¿Cómo funciona la relación mente cuerpo?

¿Cómo funciona la relación mente cuerpo?

Mens sana in corpore sano es una expresión bien conocida por todos nosotros y que alude a algo de lo que quizás no somos plenamente conscientes: la poderosa relación que existe entre nuestro cuerpo y nuestra mente.

Aunque, hoy en día, esta expresión se utiliza para aludir que una mente sana y equilibrada, está dentro de un cuerpo sano, realmente es una expresión latina que encontramos en las Sátiras de Juvenal (s. I y II d.C) y que se refiere a la necesidad de orar para tener un espíritu equilibrado en un cuerpo, también, equilibrado.

poder cuerpo mente unidoEste enfoque, que cada día, cobra más importancia, radica en cómo lo que sentimos condiciona nuestro cuerpo y viceversa. ¿A quién no le ha pasado sufrir algún dolor y/o molestia muscular y todo se encontraba relacionado con una gestión inapropiada emocional?

Perspectiva histórica

Este planteamiento cuenta con una larga trayectoria y sobre la relación mente-cuerpo diversos intelectuales, filósofos y médicos han hablado de ella.

Un claro ejemplo es René Descartes, filósofo, matemático y físico francés, cuya teoría se denominó dualismo sustancial (o cartesiano) y se basa en que el alma y cuerpo son sustancias de distinta naturaleza y que, para nada, estaban relacionadas la una con la otra.

En este momento, los pensadores se plantearon que ¿cómo siendo hechos totalmente distintos, las cosas que afectaban a uno de ellos, también lo hacían en el otro?

Aún no existe una respuesta a este planteamiento pero, para ofrecer una explicación, Descartes habló de la glándula pineal a la que adjudicó el lugar donde se establecería a comunicación entre el alma y el cuerpo.

A lo largo de los siglos, diversos autores y corrientes filosóficas han pretendido dar respuesta a esta pregunta. Entre otros, encontramos los siguientes:

  • Baruch Spinoza (1.632 – 1.677), filósofo neerdanlés que planteó un enfoque monista. Postulaba que estos dos hechos no eran extensiones distintas, sino que eran atributos con un mismo origen (Dios o la naturaleza).
  • Nicolás Malebranche (1.638 – 1.715), filósofo y teólogo francés, desarrollador del ocasionalismo. Según él, cuando ocurre un movimiento en el alma, Dios interviene realizando un movimiento en el cuerpo y, viceversa.
  • Gottfried Liebniz (1.646 – 1.716), filósofo, lógico, matemático, jurista, bibliotecario y político alemán, conocido como “el último genio universal” y que enunció que en el momento de la creación, Dios estableció una perfecta armonía entre las dos sustancias.

Posteriormente, surgieron nuevos enfoques que pusieron en cuestión la teoría cartesiana como son:

  • El empirismo y el positivismo, derribaron el concepto de sustancia, eliminando de esta manera, el dualismo planteado por Descartes.
  • El enfoque de Darwin y su teoría del evolucionismo iba más allá. La teoría cartesiana enunciaba que los animales no poseían alma, concepto que fue tratado por Charles Darwin (1.809 – 1.882), el cual sentó la posibilidad de que los animales pudieran tener mente.
  • El Psicoanálisis de Sigmund Freud (1.856 – 1.939) que, a través, del planteamiento de los pensamientos inconscientes y su relación con nuestra conducta, derribó el dualismo cartesiano.

Esta relación cobra tal importancia que la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1.948, al aprobar su constitución, definió la salud como:

“Estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia”.

A pesar de que no habla de esta relación, sí enfatiza la importancia de que para estar sanos, no sólo hemos de estarlo a nivel físico, sino, también psicológicamente y, también, a nivel social.

Comunicación No Verbal

Estrechamente relacionado con el título de este post, está la comunicación no verbal. Y es que, “nuestros gestos nos delatan”. Muchas veces, pensamos que por no hablar, no comunicamos y suele ser, más bien, al contrario. Es un error pensar que nuestra comunicación no verbal la conforman solamente nuestros gestos, hay mucho más.

Nuestro lenguaje no verbal pueden ser ruidos, ya sean orgánicos (cuando nos suenan las tripas porque tenemos hambre) o construidos por nosotros mismos al silbar o tararear una canción.

Este tipo de lenguaje también está presente en los objetos que decoran una sala o bien, nuestra forma de vestir y los complementos que nos acompañan e, incluso, el maquillaje que usamos.

Muy relacionado con este apartado, encontramos la teoría del antropólogo Albert Mehrabian , el cual postuló cuán fuerte es el impacto de nuestro lenguaje sobre las emociones. Afirmó que la carga emocional de nuestro lenguaje no verbal representa el 55% y ésta está referida a la postura que adoptamos, nuestros gestos y nuestra mirada e, incluso, nuestra respiración.

En lo que respecta a lo paraverbal (entonación, proyección, tono, énfasis, etc) es un 38% y finalmente, lo que representa al lenguaje verbal se estima que es un 7% aproximadamente.

Existen muchos detractores de esta teoría pero, es importante que recapacitemos sobre cómo el lenguaje no verbal y, también, el paraverbal juega un especial papel en nuestra comunicación y que si, aprendemos a modularlo, podremos ser mejores comunicadores.  

Dimensiones que conforman a los Seres Humanos

Para poder tratar a los seres humanos de una forma integral, hemos de tener en cuenta que estamos formados por distintas dimensiones que están relacionadas entre sí y que no deben ser analizadas de manera aislada.

Estas dimensiones son fruto de la interacción entre la genética y el contexto, así como el bagaje de cada uno de nosotros y nuestras experiencias. Éstas son:

  • La dimensión social/cultural alude a la interacción con otras personas. Para completar la mayoría de las necesidades humanas, es imprescindible interactuar con otros, el crecimiento del ser humano por sí mismo es casi inalcanzable.

Desde que nacemos vivimos en una sociedad que favorece nuestra adaptación al medio. Este hecho repercute en la construcción de la identidad propia (del yo) y así, se generan los sentimientos de pertenencia al grupo.

  • La dimensión biológica se refiere a que la persona es un organismo pluricelular y que interactúa con el ambiente.
  • La dimensión psicológica/emocional es aquella que se centra en la mente. Las personas somo seres dirigidos a metas y poseemos unas capacidades que no permiten alcanzarlas y desarrollar las distintas actividades en las que participamos.

Es de crucial importancia, recordar que la mente existe porque existe el cuerpo. Un sistema depende del otro para poder completar el resultado.

  • La dimensión espiritual se refiere a, muy probablemente, el espacio más íntimo y profundo de una persona y que le permite dotar de sentido a sus acciones.

Al hablar de espiritualidad, no nos referimos a unas creencias determinadas. Sino a que la persona tenga unas creencias en las que aferrarse. Esta dimensión cobra especial relevancia en situaciones duras y de gran carga emocional, como puede ser padecer una enfermedad con un pronóstico grave.

Danza y Deporte

Es bien sabido que la actividad física continuada y bajo la supervisión de un profesional, contribuye a un mejor estado físico y tiene múltiples efectos beneficiosos. Entre ellos, se encuentra la relación del cuerpo y la mente.

Las personas que practican ejercicio físico tienen un mayor rendimiento cognitivo y ello, contribuirá a un enlentecimiento del envejecimiento relacionado con la edad. También, a través de la liberación de endorfinas, se refuerzan las motivaciones y las fortalezas personales.

A todas estas ventajas, se les une que reduce la posibilidad de padecer sintomatología relacionada con el estrés y la ansiedad, así como estados de tipo depresivo.

Además, si el deporte se practica en grupo, será un beneficio en lo que al ámbito social respecta y es que, fortalecerá nuestras relaciones.

Otra actividad que podemos llevar a cabo en nuestro tiempo de ocio es la danza, que también tiene múltiples efectos en nuestro organismo así como para nuestra salud mental.

Al bailar expresamos nuestras emociones y podemos representar nuestro estado de ánimo. De igual manera, podemos soltar toda esa carga negativa y desprendernos de emociones negativas como la ira, la rabia, la agresividad, etc. y canalizarlas de una manera adecuada.

Al igual que el deporte, es una actividad que mejora nuestro estado de ánimo e, igualmente, puede practicarse en grupo.

Cuando practicamos la danza o el deporte, producimos adrenalina que nos ayudará a tener un buen estado de ánimo y a inducir sentimientos de alegría en nuestro cuerpo. También influirá en nuestro autoestima y en la percepción que tenemos de nosotros mismos, viendo cómo somos capaces de realizar una determinada tarea a través de nuestro propio cuerpo.

Un estudio realizado en Corea en el año 2005 afirmó que la terapia y que fue publicado en el Journal of Neuroscience, demostró que la terapia de movimientos de baile en adolescentes con cierta sintomatología depresiva, regulaba el estrés disminuyendo los niveles de dopamina y mejoraba el estado de ánimo al aumentar los niveles de serotonina

Psicoterapias

Existe una vertiente en la psicoterapia actual que enfatiza la relación mente-cuerpo. Esta visión no es novedosa, lleva muchos años trabajándose y es propia de las culturas orientales y parece que, poco a poco, va calando en el mundo occidental y cada vez son más los profesionales que se forman en este ámbito y las personas que demandan este tipo de terapia.

Dentro de este enfoque encontramos varias, entre otras, las siguientes:

Bioenergética

Nace bajo la influencia psicoanalítica de Freud. Wilhelm Reich, discípulo del famoso psicólogo, observaba los movimientos del cuerpo de sus pacientes y de esta manera, introdujo en 1930 el trabajo con el cuerpo dentro del proceso terapeútico.

Su predecesor en este trabajo fueron Alexander Lowen y su mujer, Leslie. Juntos desarrollaron el análisis bioenergético. Se dice que esta forma de terapia integra el cuerpo, el corazón (los sentimientos) y la cabeza (mente).

Uno de sus postulados básicos es la vibración y es que, en un cuerpo vivo, existe movimiento. Las personas que tienen el ánimo decaído y depresivo, presentan menos movimientos. Por lo tanto, uno de los indicativos que el cuerpo y la mente estén sanos, es que exista movimiento.

Muchos de los ejercicios de esta disciplina consisten en tomar consciencia de la propia respiración y que esta sea monótona. Cuando sufrimos problemas de ansiedad, ésta se ve alterada por eso es importante trabajar este aspecto.

Dentro de este enfoque, encontramos un concepto que es denominado como "las corazas", ya que muchas veces sufrimos dolores y los achacamos a un problema orgánico y no reparamos en que éstos pueden ser sobrevenidos por un gestión emocional inapropiada.

La Terapia Corporal Integrativa (T.C.I)

Es una forma de terapia psicológica que puede ser usada de manera individual o en grupo. Es un sistema de auto-conocimiento y auto-transformación que integra distintos aspectos que forman parte del ser humano: la parte mental, la emocional, la corporal y la parte energética.

Toma como punto de partida la influencia de distintas disciplinas derivadas de la Psicología Humanista, la Filosofía, la expresión corporal y la psicodanza, técnicas de relajación y respiración, etc.

La Psicología de la Gestalt

Se presenta como una filosofía de vida y es considerada como “el arte de vivir”. Esta disciplina se sitúa bajo el amparo de distintas disciplinas: el psicoanálisis, el psicodrama, la bioenergética, las filosofías orientales, etc.

La terapia Gestalt concibe a la persona como una ser único en el que se integran sus distintas dimensiones: sensoriales, afectivas, intelectuales, sociales y espirituales. El objetivo de este abordaje no es explicar el qué nos sucede, sino sentir lo que nos sucede y vivenciarlo para poder tomar consciencia de estos hechos.

Conclusión

No somos conscientes de todo el potencial que poseemos y que somos capaces de expresar a través de nuestro propio cuerpo.

Poco a poco, en nuestra sociedad vamos integrando este enfoque que realmente es histórico y vamos tomando conciencia sobre el mismo.

Trabajando lo relativo a nuestro cuerpo, también entrenamos nuestra mente y frenamos procesos de deterioro. Éste camino es muy amplio y puede hacerse a través de nuestras actividades cotidianas o, de la mano de un profesional formado en las terapias mencionadas anteriormente.

Son múltiples los beneficios de entrenar nuestro cuerpo que repercutirán en nuestra mente y por lo tanto, mejoraremos nuestro bienestar físico y mental. Además, si practicamos estas actividades con otras personas, también influirán en nuestro bienestar social.

Bibliografía

  1. Álvarez Marañón, G. (2009). Derribando el mito de Mehrabian en las presentaciones. El arte de pensar. 
  2. Castro, A. (2014). Bioenergética y Gestalt. Una visión integradora. Centro de Salud Vital Zuhaizpe. Sitio web: http://www.zuhaizpe.com/articulos/bioenergetica.pdf
  3. Espacio Humano. (2013). Bioenergética. Espacio Humano. 
  4. Lowen, A. Lowen, L. (1989). Ejercicios de Bioenergética. Madrid: Sirio.
  5. Ramos, M. (1997). Una Introducción a la Terapia Gestalt.
  6. Ruiz, M.C. (2013). La Coraza Caracterial y Muscular.  
  7. TCI. (2014). Qué es TCI. Terapia Corporal Integrativa.  

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW