Cómo Superar un Aborto: 10 Consejos (Voluntario o Espontáneo)

Cómo Superar un Aborto: 10 Consejos (Voluntario o Espontáneo)

En este artículo te explicaré cómo superar un aborto espontáneo o provocado, a partir de acciones que puedes poner en práctica desde hoy mismo.

Un aborto es una experiencia dura y en la que hay que luchar, aunque también puede hacer a la persona que lo sufre más fuerte y resiliente.

cómo superar un aborto

Como tal, suele vivirse como un proceso de pérdida. Y las pérdidas humanas son una de las experiencias más difíciles que le toca vivir a nuestra especie. 

Cuando sucede un aborto, no solo la mujer es la que sufre; también lo hace su pareja, su familia y su entorno más cercano.

Cada uno lo hace desde su lugar y a su propia manera. Pero la “estrategia” para procesar lo más saludablemente posible un aborto, es aquella que suponga unión y respaldo de toda la familia y amigos.

En ocasiones, aparecen otras personas en nuestra vida, que precisamente llegan a través de un hecho doloroso. Ya sea porque les ha sucedido lo mismo o porque simplemente la casualidad las ha puesto en nuestro camino. También es válido contar y valerse de su apoyo.

En este artículo nos centraremos en el tipo de aborto involuntario y espontáneo. Veremos todo lo que se puede hacer para ayudar a que la mujer y la pareja superen este difícil tránsito.

Tampoco hay que olvidar a los más pequeños del hogar, quienes muchas veces sufren en silencio.

10 Acciones para superar un aborto

Dividiré los consejos para las mujeres, familias y hermanos:

Las 4 cosas que una mujer puede hacer 

No existen reglas ni un protocolo a seguir para afrontar una situación de este tipo.

No obstante hay prácticas y actitudes que suelen ayudar mucho y a la gran mayoría de las personas. Estas son algunas de ellas:

1-Hacer una consulta profesional psicológica

Siempre e independientemente de cómo te sientas, de cuál sea tu edad, el apoyo familiar que tengas, etc., consultar a un psicólogo te va a ayudar.

Aunque no vayas a iniciar una terapia, es absolutamente necesario para un mejor procesamiento del duelo hablar con un profesional.

A partir de una conversación se van a derivar una serie de herramientas e información muy útiles para ti. En esa instancia incluso podrán evaluar la necesidad de iniciar un tratamiento o no.

El aborto es una pérdida y por tanto hay un duelo que vivir asociado a ella. Cada uno de los seres humanos transitamos los duelos de manera distinta, pero a todos nos duele y es un proceso que lleva su tiempo.

2-Hablar e informarse del tema

Aunque a veces tiendas a evitar hablar o pensar en lo sucedido, parece que hacerlo reaviva el dolor; hablarlo es bueno.

En el caso del aborto, basta con leer un artículo o un post en internet, para conocer la gran cantidad de personas que pasan por esta misma situación.

¿Informarse va a disminuir el dolor? Seguramente no, pero ayuda a comprender ciertas cosas.

Por otro lado, si charlas con alguien de confianza sobre lo que te está sucediendo, es posible que te sientas más aliviada.

Cifras divulgadas por la Organización Mundial de la Salud indican que casi el 15% de los embarazos a nivel mundial sufren un aborto espontáneo.

Claramente esto indica que son muchas las mujeres en el mundo que sufren un aborto espontáneo, tú no eres la única.

La mayoría de estas mujeres no son culpables de haberlo sufrido, así que tú tampoco debes sentir culpa por lo que te sucedió.

La cantidad de abortos espontáneos podría llegar a casi un 50%, pues muchas veces se produce sin ser reconocido como tal.

Antes de que la madre sepa que está embarazada, sufre un sangrado que se puede confundir con la menstruación, y pierde el embrión. Muchos de estos casos no son reportados y por tanto no son integrados a las estadísticas.

Datos científicos divulgados por medios especializados muestran que son muchas las mujeres que ahora mismo están atravesando por un aborto espontáneo. Las causas son múltiples y si bien existen factores de riesgo, seguramente no eres la responsable de haber perdido el embarazo.

3-Promover y valerse de un entorno favorable

Es posible que te sientas muy triste, deprimida e incapaz de solicitar ayuda y contención.

Si crees que este es tu caso, entonces deja que las personas queridas de tu entorno se acerquen.

Acepta sus sugerencias, que aunque pueden estar equivocadas provienen de una real intención de ayudarte. No debes permanecer paralizada y estancada, déjate ayudar.

Si conoces a alguien que haya pasado por tu misma situación, acércate y habla con ella del tema. En este sentido, participar de foros o blogs y comunicarse con otras mujeres que han sufrido un aborto espontáneo, seguramente te va a ayudar mucho.

Comprobarás, entre otras cosas, que a cada mujer le ha llevado un tiempo distinto procesar su duelo. Sácate la presión de tener que estar bien dentro de determinado período, no hay reglas para esto.

4-Compartir con la pareja

Muchas veces olvidamos a la otra persona, que después de nosotras, es la que está sufriendo más con el aborto.

En verdad es difícil hablar de intensidad de sufrimiento, pues cada uno vive las experiencias dolorosas de una forma distinta.

Sin embargo, cuando sucede un aborto el hombre sufre por dos motivos: un esperado hijo que no llegará y una pareja que atraviesa un duelo importante.

Muchas veces, incluso influenciado por la propia sociedad, el hombre se siente menos importante en esta historia.

Se supone que es él quien debe ser el apoyo de su pareja y no se le está permitido el llanto. Aprovecha y comparte con él.

Ambos están sufriendo mucho y por el mismo motivo. La pena compartida se hace más llevadera, además de que probablemente el vínculo de pareja pueda verse enriquecido.

Ambos se descubren en una situación muy dolorosa y nueva, y ambos comprueban que la pueden compartir juntos. Esto los potenciará y los hará sentirse acompañados.

5-Ponerse nuevas metas

Tras un aborto se produce un ruptura de expectativas. Es decir, estabas esperando con ilusión un bebe, aunque no llegó.

Para volver a recobrar la ilusión, puedes ponerte nuevos objetivos que te ilusionen. Es una de las mejores formas de recuperar tu motivación.

Las 3 cosas que la familia puede hacer

No solo es la mujer quien sufre cuando ocurre un aborto, dado que no vive aislada.

La familia o el entorno más próximo también sufre y también tiene que superar el hecho. Pero lo vive de una manera más indirecta y a su vez conoce muy bien a la pareja.

Por esta razón, la familia puede ayudar mucho. ¿Cómo? De las siguientes maneras:

6-Hablar y tratar “correctamente” el tema

Es común que las madres de ambos miembros la pareja tiendan a consolar a sus hijos mediante frases como “ya volverán a concebir otro embarazo” o “con el tiempo se les va a pasar”, etc. ¡Por favor, abstenerse de pronunciar estas frases hechas!

No ayudan a aliviar el dolor además que no tratan el punto correctamente. Cada embarazo es único y el tiempo no hace olvidar una pérdida humana. Solo ayuda a convivir con el dolor de una manera más natural.

Lo apropiado es acercarse a la pareja y decirle directamente que están para apoyarlos y acompañarlos en este doloroso proceso.

Lo importante es generar un ámbito en el que la pareja sienta que toda la familia vive la pérdida y que ellos no son los únicos.

7-Quitar objetos alusivos al bebé

Aunque a veces parece un detalle, el ver cosas que estaban destinada al bebé puede ser desgarrador para los padres.

Cuanto más avanzado ha sido el embarazo este efecto suele ser mayor y también son más los objetos que se han comprado para el bebé.

8-Facilitar tareas a la pareja

Especialmente durante el primer tiempo, la familia y amigos pueden hacer tareas concretas, como ir al supermercado y hacer las compras para la pareja.

El principal efecto que este tipo de ayuda tiene es el psicológico. La pareja, a través de una conducta distinta siente el apoyo de sus seres queridos en un momento tan especial.

Formas de ayudar a los niños

Le ha tocado el turno a los más pequeños. A veces los niños no hablan del tema pero sufren en silencio.

En el caso de que la pareja ya tenga un hijo, el hermanito que iba a nacer ya no lo hará.

Si bien depende claramente de la edad que tenga el niño, en general estos no comprenden las razones por las que ha sucedido la pérdida.

Tampoco saben cómo actuar al respecto. Podemos ayudarlos del siguiente modo:

9-Tratar a los niños como personas capaces

No hay que subestimar la inteligencia del niño y tratar de explicarle la situación con metáforas poco adecuadas.

Lo mejor es transmitir un mensaje claro y directo sobre lo que ha ocurrido.

El lenguaje a utilizar debe ser adaptado a su edad, y hay que cuidar ciertas palabras delicadas como “muerte”.

No subestimemos su dolor, pues los niños tienen una increíble capacidad para guardarse sus sentimientos.

Como solemos pensar que no comprenden, nos confundimos y pensamos que no sienten o sienten menos.

10-Comprenderlos e integrarlos al duelo

En ciertas ocasiones los niños manifiestan o sienten celos por la llegada de alguien más a la familia. Puede haber casos en los que al contarle que ese hermanito ya no nacerá, ellos manifiesten alegría.

No hay que perder la paciencia pues es una reacción lógica. En su lugar hay que explicarles que es una situación triste para los padres y la familia.

Conclusiones

No existen fórmulas mágicas para sufrir menos, pero siempre se pueden hacer cosas para que el dolor se transforme en un vago recuerdo. Y que así sea, depende de nosotros mismos.

Comunicarse, retomar la vida y tener nuevas metas que ilusionen serán claves importantes para superar esta situación.

Referencias

  1. http://www.apa.org/pi/women/programs/abortion/
  2. http://apps.who.int/rhl/pregnancy_childbirth/
  3. http://www.allaboutlifechallenges.org/spanish/
  4. Fuente imagen.

You are using Opennemas CMS
TRY IT NOW