Aromaterapia: Beneficios, Técnicas y Aplicaciones

Aromaterapia: Beneficios, Técnicas y Aplicaciones

La aromaterapia se define como el uso de aceites esenciales obtenidos de diferentes plantas, árboles o hierbas, para el tratamiento de diferentes afecciones, con el objetivo de mejorar la salud y el bienestar de las personas. Puede tratar el estrés, ansiedad, depresión, insomnio y otros problemas para dormir...

Se puede usar en niños, adolescentes, adultos y personas mayores. Por otra parte, puede combinarse con otros tratamientos complementarios, como el masaje y la acupuntura, y también con terapias tradicionales, para conseguir el alivio de diferentes síntomas.

aromaterapia

En la terapia con aromas, existen diversas técnicas. Los aceites esenciales pueden aplicarse de manera tópica mediante masajes, diluidos en otros aceites inertes, también pueden ser inhalados o incluso ingeridos, aunque esta última técnica no es la más frecuente, y en caso de ser aplicada, debe ser supervisada estrictamente por un profesional.

¿Cómo funciona la aromaterapia?

mujer rubia oliendo flor

Los componentes químicos de los aceites esenciales, percibidos en forma de aromas, son captados por los receptores del bulbo olfatorio, ubicado en la nariz. Estos estímulos olfativos tienen efecto sobre una determinada región del cerebro, llamada sistema límbico, la cual está relacionada con las emociones y el estado de ánimo de las personas.

Por eso, la aromaterapia puede tener efectos sedantes o estimulantes, dependiendo de qué aceites esenciales se utilicen. Estos aceites también pueden tener efecto antiinflamatorio, analgésico y antimicrobiano.

¿Qué son los aceites esenciales?

Son sustancias líquidas volátiles que se extraen de diferentes materiales provenientes de plantas aromáticas. Los aceites se obtienen mediante destilación al vapor o por medios mecánicos. Contienen sustancias químicas como aldehídos, cetonas, fenoles y alcoholes entre otros, que son los que generan los olores específicos de cada aceite.

También existen aceites sintéticos, que huelen exactamente igual que los naturales, pero no se consideran aceites esenciales. Los de origen sintético generalmente contienen solventes químicos, los cuales pueden alterar la pureza de los aceites naturales, alterar su fragancia o producir irritaciones en la piel.

Los aceites esenciales tienen diferente composición química dependiendo de la planta que le da origen. Estas características son las responsables de su aroma y de sus efectos terapéuticos.

En realidad, los aceites esenciales fueron creados y utilizados mucho tiempo antes de que surgiera la aromaterapia como tratamiento complementario a la medicina tradicional. La perfumería fue la que desarrolló los aceites esenciales, que fueron aplicados en cosmética e incluso en la alimentación, antes que en la aromaterapia.

Historia y actualidad

niños en campo de flores

Los aceites esenciales de diferentes especies vegetales han sido utilizados con propósitos terapéuticos desde hace cientos de años. En las culturas china, griega y romana, estos aceites ya se utilizaban en cosméticos, perfumes y también en medicinas.

Hipócrates utilizaba sahumerios aromáticos para combatir la peste en Atenas y los soldados romanos se bañaban en aceites aromáticos y se aplicaban masajes con estos aceites, pensando que esta práctica era capaz de mantenerlos fuertes para la lucha.

Durante los siglos XVI y XVII, la aromaterapia era popular en los herbolarios, aunque los investigadores aún no habían podido identificar a muchos de los compuestos que formaban parte de los aceites esenciales.

El término aromaterapia fue utilizado por primera vez por un químico francés llamado René Gattefossé, en el año 1935. Este investigador comenzó a estudiar las propiedades de la lavanda cuando él mismo aplicó este aceite esencial sobre su mano, luego de sufrir una quemadura importante en esa zona de su cuerpo.

Aunque Gattefossé y sus colegas franceses, italianos y alemanes estudiaron los efectos de la aromaterapia durante unos 30 años, su uso pasó de moda a mitad de siglo y fue redescubierta por otro médico francés, como verás a continuación.

Unos años más tarde, el Dr. Jean Valnet, médico cirujano de la armada francesa, aplicó aceites esenciales en las heridas de sus soldados, obteniendo muy buenos resultados. Fue entonces cuando escribió “Aromatherapie”, libro publicado en 1964, publicación que muchos consideran hoy en día, como la biblia de la aromaterapia.

Si bien actualmente aún no existen normativas específicas que regulen la actividad de la aromaterapia ni que eduquen a los aromaterapeutas con un mismo criterio, hay algunas organizaciones que están trabajando para lograrlo.

La Asociación Nacional para la Aromaterapia Holística (NAHA, por sus siglas en inglés) y la Alianza de Aromaterapeutas Internacionales son dos instituciones que están trabajando para conseguir una norma educativa nacional para los Estados Unidos. También intentan conseguir la normalización de la certificación en aromaterapia.

Muchas escuelas en este país ofrecen programas de certificación aprobados por la NAHA.

Por otro lado, en Canadá, la federación de aromaterapeutas ha establecido normativas para la certificación de quienes desean brindar estos tratamientos, que incluyen conducta profesional, normas que garantizan la inocuidad de los tratamientos y un directorio público de aromaterapeutas certificados.

Técnicas de la aromaterapia

mujer con flor roja

Los profesionales de esta área administran los aceites esenciales mediante diversos métodos, que se enumeran a continuación:

  • Inhalación indirecta. Se coloca el aceite en un aromatizador de ambiente o se ponen unas gotas sobre una servilleta que se acerca a la nariz del paciente.
  • Inhalación directa. Se colocan unas gotas de aceite en agua caliente, dentro de un recipiente que actúa como inhalador personal.
  • Masajes. El aceite esencial se diluye en otro aceite vehicular y se aplica mediante masajes.

Otras vías de administración incluyen aceites esenciales diluidos en el agua de la bañera, con sales o lociones para baños de inmersión, y vendajes.

Es importante recalcar que la mayoría de los aceites esenciales no pueden aplicarse en estado puro directamente sobre la piel, porque son muy concentrados y podrían causar irritaciones.

Antes de aplicarlos, estos aceites se diluyen con otros aceites neutros. No deben tener contacto con los ojos. En caso de que esto suceda, se ha de lavar el área con abundante agua.

La aromaterapia debe ser aplicada con precaución en mujeres embarazadas y niños. Preferentemente, los aceites esenciales no deben ingerirse. En algunos países como Alemania o Francia, se aplican técnicas de administración de aceites esenciales vía oral, pero este tipo de tratamientos debe ser estrechamente controlado por profesionales debidamente capacitados.

Aplicaciones de la aromaterapia

mujer asiática en árbol

La aromaterapia se ha enfocado, por lo general, en lograr efectos psicológicos y conductuales en los pacientes. Se utiliza con frecuencia para disminuir los niveles de ansiedad y tensión, especialmente en personas que padecen una enfermedad crónica o terminal.

Se ha demostrado que la aromaterapia puede tener efectos sobre el estado de alerta, el humor y el estado de ánimo de las personas, siendo sedante o estimulante, según el aceite esencial que se utilice.

Además, los aromas también son capaces de mejorar la auto-percepción de salud y bienestar, y estimular o inhibir la excitación sexual.

A continuación tienes una lista de los aceites esenciales más utilizados en aromaterapia, y sus posibles efectos sobre el organismo:

  • Limón. El aceite esencial de limón puede levantarte el ánimo, debido a su efecto antidepresivo. Este efecto ha sido comprobado científicamente en animales, y es altamente probable que pronto sea comprobado también en humanos.
  • Romero. Favorece el estado de alerta y la agilidad mental, mejora la atención y la capacidad de concentración.
  • Lavanda. Tiene efectos sedantes, disminuye el estrés y la ansiedad y favorece el buen descanso durante el sueño.
  • Jazmín. Mejora el tiempo de reacción, algunos atletas lo utilizan para mejorar su rendimiento.
  • Manzana verde. Este aceite esencial se utiliza para disminuir los dolores de cabeza en personas con migraña.

Para el tratamiento de la ansiedad, se suele utilizar una combinación de aceites esenciales, incluyendo lavanda, melissa, bergamota, manzanilla, vainilla, y naranja.

Para la depresión se usa limón, mejorana, menta, romero, sándalo y geranio. Para combatir la fatiga, son útiles los aceites esenciales de eucaliptus, jazmín, menta, pacholí y vainilla.

Para dolores de cabeza, se usa canela, manzanilla, jengibre, lavanda, ylang ylang, entre otros.

En el alivio de síntomas respiratorios leves, como congestión nasal por ejemplo, se puede usar aceite esencial de clavo de olor, ciprés, eucaliptus, hinojo, romero, enebro y árbol de té, entre otros.

¿Qué dicen los científicos?

jazmín oloroso

Se han publicado muchos estudios que demuestran los efectos antimicrobianos de los aceites esenciales aplicados de forma tópica, en animales. Algunos aceites son capaces de inhibir el virus herpes simple, mientras que otros no permiten del desarrollo de bacterias, como el Staphylococcus aureus, o el crecimiento de hongos infecciosos comunes, como Candida albicans.

Por otro lado, estudios europeos y japoneses realizados en ratas, han demostrado que la exposición a diferentes olores tiene efectos estimulantes o sedativos, dependiendo de qué aceite esencial sea utilizado en la terapia. También se han observado cambios conductuales ante situaciones de tensión o dolor.

Por ejemplo, uno de esto estudios demostró que el aceite de lavanda en particular, tuvo un efecto sedante importante en animales.

Otras dos investigaciones europeas mostraron que las ratas expuestas a determinados olores agradables tuvieron una menor respuesta ante estímulos dolorosos.

Por otro lado, en Japón algunos estudios mostraron una mejoría en determinados marcadores inmunitarios en ratas, en situaciones de tensión, luego de que éstas fueran expuestas al aroma de ciertos aceites esenciales.

Estudios en humanos

Bueno, seguramente estarás esperando ansiosamente los datos de los estudios realizados en humanos.

En un análisis de muchos estudios científicos realizados, cuyos resultados fueron publicados en el año 2000, se demostró que el masaje complementado con aromaterapia tiene un efecto ansiolítico.

En otra investigación se encontró que los pacientes que recibieron un tratamiento de masaje de aromaterapia con aceites esenciales de lavanda, mostraron mejoras en la calidad de su sueño y menos síntomas de depresión, en comparación con los pacientes

que recibieron un masaje sin aromaterapia.

Cabe destacar que los pacientes que participaron en esta investigación estaban recibiendo tratamiento para el cáncer y en la lucha contra su enfermedad, vivían situaciones que les provocaban síntomas de estrés, ansiedad y depresión.

Un ensayo que se realizó en 103 pacientes con cáncer, demostró que los masajes de aromaterapia realizados con aceite esencial de manzanilla son capaces de disminuir los niveles de ansiedad y también los síntomas de depresión en este tipo de pacientes.

Por otro lado, las investigaciones realizadas en torno a esta área también muestran que los masajes de aromaterapia son capaces de bajar la presión arterial, el pulso y la tasa de respiración, efectos que podrían deberse a la disminución del estrés y la mayor relajación del paciente.

También hay ensayos realizados en humanos que demuestran el efecto antimicrobiano de ciertos aceites esenciales. En el marco de una investigación en torno a este tema, un grupo de pacientes hospitalizados recibió tratamiento antibiótico estándar para erradicar una cepa se Staphylococcus aureus resistente a meticilina.

En el mismo estudio, otro grupo de pacientes recibió un tratamiento con crema conteniendo aceite esencial de tea tree y jabón líquido corporal con el mismo aceite. El tratamiento con aceites esenciales mostró una efectividad similar al tratamiento convencional, pero la ventaja es que los medicamentos convencionales pueden tener efectos secundarios adversos, mientras que esto difícilmente sucede en los tratamientos de aromaterapia.

Por último, los investigadores del Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Manchester en Reino Unido encontraron que la aromaterapia y otras técnicas alternativas, como la luz brillante, pueden ser útiles en el control de la conducta de pacientes con demencia.

Según explican los científicos que llevaron a cabo el estudio, en el correr del año 2001 realizaron tres experimentos con aromaterapia, encontrando resultados muy prometedores.

El aceite esencial de limón y el aceite de lavanda, aplicados por inhalación o aplicación tópica sobre la piel, fue capaz de disminuir los síntomas de agitación en sus pacientes, mejorando la calidad de su sueño.

Como ves, los aromas realmente pueden influir sobre tu conducta, son capaces de aliviar muchos síntomas y hasta curar infecciones. La aromaterapia puede ayudarte a disminuir el estrés, la ansiedad y los síntomas de depresión.

Solo asegúrate de recibir este tipo de tratamientos en lugares seguros, mediante la actuación de profesionales de la salud debidamente capacitados.

Referencias

  1. http://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/mca/pro/aromaterapia-pdq.

  2. http://www.consumer.es/web/es/salud/2002/12/08/54989.php.
  3. http://www.huffingtonpost.com/julie-chen-md/aromatherapy_b_3698319.html.

  4. http://www.apartmenttherapy.com/what-can-your-scented-candle-do-for-you-171265.

  5. https://es.wikipedia.org/wiki/Aromaterapia.
  6. http://www.cancer.gov/about-cancer/treatment/cam/patient/aromatherapy-pdq.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW