El libro de las frases célebres y de éxito

El libro de las frases célebres y de éxito

portada amazon

¿Te gusta leer frases para inspirarte o motivarte?

Este libro de frases célebres y de éxito te muestra cómo piensan  las personas más exitosas de la historia.

En mi opinión las principales ventajas de tener una recopilación de frases son:

  • Poder acceder con un solo clic a las frases de un autor.
  • Aprender  de las personas más exitosas.
  • Inspirarte o motivarte con ellos.

Contiene más de 2000 citas de 114 autores, entre ellos:

  • Abraham Lincoln
  • Ana Frank 
  • Aristóteles
  • Bill Gates
  • Buda
  • Confucio
  • Dalái Lama
  • Groucho Marx
  • Jim Rohn
  • Gandhi
  • Mark Twain
  • Nelson Mandela
  • Paulo Coelho
  • Pablo Picasso
  • Steve Jobs
  • Walt Disney
  • Y muchos más...

A continuación te dejo los dos primeros puntos del libro ("Por qué lo he escrito" y "Por qué te interesan las frases").

¿Por qué he escrito este libro?

 Siempre he sido muy observador y, sobre todo, desde que comencé a estudiar psicología me preguntaba qué tenían algunas personas que les hacían destacar.

¿Por qué algunas personas consiguen logros tan difíciles y otras se quedan por el camino o ni si quiera lo intentan?

¿Por qué algunos personajes históricos, como Nelson Mandela, Abraham Lincoln o Henry Ford consiguieron logros tan difíciles?

Y también a escala de la vida cotidiana. ¿Por qué algunos compañeros tenían aspiraciones tan altas y tenían un futuro prometedor mientras que otros aspiraban a poco y sacaban pobres resultados en la universidad?

Sin duda, a partir de mis observaciones y de leer tantos libros, he llegado a la conclusión de que un aspecto realmente importante es la forma de pensar de cada persona, lo cual lleva al siguiente punto…

Lo puedes comprar aquí.

¿Por qué te interesan las frases de estos autores?

Es evidente que los logros que consigue una persona dependen mucho de factores incontrolables, como la suerte o haber tenido oportunidades que otras personas no han tenido.

Por ejemplo, Malcolm Gladwell explica en su libro Fueras de serie las oportunidades que tuvo Bill Gates para llegar tan lejos. Gates tenía mucho talento, aunque si no hubiera nacido precisamente en la década de los 50 y no hubiese asistido a una escuela privada de Lakeside, es probable que no hubiera podido construir Microsoft.

Por otra parte, The Beatles fueron invitados a tocar a Hamburgo por un motivo arbitrario. Esa invitación les dio la oportunidad de tocar más de 8 horas al día durante 7 noches por semana, lo que permitió multiplicar las habilidades musicales de la banda.

¿Pero, y si Bill Gates o The Beatles no hubieran tenido dichas oportunidades? Probablemente no hubieran llegado tan lejos.

Las oportunidades que estas personas tuvieron no las pudieron controlar, son por tanto factores incontrolables. También hay que añadir el lugar de nacimiento de la persona y la familia en la que se cría.

¿Qué hubiese ocurrido si Bill Gates hubiera nacido en una familia pobre que no se podía permitir una escuela privada con una terminal informática? ¿Qué hubiera ocurrido si los padres de los miembros de The Beatles hubiesen sido autoritarios y no les hubiesen dejado ensayar? Evidentemente, no hubieran tenido esas oportunidades.

Por tanto, es cierto que la suerte depende mucho de a dónde puedes llegar o qué puedes conseguir. Sin embargo, no todo es suerte ni muchísimo menos y, de hecho, la suerte se puede buscar. Cuando existe igualdad de condiciones, no se pueden poner excusas del tipo “no logro nada porque no tengo suerte”.

¿Qué ocurre entonces a igualdad de condiciones? ¿Qué determina que una persona tenga éxito y otra no cuando existe igualdad de condiciones? ¿Entre dos hermanos que se crían en la misma familia, por qué uno de ellos consigue tener éxito y otro no?

Sin lugar a dudas, un aspecto de gran importancia es la forma de pensar de cada persona y su filosofía de vida:

  • Cómo interpreta su entorno y los acontecimientos.
  • Las creencias que tiene sobre sí mismo y sobre el mundo en general.

Los acontecimientos vitales y el entorno no tienen tanta importancia como la interpretación que se hace de los mismos. Si se tienen unas creencias ventajosas, se tendrán más probabilidades de obtener resultados positivos o ser feliz.

Y esas creencias se transmiten por las frases o discurso de cada persona. Cientos de personas que alcanzaron grandes logros escribieron libros y dieron discursos o entrevistas, y en todos ellos transmitieron sus ideas, creencias y filosofía de vida.

Ya habrás captado la idea; las frases de este libro te moldearán con la forma de pensar de los grandes personajes de la historia.

He reunido a más de 100 autores fallecidos y que viven en la actualidad, desde Sócrates, pasando por Walt Disney, hasta Bill Gates. Todos están entre los más influyentes de la historia y han demostrado su talento, perseverancia, actitud y positividad.

Contágiate de ellos, reflexiona sobre la forma de pensar que tienen, compárala con tus creencias y filosofía de vida actual. Se puede decir que es como tener un manual con consejos de las personas más exitosas y con más criterio que han existido.

Para ello, te lo he puesto muy fácil; en el índice, solo tienes que hacer clic en el autor que te interesa y el sistema te dirigirá a sus frases. Te puedo garantizar que a menudo leer una sola puede modificar tu interpretación de una situación, darte ánimos, motivarte o incluso darte ideas.  Las puedes usar para tu motivación o inspiración diaria, para tus escritos o incluso para enseñar a tus niños.

Por cierto, no es suficiente con leer o tener una forma de pensar para tener éxito, también es necesario actuar, esforzarse y sacrificarse.

Lo puedes comprar aquí.

Cómo usar correctamente las afirmaciones positivas

afirmación positiva

Las afirmaciones positivas fueron popularizadas por el psicólogo francés Emile Coué y últimamente han surgido muchos gurús de la autoayuda –en el extranjero y en nuestro país- que instan a sus seguidores a usarlas como una de las técnicas que mejor funcionan.

Se trata de frases motivantes o de superación que afirman una cualidad positiva sobre la misma persona o se centran en los objetivos que quieren conseguir. Principalmente se usan para reducir el estrés, mejorar el rendimiento y producir cambios físicos, personales y económicos.

Por ejemplo: “estoy adelgazando y me veo atractiva”, “hoy me siento muy bien”, soy agradable y amable con los demás”.

Hay cierta evidencia de que cuando las personas usan estas frases de autoafirmación, mejoran sus recursos personales, tienen más energía mental para completar actividades, mejora su resistencia a la frustación y aumentan sus habilidades para afrontar el estrés.

Sin embargo, esta técnica tiene sus limitaciones y no basta con ir por la calle o pararse delante del espejo y decir cosas positivas sobre uno mismo. En particular cuando la persona siente que se está dando órdenes a sí misma o son mentiras, no funciona.

Cuando las afirmaciones positivas entran en conflicto con la imagen personal, se refuerza esa imagen personal. Por ejemplo, si una persona que tiene poca autoestima dice “me acepto completamente” y realmente no lo cree, se refuerza la imagen negativa que tiene de sí misma.

Por tanto, te podrás beneficiar de esta técnica si tú mismo tomas la decisión de usarla y las afirmaciones son reales y no mentiras que tratan de modificar la realidad. En el caso de que sufras estrés, baja autoestima u otro problema psicológico, tendrías que abordar antes ese problema con una intervención en psicoterapia cognitiva o mindfulness.

La psicoterapia cognitiva está centrada en ser consciente de los pensamientos negativos que tienes de ti mismo y cambiarlos por otros más positivos. El mindfulness se basa en observar los pensamientos sin dejarse influenciar por ellos, aceptar los problemas y las creencias negativas y no intentar cambiarlos, sino centrarse en lo positivo.

Veamos entonces cuál es la forma de escribir o decir una afirmación positiva:

-Forma incorrecta:

Pongamos el caso de una persona que tras haber estado una semana comiendo en banquetes y sin ninguna clase de dieta, afirma: “Estoy adelgazando y poco a poco alcanzo el peso que quiero”.

Esa afirmación no producirá ningún efecto a largo plazo porque no es cierta y de hecho, producirá un efecto rebote o de malestar en la persona.

Otro ejemplo: una persona con baja autoestima y pobre imagen personal que afirma, “me siento bien conmigo mismo y me gusto”. En este caso tampoco funcionará porque la afirmación no concuerda con sus creencias personales que son de una pobre estima personal.

-Forma correcta:

En el primer caso, si la persona quiere adelgazar debería en primer lugar aprender técnicas de autocontrol y más tarde podría usar autoafirmaciones acordes a la realidad como:

“Aunque no me gustan mis hábitos de alimentación, estoy aprendiendo a mejorarlos”.

En el segundo caso, la persona tendría que centrarse en mejorar su autoestima y tras ello podría usar autoafirmaciones sinceras como:

“No me gustan algunos aspectos de mi persona pero poco a poco aprendo a aceptarlos y aprendo a tener confianza en mí mismo”.

¿Y tú usas frases para inspirarte o motivarte? ¿Qué opinas de ellas? Me interesa tu opinión. ¡Gracias!

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW