área motora

  • Regula el tono muscular.

  • Inhibe reflejos tónicos y movimientos asociados.

  • Incorporación del patrón de locomoción.

  • Estabilización del tronco y la cabeza.

  • Aumenta la elasticidad, agilidad y fuerza muscular.

  • Desarrolla el sistema propioceptivo.

Además, desde el punto de vista social, la equinotearpia también puede ser muy beneficiosa, como seguramente ya habrás leído en párrafos anteriores.

Con esta terapia el paciente tiene la oportunidad de relacionarse con otras personas fuera de su entorno escolar o familiar, crear nuevas amistades, desarrollar el amor y el respeto por los animales, entre otras posibilidades.

En otras palabras, la equinoterapia puede ser, además de un tratamiento, una oportunidad para vivir nuevas y gratificantes experiencias.

Estudios científicos sobre la equinotearpia

grupo caballos

Actualmente, existen muchos estudios que demuestran los múltiples beneficios de la equinoterapia.

Por ejemplo, en una investigación llevada a cabo el Dublin, se estudiaron 40 niños de entre 6 y 15 años de edad que sufrían dispraxia. Una parte de esos niños recibieron seis sesiones de 30 minutos de equinoterapia, mientras que los demás recibieron dos sesiones de 30 minutos de estímulos audiovisuales.

Los resultados revelaron mejoras significativas en las funciones cognitivas y el estado de ánimo de los niños que recibieron equinotearpia, aunque un enfoque audiovisual de esta terapia también puede tener efectos beneficiosos sobre este tipo de pacientes.

En otro estudio realizado en Corea, se reunieron 34 niños de entre 3 y 12 años con parálisis cerebral espástica. Estos niños recibieron sesiones de equinoterapia de 45 minutos de duración, dos veces por semana, durante 8 semanas.

Otro grupo de 21 niños con parálisis cerebral, no realizó este tratamiento.

Después de las 8 semanas de equinoterapia, los niños mostraron una gran mejoría en sus funciones motoras gruesas. El grupo de control también había mejorado, pero en menor medida.

Este estudio concluyó que la equinoterapia realmente es muy útil para mejorar la motricidad en pacientes de este tipo y que es un excelente complemento para los tratamientos convencionales.

También está demostrado que la equinoterapia puede mejorar los parámetros de marcha en los niños con parálisis cerebral.

En la investigación que puedes consultar siguiendo este enlace, los científicos estudiaron un grupo de 32 niños con parálisis cerebral espástica bilateral. Estos niños recibieron sesiones de 30 minutos de equinoterapia dos veces por semana, durante 8 semanas.

Después de este periodo, todos los niños mostraron una importante mejoría en la velocidad al caminar, el largo del paso y los movimientos pélvicos propios del andar.

En conclusión, la equinoterapia llevada a cabo por profesionales de la salud bien preparados, utilizando el movimiento multidimensional del caballo, puede ser un muy buen complemento para la terapia estándar, mejorando la motricidad y el equilibro en los pacientes con parálisis cerebral.

Psicoterapia asistida con equinos

Psicoterapia asistida con equinos

La psicoterapia asistida con equinos es una forma especial de tratamiento psicológico que utiliza el caballo como herramienta terapéutica.

Esta modalidad ayuda a mejorar la autoestima, la confianza en sí mismo, la comunicación interpersonal y el autocontrol en diversos pacientes.

La ciencia ha demostrado que la psicoterapia asistida por equino, una variante de equinotearpia que se centra en los beneficios psicológicos del contacto con el caballo, puede ser beneficiosa en muchos casos.

Por ejemplo, en un estudio realizado en la Universidad de Nuevo México, se estudió la respuesta a este tratamiento de 63 niños con historias de abuso y violencia familiar.

Todos los niños presentaban problemas de conducta y estaban recibiendo tratamiento psicológico. En promedio, recibieron 19 sesiones de psicoterapia asistida con equinos, y todos mostraron claras mejorías en su conducta después de las sesiones.

Los niños de menor edad y los que recibieron mayor cantidad de sesiones, fueron quienes se beneficiaron más con este tratamiento.

A tener en cuenta si vas a elegir la equinoterapia

Si crees que la equinoterapia puede ser una buena opción para alguien de tu familia, recuerda que:

  • Esta actividad debe ser realizada por profesionales.

Para una sesión de equinoterapia, el paciente debe ser atendido por al menos dos personas. Una de ellas debe ser una persona experta en equitación, alguien que conoce al caballo en profundidad y que sabrá cómo evitar situaciones que podrían poner en peligro al paciente o cómo reaccionar si el caballo se muestra nervioso o se asusta por alguna razón.

Además, la sesión de ejercicios debe ser guiada por un fisioterapeuta preparado especialmente para realizar equinoterapia, ya que hay muchos aspectos importantes que se deben tener en cuenta si se desea conseguir los mejores resultados posibles.

Por ejemplo, la postura del paciente sobre el caballo, el ritmo de los movimientos, la selección del caballo según las características del paciente, los ejercicios complementarios que se pueden realizar durante la sesión., etc.

  • Medidas de seguridad

Si bien en general en la sesiones de equinoterapia no se utiliza silla de montar para permitir un mayor contacto del paciente con el caballo, se deben tomar otras medidas de seguridad, como la utilización de casco y la delimitación clara de la pista donde se va a trabajar.

En resumen, la terapia con caballos puede ser una excelente opción de tratamiento complementario para personas con discapacidades físicas o mentales, siempre y cuando las sesiones sean realizadas por profesionales bien preparados.

¿Y tú qué experiencia has tenido con la equinoterapia?

Referencias

  1. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24088010
  2. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25323914
  3. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17444990
  4. Fuente imagen 1.
  5. Fuente imagen 2.
  6. Fuente imagen 3.
  7. Fuente imagen 4.
  8. Fuente imagen 5.
  9. Fuente imagen 6.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW