Cómo Ser Más Positivo Todos los días: 13 Formas Efectivas

Cómo Ser Más Positivo Todos los días: 13 Formas Efectivas

Ser positivo se puede aprender, al igual que cualquier otra habilidad y esta muy relacionado con cambiar tu actitud y mentalidad.

En este artículo te explicaré cómo ser positivo, feliz y optimista en tus pensamientos, acciones y en general en tu vida.

cómo ser positivo

A veces es complicado ver las cosas desde el punto de vista positivo, incluso si todo parece a tu favor. Se trata de una tendencia que surge en la amígdala cerebral; imaginar las situaciones más negativas ha permitido que nuestros ancestros hayan sobrevivido. 

Sin embargo, hoy en día no hay ni mucho menos tantos peligros como en la prehistoria y antes. De hecho vivímos en la época más abundante de la historia.

Hace año y medio terminé un máster en RRHH. La gran mayoría de mis compañeros se quejaban de que no había trabajo (estabamos en plena crisis financiera en España).

Sin embargo, también se puede ver como una oportunidad para emprender o para ir al extranjero a trabajar y aprender idiomas.

Cómo vives tu vida depende en gran parte de tu forma de pensar.

En mi opinión, puedes cambiar tu vida al hacer cambios en:

  • Tu actitud.
  • Tu forma de pensar e interpretar acontecimientos.
  • Tus expectativas.

No puedes controlar siempre tus circunstancias externas, pero puedes cambiar tus pensamientos.

Esto lo puedes observar a menudo en tu vida. En ti mismo o en cualquier persona que te rodee. Cada segundo se puede interpretar de distintas formas.

La forma en que interpretes tu vida dependerá de qué tipo de enfoque tengas. Si tienes el enfoque negativo, verás la situación negativa. Si tienes el enfoque positivo, la verás positiva.

Un pesimista ve la dificultad en cada oportunidad; un optimista ve la oportunidad en cada dificultad.-Winston Churchill.

No vemos las cosas como son, las vemos como nosotros somos.-Anais Nin.

No puedes vivir una vida positiva con una mente negativa.-Joyce Meyer.

13 Formas para ser positivo desde hoy

1-¡Desacelera!

Normalmente, cuanto más rápido hagas las cosas, menos vas a disfrutar del momento y menos cosas positivas podrás percibir.

El estrés negativo (tener un poco de estrés es bueno) se da cuando tienes demasiado estrés y es cuando llegan las consecuencias negativas a tu salud.

Además, no disfrutarás de la vida y verás las cosas negativas.

Si haces las cosas de manera más lenta, intentando disfrutar del momento, tu cuerpo se tranquilizará y podrás centrarte en las cosas positivas.

2-Se consciente de tus pensamientos

A partir de ahora, intenta mirar tus pensamientos como simples pensamientos, no como hechos.

Si te tienes que llevar algo de esta lectura que sea esto: acostúmbrate a ser consciente de qué estas pensando y de tu estado de ánimo.

Cada persona tiene miles de pensamientos al día. Ese diálogo interno influye en tus acciones, forma de comunicarte, relaciones y finalmente en toda tu vida.

Demasiado a menudo el patrón de diálogo interno al que se habitúan las personas es negativo.

Si tienes ese diálogo negativo, es como si llevases unas gafas de la negatividad; mires a donde mires verás todo lo negativo.

Incluso crearás situaciones irreales que en realidad no existen.

Hace poco viaje con un amigo que no había viajado nunca. Si veía a alguien extraño, creía que nos iba a robar. Si andábamos por sitios desconocidos, creía que nos perderíamos.

Ese enfoque negativo de la vida se puede convertir en una profecía autocumplida; crees tanto en que una situación negativa ocurrirá que de forma inconsciente haces que ocurra.

Si eres consciente de ese diálogo interno negativo, podrás pararlo o al menos no prestarle atención y dejarlo ir.

Cuando te des cuenta de que esta interpretando una situación de forma negativa, simplemente deja ir ese pensamiento e interpreta la situación de forma positiva.

Si no eres consciente, la negatividad tendrá poder sobre ti. Ser consciente de tus pensamientos es una habilidad y te llevará tiempo practicarla.

Cuanto más te esfuerces, más mejorarás. Te recomiendo leer sobre ello en este artículo sobre mindfulness.

3-Ridiculiza lo negativo

Una forma de construir positividad es ridiculizando lo negativo.

Evidentemente, aquí no me refiero a acontecimientos serios como muertes o eventos traumáticos.

Me refiero a interpretaciones que haces como:

  • Tener que hablar en público
  • Tener que presentar un trabajo en poco tiempo.
  • Estar en un atasco.
  • Tener un mal día.

Si te das cuenta, todos esos acontecimientos los puedes ridiculizar con el humor.

La clave es aprender a reírte de ti mismo o pensar en lo peor que puede pasar (normalmente lo peor que puede pasar no conlleva nada negativo).

4-Practica la gratitud

Piensa en una persona negativa que conozcas. Alguien que se queje siempre y que no se de cuenta de todo lo positivo que hay en su vida.

Estas personas tóxicas han construido un hábito de quejarse y de ver todo lo negativo. Llevan las gafas negativas.

Sin embargo, también te puedes habituar a ver las cosas de forma positiva. Para ello, te recomiendo practicar la gratitud. ¿Cómo lo puedes hacer?:

  • Escribir un diario de gratitud en el que describir todo por lo que puedes estar agradecido cada día.
  • Entablar conversaciones con alguien de confianza durante 10 minutos en la que os propongáis hablar solo de cosas por la que podéis estar agradecido y cosas que podéis aprovechar.
  • Hacer una lista cada día de cosas por las que puedes estar agradecido.

 5-Cuida tu lenguaje no verbal

Intenta ser positivo con los hombros agachados, la cabeza mirando hacia abajo y con los brazos difíciles.

Te será realmente difícil porque todas ellas son posturas defensivas y tu lenguaje no verbal tiene influencia sobre tu estado de ánimo.

Intenta ponerte recto, con los hombros hacia atrás y pecho hacia delante, la barbilla alta y brazos abiertos.

Con esta postura te sentirás más fuerte y positivo.

Otra forma de sentirte más positivo es sonreír, ya que es imposible sonreír sinceramente y sentirse triste o negativo a la vez.

El simple acto de sonreír, aunque no tengas nada sobre lo que sonreír, te hará sentirte mejor internamente.

Ya comente otros trucos de lenguaje no verbal para sentirte mejor en este artículo.

6-Líbrate de la negatividad

Cualquier cosa negativa que veas o escuches influirá en tu estado de ánimo. Si estas escuchando las noticias tres veces al día, es normal que te sientas negativo.

Si lees libros tristes, escuchas música triste o ves películas deprimentes es normal que te sientas negativo.

¿Has visto alguna vez una foto o película que te haya hecho sentir positivo? Por ejemplo En busca de la felicidad, una de las películas más vistas de la última década.

No quiero decir que de repente te pongas a ver cientos de películas o no te informes. La idea es que te rodees de cosas positivas en tu vida y comiences a sacar lo negativo.

Puedes hacer que alrededor de tu vida haya estímulos positivos que te contagien. Por ejemplo:

  • Escuchar música positiva.
  • Ver vídeos o películas positivas.
  • Buscar noticias positivas que ocurran en el mundo.

Y también con las personas...

7-Relacionate gente positiva

¿Es mejor estar solo que mal acompañado?

Yo creo que si, y es que hay una enorme diferencia cuando hablas con personas constructivas y que aportan y con personas que no aportan nada.

La gente con la que te relaciones tiene una gran influencia en tu vida. Puede ser el mejor día del año y alguien negativo decirte "que mal esta el mundo, solo ocurren cosas malas".

Si tú no tienes actitud crítica caerás en ese juego y tu visión comenzará también a ser negativa.

Es extremadamente complicado tener una perspectiva positiva si estas rodeado de gente negativa.

Además, te estarás perdiendo lo que puede aportar gente que no conoces aún y que puede aportar mucha positividad a tu vida.

Te diría que busques personas que:

  • Tengan energía y ganas de hacer cosas. Es decir, aprovechar las oportunidades.
  • Les guste disfrutar de muchos ámbitos de la vida.
  • Sean sanas física y mentalmente.
  • Te hagan avanzar personal o profesionalmente.

8-Haz algo amable

¿Has hecho alguna vez algo amable por alguien y te has sentido bien de repente? Pues eso lo puedes repetir a menudo.

En mi opinión, no hacemos actos solidarios porque tendemos a ir junto a la masa social.  Por ejemplo, vemos que nadie ayuda a alguien que esta en la calle y nosotros tampoco lo hacemos.

Si la masa lo hiciese, nosotros también lo haríamos. Intenta salir de la "masa" y hacer actos amables. No podrás en todas las épocas de tu vida, pero si cada vez que tengas tiempo y ganas.

9-Toma las críticas como aprendizajes para mejorar

Si no te han criticado ya, prepárate porque lo van a hacer. La única forma de que no lo hagan es quedarte en tu casa.

Por suerte o por desgracia, hay personas que solo saben criticar destructivamente y te vas a encontrar con ellas tarde o temprano.

El miedo a las críticas te puede impedir hacer lo que realmente quieres hacer. Es decir, es una barrera mental.

Pero puedes actuar y ver de una forma positiva esas críticas. Lo importante es aprender a manejarlas de una forma adecuada.

Te vas a encontrar con dos tipos de críticas:

1-Las personales: por ejemplo si te dicen "torpe" o "tonto". En este caso, te recomiendo usar el humor.

No tienes porque insultar, pero puedes usar una técnica llamada banco de niebla: se usa para evitar un conflicto directo cuando una persona te habla de forma agresiva o suelta algún comentario atacante.

Se basa en decir respuestas inesperadas para frenar el comportamiento agresivo.

Ejemplo:

-Tu compañero: Ana, que ropa más fea llevas.

-Tú: si, quiero implantar una nueva moda.

Si el insulto o crítica personal es muy atacante o violento, puedes pedir un cambio de actitud o comportamiento.

2-Las de tarea: la crítica se basa en algo que hacéis. 

Por ejemplo:

-Ana, no me gusta cómo has hecho el trabajo.

-Ana, te has equivocado. En realidad se hace...

En este caso, lo mejor es tomar la crítica como algo constructivo con lo que mejorar. Además, puedes pedir que te especifíquen qué cosas has hecho mal.

10-Ponte el filtro positivo

En cualquier situación o persona que te encuentres por la vida hay algo positivo. La mayor parte del tiempo no es algo obvio. Solo tienes que encontrarlo y actuar.

Cuando camines por la calle, proponte ver las cosas positivas que existen, que en realidad pueden ser cientas. Desde la gente que hay en la calle, hasta los trabajadores, hasta los árboles, animales...

La idea aquí es acostumbrarte a centrar tu foco de atención en las cosas positivas, en lugar de deambular con tu diálogo interno negativo.

11-Mira las posibilidades, no las barreras

Las personas positivas se centran en lo que pueden hacer, no en lo que no pueden hacer. Hay miles de cosas que no puedes hacer y miles que si puedes hacer.

En lugar de perder el tiempo pensando en cómo no puedes hacer algo que quieres, dedícalo a pensar cómo vas a hacer algo que sí puedes hacer.

En definitiva, acostúmbrate a mirar las posibilidades en lugar de las barreras.

12-Refuerza tu positividad

Cuando realmente te hayas descubierto pensando positivamente, viendo lo positivo del ambiente o centrándote en las posibilidades, es hora de que te refuerces.

Es decir, date a ti mismo un premio por haber hecho algo que te te beneficia. De esa forma habrá más probabilidades de que lo vuelvas a hacer.

Puedes decirte a ti mismo "eres genial", "lo has hecho muy bien" o puedes hacer algo que te guste.

Es importante que seas honesto, no darte premios cuando has hecho lo que no te propones.

13-Acepta los momentos de tristeza

No siempre vas a poder estar con un estado de ánimo alto. De vez en cuando, ocurrirán ciertos acontecimientos que harán que tu estado de ánimo baje.

En esos casos, lo mejor es aceptarlos, verlos como algo normal en la vida y darse cuenta de que son temporales.

La actitud positiva en este caso sería pensar que lo superarás y que pasará. La actitud negativa sería pensar que ese momento triste durará siempre.

¿Y tú qué haces para ser positivo? Me interesa tu opinión. ¡Gracias!

Fuente imagen.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW